Una carretera de resistencia, carretera Boquete – Cerro Punta

UNA CARRERA DE RESISTENCIA, CARRETERA BOQUETE – CERRO PUNTA

CARTA ABIERTA A LA CIUDADANÍA PANAMEÑA

Por: Gladys B. Rodríguez
Comité Pro-Integridad del Parque Nacional Volcán Barú
Boquete, 29 de agosto de 2003

El tiempo ha avanzado inexorablemente y a casi un año de iniciada la batalla de Titán contra hormigas, lejos de sentirnos agotados y el tiempo perdido, vemos como poco a poco más personas opinan sobre nuestros recursos naturales y la importancia de conservar nuestra biodiversidad; ha ganado el panameño de todas las clases sociales que se ha visto unido como en pocas circunstancias por una sola identidad, LA PROTECCIÓN DE NUESTRA NATURALEZA, las hormigas siempre bien organizadas, humildes, sin aires de grandeza, cumplen su misión.

Se han realizado Foros y Capacitaciones motivados por el hecho de difundir la importancia de nuestro patrimonio natural y el Respeto a las Leyes. La generalidad de nuestra sociedad ha tenido que jugar el doble papel de gente común y persona identificada con una profesión –    cual funcionario, dado el caso de transitoriedad en la ejecución de su trabajo, más no de profesional-..

Todos los días somos testigos silentes de imágenes de situaciones de desastres a nivel mundial, incendios por el calor excesivo, muertes; alteraciones del régimen hídrico, inundaciones y en consecuencia, pérdida de bienes, vidas humanas. Los gobiernos de los países desarrollados se manifiestan  sumamente preocupados y anteponiendo como eje para discusión en sus reuniones, LA PROTECCIÓN DEL AMBIENTE e INCENTIVAR A LOS PAÏSES SUBDERROLLADOS para que sostengan actividades económicas sin menoscabar los recursos naturales (Palabras del Primer Ministro Francés y Alemán en julio y agosto del 2003). 

No tan lejano, tampoco muy recientemente, pero sí localmente traemos a la memoria los tristes sucesos que se vivieron en Boquete en abril de 1970, ahh… eso fue hace tanto tiempo, quién se acuerda de eso….Existen evidencias de estos desastres y sus causas; la ilustre Geógrafa Ligia Herrera1, realizó una evaluación exhaustiva y técnica sobre estos eventos que nos hace reflexionar en lo siguiente: Dios creó su obra prodigiosa y permite sólo lo que allí  se puede hacer, el SANTUARIO DE VIDA LOS QUETZALES ES UNO DE ESOS LUGARES.

Uno a uno se han desintegrado los argumentos que esgrimen quienes son adeptos a la carretera, perdón “camino ecológico” y que aquí destacamos:

  • Ø Que es necesaria para unir dos zonas productivas: han coexistido Boquete y Cerro Punta a lo largo de los años sin afectarse ni mostrar necesidad una de la otra, desarrollando sus fortalezas y permitiendo a sus habitantes una franca prosperidad en el desarrollo de sus actividades económicas.

  • Ø Que el Plan Maestro de Turismo lo exige: He perdido la cuenta de las veces que he leído el Plan Maestro de Turismo y aún no encuentro el párrafo donde se enuncie que la zona del Respingo o Sendero Los Quetzales debe unir las dos áreas productivas que comparten la Zona I La Amistad, mediante una carretera; se dice que deben conectarse pero no por dónde. Ah pero qué sabios! Ellos interpretan que es por allí.

  • Ø Que es recomendable como otra ruta de desalojo en caso de emergencias: no hay datos de que fenómenos naturales hagan intransitable la ruta habitual de desalojo, pero no creen ustedes que las mismas o peores condiciones ambientales afectan al sector de la ruta y en todo caso lo empeoran dada la topografía, la influencia de la pluviosidad, lo escarpado del camino y su construcción de una sola vía sin hombros? Según Reid y Hanily2 se ahorran cerca de 17 kms.; sin embargo las características de “camino ecológico” disminuirían suficientemente las velocidades promedio (65 kms/h versus 80 kms/h en la ruta actual) de manera que el tiempo de viaje sería casi el mismo, sometidos a otras circunstancias propias de la región.

  • Ø Que aumentaría el turismo y los ingresos, en consecuencia, la economía de la región: el turismo o mejor dicho el ecoturismo, ha aumentado sustancialmente ya a tal punto que los hoteles, hostales, hospederías, restaurantes, trabajadores que fungen como “guías ecológicos” y todas las actividades derivadas de la industria sin chimenea, no han visto mermados sus ingresos en la denominada época baja. Cientos de ecoturistas viajan todos los días por Boquete, pernoctan una, dos, tres o más noches y viajan por la ruta A PIE, llegando a Cerro Punta o viceversa; en sus países es cierto tienen parques con carreteras, sin la vistosidad de nuestra variada y rica biodiversidad. Por eso es que ellos viajan desde lugares lejanos a ver y vivir lo que les ofrecemos. Ahora es que la economía de la región tiene un auge; de hacer la carretera, estos turistas no pernoctarán en ninguno de los dos lugares, ya lo han dicho en encuestas, pasarán de largo. No sabemos qué turistas habrán tomado en cuenta para estas cifras.

  • Ø Al abrirse esta nueva ruta mejorará la economía por el intercambio de productos que no se producen en estos lugares, la disminución en el tiempo de tránsito, el aumento del turismo, etc. : Todos los agregados, suposiciones, distribución de costos y beneficios, números reales con proyecciones (suministrados por entidades oficiales) de factibilidad económica, voluntad para pagar (peajes) y las externalidades (Agua para hidroeléctricas, para riego, el turismo, la administración del parque, Pérdida de la biodiversidad) emanadas del estudio realizado por TNC concluyen en que:

Esta carretera elevaría los ingresos de un grupo relativamente pequeño de personas que ya está por encima del promedio en términos de su status económico. No existe un claro impacto positivo en las personas de menor ingreso.

La única manera de colocarle un valor a la biodiversidad del área del Sendero Los Quetzales es realizar un cuidadoso estudio de valoración contingente, un método para analizar la importancia que le da a los valores no comerciales directamente en los mercados. Tal análisis va más allá del alcance de este estudio. Sin embargo, en el contexto de todos los posibles costos externos que fueron examinados, los impactos biológicos de esta carretera amenazan con ser los más graves.

Saben qué es lo peor que puede pasar en Boquete, Chiriquí o Panamá?  Que la población pierde credibilidad en las palabras de sus gobernantes o los que representan la identidad del aparato estatal..

Quién nos garantiza que una vez construido el “camino ecológico” no devasten estos pocos recursos que nos quedan en los bosques nublados, garantía de vida de todos los habitantes de Boquete, David y demás distritos irrigados por los ríos que de allí derivan sus aguas? Nadie

 A quién hacen creer que el famoso Patronato que va a custodiar esos parques ya no tienen bien repartido lo que van a hacer, cómo, y para quiénes lo van a hacer? Saben ustedes quiénes se han anotado en el famoso Patronato?

 Tendrá ANAM el valor moral de llamar la atención o sancionar por delitos cometidos en esta zona? A quién va a detener una vez abierto el camino para la especulación de tierras; ya los propietarios en la ruta lo han dicho una y mil veces ante la opinión pública, aumentará el valor de nuestras tierras, para qué? Para tenerlas de bonitas? No ha respetado la máxima Magistratura de la Nación  las Leyes y Normas existentes para Parques Nacionales e Internacionales, qué poco valdrán otros elementos de este conjunto para que sean infringidos y nuevamente  redactados, total el papel aguanta todo. Con qué herramientas ANAM trabajará si a sus funcionarios apenas les pagan su salario? Nuestro escuálido presupuesto nacional a duras penas contempla gastos operativos, qué inversiones van a hacer en materia de nombramiento de personal para custodiar el área que se incorpora, y su equipo, vehículos, etc? Fíjense que ni siquiera mencionamos el Estudio de Impacto Ambiental porque de cañón está aprobado, háganlo como lo hagan, así no enumeren impactos y mitigación (Ah porque para DAF, desde ahora, todo es mitigable). Seguiremos firmando tratados y convenios por doquier, si al final, da lo mismo cumplir o no.  Qué tristeza es caer en el desánimo y poco importa,

Que ellos crean eso, Nosotros cual custodios, heredaremos de generación en generación el amor por nuestras bellezas naturales, nuestro sustento y futuro,  el orgullo de poseerlas y brindarlas al mundo; pasaremos a la historia como la comunidad que luchó por algo en lo que creyó y dejó su legado sin desmayar nunca!

 Roguemos al Todopoderoso para que proteja a sus hijos y dé un escarmiento a los que osan desafiarle queriendo ser más sabios que Él..

Estudio de la inundación de abril de 1970, Río Caldera, Boquete   Según la evaluación minuciosa de la Geógrafa Ligia Herrera (Mayo de 1970)

Tenemos sobre nuestras puertas una realidad, convivimos en una cuenca de especial comportamiento y composición en franca concordancia hasta ahora, seres humanos que sometemos los recursos naturales a todo tipo de presiones, no menospreciemos el poder de la naturaleza.

Cada vez nos acercamos más a las condiciones que generaron la terrible y nefasta inundación del río Caldera en abril de 1970.

Para corroborar ello citamos las investigaciones de Ligia Herrera en su Estudio “El Río Caldera y las inundaciones del 9 de abril de 1970 en el oeste de Chiriquí “en términos generales la cuenca del Río Caldera está constituida por dos grandes secciones más o menos rectangulares que juntas conforman una especie de ángulo para luego, aguas abajo, estrechar su curso de manera abrupta antes de que el Río confluya con el Chiriquí.

Todo el sector de la parte alta de la cuenca está caracterizado por laderas con pendientes abruptas. De igual manera el lado este del sector medio. Este hecho tiene una importancia fundamental ya que determina en gran parte la velocidad del escurrimiento hídrico superficial que alimenta los cursos de agua.

El Caldera se conforma al pie del paso El Respingo, cumbres que constituyen la divisora de aguas entre los ríos Caldera y Chiriquí Viejo, a 2,300 metros de altura. Se conforma inicialmente con los aportes de agua de tres corrientes efímeras que tienen su naciente en la falda Norte del Volcán Barú, a alturas que sobrepasan los 2,800 metros sobre el nivel del mar. Desde su nacimiento hasta la desembocadura en el Río Chiriquí tienen un recorrido de aproximadamente 46 kms., mostrando en todo momento su fuerte declive, con una pendiente media aproximada de 4.2%. Siendo que los ríos son considerados como torrentosos a partir de una pendiente del 2%, queda claro que Caldera no lo es.”

Debido a la poca compactación de los materiales que forman el cono del Volcán, el río corre – prácticamente desde sus cabeceras – por un curso de amplitud suficiente como para que le permita escurrir cantidades normales de agua. Sin embargo, la estrechez del valle en el curso alto y la pronunciada pendiente en ese sector, complican el problema de desagüe cuando por razones especiales los aportes sobrepasan los normales. Si bien la pendiente general del río se indicó siendo de 4.2%, ella es mucho más aguda en los sectores de su curso alto. Así, entre cabeceras y Bajo Mono ésta es de 8.3%; hasta Bajo Lino de 8% , a Jaramillo de 7.4% y a Jaramillo Debajo de 7.1%. De  esta forma, cuando las aguas llegan al sector más amplio y geológicamente más débil del valle, viene con toda la fuerza provocada por su estrechez anterior, una pendiente muy pronunciada, los aportes de numerosos afluentes que tienen pendientes  aún más agudas, el brusco cambio de rumbo que sufre el río y el aporte considerable en ese mismo lugar de las aguas torrentosas del Río Palo Alto.

A partir de Bajo Boquete, hacia el Sur, el valle comienza a angostarse nuevamente hasta convertirse en una estrecha garganta de unos 100 o 150 metros  de ancho por donde el río corre constreñido por varios kilómetros en busca del río Chiriquí del cual es afluente. Esta situación, que conforma la salida natural del valle en una especie de embudo, contribuye a agravar la salida de las aguas cuando el valle es inundado.

Ligia Herrera se permite darnos perspectivas futuras (vistas en mayo de 1970), algunas de las cuales enumeramos así:

  1. Los mapas censales de la Dirección de estadística y Censo para 1970 permiten tomar conciencia de la gran cantidad de población dispersa que se encuentra instalada a lo largo de las estribaciones de la montaña en las faldas del volcán, a alturas considerables (Paso del Respingo 2,500 metros). Esta población está dedicada fundamentalmente a la agricultura a la explotación de los bosques. Sin embargo, dadas las pronunciadas pendientes y la naturaleza de los suelos, salvo pequeñas áreas aisladas, no es la agricultura el uso más adecuado. Estas tierras podrían considerarse, según la clasificación usual, dentro del tipo VIII, es decir, aptas solamente como reserva de la vida natural, para fines turísticos y de esparcimiento. La agricultura rutinaria, la de los bosques, los nuevos métodos usados en el cultivo del café, el uso indiscriminado del suelo, todo está contribuyendo a acelerar el proceso erosivo con toda su gama de consecuencias. Año 2003, esta es la situación actual de la cuenca alta cordillerana, bosques protegidos, reservas naturales, áreas de turismo y esparcimiento.

  2. Por otra parte, continúa Ligia Herrera, el ordenamiento de una cuenca es un proceso que requiere planeamiento cuidadoso, gran dedicación, tiempo considerable para lograr los resultados y sobre todo, anteponer el interés social a los numerosos y encontrados intereses particulares. Labor difícil sin duda, pero que debe ser emprendida a la mayor brevedad si se quiere salvaguardar la riqueza natural de nuestro país. En la actualidad (año 2003) es cierto que no se logró concretar el ordenamiento de los suelos u ordenamiento territorial, pero sí se levantó una información muy valiosa con la participación de todos los actores de la sociedad boqueteña y fuera de ella, producto de este ejercicio se tiene el Plan de Manejo Integral de la cuenca del Río Caldera, único que está funcionando en Latinoamérica y que nos permite tener una confluencia de objetivos y ejecutoria. Su inversión fue de cerca del medio millón de balboas. Dónde cuándo, quién (es) y con qué recursos se realizará algo similar si ello se pierde.

Esto es un claro ejemplo de lo que una persona empecinada en hacer algo por capricho o conveniencia, pasa por alto sin medir las consecuencias, que afectará y repercutirá a nivel de miles de millones de personas si sumamos el beneficio actual y futuro de esta biodiversidad para los habitantes de Panamá y el planeta tierra, nuestra única nave.

Sucede que a nuestros gobernantes les ha dado por ver lo que quieren e ignorar lo que no quieren ver, y tal como diría el refrán NO HAY PEOR CIEGO QUE EL QUE NO QUIERE VER. Paso a paso hemos ido demostrando que cada uno de los argumentos esgrimidos por los defensores del “Camino Ecológico” para ubicarnos a su nivel, no están sino en soportes de cartón. A quién pueden hacer creer a estas alturas que el camino ecológico es una buena idea?

Una respuesta

  1. muy bueno pero tienen que ponerle images entonces como bamos a ilustra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: