Carta a ANAM sobre islas en peligro

Señores
ANAM
Ciudad de Panamá
E. S. D.

Señores,

La presente tiene por objeto transmitirles mi preocupación por la devastación de nuestras islas y zonas costeras, específicamente las islas de Naos y Viveros. Es alarmante ver como se destruyen nuestros recursos más valiosos sin ninguna consideración, y aún más alarmante es ver cómo las instituciones y los funcionarios que tienen el deber de protegerlos, no lo hacen.

 

Es desalentador ver cómo es el mismo ser humano quien, en busca de satisfacer sus necesidades cada vez más complejas, ha roto el balance con la naturaleza hasta llegar a límites que amenazan su propia existencia. Es posible conservar nuestros recursos naturales y a la vez obtener beneficio económico y un desarrollo sostenible, entonces, ¿por qué no lo ponemos en práctica?.

Como ciudadana preocupada por mi país, tengo todo el derecho y la obligación de hacer sentir mi opinión y de exigir que se respete el patrimonio de todos los panameños para que ésta y futuras generaciones tengan un Panamá próspero en base a un verdadero DESARROLLO SOSTENIBLE. El verdadero concepto de desarrollo sostenible no representa la destrucción irreversible de nuestros recursos, no va en detrimento de nuestra comunidad y nuestra nación y permite a las futuras generaciones también gozar de los mismos beneficios y el mismo patrimonio que tenemos hoy en día.

Atentamente,

Yamel Gozaine G.
Arquitecta Estructural.
————————
Estimados amigos:

Esta carta es una muestra de que los ciudadanos tenemos voz y es nuestro deber y derecho hacerla sentir. Exigir a las autoridades que cumplan con el papel que les toca desempeñar en la custodia de nuestro Patrimonio, es imperativo!. Llegar después del que daño está hecho a multar al agresor, es una triste y cómoda figura. Esperemos que cada día más voces de todos los puntos del país, nos hagamos sentir en una sola voz que clame por un desarrollo más equilibrado y aprovechamiento más justo y sostenible de nuestros recursos.

Necesitamos que las Organizaciones Ambientalistas tradicionalmente establecidas y los gobiernos locales de cada punto del país, jueguen un papel más beligerante en la defensa y custodia de nuestra riqueza natural seriamente amenazada.

En este sentido es necesario resaltar el excelente comunicado del día de hoy del Instituto de Investigaciones Tropicales Smithsonian; es un gran paso adelante y ojalá ésta importante institución sea más consultada y tomada en cuenta en adelante para cualquier tipo de desarrollo en este sensible y codiciado sector del país, tan amenazado en la actualidad.

Saludos,

Raisa Banfield

Ambientalistas denuncian devastación en Isla Naos

El promotor de Naos Harbour Island y Naos Island Development, Marco Chen, afirma que todo es legal.
Raisa Banfield advirtió sobre la existencia de un ‘peladero’ en el sector oeste de Naos, en Amador.

LA PRENSA/Maydée Romero/ 23 de febrero de 2006

CONTRASTES. La Autoridad Nacional del Ambiente asegura que es más el impacto visual que el daño real.

Urania Cecilia Molina
umolina@prensa.com

La construcción de un hotel en la isla Naos, área revertida de Amador, tiene preocupados a varios ambientalistas panameños quienes advierten que la obra destruirá el ecosistema, dañará el paisaje y “desnaturalizará” la zona.

La arquitecta Raisa Banfield, quien hizo pública la denuncia, llamó la atención sobre lo que denominó “un peladero” en el sector oeste de la isla.

Banfiel sobrevolaba el área y, según confesó, quedó impactada con lo que observó. Marco Chen, promotor de los proyectos turísticos Naos Harbour Island y Naos Island Development, indicó que cumplieron con todas las especificaciones establecidas por las autoridades, entre estas las del medio ambiente.

Esta afirmación fue corroborada por el director de la región metropolitana de la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam), Elizandro Arias, así como por su asistente, Joyce Castroverde, quienes explicaron que los inversionistas presentaron dos estudios de impacto ambiental que fueron aprobados por la entidad.

Aún así, Chen tuvo ayer que declarar ante la Anam por la remoción de la capa vegetal de parte de la isla. “Removieron graminia (hierba) sin tener permiso”, indicó Arias. El funcionario advirtió que serán “multados”, aunque no informó el monto de la sanción debido a que “el caso está en etapa de estudio”.

Arias tomó la decisión, tras realizar una inspección en la zona. “Había mucho polvo, pero más que daño real lo que hay es un impacto visual de devastación”, anotó Castroverde. En su defensa, Chen informó que “desconocía que para cortar la grama se tenía que sacar permiso”, y agregó que la removieron para sembrar hierba japonesa (llano chino). El inversionista defendió la construcción del hotel, pues aseguró “promoverá el empleo y el desarrollo turístico”.

Chen señaló que el contrato que suscribieron con el Gobierno les exige una inversión mínima, que incluye un apartahotel y salones de convenciones. “¿Quieren que hagamos un quiosco? No podemos”, dijo.

En relación con el “peladero”, el promotor, que tiene socios europeos, argumentó que todo desarrollo requiere de algún grado de daño y reiteró que el área será reforestada.

Voces en contra

La arquitecta y ambientalista Banfield señaló que no están en contra del desarrollo turístico, pero sí de la construcción de un hotel de 400 habitaciones y facilidades que incluyen “residencias temporales”, porque son “inadecuadas para el área”.

Por su lado, el urbanista Álvaro Uribe indicó que la construcción de hoteles de alta densidad, al igual que los rellenos que hay en Amador, van en contra de las “posibilidades del sitio”.

Argumentó que sería igual querer construir un hotel cinco estrellas en el Casco Antiguo. Según su opinión, habría quien lo construyera, pero no sería adecuado.

En relación con este planteamiento, el rector de la Universidad de Panamá y ex presidente de la desaparecida Autoridad de la Región Interoceánica, Gustavo García de Paredes, dijo que habría que ver el concepto, pues en el Casco Antiguo se desea proteger el pasado y la historia, mientras que en Amador promover facilidades para el turista. De acuerdo con su criterio, a veces lo útil está por encima de lo bello. Además, aseguró que la construcción de hoteles de alta densidad en Amador está acorde con el desarrollo del lugar.
—————–
ADEMÁS

Laboratorios de Naos y Culebra puestos en peligro por el extenso desarrollo en la calzada de Amador

Un bosque históricamente protegido, la Playa de los Cangrejos, famosa por estudios de comportamiento de John H. Christy y colegas, instalaciones militares de la II Guerra Mundial dejadas por el Ejército de EU y la pequeña casa club del derrocado general Noriega en Culebra, así como un estanque para tortugas, donado por el IPAT, se encuentran amenazados por contaminación producto de rellenos y proyectos de construcción. Por otro lado, como muestra la foto en primera página, el relleno, el camino y la deforestación en la parte oeste de Naos frente al Canal de Panamá, ponen en peligro los Laboratorios de Isla Naos, los Laboratorios Moleculares, y las instalaciones del muelle…


Proyectos de desarrollo extensivo en la Calzada de Amador, mantienen a la comunidad de STRI preocupada sobre el futuro de las actividades de investigación

DESTRUCCIÓN Y DESNATURALIZACIÓN DE ISLA NAOS

La Calzada de Amador es el ejemplo de lo que no debe ser el desarrollo en Panamá. Ni los millonarios estudios ni los planes para la zona ni la extinta ARI… nadie ha evitado que este complejo único de islas en la ciudad se haya convertido en un rompecabezas urbanístico, en una trampa para los ciudadanos que se atreven a entrar en el tubo vehicular, en un atentado contra el medio ambiente y en una galería arquitectónica de dudosa calidad.

La penúltima locura es arrasar con el poco verde que queda y en contravía de toda norma razonable. Las inversiones son bienvenidas y el desarrollo inmobiliario es positivo, pero el principal atractivo de Panamá es su ya frágil equilibrio natural y acabar con él no es una buena inversión a futuro.

Mucha atención, porque si el desastre ha ocurrido frente a nuestras narices… ¿qué puede ocurrir en remotas áreas costeras y montañosas del país?
—————-
Hoy por Hoy de La Prensa, 23 de febrero de 2006

AMBIENTALISTAS ADVIERTEN DE NUEVO DAÑO EN ISLA NAOS

Panamá, jueves 23 de febrero de 2006

AMBIENTALISTAS ADVIERTEN de NUEVO DAÑO EN ISLA NAOS.

Desarrollo turístico depreda área de Amador

La Autoridad de la Región Interoceánica diseñó el uso de suelos sin contemplar el alto impacto de las edificaciones.

La construcción de rellenos y las fumigaciones figuran entre las principales causas del crimen ecológico.

Urania Cecilia Molina
umolina@prensa.com


Fuente: Raisa Banfield y ARI.
En la foto de arriba se observa la vegetación intacta de la isla Naos en el año 2005 y en la imagen inferior, su estado actual.

Ambientalistas y urbanistas panameños coinciden al denunciar que el desarrollo turístico en el área revertida de Amador “desnaturaliza y revienta” la zona. Y es que, según opinan, por encima del medio ambiente se han puesto de moda locales comerciales, discotecas, hoteles y restaurantes.

Ariel Rodríguez, biólogo y profesor de la Universidad de Panamá, opinó que, en efecto, bajo el pretexto del desarrollo turístico se destruye tanto la fauna como la flora del lugar.

Detalló que los rellenos –que fueron declarados ilegales, pero igual se construyeron– así como la fumigación que se realizó en algunas de las islas son apenas una muestra del daño al ecosistema.
Dijo que las causas de la devastación tienen que ver con el hecho de que la Autoridad de la Región Interoceánica diseñó el uso de suelo sin contemplar la ubicación de hoteles de “alto impacto” como los que ahora se pretende construir.

Una opinión similar ofreció el urbanista Álvaro Uribe, quien señaló que el impacto principal de las inversiones en Amador está relacionado con la cantidad de espacios construidos y por edificar, así como con los rellenos, que están por encima de la escala del sector, lo sobrecargan y revientan.

Una muestra de la destrucción, según la arquitecta Raiza Banfield, se registra en isla Naos, donde una empresa local con inversión europea construye un hotel de 400 habitaciones.

Vea Ambientalistas denuncian devastación