LA HISTORIA DE LA PESCA DE OSTRAS DE PERLAS EN EL EL ARCHIPIÉLAGO DE LAS PERLAS

El siguiente resumen es de un artículo titulado, en formato PDF, A History of the Pearl Oyster Fishery in the Archipielago de las Perlas, Panama de Clyde L. Mackenzie, Jr., publicado en la revista Marine Fisheries Review 61(2), 1999, que da detalles y referencias importantes para conocer la historia de la explotación de las perlas en Archipiélago del mismo nombre; actividad que puede volver a crecer con el aumento del turismo y la especulación de tierras para extranjeros en el Archipiélago.
———————————–
RESUMEN -Las ostras productoras de perlas, Pinctada margaritifera mazatlanica, fueron una especie que se encontraba alrededor de Las Perlas en Panamá, abundantes, que soportaba una substancial pesca. Los productos fueron perlas, las conchas fueron utilizadas para hacer botones y la carne fue usada para alimento. Después de mediados de los años de 1920 la pesca declinó debibo a la sobrepesca y para la década de 1940, la actividad se extinguió. Las ostras comenzaron a repoblar los subtratos durante la década de 1970, pero, las ostras fueron relativamente escasas. La pesca ha vuelto a pequeña escala pero con buceadores improvisados, utilizando máscaras.
————————————-
Increíblemente el Estado panameño no ha protegido legalmente a esta especie amenazada, que debido a su antigua abundancia le dió el nombre al Archipiélago de Las Perlas.


Mapa que muestra el Archipiélago de Las Perlas en el Golfo de Panamá

Nos hacemos eco de la frase del Capitán Tony (recogido en su sitio web sobre el Archipiélago de Las Perlas) que ama la pesca y la belleza del archipiélago, haciendo una reflexión, luego de conocer la historia de la casi extinción de las perlas de las islas:

«One can only hope that history will not repeat itself and allow commercial interest to devastate these newly recognized treasures of the Perlas Islands».

«Esperamos que la historia no se repita y permita que interés comercial devaste estos tesoros del Archipiélago de Las Perlas».

LAS PERLAS, DIVERSIDAD ÚNICA Y FRÁGIL

A continuación un reportaje, donde nos congratulamos por la frase que le acreditan al Ministro de Turismo, Rubén Blades, donde habla de manera más amigable del ambiente como recurso. Ojalá Rubén se vuelva amigo de la naturaleza y no auspicie su destrucción de nuestros tesoros naturales por un turismo mal concebido, como ha sido hasta la fecha, el mal llamado y nefasto «turismo residencial», que nos despoja del recurso y de ingresos por impuestos de los que más tienen.

Nosotros somos del criterio que no debemos ser esclavos del mercado, mucho menos cuando está en riesgo el patrimonio de las nuevas generaciones o de las que no han nacido.
———————————————-

LAS PERLAS. BIODIVERSIDAD ÚNICA Y FRÁGIL.

Islas en debate
El estado tiene que establecer un plan maestro que dicte lineamientos para el desarrollo de estas tierras sin dañar sus atractivos naturales.

Alejandro Balaguer
Especial para La Prensa/6 de mayo de 2006
vivir+@prensa.com

Verdades sobre el ambiente natural

RIQUEZAS
Las islas y sus mares aledaños albergan la mayor diversidad de especies que hacen posible el negocio de la conservación. Además, en la del Pacífico panameño existe un alto endemismo, es decir especies únicas en el mundo.

FRAGILIDAD
La mayor parte de las extinciones de especies que han ocurrido hasta la fecha ha sido en territorios insulares. Para el biólogo Héctor Guzmán, del Smithsonian, las islas son los territorios más vulnerables que se puedan encontrar en el planeta.

DESARROLLO
Afirma el ministro de turismo, Rubén Blades, que Panamá no aspira a ser otro Cancún. Más bien se quiere hacer una oferta muy especial, que mantenga el nivel de calidad para atraer al turista con cierto nivel económico. «La inversión es bienvenida siempre que no infrinja el medio ambiente de una manera negativa».

El Archipiélago de Las Perlas es un paraíso que ha desatado polémica. Legisladores, empresarios, científicos y autoridades no cesan de debatir sobre qué tipo de desarrollo sería el más conveniente para el archipiélago.

«En Panamá, no aspiramos a ser el segundo Cancún, queremos una oferta muy especial, vamos a mantener el nivel de calidad para atraer al turista con cierto nivel económico. La inversión es bienvenida siempre que no infrinja el medio ambiente de una manera negativa», comenta el ministro de Turismo, Rubén Blades.

«Hoteles de alto impacto pueden ser pésimos para el medio ambiente, cuando más pudiera hacerse un tipo de turismo ecológico, cuando empezamos a meter viviendas de lujo, ese tipo de infraestructura trae un tipo de turismo que crea problemas en el medio ambiente», declara el legislador Tomás Altamirano.

Ana Báez, renombrada experta en el negocio del turismo naturalista, ha comprobado que el turista que está dispuesto a consumir este tipo de actividad quiere estar en lugares que sean auténticos, naturales, exclusivos. «Para ellos, los espacios paisajísticos intervenidos con canchas de golf no son comparables con los ambientes naturales intactos. Además, contrario a lo que se cree, el ecoturismo no es un turismo barato», agrega.

El empresario Óscar Vallarino, quien se ha propuesto construir conservando manglares, bosques y sitios de anidamiento de tortugas en Las Perlas, cree que todo debe formar parte de un plan. «El estado tiene que establecer un plan de manejo con las reglas a seguir para el ordenamiento en estos desarrollos, para no dañar los atractivos naturales. Los proyectos de desarrollo en las islas grandes deben tener bajo impacto», concluye.