No se dan cifras de la supuesta estrechez energética

Estrechez en el tendido eléctrico
La demanda de energía eléctrica aumenta en 50 MW por año, mientras que la oferta detiene su ritmo. El país necesita invertir en generadoras.
JOSÉ ARCIA
jarcia@prensa.com 

LA PRENSA | Bernardino Freire

BAJA. Las centrales hidroeléctricas tuvieron una disminución en la generación de energía de 170 mil 528 kilovatios hora durante el primer trimestre de este año, comparado con el mismo periodo de 2005.

El mercado energético está en el ojo de la tormenta. Aunque en la actualidad la demanda no supera la oferta, la primera crece entre 4 y 5% anual, lo que exige instalaciones a corto plazo de más plantas generadoras de energía eléctrica.

A lo interno del sector generador se habla de una posible “crisis energética” si en los próximos dos o tres años no se incorporan nuevas inversiones para la generación de energía eléctrica.

En la actualidad la demanda diaria es de 940 megavatios y se estima que crecerá anualmente en 50 megavatios en los próximos 10 años. El temor del sector es que la reserva (100 megavatios) se está reduciendo y no se tendrá la suficiente capacidad de generación para atender la demanda que necesita el país con los grandes proyectos inmobiliarios, turísticos y comerciales que están por venir, si no se hacen inversiones a corto y largo plazo.

Es más, durante el primer trimestre de 2006 el consumo total de electricidad se incrementó en 2.9%, comparado con el mismo periodo del año pasado, mientras que la generación de electricidad tuvo un incremento de solo 1.4%, según cifras de la Contraloría General de la República.

Aunque se han adjudicado licitaciones para futuras inversiones en el sector (ver recuadro: Futuras inversiones), el crecimiento de la demanda a un ritmo acelerado provocaría un racionamiento en la energía, lo que tendrá un efecto negativo en la economía y la imagen del país que busca captar inversiones extranjeras y debate la construcción de megaproyectos como la ampliación del Canal de Panamá. Esta es la visión de un inversionista del sector, que prefiere mantener la reserva de su nombre.

Es por eso, agregó el empresario, que es imprescindible que el Gobierno empiece a adoptar medidas necesarias para implementar una política energética y económica “coherente”, con el objeto de atraer las inversiones en nuevas plantas hidroeléctricas para garantizar a mediano y largo plazo el suministro de energía confiable y continua.

En tono más optimista el director de la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (ANSP), Víctor Urrutia, señala que el crecimiento de la demanda y la seguridad en la estabilidad de las reglas para la construcción, operación y comercialización de nuevas centrales de generación, son elementos fundamentales para incentivar las inversiones requeridas.

Desde 1998, cuando se privatizó el Instituto de Recursos Hidráulicos y Electrificación (IRHE), hasta 2004 las inversiones realizadas en el sector ascendieron a 966 millones de dólares, de los cuales 558 millones correspondieron a facilidades de generación con una capacidad de 465 mil kilovatios.

Según los cálculos de Urrutia para 2015 se requerirá de 400 mil a 600 mil kilovatios adicionales de capacidad de generación, lo que representa inversiones entre 500 y 700 millones de dólares.

Pero mientras se dan estas inversiones a largo plazo, para el gerente general de la empresa Pedregal Power Company, Eduardo de la Guardia, es importante asumir medidas urgentes a corto plazo para evitar apagones en un término de dos años, porque la situación de la capacidad eléctrica en Panamá en este momento “es débil”.

De la Guardia reconoció que el Gobierno está impulsando nuevas inversiones en el sector eléctrico, pero recomendó que la iniciativa gubernamental promueva la generación hídrica y térmica, ya que es “importante mantener una mezcla de los tipos de generación”.

Las inversiones en la generación de energía térmica no necesariamente deben ser de los derivados de combustibles fósiles, sino de plantas de carbón y gas natural, dijo.

Al debate se suma el gerente de Alternegy S.A., Arturo Algandona, quien consideró que uno de los problemas del mercado energético panameño es que las distribuidoras no compraban energía a largo plazo pensando que lograrían mejores precios en el mercado ocasional.

Ahora la realidad parece cambiar. Este año se empezaron a realizar las primeras licitaciones para la compra de energía eléctrica a largo plazo. La empresa distribuidora Elektra Noreste lo hizo el pasado 18 de julio y Unión Fenosa ha previsto hacerlo el próximo mes.
Apagones e integración

Pero el problema en el mercado energético panameño no es solo de las empresas generadoras. Los constantes apagones ponen en la mira a las empresas distribuidoras. Con la finalidad de prepararse para el crecimiento de la demanda estas compañías también hablan de millonarias inversiones.

Solo Elektra Noreste invirtió 19 millones 400 mil dólares en 2005 para ampliar su capacidad de distribución. Para este año espera invertir la misma cantidad.

El pasado jueves inauguró la subestación de Tinajitas con una inversión de 4 millones 200 mil dólares. Con esta, la empresa aumenta su capacidad de distribución en 42 megavatios para los clientes residenciales, comerciales e industriales del distrito de San Miguelito.

La expansión no termina. Según un comunicado de Elektra, la demanda que se genere producto de los trabajos de ampliación del Canal de Panamá será atendida con las inversiones que se hagan en la provincia de Colón.

En materia energética el Gobierno no solo debe garantizar el servicio en el mercado local, sino también concluir el proceso de integración energético de Centroamérica y México como parte del Plan Puebla Panamá. El pasado 11 de julio, durante la Cumbre Extraordinaria del Sistema de Integración Centroamericana (Sica), se entregó la orden de proceder para la construcción de la infraestructura del proyecto que tiene aproximadamente mil 830 kilómetros de líneas de transmisión.

La medida regional tiene entre otros objetivos lograr una mayor confiabilidad del sistema de transmisión, mayores niveles de competencia en los mercados nacionales y aumento del acceso a los recursos energéticos. También para tener mayor seguridad en el suministro de la energía a los mercados nacionales para la atracción de la inversión extranjera.

Martes Financiero, 22 agosto de 2006
———————————–
Las generadoras térmicas pueden ser de fuentes alternativas al petróleo como gas y carbón y las generadoras alternativas en Panamá ni siquieran se exploran como opcion real, tal es el caso de la energía solar, eólica, etc.
Burica Press
Anuncios