Reserva la de Biósfera para el turismo

Panamá cuenta con muchos sitios considerados reservas forestales,que representan gran potencial turístico.

Jaime Saldaña
CHIRIQUÍ, VOLCAN BARU, PANAMA AMERICA

EL PARQUE Nacional Volcán Barú, donde se sitúa la parte más alta del territorio nacional de Panamá, a unos 3 mil 375 metros sobre el nivel del mar, forma parte de la denominada reserva de la biosfera, junto a gran cantidad de áreas protegidas de este país.

Aunque la mayoría de las personas desconocen lo que esto significa y mucho menos la gran riqueza natural con la que contamos, ocupamos un lugar importante dentro de este sistema que busca armonizar la naturaleza con su entorno.

A través de un seminario realizado en la cima del Volcán Barú, el biólogo y profesor universitario, Ariel Rodríguez, explicó que la idea de las reservas de biósfera, es que no veamos las áreas protegidas de manera independiente, sino que más bien las veamos interconectadas, como la visión de este sistema, cuando empieza a tomar auge este concepto en Panamá, aunque la idea surge a nivel internacional en la década del 70.

RESERVAS

La provincia de Chiriquí cuenta con sectores importantes y la zona más grande, dentro de la reserva de la biosfera, según detalló el biólogo, me mencionando además del parque Volcán Barú, las lagunas del corregimiento de Volcán y el Parque Internacional La Amistad, que ensu inmensidad representa una de las zonas más importantes.

Además en Panamá, pertenecen a la reserva, indicó, zonas de la provincia de Darién, el Parque Marino de Bastimentos en Bocas del Toro, Los Humedales de San San, también de esta provincia y laReserva Forestal de Palo Seco, entre otras.

“Lo que queremos con el tema de la reserva de la biosfera, es rescatar el occidente de Panamá que tiene sus áreas protegidas incluidas dentro de este concepto que es una perspectiva ecosistémica, porque las áreas protegidas no deben manejarse como islas, sino como un conjunto, para así conservar y administrar de mejor manera los recursos naturales que necesita la población que vive dentro de estas áreas” dijo.

Expuso que las reservas de biosfera, no solamente se componen de las áreas protegidas que se les llaman núcleo, sino que incluye áreas de amortiguamiento y de transición, como por ejemplo la nueva ruta que proponen los ambientalistas chiricanos, el mismo pueblo de Boquete y su gente, entre otras.

POTENCIAL TURISTICO
La ruta hacia la cima del Volcán Barú dura un promedio de unas 7 horas de ascenso a pie, y deja constancia para las personas que la realizan, de la belleza natural y el potencial ecoturístico con el que contamos en nuestro país, ya que se pueden notar a simple vista
los paisajes, bosques, especies de árboles y fauna, únicos del área.

Más de 10 personas, pertenecientes a la Asociación para la Conservación de la Biosfera, que radica en Chiriquí, hicieron este recorrido el fin de semana, para iniciar una serie de jornadas educativas con el fin de orientar a la comunidad, acerca de temas ambientales y sobre todo de la reserva de la biosfera que no es muy conocido en nuestro país.

El agradable clima fresco y los hermosos paisajes que se aprecian en el Parque Nacional Volcán Barú, sustentan la idea de conservación y reserva de la biosfera para el disfrute de los habitantes de este país y turistas extranjeros que muchas veces saben valorar más que los nacionales, este tipo de sistema, que es escaso en sus países.

Ariel Rodríguez comentó que es hora de que no solamente la Autoridad Nacional del Ambiente diga que en el occidente del país tenemos reserva de la biosfera y qué comprende, sino que también el Instituto Panameño de Turismo, promueva las áreas protegidas y otras de interés turístico, valiosas e interesantes bajo este concepto. “Tiene mucho peso para el turismo internacional que las áreas a visitar en Chiriquí, se consideren reserva de la biosfera”.