Rechazan construcción de hidroeléctricas en Panamá

Rechazan construcción de hidroeléctricas en Panamá

DPA

Ciudad de Panamá. Representantes de organizaciones ambientalistas y dirigentes indígenas rechazaron hoy en Panamá varios proyectos hidroeléctricos, por considerar que causan un grave daño a los ecosistemas.

El presidente de la no gubernamental Alianza para la Conservación y el Desarrollo, Osvaldo Jordán, manifestó que existen evidencias de que el represamiento de ríos caudalosos amenaza a las poblaciones pobres en cuencas y áreas ribereñas.

Jordán hizo este pronunciamiento en el marco del Día Internacional de las Represas, instituido en 1997 en Brasil, a favor de los ríos, el agua y la vida, y en el que se busca la participación democrática.

Indicó que una de las regiones afectadas por la construcción de hidroeléctricas es la reserva del Parque La Amistad, limítrofe con Costa Rica.

Sostuvo que existe “complicidad” entre la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) y firmas concesionarias privadas para el desarrollo de grandes embalses en zonas de bosques tropicales.

“En vez de la construcción de megaproyectos hidroeléctricos, Panamá debería apelar a la generación de energía eólica para satisfacer la demanda de la industria y el consumo doméstico”, subrayó Jordán.

La empresa española Unión Fenosa anunció en febrero de 2006 que finalizará un estudio para la construcción de un sistema eólico, que incorpora una planta con capacidad de 40 Megavarios en las provincias occidentales de Chiriquí y Veraguas.

Previamente, en julio de 2005, el gobierno panameño adjudicó a la compañía internacional Winpower varias hectáreas en Cerro Tute, en Veraguas, para el desarrollo de un proyecto eólico.

Se estima que en Centroamérica hay potencial para abastecer con energía eólica a cerca de 12 millones de personas.

El cacique Panezo Garabato, de la etnia Emberá, que habita en Alto Bayano, a unos 100 kilómetros de la capital panameña, abogó por la energía eólica y recalcó que hay una “mala experiencia” con represas que significaron la pérdida de suelos cultivables.

Garabato recordó la construcción de la hidroeléctrica de Bayano, en la década de 1970. Cerca de 4.000 indígenas de las etnias Emberá y Kuna y campesinos pobres fueron obligados a trasladarse a otros lugares. Precisó que en la cuenca Teribe-Changuinola, en la caribeña provincia de Bocas del Toro, están localizados los principales proyectos hidroeléctricos, que son rechazados por los indígenas.

Publicado en La Nacion (Costa Rica)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: