Los costos reales de la ampliación del Canal de Panamá

Los costos reales de la ampliación del Canal

Tomas Drohan Ruiz

El mas ferviente apóstol de la ACP, quien quiera creer en el estimado de $5,250 millones (aunque la contingencia de 28% usada por la ACP pareciera baja, más aun cuando no existen diseños detallados de las esclusas-tinas) tiene que admitir lo siguiente: No hay mucha diferencia entre $5,250 y los $6,000 millones donde el proyecto, según la misma ACP, deja de ser rentable.

¿Qué pasará si después de terminarse los diseños detallados de las esclusas-tinas, y ya realizado el referéndum, la ACP nos informa que el costo subió a $10,000 millones?

El proyecto POSPANAMAX de la ACP 2006 es casi idéntico al de la Comisión Tripartita de 1993 (opción 5 de CAS93) integrada por los Estados Unidos, Japón, y Panamá. La verdad es que el proyecto de la ACP es físicamente más ambicioso y un poco más costoso que el del CAS93 por las siguientes razones.

a) Las esclusas de la ACP son más grandes que las de CAS93. Se ha visto que el costo de una esclusa es usualmente proporcional al volumen de la cámara y las esclusas de la ACP ocupan 8% más volumen que las de CAS93.

b) Las esclusas de la ACP tienen costosas tinas y las de CAS93 no tienen tinas o lagos. El estimado de CAS93 fue subestimado porque dejó por fuera los proyectos de agua.

c) El proyecto de la ACP sube el nivel del lago Gatún a casi 90 pies y el CAS93 mantiene el nivel del lago Gatún en 85 pies. El proyecto de la ACP será mucho más costoso debido a esa subida porque se tendrá que construir un nuevo vertedero en el Lago Gatún y otras medidas para no inundar las esclusas existentes. A la ACP se le olvidó contabilizar el nuevo vertedero en Gatún como parte del megaproyecto. También olvidaron agregarle al costo del megaproyecto la flota de remolcadores que harán las veces de las locomotoras, la profundización de las entradas, y el financiamiento de la obra.

d) La ACP y CAS93 usan las excavaciones hechas por los norteamericanos en 1940 para allí construir las nuevas esclusas en el Atlántico. Empero, la ACP no utiliza las excavaciones de 1940 para las esclusas en el Pacifico por una sencilla razón: Esas excavaciones fueron orientadas a utilizar el Lago Miraflores. La ACP ha decidido no utilizar el Lago Miraflores y en vez, va a crear una nueva y costosa excavación para unir las esclusas del Pacífico con el Corte Culebra. Eso también requiere la creación de dos enormes represas de roca para evitar que se desborde el Lago Gatún protegiendo así a Clayton, Albrook, Balboa y la Plaza 5 de Mayo contra una catastrófica inundación. La ACP no tiene experiencia construyendo ese tipo de represas. La ACP prefiere hacer ver que todas las construcciones en la obra son fáciles porque se han hecho antes. Sin embargo, un sistema de tinas con esclusas Pospanamax jamás ha sido construido antes.

e) Ambas propuestas contemplan tráfico de una Vía en el Corte Culebra de los POSPANAMAX y tráfico de dos vías en el Lago Gatún para que se puedan encontrar un POSPANAMAX con un PANAMAX. CAS93 y ACP2006 son idénticos en su estrategia para minimizar el ancho requerido para todos los canales de navegación así ambas propuestas ahorran una cantidad similar de excavación.

f) Así vemos que la propuesta de la ACP es mucho más costosa que la opción 5 de CAS93 debido a las tinas de reciclaje y la subida del Lago Gatún a casi 90 pies. El único renglón donde la opción 5 de CAS93 es más costosa que la propuesta de la ACP es en la profundización del canal de navegación. CAS93 tiene más dragado debido a que el calado de su barco de diseño es 59 pies versus 50 pies para la ACP. Pero noto con interés que las esclusas de la ACP tienen una profundidad de 60 pies. La más lógica razón para incurrir en ese considerable gasto adicional pudiera ser una intención de la ACP de profundizar el Canal entero a 60 pies después que el Referéndum sea aprobado.

g) Las tinas de reciclaje de la ACP ocupan similar volumen que las mismas esclusas POSPANAMAX que sirven, así las tinas serán costosas. El costo de las nuevas esclusas es 60% del costo del proyecto entero. Las tinas con todas sus medidas para mitigar la posible salinización del Lago Gatún bien pudieran aproximarse al costo de las nuevas esclusas doblando así el costo de 60% del proyecto. El único renglón donde CAS93 es significativamente más costoso (9 pies mas de profundidad) se neutraliza con las tinas de reciclaje y la subida del Lago Gatún por la ACP.

Todo este preámbulo lo hago solo para disipar la noción de que el proyecto CAS93 opción5 es más grande y por eso debe ser más costoso que el proyecto de la ACP. La verdad es que las diferencias en los dos proyectos se neutralizan y los costos totales de los dos son similares en magnitud.

1) El proyecto CAS93 opción 5 costaba $5, 000 millones en dólares de 1990 sin tinas, sin alza del nivel del Lago Gatún, y sin imprevistos. Usando las tablas del Cuerpo de Ingenieros de EE.UU. para la construcción de esclusas y de canales de navegación, se ve que los dólares de 1990 valen $1.70 en dólares de 2010. Esta cifra toma en cuenta no solo la inflación, sino también le resta a esa inflación las mejoras en productividad causadas por los avances en equipos, dragas y tecnología. El proyecto CAS93 ajustado ($1.70 por $1.00 en 1990) costaría $8,500 millones en dólares de 2010 sin imprevistos, sin tinas y sin alzar el nivel del Lago Gatún.

2) El Prof. Flyvbergen en su libro “Megaproyectos y Riesgos” del Cambridge University Press muestra que se debiera de utilizar una contingencia de 50% para lograr una confiabilidad del 50% DESPUÉS de finalizados los diseños detallados del proyecto. El proyecto CAS93 opción 5 con una contingencia de 50% costaría $12.500 millones en dólares de 2010 sin tinas y sin la subida del nivel del Lago Gatún. Esa contingencia de 50% debiera ser mayor en vista que no existen diseños detallados de las esclusas-tinas. El proyecto de la ACP difícilmente podrá salir por un valor cercano a lo que la ACP alega. Ni la ACP sabe con precisión lo que costaría el megaproyecto hasta cuando se terminen los diseños detallados de las esclusas-tinas en el año 2008.

3) Los mismos estudios de la ACP admiten que los diseños detallados de las esclusas y sus tinas de reciclaje apenas habían comenzado (menos del 30% de avance) en noviembre de 2005. Diseños detallados para un sistema de esclusas-tinas tan complejas tomará por lo menos 2 ó 3 años. La ACP no estará en condición para estimar con precisión su proyecto POSPANAMAX hasta después de enero del 2008. En consecuencia sería una desconsideración con nuestro pueblo, convocarlo a votar ciegamente en un referéndum, sin la información tan sensitiva que se conocerá plenamente en el año 2008 cuando la ACP tenga información más precisa al terminar los diseños detallados de las esclusas-tinas.

¿Qué pasará si después de terminarse los diseños detallados de las esclusas-tinas, y ya realizado el referéndum, la ACP nos informa que el costo subió a $10,000 millones?

Ya los más altos funcionarios de la ACP en recientes foros públicos han dicho que si la ampliación cuesta más de $6, 000 millones, ésta no sería rentable. Me imagino que esto es debido a que las navieras no estarían dispuestas a soportar peajes para ayudar a pagar un canal ampliado que cueste más de $6,000 millones. Eso quedó claro en las declaraciones de un asesor de la naviera K-LINE (C.T.Burke) cuando dijo: “Los navieros están dispuestos a aceptar que los peajes aumenten moderadamente, pero no están dispuestos a cargar con todo el costo del proyecto” (La Prensa 11 de Junio de 2006).

4) El más ferviente apóstol de la ACP, quien quiera creer en el estimado de $5,250 millones (aunque la contingencia de 28% usada por la ACP pareciera baja, más aun cuando no existen diseños detallados de las esclusas-tinas) tiene que admitir lo siguiente: No hay mucha diferencia entre $5,250 y los $6,000 millones donde el proyecto, según la misma ACP, deja de ser rentable.

5) Cuando existe tan enorme diferencia entre el costo ajustado de CAS93 opción 5 ($12,500 millones en dólares de 2010) y la ACP ($5,250 millones), es lógico buscar otras fuentes para deducir cuál estimado es mas cónsono con la realidad. Un subsecretario de Defensa del Departamento de Defensa de EEUU con miles de ingenieros a su disposición ha estimado nuestra ampliación del Canal “en un costo entre $15,000 millones y $25,000 millones.” La ACP rechazó con enojo esa opinión del subsecretario. La Prensa (11 Junio 2006) menciona varias publicaciones serias en el exterior preocupadas porque la ampliación bien pudiera costar $10,000 millones. En vista que se está apostando el país entero en un solo megaproyecto, yo tendré que ser conservador y favorecer el estimado de $12,500millones claramente derivado en este escrito, hasta cuando la ACP termine los diseños detallados de las esclusas – tinas en el año 2008. Hay un estudio en inglés en el sitio web de la ACP donde unos expertos contratados por la ACP le aconsejan a la ACP que no le deben comunicar al público el costo del megaproyecto como un solo número que pudiera causar falsas expectativas… pero debieran en vez dar un rango de costos que será más confiable a medida que se terminan los diseños detallados de las esclusas – tinas. Hasta cuando se terminen los diseños detallados de las esclusas-tinas, yo pienso que ese rango debiera ser NO MENOS de $10,000 millones y no más de $15, 000 millones.

6) Lo más aconsejable a hacer ahora, que vemos que somos dueños de un megaproyecto que a todas luces aparenta no ser rentable, es tomar las siguientes acciones:

a. El gobierno debiera posponer el referéndum hasta el 2008 ó 2009 cuando se terminen los diseños detallados de las esclusas – tinas.

b. Por mientras podremos aprovechar esos dos o tres años para montar una campaña de proselitismo en el exterior del siguiente tenor. La esclusa POSPANAMAX es un proyecto con demasiados riesgos de demanda y costo para poder sufragarlo un país pequeño y pobre. Panamá solo estará dispuesta a poner sus recursos naturales (agua y tierra) y su posición geográfica al servicio del proyecto Pospanamax. Los países ricos con economías navieras tendrán que mostrar su verdadero interés en las esclusas Pospanamax pagando por toda la construcción de la infraestructura con dinero fresco a título perdido. Esos aportes debieran venir de los mayores usuarios del Canal: Estados Unidos, China, Corea, Japón, y la Unión Europea.

Esto se puede enfocar sin afectar nuestra dignidad soberana de operar las futuras esclusas Pospanamax. Los países que aporten tendrán derecho de fiscalizar los fondos donados con una rigurosa auditoría para que se desarrolle el megaproyecto con cero corrupción. Panamá por su parte podrá negociar con estos países la cuantía de los futuros peajes que se podrán cobrar por 15 años. Si los usuarios de verdad están dispuestos a pagar por la nueva esclusa con alzas de peaje en el futuro (cuento de sirena de la ACP), entonces también deberían estar dispuestos a sufragar el costo de la nueva esclusa con pagos adelantados a cambio de peajes menos incrementados en el futuro. Si esta negociación no concluye con ganancias garantizadas para Panamá, mayores a las que podemos obtener con el Canal existente sin deudas, entonces simplemente Panamá NO debiera poner su posición geográfica al servicio del megaproyecto Pospanamax. La propuesta de la ACP es inconveniente para el país porque pone todos los riesgos del proyecto en los hombros de Panamá y su pueblo, además les da todas las ventajas a las navieras. Después de que Panamá pone todo su tesoro en el nuevo hueco Pospanamax, las navieras tendrán todas las ventajas para dictarnos los peajes que ellos quieran pagar.

Las navieras pueden optar por otras rutas como Suez y California, y nosotros solo podremos optar por menos pérdidas aceptando los peajes dictados por las navieras. Si queremos aspirar al primer mundo en vez de ser catapultados al cuarto mundo con un megaproyecto impagable, entonces tenemos que estar dispuestos a rechazar las esclusas Pospanamax, si los países usuarios no están dispuestos a pagar por toda la construcción de las nuevas esclusas con dinero fresco, no puesto por Panamá o la ACP.

*El autor es Director jubilado del Departamento de Ingeniería, Dragado, y Construcción del Canal de Panamá. No es ningún improvisado en el tema, trabajo en el Canal de Panamá por más de 31 años.

Anuncios

Turismo residencial es un negociado y no es turismo

Estudios. Advierten sobre peligro del acelerado auge inmobiliario.

BID cuestiona política turística

El organismo internacional considera urgente el diseño de planes de ordenamiento territorial.Dice que la ley incentiva el turismo residencial, ‘actividad inmobiliaria’ que va contra el turismo convencional.

Paco Gómez Nadal –La Prensa 30 de julio de 2006
Nadalfgomez@prensa.com

Incentivos que llegan a quien no los necesita, ausencia de una imagen turística que promueva la oferta de Panamá, inexistencia de planes reguladores urbanísticos y territoriales, falta de coordinación entre diferentes entidades del gobierno… La lista de fallas en la política turística del país es larga. Así lo consigna el último informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que fue entregado al Gobierno Nacional el pasado 30 de marzo y que, aunque se centra en Bocas del Toro y Chiriquí, aborda problemas generales.

La misión técnica del BID, que debe aportar a la formulación de un Programa de Desarrollo Sostenible para el país, insiste en sus conclusiones que es un error incentivar el llamado turismo residencial ya que, según explica, en realidad es una actividad inmobiliaria que “agota el territorio de mayor valor turístico” y genera un “espejismo” de prosperidad con graves consecuencias sociales. Recomienda apoyar el turismo convencional que, a mediano plazo, impulsa un desarrollo sostenible.

=================================

DESARROLLO. especialista alerta sobre los peligros del ‘boom’ inmobiliario.

El ‘espejismo’ del turismo residencial

Consultor del BID internacional considera que se debe desacelerar el sector inmobiliario.
La Asamblea Nacional y el BID piden con urgencia planes de ordenamiento para Bocas y Chiriquí.

Los especialistas recomiendan una desaceleración del sector inmobiliario en todo el país para evitar un agotamiento rápido del territorio de más valor turístico y un “posible estallido de la ‘burbuja’ inmobiliaria”.

Paco Gómez Nadal
Nadalfgomez@prensa.com

Panamá puede estar siendo víctima del “espejismo del aumento súbito de la riqueza”. La afirmación no es de ningún grupo opositor ni de un ecologista ni de un sociólogo crítico con el modelo de desarrollo actual. Se trata de la conclusión a la que llega un informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que analiza el fenómeno del turismo en Chiriquí y Bocas del Toro.

El espejismo tiene nombre y apellidos y se llama turismo residencial: “un término de por sí contradictorio y además ambiguo (…) un cajón de sastre”, indica el consultor español Josep Ros Santasusana, quien durante 12 días del mes de abril, visitó estas dos provincias y constató cómo detrás del llamado turismo residencial hay poco de turismo y mucho de actividad “inmobiliaria”.

Confusión institucional

El informe asegura que hay una confusión en el país a la hora de distinguir ese turismo residencial -basado en la construcción de casas- del turismo convencional -más orientado a los servicios- y que las últimas leyes -como la Ley 2 de 2006, la Insular- no ayudan a diferenciarlos ya que los mete “en el mismo saco” a la hora de dar incentivos a inversores.

“Las leyes han estimulado la actividad que requería de menos incentivos: el turismo residencial. Ello ha desencadenado un boom de la construcción y un proceso especulativo que, por su intensidad y velocidad, y por la carencia de normativas de regulación (…), puede producir un rápido agotamiento del suelo de mayor interés y valor económico y ambiental”, insiste Ros en sus conclusiones.

Según el experto, el llamado turismo residencial encarece el precio del suelo -haciendo inviables otras actividades, como la agricultura, la industria o el turismo convencional-; encarece la vivienda a la población local; acostumbra a los municipios a basar su financiación en impuestos derivados de la actividad inmobiliaria; obliga a incrementar el gasto público para responder a las necesidades de servicios públicos de las nuevas urbanizaciones; crea guetos residenciales, y hace que las plusvalías del negocio queden en manos de extranjeros.

preocupación en asamblea

Las conclusiones de este estudio del BID no se alejan mucho de las que alcanzaron los siete miembros de la Comisión de Población, Ambiente y Desarrollo de la Asamblea Nacional que visitaron Bocas del Toro entre el 3 y el 5 de abril.

En la Resolución 001 del 5 de abril, los diputados aseguran que “los desarrollos turísticos [residenciales] están cercando playas, quebradas, servidumbres públicas y vías de comunicación”, “que muchos residentes del archipiélago, con más de 40 años de residir en el área y que no cuentan con títulos de propiedad o derechos posesorios, están siendo desalojados por los nuevos propietarios”, y que la falta de control por parte de las autoridades está facilitando la extracción de recursos marinos.

La comisión legislativa, en vista de ese panorama nada alentador, recomienda la redacción de un plan de ordenamiento para el archipiélago de Bocas del Toro -en línea con lo solicitado por el alcalde de la isla, Eligio Bins-, pide a la Dirección de Catastro una investigación sobre la procedencia de la documentación de los nuevos propietarios, exige a la Autoridad Marítima y a la Autoridad Nacional del Ambiente un plan de zonificación que garantice el acceso público a las playas, sugiere la ampliación del Parque Natural Bastimentos, y recomienda la concesión de tierras a los indígenas del archipiélago.

Las propuestas del BID

Si las propuestas de los diputados eran concretas y, muchas, políticas, las del informe del BID tienen que ver con la orientación de las iniciativas públicas sobre turismo.

Los especialistas insisten en reservar los incentivos al turismo convencional, que a mediano plazo trae más beneficios aunque no genere la sensación de boom del residencial.

Consideran, además, que sería recomendable una desaceleración del sector inmobiliario en todo el país para evitar un agotamiento rápido del territorio de más valor turístico y un “posible estallido de la ‘burbuja’ inmobiliaria”.

El BID también considera que, en estos momentos, “Panamá carece de imagen turística (en turismo convencional)”. Por eso recomienda que el nuevo Plan Maestro de Desarrollo Turístico defina el portafolio de productos y los elementos diferenciadores que posicionen al país en el mercado internacional.

Planes de ordenamiento ya

El asunto que figura como número uno en la lista de prioridades entronca con los reclamos de la Asamblea Nacional y del alcalde de Bocas: “Planes reguladores territoriales y urbanísticos”. Si no se hace con urgencia “se corre el peligro de llegar demasiado tarde y tener que asumir la irreversibilidad de algunos proyectos”.

En ese mismo sentido, se pide que no se abra acceso a nuevas zonas hasta que no existan planes de ordenamiento y, por último, no confiar toda la responsabilidad del desarrollo de estos sectores al Instituto Panameño de Turismo (Ipat).

El informe del BID fue entregado a los responsables del Consejo Nacional de Desarrollo Sostenible y Socializado en un taller en el que participó el propio Rubén Blades, gerente del Ipat, y representantes de Catastro, Migración, Aeronáutica Civil y una decena de instituciones más.

El espejismo debería estar conjurado, pero, según el informe, el borrador que se está manejando para la Ley de Régimen Especial para el fomento de la inversión turística cae en los mismos errores.

LA SITUACIÓN DE BOCAS DEL TORO

LO ACTUAL: Funcionan con éxito pequeños y medianos desarrollos de turismo convencional de bajo impacto ecológico y altos beneficios sociales.

OFERTA: A febrero de 2006, Bocas ofrecía 528 habitaciones de las cuales 467 están en Isla Colón.

EL FUTURO: ‘Todo está a punto de cambiar’ con proyectos inmobiliarios de entre 500 y 700 casas. El único que ya está en desarrollo es Red Frog.

LA AMENAZA: El turismo residencial ‘consume mucho territorio’, daña el ecosistema y exige costosas infraestructuras.

=====================================

‘La gente de Bocas debe fiscalizarnos’

El mayor proyecto residencial de Bocas, Red Frog, defiende su ‘modelo de desarrollo’.

Este último mes ha sido duro para el proyecto de turismo residencial Red Frog (www.stopredfrogbeachclub.com) recibió críticas duras del alcalde de Bocas del Toro, ha visto nacer un sitio en internet que cuestiona el proyecto (www.stopredfrogbeachclub.com) y, ahora, el informe del BID. Quizá por eso los responsables del proyecto inmobiliario han insistido en dar su versión de la realidad.

Una etapa de Red Frog Beach Club en construcción. Al fondo de la foto está Bahía Honda, sitio donde pretenden establecer un club de yates para los residentes.

Red Frog vende entre 600 y 800 lotes para construir viviendas de lujo cuyos precios comienzan en 237 mil dólares y llegan a los 699 mil dólares. Además, se incluye una marina, campo de golf y otras facilidades. Todo ello en la Isla de Bastimentos.

Cuando se aterriza en Isla Colón se siente de inmediato la presencia de Red Frog. Cuando se arriba a Bastimentos se pueden ver algunos tinacos que llevan la marca de la fundación Rana Roja, la institución paralela de esta empresa.

Aaron Jones, encargado de la fundación, asegura que Red Frog está tomando todas las medidas ambientales y sociales necesarias. “Nosotros hemos creado una reserva privada en el 70% de nuestro terreno y solo vamos a desarrollar el 30%”, explica Jones, quien reconoce que los proyectos turísticos “sin conciencia social son aterradores”.

Por eso, ellos creen que la solución es que todos los desarrolladores creen fundaciones que ayuden a las comunidades. “El 0.75% de todas nuestras ventas y el 2% de los ingresos por administración se van a dedicar a la fundación”.

“La gente está preocupada y lo debe estar, debe fiscalizar a las empresas que estamos en la zona. Cuando la gente critica a Red Frog yo les digo: háganlo, pero sobre hechos”, concluye.

Los voceros de Red Frog aseguran, además, que el proyecto va a generar de 600 a mil puestos de empleo directos en construcción, y unos 8 mil 800 puestos indirectos, más que lo que generará la ampliación del Canal en su mejor año.
==========================================
Nuestro mensaje al final de esta nota:

Ahora quiero ver que dice Rubén Blades. O hable ahora o calle para siempre. Patria son tantas cosas bellas en manos ajenas.

Ver este blog más información sobre el falso concepto de turismo residencial que los empleados de los empresarios del mercado inmobiliario le dieron luz verde con la Ley Insular, que vende nuestro país al mejor postor para que haga negocios con nuestros recursos y riqueza natural a través del negociado inmobiliario.

Queremos dar la bienvenida a este sitio del nuevo sitio de internet que denuncia al nefasto proyecto Red Frog Beach Club y le instamos a seguir su denuncia nacional e internacional de esta afrenta clavada en el Reserva de la Biósfera en Bastimentos

Entra a este sitio y entérate de los negociados con nuestro patrimonio escénico y riqueza natural único.

URBANISMO O TURISMO O NEGOCIADO

Evidentemente este proyecto es tan nefasto como el megapuerto propuesto frente a Farfán. Esta propuestas de residenciales en áreas revertidas costeras es otro intento de robo más del patrimonio nacional de todos los panameños.

No podemos permitir que nuestras playas, costas e islas sean engullidas por los insaciables empresarios de los bienes raíces. Turismo es turismo y desarrollo inmobiliario y venta de casas es otra actividad o negocio.

Instamos a las autoridades y a quienes nos representan en el Estado, si no han perdido todo el control, a defender el patrimonio de todos los panameños.

————————————————————–
URBANISMO
Empresa contempla marina y villa residencial en área de megapuerto
Se trata de una inversión de 65 millones de dólares en 26 hectáreas, 12 de las cuales son fondo de mar.

Wilfredo Jordán Serrano –La Prensa, 22 de julio de 2006.
wjordan@prensa.com


Presione para ver de mayor tamaño

Industries Work Corporation parece ser la primera víctima de la propuesta para desarrollar una terminal de contenedores o megapuerto en el área de Farfán, entrada pacífica del Canal de Panamá.

En medio de la promoción que le hace el Gobierno al megapuerto, surge la queja de este consorcio inmobiliario, que está compuesto por una serie de empresarios extranjeros, algunos de los cuales ya tienen inversión en Panamá.

El Gobierno empuja la construcción del megapuerto entre Farfán y Palo Seco, pese a la fuerte oposición de los promotores del turismo y Panama Ports Company, que opera el puerto de Balboa.

El proyecto de Industries Work Corporation ya recibió el visto bueno de la desaparecida Autoridad de la Región Interoceánica, pero ahora ha quedado en un mar de incertidumbre, dijo Luis Nieves, gerente del consorcio.

Se trata de una inversión de 65 millones de dólares para desarrollar 26 hectáreas, 12 de las cuales son fondo de mar. Piensan construir una marina con 300 espacios para yates y una villa de 37 exclusivas residencias para captar la demanda del turismo residencial.

Mientras ello ocurre, cinco empresas –APM Terminals, Cosco, Marine Terminals Corp., PSA Corp. y Hutchinson Port Holdings – presentaron sus propuestas de precalificación para construir el megapuerto el pasado martes. La precalificación se hará a finales de julio.

El Gobierno justifica la terminal de contenedores con base en una serie de estudios que indica que el mercado de América Latina crecerá más rápido que el promedio de la industria portuaria. Sin embargo, los hoteleros se oponen al proyecto portuario porque toda el área de Farfán y Palo Seco está destinada al desarrollo turístico y urbano, según el plan maestro de uso de suelos.

Panameño: salvemos la Isla de Bastimentos, Bocas del Toro

Salvemos una de las mejores playas de la Isla Bastimentos en el Archipielago de Bocas del Toro.

STOP RED FROG BEACH –Observe el desastre que es este proyecto.

No a la destrucción de la natuleza en la Reserva de la Biósfera La Amistad.

COMO LES PARECE POCO LOS DAÑOS AMBIENTALES Y SOCIALES QUE ESTÁN CAUSANDO AHORA PRETENDEN SEGUIR CON UN PROYECTO ADICIONAL: RED FROG BEACH FASE II.

Está en consulta pública un Estudio de Impacto Ambiental que pretende autorizar la destrucción y enajenación de una de las mejores áreas de esta hermosa isla de Bastimentos:

Lugar: Salón Parroquial de la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen, Isla Colón, Bocas del Toro.

Hora: 2:oo pm

Invitamos a los interesados a pronunciar ante este pretendido exabrupto.

Bocas despierta y Panameno despierta!!

Haga click en la imagen para verla ne tamano completo

Sobre el Estudio de Impacto Ambiental de la Ampliación del Canal de Panamá

1. ESTUDIO DE IMPACTO AMBIENTAL

Es totalmente inadmisible que se presente una propuesta conceptual de tal envergadura y no se haya realizado hasta la fecha un Estudio de Impacto Ambiental, dado que sabemos que existen impactos ambientales que ponen en entre dicho la viabilidad ambiental de dicho proyecto, que de no resolverse e invertir enormes sumas de dinero en resolverlos haría finalmente inviable la obra por los enormes daños ambientales y sociales que causaría. Es inadmisible, porque un EIA incluye costos de inversión, manejo y seguimiento ambiental y mitigación, que evidentemente aumentaran los costos actuales propuestos del proyecto, incluyendo el puente del Canal de Panamá de Gatún.

Personalmente no puedo votar positivamente en un proyecto que se niega a presentar previo a la consulta popular un documento básico de toma de decisión.

Este estudio de impacto debe incluir todos los impactos relevantes previstos sobre uso de la tierra en la cuenca y en la Costa Abajo de Colón, la cuenca actual, los bosques naturales, los ecosistemas lacustres, los ecosistemas terrestres, etc. Igualmente se debe saber con certeza de dónde se extraerá toda la materia prima requerida para este proyecto y los impactos que esto generará en otras actividades que también generan divisas al país. De todos estos impactos prevemos que el impacto de mayor preocupación y de mayor riesgo ambiental es la salinización de las aguas del Canal de Panamá, que explicamos en el siguiente apartado.

Le aclaro, que los Estudios de Impacto Ambiental son estudios conceptuales, que se deben sustentar en elementos de diseño final que son los elementos que se deberían estar discutiendo hoy.

2. SALINIZACION DEL LAGO GATUN Y EL LAGO MIRAFLORES

La ACP, por lo trascendental del tema de la cantidad y calidad de agua del Canal necesarias para todas las actividades canaleras y los compromisos de agua para las plantas potabilizadoras y aguas para uso industrial y el agua para mantenimiento del ecosistema lacustre, ha realizado por lo menos ocho (8) estudios relacionados al recurso hídrico requerido y los impactos de la salinización que se pueden esperar con el proyecto de tercer juego de esclusas planteados. Ha realizado ocho estudios, porque ellos si comprenden la dimensión del problema. Quien no lo comprende es la junta directiva, que ha ordenado a los promotores de la ACP a que nos digan a todos los panameños que no pasará nada y que no tienen nada de que preocuparse.
Los estudios de calidad de agua sobre salinización fueron realizados por WL Delft Hydraulics (5 estudios), DHI Water and Environment (1 estudio) y URS Holdings, Inc (2 estudios), cuyos informes hemos revisado y ninguno de estos estudios le da luz verde al proyecto tal y como está planteado, y todos sugieren profundizar estudios y análisis. Ninguno de los estudios es concluyente y de hecho se necesitan estudios adicionales que corroboren con modelos concretos a escala el avance que se ha hecho, ya que muchos de estos estudios se concentraron en el estudio de varios escenarios, sin embargo no queda claro, cuál es el escenario final planteado y cuáles son los estudios que corroboran específicamente qué pasará en ese escenario.
Con la salinización, aun pequeña, del Lago Gatún y el Lago Miraflores se estarían provocando una serie de impactos encadenados, acumulativos y sinérgicos severos. Entre ellos destacan el cambio ecosistémico de los lagos y el probable paso de especies de un océano a otro que pueden provocar enormes danos ecológicos inimaginables en el sistema de arrecifes de coral del Caribe, entre otros.

Desde el punto de vista social, de aumentarse por encima de 0.50 ppt (g/L) la salinidad de los lagos se perdería la calidad de agua óptima para ser utilizada como fuente de agua potable, como ya ha ocurrido con el agua del Lago Miraflores, donde se tuvo que cambiar la toma de agua de Miraflores hacia el corte Culebra a la altura de Paraíso, debido a que la salinidad no controlada que existe desde hace mas de 20 años en el Lago Miraflores así lo ha provocado.

La ACP en el folleto que ha difundido a la nación dice que no habrá ningún problema con la calidad del agua, sin embargo el Plan Maestro que supuestamente recoge los elementos científicos de los estudios realizados, sí indica que habrá salinización pero minimiza el problema. Son los estudios arriba mencionados que sustentan que la salinización por efecto de un tercer juego de esclusas más las esclusas actuales es un problema muy serio y de difícil solución, dado lo complejo y la difícil comprensión de los flujos y reflujos de tres tipos de agua: agua dulce, agua salobre y agua salada en el sistema del Canal de Panamá actual y futuro. Esta difícil situación incluye altos costos adicionales, demoras operativas y alto consumo de agua, que igualmente ponen en jaque la viabilidad del proyecto. ¿Será por estas razones que han decidido no hacer el Estudio de Impacto Ambiental hasta que se apruebe la propuesta en referéndum y evitar de esta manera crearle dudas razonables al electorado?

Lo preocupante de todo esto es que la salinización que se supone no debía ocurrir con las esclusas actuales, debido al aumento de tráfico, se ha dado, y lo más preocupante es que la ACP conoce de este problema y hasta la fecha no ha implementado ninguna medida para detener o mitigar este problema.

Igualmente es preocupante que la ACP indica en el Plan Maestro que los niveles de salinización no llegarán a los niveles que afectan el agua para consumo humano y que no afectarán la flora, la fauna y el ecosistema, sin embargo ya en el Lago Miraflores estos índices han sido superados hace rato! Quien miente y por qué mienten? En el lago Gatún por suerte, todavía los niveles de sal no han alcanzado niveles críticos, pero en todo caso, los monitoreos indican que por la Esclusas de Gatún igualmente está entrando gran cantidad de agua salada y sólo el tamaño del lago ha amortiguado los efectos por ahora. ¿Qué pasaría con los niveles de salinidad con las nuevas exclusas, si éstas permitirán el paso de agua salada desde el primer esclusaje? Los estudios que se han adelantado dan algo de luces al respecto y falta mucho más por saber.
Estudios científicos de perfiles de temperatura y salinidad realizados por Jones y Dawson (1972) y referencias conexas, indicaron que todo el cuerpo de agua a todo lo largo del Canal de Panamá tenía un condición de agua dulce casi integral, incluyendo la esclusa superior en ambas vertientes. Entonces, ¿que ha estado pasando y qué podemos esperar?

3. COSTOS DE LA OBRA

Es evidente que la obra propuesta tiene un costo superior a la cifra dada por los personeros del Gobierno Nacional. Si ello es así, están ustedes en la obligación de determinar cuál es el costo real más probable, si se tiene en cuenta que esta propuesta todavía no ha pasado del nivel conceptual, situación que es irregular y a todas luces es proclive a errores de todo tipo, especialmente en el costo. Determinar el precio más cercano puede darnos luces de si realmente el proyecto es factible. Hasta el momento indica todo lo contrario.
Si la ACP insiste en este precio, esta mintiendo y si esta mintiendo en esto, es seguro que miente en muchos otros aspectos.

4. FONDOS PARA LA OBRA

Es totalmente inadmisible el parágrafo 1 del Artículo 2 del proyecto de Ley en mención, que indica que se utilizará para financiar la obra no sólo los aumentos de peajes, sino que indica que se utilizarán todos los recursos generados por el funcionamiento del Canal. O sea todo dinero excedente a lo que se aportará al fisco este año 2006. De esto se desprende que tanto el dinero del aumento del peaje como el resto de dinero que genera la operación del Canal de Panamá, son dineros del pueblo panameño, convirtiendo en un falacia el argumento del mal llamado autofinanciamiento. Justamente este es el dinero que reclama el pueblo panameño para que sea invertido en Desarrollo Humano Sostenible (Solicitar asesoramiento del PNUD para instaurar un eficiente método de medir los índices de desarrollo de nuestro país).

5. ASPECTOS ARQUEOLÓGICOS

La ACP ha minimizado los aspectos arqueológicos en el sector de la construcción. Al respecto le informamos que esta área es rica en hallazgos arqueológicos, incluyendo la presencia de muestras de oro precolombino. Esto es muy importante y un asunto muy delicado.

Evidentemente los hallazgos arqueológicos son rescatables, lo interesante es que estos hallazgos nos indican que se debe asignar fondos para ello y eso no lo ha contemplado la ACP. Esto seria parte del presupuesto del Manejo Ambiental de un EIA que no existe y nos negamos a aceptar que se realice solo si el proyecto es aprobado en referéndum.

¿No cree usted que dejando de un lado un montón de “gastos menores” del proyecto evita que el costo suba del precio que se ha establecido como estático. O todo al final se irá para la contingencia y qué pasaría con la contingencia de los costos que si se han incluido y de los cuales igualmente dudamos?

6. CONCLUSIONES

El resto de los elementos de dudosa presentación por parte del Gobierno Nacional en los aspectos económicos, técnicos, sociales, legales, financieros los dejo para que ustedes con su propia investigación, más la retroalimentación de otros elementos de la sociedad panameña, se percaten de la serie de mentiras y exabruptos que se han presentado para esta propuesta conceptual, que por la carencia de desarrollo no puede ser definido como un proyecto como tal.

Si la Asamblea Nacional desaprueba este proyecto de ley, me retractaría de las duras frases con las que he calificado el accionar de la Asamblea Nacional al principio de esta misiva. Y desaprobar este proyecto no implica que en futuro no se pueda discutir con seriedad y verdades el futuro del Canal de Panamá, más allá de la modernización del Canal que todavía no han implementado.

Si usted desea aclaraciones o los archivos de los diferentes estudios que sustentan nuestra posición con gusto se lo hacemos llegar o usted por su cuenta los puede pedir a la ACP.
Con mis saludos respectivos, me despido.

Atentamente,

Ariel Rodríguez

Aspectos Socioambientales del Proyecto del Tercer Juego de Esclusas del Canal de Panamá

Aspectos Socioambientales del Proyecto del Tercer Juego de Esclusas del Canal de Panamá

Autor: Natalia S. Vega
Panamá, 12 de julio de 2006

Todos los aspectos que envuelven la construcción del tercer juego de esclusas son importantes, cómo el pueblo panameño tomará un decisión, debe basarse en el conocimiento pleno de los pro y los contras de este proyecto. Sin embargo hasta la fecha, pareciera que la realidad está enmascarada bajo muchas promesas de un mejor futuro sin establecer realmente cuáles serán los impactos a producirse a corto, mediano y largo plazo. La pregunta es vale la pena la inversión de tantos recursos en pro de este proyecto, es la pregunta que nos debemos hacer cada vez que leemos la propuesta de la ACP.

El presente documento es una revisión rápida de los problemas en el aspecto socioambiental que estarán envueltos durante y después de la realización del proyecto y es una revisión basada en documentos de la ACP y otros documentos presentados por algunas consultoras que han sido contratadas para diversos estudios relacionados con este tema. Esperemos a que este documento ayude a dilucidar un poco sobre el tema y podamos respondernos a nosotros mismos si realmente el país podrá asumir los costos de esta obra.

En la propuesta de la ACP de la ampliación del Canal de Panamá, se señala que el Proyecto de un Tercer Juego de Esclusas es ambiental y socialmente viable, dónde ya se han determinado que todos los posibles impactos ambientales adversos son mitigables y que no se preven impactos adversos no mitigables o permanentes a la población o al ambiente.

Fig 1. Esclusa actual del Canal de Panamá (Ver el documento original anexo en pdf).

Según la Constitución, la ACP es responsable de administrar, mantener, usar, conservar y salvaguardar los recursos hídricos de la Cuenca del Canal, por tanto ella misma mantiene los reglamentos que aseguran la disponibilidad y calidad del recurso hídrico.

Según la ACP los estudios realizados por Delft Hidraulics determinaron que el uso de tres tinas de reutilización de agua por cámara no afectará la calidad de agua del Lago Gatún, el cual se mantendrá como un “Sistema estable lacustre y cuya agua continuará siendo apta para ser potabilizada para consumo de la población”, en este documento no se menciona que el Lago Miraflores presenta cierto grado de salinidad, incluso el mismo Lago Gatún presenta niveles de salinidad que se encuentran debidamente registrados.

Sin embargo pareciera haber una contradicción entre el documento resumen del Plan Maestro que distribuye públicamente la ACP dónde señala que el recurso hídrico de los Lagos ubicados en e Canal son un sistema lacustre de agua dulce, sin embargo señala en el Plan Maestro que el Lago Gatún es un lago de agua dulce con valores máximos de salinidad de 18mg/l y que el Lago Miraflores es un lago de agua salobre que presenta valores máximos de 1000mg/l, sin embargo aunque hay gran diferencia de área entre ambos lagos, la salinidad del Lago Gatún es bastante alta considerando la cantidad de agua que este alberga. Se sabe por monitoreos y estudios realizadas décadas atras que ambos lagos presentaban valores de 0 mg/l de cloruros y que dicho aumento de salinidad se ha dado en los últimos años sin que la ACP haya comunicado a la sociedad sobre el tema. Esto es preocupante porque con el nuevo juego de esclusas la cantidad de sal que entre será mayor y al parecer solo una de las tres medidas de mitigación será tomada en cuenta, aún cuando la ACP no tiene modelos a escala de lo que se podrá esperar de la intromisión de agua salada.

La elaboración de propuestas reales con los procedimientos a seguir permitiría la consecución exitosa de un proyecto de ampliación, por ahora el proyecto en papel no ha avanzado ni siquiera en un 33%.

Otro problema que afectaría directamente a la población sería el aumento de la turbiedad en áreas cercanas a la toma de agua de la planta potabilizadora de la planta de Miraflores de la ACP que podría incrementar los costos del tratamiento de agua cruda en dicha potabilizadora, tampoco ha sido debidamente analizada por la ACP, ni tampoco se le ha avisado a la población apropiadamente que con la ampliación posiblemente tengamos que pagar un agua potable más cara.

Fig. 2. Las operaciones de dragado serán las causantes del aumento de la turbiedad del agua en las zonas donde se realice la profundización del cauce y la extracción de tierra, tales como el Lago Gatún y cerca de la toma de agua de la Planta de Miraflores, que provocará un aumento de los costos de tratamiento del agua potable, el recurso natural más preciado y necesario de uso diario (Ver el documento original anexo en pdf).

La ACP señala que los procedimientos y tecnologías que mitigarán todos los posibles impactos ambientales están contemplado en los costos del proyecto, pero refiriéndose a este punto, según indica la Figura 8 de la página 11 “Estimado de Costos del Proyecto del Tercer Juego de Esclusas” del resumen del Plan Maestro no se ve registrado en ningún punto los costos destinados a para este fin, dándose una cifra de 5 250 millones de balboas, lo que nos deja la pregunta en qué parte del presupuesto (si no esta señalada ahí) fueron contemplados dichos costos.

La ACP también señala que las áreas pobladas y edificaciones están bajo su administración, pero parráfos posteriores señala que al proyectarse aumentar el nivel máximo de funcionamiento del Lago Gatún en 45 centímetros, “pudiesen” ser afectadas al final de cada temporada lluviosa cuando el Lago Gatún alcance su nivel máximo, “previéndose” que esta afectación ocurriría dentro de un corto período una vez cada año, finalmente la ACP señala que el “proyecto incluye recursos para modificar o reubicar las estructuras que pudiesen afectar e indemnizará apropiadamente a los propietarios del número reducido de estructuras que se anticipa pueden afectarse” (página 56); estos costos que no son cuantificables puesto que no se puede determinar que tanta afectación por año por temporada de lluvia pueda darse, estos costos tampoco están ni minimamente cuantificados en el presupuesto señalado en la Figura 8, página 11.

Cabe mencionar por el contrario que en el Plan Maestro de la ACP se señala “que será necesario la reubicación de algunas carreteras, drenajes, edificaciones, cercas y postes de tendido eléctrico sin mencionar exactamente cuáles son, ni en que tiempo se dará dicha reubicación; en el lado Pacífico además será necesario la remoción de tuberías principales y distribución de agua potable, alcantarillado sanitario, torres y líneas de tensión eléctrica de la ACP, 5 a 6 torres de conducción eléctrica de ETESA y que en lado Atlántico las mayoría de las edificaciones pertenecen a la ACP y posiblemente 9 viviendas que en ningún lado señala cómo se hará la reubicación de estas familias, ni cómo se dará seguimiento de la calidad de vida que llevarán estas familias producto de esta reubicación.
Fig. 3. Las 9 viviendas que podrán ser afectadas se encuentran en los márgenes del Lago Gatún y que están por debajo de los 27.13m (89´) del Lago Gatún (Ver el documento original anexo en pdf).

La situación de estas familias de bajos recursos es bastante delicada, pues estas explotan el recurso suelo muchas veces para su sustento y la reubicación en zonas urbanas posiblemente sólo ayude a empeorar su situación y contriya a los problemas de hacinamiento y pobreza que afecta la Ciudad de Panamá. Cómo se dará respuesta real a estas familias, no ha sido contemplado en ninguno de los comunicados de la ACP.

No se ha realizado hasta la fecha ningún estudio de Impacto Social ni de las áreas que serán afectadas ni a nivel nacional.
Por necesidad producto de la construcción del tercer juego de esclusas, se necesita establecer un cruce vehicular ya sea puente o túnel para el acceso del extremo Atlántico del Canal de Panamá, en el cual la ACP se ha comprometido en la realización de los Estudios correspondientes según la Ley de Ampliación del Canal del año 2006, más no determina de dónde provendrán los fondos para sufragar dicha obra, debiéndose incluirse estos gastos también en el presupuesto de la ACP, sino queda entendido que el Estado será el responsable. No se ha propuesto un estudio sociocultural de las consecuencias que producirá la construcción del Tercer Juego de Esclusas y la infraestructura necesaria para las vías de acceso. Entre consecuencias positivas que se pueden proyectar de la construcción de esta vía de acceso será promover la producción primaria de esta zona, pudiendo los campesinos sacar sus productos más fácilmente y mejorar su condición económica, por el contrario las consecuencias negativas no pueden ser evaluadas totalmente, pero se hace necesario la planificación para el crecimiento demográfico que puede tener esa zona y como se hará frente a los problemas de salud, educación, entre otras, que derivarán de una mayor movilidad de población como deberá ocurrir.

Tampoco se han sentado las bases para los estudios ambientales que implicará la destrucción de bosques y alteración del Ecosistema con la construcción de dicho puente o túnel, impactos que deberán sumarse a los ya provocados por la construcción del Tercer Juego de Esclusas.
Fig 4. Como parte de los estudios del tercer juego de esclusas se evaluó la posibilidad de un cruce vehicular en el Atlántico. Se estudiaron tres opciones de puentes y una de túnel (Ver el documento original anexo en pdf).

En el tema de deposición de la tierra extraída de las excavaciones, es una situación que no ha sido analizada debidamente, pero se señala que algunos de los sitios donde se depositará la tierra será la zona de polígonos de Tiro de Emperador por lo cual se “requerirán medidas especiales” para su utilización, pero tampoco parece haberse desarrollado el plan de acción que se seguirá en estos casos.

La evaluación de los efectos que provocará la deposición de material en zonas acuáticas dulces, marinas del Atlántico y marinas del Pacífico que podría provocar la muerte de algunas especies por la turbiedad que va a generar tampoco ha sido debidamente considerada, como si el movimiento de tierra no provocase ningún tipo de impacto ambiental.

La afectación de unas 132 hectáreas de bosque Secundario en el Pacífico y 104 hectáreas de Bosque Secundario en el Caribe debido a la construcción de las estructuras de la ampliación del Canal y a la subida en el nivel del agua, sin contar con las 260 hectáreas de bosque secundario fragmanetado que serán afectados indirectamente por la construcción debido a la expansión y habilitación de sitios de depósito del material de excavación, la ACP en su plan maestro menciona que en estas áreas existen algunas variedades de plantas listadas bajo la categoría de interés especial, endémicas o protegidas a nivel nacional o internacional; y que estos bosques sólo contribuyen (según la ACP) para servir de hábitat de especies y no esta relacionada con el abastecimiento hídrico. La ACP “tomaría” las medidas debidas para la protección de las especies de mayor prioridad y “reubicará” estas especies y contemplará la compensación biológica, fondos que se utilizarán para la reforestación posterior.
Como mencionamos anteriormente, la ACP no ha explicado debidamente como procederá para la reubicación y reforestación, aunque sabemos por experiencia que la pérdida de bosques es un bien irrecuperable, y el eliminar los bosques cercanos a la Cuenca del Canal afectará el recurso hídrico, el recurso primordial por el cual se mueve el canal.

Fig 5. En el Atlántico, dentro del alineamiento propuesto, existen 104 hectáreas de bosques secundarios fragmentados que podrían verse afectados durante la construcción (Ver el documento original anexo en pdf).

La ACP sólo menciona que se tomarán las “medidas necesarias”, pero no ha realizado ningún Estudio de Impacto Ambiental ni desarrollado un Plan adecuado de Manejo de los Impactos a Provocar.
Fig 6. En el Pacífico, dentro del alineamiento propuesto, existen 132 hectáreas de bosques secundarios fragmentados que podrían verse afectados durante la construcción (Ver el documento original anexo en pdf).

Conclusiones Finales

El Proyecto de Ampliación del Canal como lo plantea la ACP es un proyecto con muchas deficiencias, dónde la frase “se tomarán las medidas necesarias” deja abierta a un mar de posibilidades pero sin la elaboración de los planes de manejo respectivos. La ausencia de Estudios de Impacto Social y Estudios de Impacto Ambiental delatan el poco o nulo interés de la ACP por otros temas que no sea la construcción de un tercer juego de esclusas y sin tomar en cuenta las consecuencias de dicho proyecto.

Pareciera que la ACP esperase a elaborar las medidas respectivas luego de la elaboración de un Referéndum, siendo primordial tener completo el Proyecto en papel y presentarlo como se debe a la nación panameña, para que todos y cada uno de los ciudadanos tengamos a mano la información real y tomar una decisión al respecto.
Si la ACP en estos momentos no está interesada en presentar en completo los planes de manejo a seguir, es menos probable que los elabore al resultar en un Sí; es de esperar que de ser esa la respuesta que le de el pueblo panameño a la propuesta de ampliación del Canal, la ACP disponga de un proyecto que se desarrolle inadecuadamente producto de decisiones tomadas en el momento y sólo resultaría en un malgasto de recursos y la deuda nacional de un proyecto destinado al fracaso.

El gobierno y la ACP parecen más preocupadas en la realización de un Referéndum que en la consecución seria de un proyecto, no cabe duda de que una ampliación suena prometedora si con ello efectivamente la economía de Panamá se viese beneficiada, sin embargo si hasta ahora pareciera que la ACP no ha sido transparente en los documentos que distribuye públicamente no pareciera pintarse un panorama prometedor.

Con la ampliación del Canal el estado (aunque se diga que la deuda la asumirá la ACP, siendo la ACP parte del Estado) será responsable de una deuda para financiar dicho megaproyecto dejando de lado muchas necesidades nacionales, frenando el desarrollo de muchas estructuras y servicios y hará una brecha aún mayor entre las clases sociales.

Dejo abierta entonces una última pregunta, ¿Un Canal para Panamá o Panamá para un Canal?
———————————————————
Elaborado por: Natalia S. Vega
E-mail: nataliavega_panama@ yahoo.com
Estudiante de IV año de la Lic. De Biología
Curso: Conservación de Recursos Naturales
Escuela de Biología
Universidad de Panamá

Todas las fotos presentadas en el documento adjunto pertenecen a la ACP.

Análisis costo beneficio de hidroeléctricas en la Cuenca del Río Changuinola

Análisis costo beneficio de hidroeléctricas en la Cuenca del Río Changuinola

Por: Sara Cordero et al
INCAE, Costa Rica, Julio 2006.
Publicado por The Nature Conservation, Conservation International y Critical Ecosystem Partnership Fund

Este estudio presenta los resultados de la evaluación financiera y económica de cuatro proyectos hidroeléctricos en Panamá. Todos los proyectos se ubicarían en la cuenca Changuinola-Teribe en la provincia de Bocas del Toro, dentro del Bosque Protector Palo Seco (BPPS).

Análisis-Económico-de-Proyectos-Hidros-en-el-Río-changuinola

Tres de los proyectos serían construidos en el Río Changuinola (Chan 75, 120 y 220) y el cuarto proyecto (Bonyic), en la Quebrada Bonyic del Río Teribe. Ambos ríos nacen en el Parque Internacional La Amistad (PILA). La capacidad instalada conjunta de los proyectos sería de 446 megavatios (MW), lo que equivale al 30% de la capacidad total instalada en Panamá a finales del año 2004.

cuadro-de-caracteristicas-de-los-proyectos-hidroelectricos-en-la-cuenca-del-rio-changuinola

Nuestro análisis indica que el conjunto de proyectos tiene una fuerte probabilidad de ser económica y financieramente factible; sin embargo, podría causar serios impactos en los recursos ambientales de la zona, además de ocasionar grandes pérdidas en el bienestar económico de las comunidades indígenas que viven en los alrededores de estos ríos. Calculamos que la empresa que construya y opere las cuatro centrales, podría ganar alrededor de B/. 87 millones en términos de valor actual neto (VAN). El VAN es la suma de las ganancias de cada año, que son descontados utilizando una tasa de interés que refleja potenciales rendimientos de otras inversiones y el costo de crédito. Un VAN superior a cero indica que una inversión es factible.

Traducimos este valor financiero a una cifra económica para un acercamiento más amplio, considerando los costos y beneficios para Panamá como un todo y no sólo para el inversionista. Esta conversión se hace excluyendo del análisis cualquier impuesto o subsidio, que son mecanismos de transferencia artificiales introducidos por el Estado, y utilizando precios sombra, que corrigen deficiencias en la estructura de los mercados para los insumos y productos del proyecto. Finalmente se incluyen impactos externos, entendidos como aquellos no percibidos financieramente por la empresa, pero claramente asociables a sus actividades.

El valor actual neto económico del proyecto fue calculado en B/. 92 millones. Este último resultado oculta el hecho de que los impactos negativos del proyecto se concentran en un ambiente de importancia global para la conservación, y un sector social tradicionalmente abandonado y desfavorecido.

El Parque Internacional La Amistad estaría más expuesto a la deforestación, debido a la creación de nuevas vías de acceso cerca de sus límites, y vería especies de peces migratorios extirpados de algunas áreas. Por ejemplo, se perdería diversidad acuática en 704 Km. de ríos permanentes dentro del BPPS y del PILA. El área total donde se perderán especies acuáticas corresponderá a 1493 Km². Si la biodiversidad dentro del PILA se ve afectada, es probable que los impactos se extiendan a otros ecosistemas, pues por su ubicación geográfica, sirve de puente para el intercambio de fauna y flora entre América del Norte y Sudamérica El Complejo de Talamanca, del que el PILA forma parte medular, es una de las regiones del Planeta con mayor endemismo y diversidad biológica. Por sus características singulares, el PILA se reconoce como área núcleo de la Reserva de la Biosfera la Amistad y fue declarado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Por falta de datos confiables, este estudio no estima un valor monetario para las posibles pérdidas en biodiversidad, ni calcula los costos adicionales de vigilancia y gestión del PILA y el Bosque Protector Palo Seco una vez que sean más accesibles. Nos limitamos a un estimado del costo bruto de emisiones de dióxido de carbono y el costo de un intento de rescate de peces migratorios afectados por los proyectos.

El primer valor asciende a B/. 24.9 millones, mientras que el segundo fue estimado en B/1.3 millones. Señalamos que en el caso de los peces, la probabilidad del exitoso trasporte de las especies cuya migración se vería impedida es sumamente baja y este valor no se debe considerar adecuado para resolver el impacto, que probablemente no sería mitigable.

Aparte de los impactos ambientales, estarían los socio-culturales en las comunidades Naso y Ngöbe. Estas comunidades tienen culturas muy complejas y no es objetivo de este estudio analizarlas, pero sí pudimos constatar que se basan en el autoabastecimiento y en el grado de autodeterminación que hasta el momento el aislamiento les ha permitido. Si los proyectos son desarrollados, estas comunidades no estarán aisladas y es probable que su capacidad de autoabastecimiento se reduzca por la disminución/eliminación de recursos naturales disponibles. Considerando el caso, no es posible reducir a una cifra monetaria las tradiciones e historia común que se verían afectadas por las obras y apertura de vías de acceso. Por eso, con este análisis se pretende vislumbrar apenas los usos que las comunidades hacen de los recursos naturales y el incremento en el costo de vida que tendrían que pagar al trasladarse a otro sitio. Según nuestros cálculos, estas pérdidas alcanzarían los B/. 56.2 millones.

Este es un caso claro en el que una inversión económicamente eficiente no será equitativa. El análisis destaca que los beneficios de las represas los recibirían la empresa, los bancos prestatarios y el gobierno, mientras que los costos los sobrellevarían las comunidades indígenas de la cuenca Changuinola – Teribe y el ambiente natural. El siguiente cuadro resume esta distribución de costos y beneficios.

ganancia-y-perdidas-de-proyectos-hidroelectricos-en-la-cuenca-el-rio-changuinolaEn teoría, esta distribución no-equitativa de costos y beneficios puede corregirse a través de compensación.

En la práctica, la compensación y las medidas ambientales suelen ser insuficientes en el contexto de grandes obras de infraestructura. Los Estudios de Impacto Ambiental para los cuatro proyectos no sugieren que los gastos en compensación social y protección del ambiente lleguen a los valores de los impactos que hemos calculado en este estudio, que, en todo caso, son solo estimativas parciales de los posibles daños. No obstante, el estudio deja claro que entre los B/. 87 millones en ganancias de la empresa y unos B/. 93 millones que el gobierno recaudaría en impuestos, habría fondos significativos para compensar y mitigar los impactos de las cuatro represas.

Finalmente, hay que reconocer que cualquier obra de esta envergadura trae consigo impactos en el ambiente y la cultura que no pueden ser evitados ni mitigados. Le corresponde a la sociedad panameña decidir si los beneficios de energía para consumo nacional y exportación son lo suficientemente importantes como para justificar estos sacrificios.

Propósito

Este estudio tiene como objetivo evaluar las implicaciones financieras y económicas de los proyectos hidroeléctricos Bonyic, Chan 75, Chan 140 y Chan 220. El estudio también pretende evaluar el efecto de los proyectos hidroeléctricos propuestos sobre el ambiente natural y social del área. Este acercamiento integrado facilitará un mejor entendimiento de las ventajas y desventajas de estas obras, la distribución de estos costos y beneficios entre los distintos actores (poblaciones afectadas, empresa, gobierno, banco, y naturaleza) y las medidas necesarias para compensar por aquellos impactos que son inevitables en caso en que se construyan las hidroeléctricas.

Los Proyectos

Los proyectos hidroeléctricos, objeto de este estudio son: Changuinola 75 (El Gavilán), Changuinola 140 (Cauchero II), Changuinola 220 y Bonyic. Todos están localizados el la Provincia de Bocas del Toro, dentro de la Cuenca Changuinola-Teribe y el Bosque Protector Palo Seco (BPPS). Los ríos utilizados por los proyectos, Quebrada Bonyic y Río Changuinola, nacen en el Parque Internacional la Amistad (PILA) . Las casas de máquinas, presas, caminos de penetración y gran parte de las líneas de transmisión estarían dentro del Bosque Protector Palo Seco . Los estudios de Impacto Ambiental de estos proyectos fueron aprobados en Octubre y Noviembre de 2005.

La capacidad instalada conjunta sería de 446MW y equivale al 30% de la capacidad total del país a fines del año 2004. El tiempo de construcción estimado para cada proyecto está entre 2 y 3 años, mientras que la fase de operación se tiene prevista para un período no menor de 50 años. El monto total de la inversión requerida para la ejecución de estos proyectos asciende a B/. 538 millones.

Área de Estudio

El área total de la Cuenca Changuinola-Teribe consta de 3,202 km2, donde recorren  las aguas del Río Changuinola, con 118 kilómetros y el Río Teribe con 96 kilómetros. Estos ríos son cortos y caudalosos debido a la geografía de la región, al igual que la mayor parte de los ríos en Centroamérica (McLarney et al 2005).

La cuenca del Changuinola se encuentra dividida en diferentes categorías de manejo. La parte alta de la cuenca (2,070 Km²) se encuentra dentro de los límites del Parque Internacional La Amistad (PILA), que a su vez forma parte del núcleo de la Reserva de la Biosfera y fue declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad por UNESCO debido a la gran importancia y diversidad de sus ecosistemas.

La parte media de la cuenca se cataloga como una reserva forestal , llamada Bosque Protector Palo Seco (con más de 1,250 Km²). La parte baja está dividida en tierras particulares y el Humedal San San Pondsak , también catalogado Sitio Ramsar10.

La diversidad del Parque Internacional es representada por 100 especies de mamíferos, 61 especies de reptiles, 91 especies de anfibios, 400 especies de aves y más de 25 especies de peces dulceacuícolas (Mafla et al. 2005). Hay una gran diversidad de especies de plantas de las cuales 180 son únicas en el mundo. En total se calcula que un cuatro por ciento de la diversidad a nivel mundial se encuentra presente en esta zona (TNC 2005); esto debido en parte a su gran variación altitudinal que se extiende desde los 3,162 msnm (Cerro Echandí) hasta 0 msnm, en la costa (Mar Caribe), pero también por su ubicación geográfica que sirve de puente genético para el intercambio de fauna y flora entre América del Norte y Suramérica (Heckadon 2001).

La población de las comunidades localizadas en el área de influencia de los proyectos es mayoritariamente indígena, correspondiente a los grupos Ngöbe (Río Changuinola) y Naso (Teribe). De acuerdo con la información suministrada por el último Censo de Población y Vivienda (DEC 2000 b), en el año 2000 la población total de las comunidades que se seleccionaron como afectadas por este estudio, ascendía a 2,480 personas; sin embargo, la encuesta realizada para este estudio reveló que en octubre de 2005 el número de pobladores era superior a 5,000 personas. Alrededor de 4,000 son de la etnia Ngöbe y 1,000 Naso.

La agricultura es la principal actividad productiva de ambos territorios (Ngöbe y Naso), seguida por la pesca y la caza. La actividad ganadera es incipiente. Los principales productos de consumo son el arroz, maíz, pixbae, plátano, naranjas, tubérculos (yuca, otoe, ñame, ñampí, dasheen), frijol, aguacate, café, cacao y coco, entre otros. La producción está destinada fundamentalmente (más del 90%) al consumo familiar. La dificultad y costo de traslado es el principal obstáculo de la comercialización. Esto hace que el flujo de dinero sea mínimo en estas comunidades, sobre todo en aquellas más alejadas. La producción que se vende se utiliza para generar los ingresos necesarios y suplirse de aquellos productos que no producen, y/o para costear gastos médicos.

En algunas de las comunidades existen escuelas primarias y puestos de salud; sin embargo, son comunes los casos de ausencia de personal, recursos y materiales para su adecuado funcionamiento.

En caso de requerirse servicios adicionales (atención médica y/o colegios) los pobladores deben trasladarse a Changuinola o Almirante. En estas comunidades no hay electricidad y los acueductos son rudimentarios.

La abundancia de recursos maderables en la zona permite a las poblaciones contar con viviendas en buen estado, con capacidad de dar cobijo a familias numerosas, a veces mayores a 15 personas. En algunos casos, las familias cuentan con dos casas: una cercana al centro del pueblo para facilitar la movilización de los niños a la escuela y la participación en los cultos, y la otra cercana a las áreas de cultivo.

Las comunidades indígenas residentes en el territorio no cuentan con derechos de propiedad. Algunos pocos pobladores tienen derechos posesorios, pero la gran mayoría carece de todo derecho más allá del uso de las tierras. La zona Ngöbe (Río Changuinola) es considerada como un territorio anexo de la Comarca Ngöbe-Buglé, pero no cuenta con el mismo estatus jurídico de ésta. Los Naso, por su parte, llevan décadas luchando por la creación de una comarca en su territorio. Actualmente se

encuentra en discusión en la Asamblea Nacional de Diputados un Proyecto de Ley para la creación de dicha comarca.

Sector Eléctrico

La capacidad instalada de generación eléctrica a nivel nacional era de 1,507 MW en el año 2004, con 845 MW de potencia hidráulica y 662 MW de potencia térmica. La generación requerida para cubrir el crecimiento de la demanda de electricidad en el mercado nacional hasta el año 2017 asciende a 1,502 MW (escenario moderado) y 1,818 MW (escenario alto) (COPE 2005b).

En Panamá los planes oficiales de expansión de generación eléctrica son indicativos, pues el sector privado es quien desarrolla los proyectos. A febrero del 2004 estaban en trámite en el Ente Regulador de los Servicios Públicos más de 70 concesiones para la generación hidroeléctrica, con un potencial instalable conjunto de 1,739 MW (ERSP 2005). Según el Inventario de los Proyectos Hidroeléctricos publicado por la Gerencia de Hidrometeorología y Estudios de ETESA al 24 de Noviembre de 2000 (COPE 2005 b), se describen ocho proyectos dentro de la cuenca del Changuinola-Teribe, los cuales tendrían un potencial instalable de 1,029 MW, 40% del potencial hidroeléctrico identificado para todo Panamá. Por una carencia de información pública sobre los demás proyectos, este estudio solamente analiza cuatro de los ocho proyectos en la cuenca.

Existen varios proyectos de transmisión de energía eléctrica a nivel regional que tienen un enlace importante con los proyectos analizados en este estudio (COPE 2004a). El Sistema de Interconexión Eléctrica para América Central contempla la construcción de 1,800 kilómetros de línea de transmisión de 230 KV (Panamá – Guatemala) que aumentará la capacidad de intercambio de energía en Centroamérica a 300 MW, con un costo de B/. 315 millones. También existe el proyecto del Anillo Internacional de la Amistad, que consiste en una línea de transmisión de 230 KV entre Guasquitas y Guabito por etapas. Además de promover el desarrollo hidroeléctrico de las cuencas de los ríos Teribe y Changuinola con más de 1,000 MW de capacidad, permitiría intercambios adicionales de hasta 120 MW con Costa Rica.

También se está realizando el estudio de factibilidad para la integración eléctrica Panamá – Colombia, donde se firmó el memorando de entendimiento para los estudios de factibilidad de la Integración Energética entre la República de Panamá y la República de Colombia el 1 de noviembre de 2004.

El proyecto consiste en una línea de transmisión de 230 KV, de aproximadamente 570 Km. con una capacidad de 300 MW, a un costo de entre B/. 170 y B/. 220 millones. El aumento en la capacidad de intercambio va acompañado del aumento en la capacidad de generación en toda la región. Actualmente, existen por lo menos 390 proyectos hidroeléctricos planteados con una capacidad conjunta de más de 12,000 MW (Burgués 2005). A continuación se desglosan los proyectos hidroeléctricos por país.

Externalidades ambientales

La cantidad de cobertura boscosa eliminada corresponde a las áreas descritas como áreas a ser construidas o inundadas, que son parte del proyecto. Como puede verse en el siguiente cuadro, se estima que para la ejecución de los cuatro proyectos se deforestarían un total aproximado de 2,527 hectáreas de bosque primario y secundario intervenido. Es probable que el área sea mayor, ya que las distancias planteadas en los EIA´s para la construcción de carreteras corresponden a líneas rectas.

Por el relieve que presenta la región es imposible construir carreteras en línea recta. Además de eso, la deforestación proyectada se limita a derechos de vía de 20 metros para carreteras y 30 metros para líneas de transmisión (EPR 2005), omitiendo la deforestación indirecta que suele resultar de cambios en el uso de la tierra alrededor de las vías nuevas.

Externalidades sociales

Los proyectos hidroeléctricos cambiarán las condiciones de vida de las comunidades afectadas. Actualmente, la condición de vida de estas comunidades depende principalmente de los productos agrícolas que cosechen, los animales que crían, la pesca, madera para cocinar y construir, y el agua a su disposición. Para encontrar un valor en el cambio en las condiciones de vida, producto de un posible reasentamiento, se utilizo el método del costo de sustitución; es decir, se calculó el valor de su producción y el valor de los gastos no incurridos por la disponibilidad de recursos naturales presentes a su alrededor. Esto representa únicamente un cálculo para efectos de valoración y no es equivalente a la compensación necesaria por traslado, ya que no incluye otras pérdidas distintas al valor de las necesidades básicas, como por ejemplo recreación, autonomía y legado.

Para obtener este valor y además poder contar con un mejor entendimiento de los proyectos y sus impactos, se aplicó una encuesta en la zona. El objeto de la encuesta fue obtener información sobre la composición, características, ingresos y patrones de consumo y producción de los hogares en la zona (Ver Anexo 7 del documento original).

El diseño de la muestra se hizo con base en los resultados de los Censos de Población y Vivienda (DEC, 2000). El criterio utilizado para la identificación de las comunidades fue su cercanía a las áreas de los embalses propuestos (refiérase al Anexo 8). Aunque la muestra había sido diseñada para representar por lo menos un 10% de la población, esto sólo se logró en el área Teribe, porque se encontró una enorme diferencia entre los datos presentados por los Censos de Población y Vivienda (2000) y los resultados del trabajo de campo y consulta a las comunidades.

La participación del área Teribe fue del 10.4%, producto de la visita a 15 de las 143 casas que conforman la zona de impacto del proyecto. En el área del Río Changuinola, se logró visitar un total de 47 de las 609 casas que conforman la zona de impacto del proyecto, lo cual corresponde al 7.7% de la representación total. El método utilizado fue el de la entrevista cara a cara con jefes o cabezas de hogar. Se visitaron las comunidades elegidas y la selección de los encuestados se hizo al azar. El trabajo de campo se realizó del 10 al 14 de octubre de 2005 en el área del Río Changuinola y del 17 y 18 de octubre de 2005 en el área del Río Teribe.

Se denominó como “valor de producción por hogar” el valor de los productos que una o varias familias que habitan una casa producen, crían y pescan. Se utilizaron las encuestas para determinar un promedio de la producción por hogar y los precios a los que actualmente los pobladores compran y venden sus productos (ver Anexo 9 y 10). Se estimó que el valor anual de la producción por hogar en la zona de afectación del proyecto Bonyic es de B/. 3,470 (promedio 7 personas por casa). El valor que corresponde al área de afectación de los proyectos Chan 75, 140 y 220 es B/. 4,208 (promedio 11 personas por casa)

Se denominó como “valor de gastos no incurridos por hogar” el valor de los gastos de alquiler, pago de agua y energía que una casa promedio afectada no tiene actualmente, porque las necesidades de vivienda, agua y energía son suplidas por los recursos a su disposición. Se calculó que el valor anual de gastos no incurridos para un hogar afectado por el proyecto Bonyic sería de aproximadamente B/.1,800 y para un hogar afectado por las hidroeléctricas Chan 75, 140 y 220 sería de B/. 2,133 (por tratarse de una mayor cantidad de habitantes por hogar).

El valor actual del cambio de las condiciones de vida de las comunidades afectadas por los proyectos, contempla el valor de producción y de gastos no incurridos anualmente durante 25 años (plazo de análisis) traídos a valor presente (refiérase al Anexo 11). Este valor asciende a B/. 56.2 millones a la tasa de descuento económica, y muestra que el 16% de la pérdida será sufrida por comunidades Naso y el 84% por los Ngöbe. El monto toma en cuenta una tasa de crecimiento de la población de un 2.4% anual; tasa estimada para Bocas del Toro para el período 2000-2005 (DEC, 2005). Esta tasa es moderada, dado que la tasa estimada para la comarca Ngöbe Buglé es de 2.66% anual.

Impactos ambientales no valorados

En el análisis económico se valoraron únicamente el dióxido de carbono transferido a la atmósfera, el costo de intentar rescatar especies acuáticas migratorias y las pérdidas sufridas por las comunidades afectadas. A continuación se discuten algunas consecuencias que tendrán los proyectos que no fueron incluidos en los cálculos.

Estratificación del embalse

Estancar agua en un embalse, especialmente en el trópico, termina inevitablemente en una estratificación de la temperatura del agua. En torno a esto se puede tener como resultado (dependiendo de características de corriente, profundidad, vientos etc.) una estratificación más o menos permanente, con una mayor temperatura de la natural en la superficie y con agua fría y desoxigenada en el fondo. Este proceso de desoxigenación puede ser acelerado por el proceso natural de eutrofización.

El cambio en la composición del agua afectará a las especies que habitan en las aguas arriba y abajo de la represa, ya que esta agua desoxigenada y con temperaturas estratificadas es la que pasará aguas abajo de la presa.

Pérdida de biodiversidad

Con los proyectos se perderá diversidad acuática en 704 Km. de ríos permanentes dentro del BPPS y del PILA. El área total donde se estima se perderán especies acuáticas es de 1,493 Km² (McLarney et al. 2005). Además se espera que ocurra un incremento en la extracción de recursos naturales como consecuencia directa de la creación de caminos.

Producto de la extirpación de varias especies, la biomasa animal se verá reducida aguas arriba, debido a una pérdida de producción secundaria (nutrientes descompuestos) que es esencial para toda la cadena trófica. Esto afectaría tanto a especies acuáticas como a especies terrestres. Por ejemplo, la población de un animal terrestre, como el gato de agua (Lutra longicaudis), que se alimenta de camarones, disminuirá como resultado de la extirpación de camarones aguas arriba de la represa.

La disminución en la población de este animal producirá otros efectos significantes, aunque poco previsibles. Dichos efectos, uno como consecuencia de otro, van formando cadenas y dan lugar al fenómeno de cascadas tróficas que pueden ocasionar modificaciones grandes en ecosistemas, mucho más allá de los que son inmediatamente evidentes.

La biomasa animal también podría reducirse aguas abajo de la presa (incluyendo el estuario), producto de la disminución de nutrientes que provenían de aguas arriba, cambio en el flujo, nivel, composición química y temperaturas del agua. Esta reducción en biomasa y otros cambios asociados con la creación de barreras artificiales también desencadenarán cascadas tróficas aguas abajo de la presa. Por ejemplo, reducir los números de peces pequeños y diádromos significa reducir los recursos esenciales para peces como el róbalo, jurel, ronco, y otros que suben del mar al Río Changuinola y al Río Teribe en busca de alimento. Es por eso que, antes de proponer cualquiera modificación al sistema del río, se deben considerar los requerimientos de las diferentes etapas de vida –adultos móviles, juveniles, larvas y huevos pelágicos y planctónicos de todas las especies migratorias.

Integridad del PILA y Palo Seco

El Parque Internacional la Amistad (PILA) ofrece un marco ético y legal para justificar la conservación de la biodiversidad y protege las nacientes de los ríos donde se proyectan estas represas. La viabilidad a largo plazo de los proyectos hidroeléctricos en mención depende de la conservación del ecosistema del PILA.

La degradación del PILA se verá acelerada por la construcción de las carreteras que llegarán hasta los sitios de presa. Para el proyecto Bonyic la carretera se construirá en la margen del río, el cual es parte del límite del propio PILA. Para los proyectos sobre el Río Changuinola las carreteras que facilitarían acceso a los sitios de presa estarían a menos de 3 kilómetros lineales del PILA. Estas carreteras debilitarían la zona de amortiguamiento del parque y eliminarían, al crear puentes, la principal barrera de acceso al PILA en estas zonas: los ríos El Bosque Protector Palo Seco (BPPS) protege la zona de amortiguamiento del PILA en la cuenca Changuinola-Teribe. Aunque no tiene una categoría de protección tan fuerte como la del PILA es un área protegida o, en las palabras de de los EIA’s de CHAN 75, CHAN 140, y CHAN 220, “puede considerarse un santuario de la naturaleza”. Sin embargo, sufriría efectos similares a los descritos arriba para el PILA, además de la pérdida directa de 2,527 hectáreas de bosque, porque la mayor parte de infraestructura sería construida en esta zona.

Por otra parte, la población aumentará drástica y repentinamente en el Bosque Protector Palo Seco (BPPS), debido a la necesidad de mano de obra. Las comunidades más cercanas a los puntos donde se construirán las represas no serán capaces de suplir esta necesidad, ya que son bastante pequeñas, y gran parte de esa población es muy joven. De acuerdo con los números que se presentan en los EIA’s, la cantidad de mano de obra que se requiere para la etapa de construcción de la casa de máquinas, embalse y presa es de:

a) 900 personas para Chan 75 c) 900 personas para Chan 220

b) 900 personas para Chan 140 d) 450 personas para Bonyic

Impactos sociales no valorados

Cambios culturales

Las culturas Naso y Ngöbe son muy complejas y en este estudio no se pretende analizarlas; pero sí comprobamos que son culturas que se basan en el autoabastecimiento y en el grado de autodeterminación que hasta el momento el fenómeno de aislamiento les ha permitido. Si los proyectos son desarrollados, estas comunidades dejarán de estar aisladas y es probable que su capacidad de autoabastecimiento se vea limitada por la reducción de recursos naturales disponibles. Así mismo, esos recursos se verán reducidos por la deforestación, y por los cambios en el ecosistema, producto de los proyectos y debido a nuevos pobladores atraídos por la facilidad de acceso y trabajo temporal.

Cambios en la tenencia de tierras

Con la creación de carreteras es muy probable que la manera en que hasta ahora se ha manejado la tierra y los derechos del uso de la propiedad cambien, pues casi nadie cuenta con títulos de propiedad. En el caso de que los proyectos causen perjuicios en tierras manejadas por las comunidades, o facilite el ingreso de otros pobladores, será difícil que las comunidades puedan defender legalmente sus derechos a las tierras en las que actualmente trabajan o residen.

Cambios en la salud

La creación de lagunas artificiales con aguas estancadas y la eliminación o disminución de organismos (peces) que controlan los insectos, son condiciones propicias para el incremento de las poblaciones de mosquitos (por ejemplo Aedes aegypti, vector del dengue que afecta las poblaciones humanas) que desmejora la salud de los pobladores de la región.

La mejora en los caminos de penetración a la zona facilitará el desplazamiento de enfermos a centros de salud, pero esta mejora en las condiciones de salud pública, se ve limitada por los escasos recursos monetarios con los que cuentan las comunidades para pagar los servicios a los cuales tendrán mejor acceso físico. Aún así, la construcción de caminos de penetración puede considerarse una mejora significativa porque los centros de salud existentes en la zona, por lo general, no cuentan con personal ni medicamentos.

Cambios en la educación

Los caminos facilitarán el acceso a centros de educación secundaria. Sin embargo, el aprovechamiento de esta mejora también se verá limitado por los escasos recursos monetarios de los pobladores.

Aún así, puede considerarse una mejora, dado que muchos de los centros educativos de las comunidades se caracterizan por la falta de personal y material didáctico.

Análisis Distributivo

El criterio de equidad del proyecto se analiza basado en la distribución de los beneficios y costos.

Hemos identificado estos flujos para el gobierno, las poblaciones directamente afectadas, la naturaleza, la empresa que desarrolle el proyecto y el banco prestatario.

El siguiente cuadro muestra que las ganancias son significativas para la empresa y también para el gobierno de Panamá mediante la recaudación de impuestos. La cifra de B/. 193 millones para el sector bancario se refiere a intereses brutos, sin sustraer costos de administración e intereses pagados por el banco por uso de los fondos. Los valores para el ambiente natural y las comunidades afectadas son rotundamente negativos. Este análisis deja claro la potencial inequidad del conjunto de proyectos Changuinola- Bonyic. Si fueran implementados tal como los entendemos, los proyectos ocasionarían costos tangibles y significativos y daños no cuantificables a la naturaleza, y a las comunidades afectadas, a la vez que generarían ganancias para el gobierno, la empresa inversionista y los bancos.

Todos los montos mencionados a continuación son valores presentes, considerando un periodo de análisis de 25 años para los proyectos.

Este análisis muestra claramente que mientras la mayoría de los beneficios los recibirían el inversionista, el banco prestatario y la administración gubernamental, los costos del proyecto los sobrellevarían, de manera concentrada, el ambiente natural y los habitantes del área afectada. Esto representa un aumento en la brecha de ingresos entre estratos socio-económicos. Aunque los proyectos muestran indicadores de eficiencia positivos, sus indicadores de equidad y sostenibilidad ambiental son negativos.

El presente estudio no tiene como fin recomendar que se construyan o no proyectos hidroeléctricos en el Río Changuinola y la Quebrada Bonyic; sin embargo, hay ciertas deficiencias en la forma como evidentemente se pretenden desarrollar estos proyectos, y éstas deficiencias deben de ser consideradas en cualquier debate sobre estos o futuros proyectos energéticos.

Entre las deficiencias podemos anotar que no existe un plan satisfactorio para evitar daños culturales, ni para compensar de forma adecuada a los afectados por los proyectos. Es más, en los estudios de impacto ambiental se subestima la cantidad de personas y comunidades afectadas por los proyectos y el grado de afectación. Las acciones de mitigación y compensación deben de ser específicas, aceptadas por las comunidades, de una magnitud que corresponda a los potenciales daños y garantizadas financieramente antes del inicio de la construcción de los proyectos.

De la misma forma, no percibimos la existencia de medidas que evitarían invasiones y deforestación en el BPPS y el PILA, que serán fuertemente expuestos por las nuevas vías de acceso. Hay planes para aportar fondos durante cinco años al BPPS, pero son insuficientes, porque la amenaza a la integridad del PILA y el BPPS permanecerá mientras existan los accesos. Además, los EIA’s de los proyectos proponen construir puestos de vigilancia, pero no se habla de financiar la vigilancia en sí. Los supuestos pagos por servicios ambientales a favor del PILA, mencionados en resoluciones gubernamentales para los proyectos Chan 140 y 220, no tienen especificidad en cuanto a montos y no se extienden al proyecto Chan 75. Éste, como primero en la serie de represas sobre el Río Changuinola, desencadenará el proceso de pérdida de biodiversidad, sobre todo la acuática.

Un plan ambiental adecuado debe de tener un fundamento científico fuerte, fondos garantizados antes del inicio de obras, una amplia consideración de fuentes energéticas de menor impacto, y compensación de los impactos inevitables en la forma de inversiones en la protección de otras áreas. Por la propia seguridad económica de los proyectos, la inversión debe ser estructurada para fortalecer las áreas que protegen las nacientes y no para debilitarlas.

En este caso los proyectos también deben salvaguardar otros valores propios del PILA y el BPPS. Éstos forman parte de una Reserva de la Biosfera y en al caso del PILA es Patrimonio de la Humanidad. Según nuestro análisis, existen ganancias suficientes para mitigar algunos de los impactos ambientales y pérdidas económicas que sufrirán las comunidades indígenas. Es de fundamental importancia que, en el caso que estos proyectos se lleven a cabo, los fondos sean destinados a estos fines para solventar los problemas de equidad y sostenibilidad que los proyectos ocasionarán.

Finalmente, señalamos que un costo elevado de adecuada mitigación y compensación no debe ser en ningún caso motivo para no invertir en estas porque tal decisión indicaría que el proyecto, bien hecho, es económicamente no viable. Deben ser descartados primero los proyectos que su implementación responsable.

Reserva de la Biosfera: Área que contiene muestras representativas de biomas importantes, rasgos naturales singulares, así como pautas armónicas estables de uso de la tierra. También puede tratarse de ecosistemas modificados susceptibles de investigación, especialmente para estudios de referencia, control ambiental y educación.

Sitio de Patrimonio Mundial: Área con rasgos naturales y culturales de significación internacional, que contiene muestras de los períodos evolutivos de la tierra, procesos geológicos significativos, rasgos o comunidades naturales singulares o en peligro, con gran valor artístico, científico, cultural, social o tecnológico, o de gran antigüedad.

Reserva Forestal: área boscosa, destinada a la producción y aprovechamiento de los recursos maderables y no maderables del bosque, de forma controlada, garantizando su capacidad de renovación en el tiempo, a través de un manejo y aprovechamiento sostenible del recurso forestal. Esta área deberá contribuir a la conservación de la diversidad biológica, generar bienes y servicios ambientales a la sociedad, y rentabilidad económica por su aprovechamiento sostenible.

Créditos

Sarah Cordero

INCAE Business School

Ricardo Montenegro

Alianza para la Cooperación y el Desarrollo

Maribel Mafla

Asociación ANAI

Irene Burgués Arrea

Conservation Strategy Fund

John Reid

Conservation Strategy Fund