Decreto ejecutivo reglamenta ley insular

Con quiénes el Ejecutivo consultó este decreto ejecutivo?

La Comisión Consultiva Nacional de Ambiente debió revisar este decreto y ni siquiera ha sido convocada oficialmente. Las leyes son letras muertas en gobiernos corruptos e ineptos.

Cualquiera aprobación de la Ley, Decreto o Norma que tenga connotación ambiental, de acuerdo a la Ley General del Ambiente debe ser discutida en el seno de la Comisión Consultiva Nacional de Ambiente, entidad que el Gobierno Nacional se ha negado hasta el momento a conformar.

Advertimos que en su momento demandaremos las legalidades de estas normas que arbitrariamente han sido unilaterlamente impuestas por el Consejo de Gabinete, sin la participación de la Comisión Consultiva Nacional del Ambiente, tal y como se requería en la normativa sobre esta nefasta ley.
———————————-
CONCESIONES E INVERSIÓN.

Establecen normas y procedimientos para coordinar las acciones relacionadas con la inversión.

INVERSIÓN.
En isla Viveros, en el Archipiélago de las Perlas, el desarrollo de un proyecto habitacional preocupa a ambientalistas.

Raúl A. Bernal
rbernal@prensa.com

El pasado lunes apareció en la Gaceta Oficial el Decreto Ejecutivo No. 85 que reglamenta la controvertida Ley No. 2 de enero de 2006, que regula las concesiones para la inversión turística y la enajenación del territorio insular para fines de aprovechamiento turístico.

Este decreto, del 14 de junio de 2006, establece una serie de normas y procedimientos con el propósito de coordinar las acciones interinstitucionales relacionadas con la inversión turística en las zonas de desarrollo turístico.

El decreto reglamenta las generalidades sobre las concesiones para la inversión turística, así como para el establecimiento de unidades habitacionales con carácter vacacional o permanente, la enajenación del territorio insular para fines de aprovechamiento turístico y concesiones especiales en el territorio insular. Asimismo, se reglamenta el capítulo que trata sobre la Ventanilla Única y Especial para el trámite y aprobación de las peticiones y solicitudes de concesiones administrativas.

Ref. La Prensa, 22 de junio de 2006

Gracias Sr. Presidente Torrijos por privatizar nuestras islas y nuestras preciadas costas

Estimados amigos/as todos/as:

Este enunciado sobre ordenamiento territorial, aparecido en el Reglamento de la Ley No. 2 de 2006 que vende nuestras islas, no es ninguna novedad, aunque vislumbrábamos con esperanzas, propio de la gente optimista, que iban a retroceder y recapacitar de lo maquiavélico de esta ley. Nos hemos equivocado!. Ellos no tienen ninguna buena intención de retroceder. Más bien han arremetido.

Lo importante de lo que se indica, sobre ordenamiento territorial específico para urbanizadores de islas y costas, fue demandado ante la Corte Suprema por un abogado ambientalista, por considerar que esta pretensión de Ley es un exabrupto que es inconstitucional, además de inmora y mercantilista. Además tenemos bajo la manga: La Ley de Urbanismo (Ley 5 de 2006) que indica todo lo contrario a esto que acaban de aprobar esta gente. Así es que la aplicación de esta nefasta ley de concesiones y venta de islas y costas, no sólo sería inconstitucional, sino que estaría violando una ley marco de urbanismo.

Igualmente esta ley atenta contra la seguridad nacional (véase como ejemplo el Caso de Rayo Montaño), ya que estas concesiones en el tiempo se prestarán para menesteres de tráfico de armas, personas, drogas, etc. La Constitución Nacional igualmente prohibe enajenar cuando está en riesgo la seguridad nacional.

Tenemos argumentos legales y éticos para detener estos exabruptos y los haremos valer.

A pesar de estar aparentemente acorralados por las hienas del gobierno y sus amigos enquistados en órganos sensibles de la administración pública; como buenos leones ambientales, tendremos que darles una lección ciudadana y cerrar filas, como la hacen ellos, pero para defender la propiedad, el ambiente y los recursos naturales de todos los panameños que es un derecho sagrado, especiamente de cara a las futuras generaciones.

Estamos muy indignados por los monstruos que gobiernan y que se han olvidado a quiénes se deben.
———————————————————-
———————————————————-
ODA ELOGIOSA AL SEÑOR PRESIDENTE
POR LA REGLAMENTACIÓN DE LA LEY INSULAR

Gracias Señor Presidente, Martín Torrijos y todo su gobierno por su legado generacional de enajenación de islas y costas de Panamá.

Gracias por vender nuestros tesoros improductivos, llenos de subdesarrollo y de fábrica de pobres.

Gracias Ministerio de Economía y Finanzas por subastar los tesoros de los panameños al mejor postor.

Gracias Contralor de la República por avalar todo este negociado con su refrendo.

Gracias Rubén Blades, ya que como Director General de IPAT estás dando un salto de primer mundo con tus actos de promoción de turismo para que los turistas nunca se vayan del país y se queden permanentemente drenando grandes sumas de dinero al tesoro nacional.

Gracias Ministerio de Vivienda por promover torres de apartamentos en la Isla de Bocas del Toro de promotores amigos del MIVI.

Gracias Autoridad Marítima por concesionar los lechos marinos con corales, adyacentes a los archipiélagos.

Gracias ANAM por darle luz verde a los Estudios de Impacto Ambiental de obras de alto impacto en los archipiélagos del país.

Gracias a los grupos libertarios que sabemos son excelentes asesores de este gran negocio de la venta del país.

Gracias a todos los diputados que votaron a favor de esta ley que protege nuestras islas, nuestros recursos naturales únicos, fauna y flora endémica, ya que la privatización y urbanización de las mismas, más campos de Golf y Resort sabemos que asegurarán la conservación de los arrecifes de coral, el cortejo de las ballenas, las ranas endémicas. Estas ventas y concesiones protegerán por 90 años en manos privadas el paisaje y riqueza de nuestras costas e islas.

Gracias con especial fervor a los diputados Pedro M. Gonzales, Carlos Alvarado y toda la Comisión de Hacienda y Negocios de la Asamblea Nacional por llevar de manera tan democrática y con urgencia notoria la Ley no. 2 de 2006 que en buena hora hace negocios para el país con la venta de sus más valiosos tesoros naturales.

Gracias por venderle a jubilados y otros ciudadanos del extranjero cada metro cuadrado que se pueda de nuestras maravillosas islas. Ellos por ser más civilizados que los connacionales y tener más dinero que nosotros merecen vivir permanentemente en el paraíso, pero con trato de turista exento de impuestos y tasas. Imaginamos que los herederos de estos ciudadanos devolverán estos bienes al país en buena lid.

Gracias mil por vender el país. Siempre le recordaremos por este acto de venta del país que todo apunta a que nos sacará de la pobreza y nos convertirá junto con un Canal Ampliado en un país mucho de super primer mundo.

En fin, gracias a todos los administradores del Estado por el gran trabajo en beneficio del bien común que están realizando. Felicidades.

Gracias señor Presidente. Usted es un genio de los negocios que no habiamos descubierto los panameños.

Un abrazo.