Daños ambientales por minería en Kuna Yala

KUNA YALA.

Denuncian daños ambientales

José Somarriba Hernández
jsomarriba@prensa.com

Los sailas de las comunidades de Armila, Carreto y Anachucuna de la comarca Kuna Yala denunciaron ayer ante el Ministerio Público que extractores de oro contaminan con mercurio y plomo los ríos Pito, Nalubnadí, Ordí y Nusagandí, los cuales son vitales en el desarrollo de la etnia.

El abogado de los indígenas, Aresio Valiente, quien formalizó la denuncia, dijo que son personas de Puerto Obaldía las que realizan la extracción del mineral, aunque no especificó nombres.

Dijo, sin embargo, que quienes pidieron los permisos para la extracción del oro fueron la corregidora de Puerto Obaldía, un funcionario de la Autoridad Nacional del Ambiente, otro del Ministerio de Desarrollo Agropecuario y un empleado de Cable & Wireless.

Aseguró que temen por el bienestar de las más de mil personas que viven en la zona, pues la contaminación afecta los ríos y por ende la pesca.

Los indígenas precisaron que la queja fue presentada hace varios años en el Ministerio de Gobierno y Justicia, y que como consecuencia de ella algunos pobladores de Puerto Obaldía impiden que sus hijos vayan a la escuela.

«Vamos defender la seguridad y la salud de nuestra gente […] por lo que estamos listos para enfrentar físicamente cualquier amenaza», advirtieron los sailas.

Fuente: La Prensa, 1 de marzo de 2007

Bocatoreños no quieren cacería de delfines en sus aguas

eligio bins.

Bocas no quiere caza de delfines

Redacción de La Prensa
panorama@prensa.com

El alcalde de Bocas del Toro, Eligio Bins, calificó ayer de «descabellada» e «inoportuna» la autorización de la caza de delfines en aguas panameñas.

Bins, anticipándose a la posible captura de los mamíferos acuáticos en el archipiélago de Bocas, se mostró enérgico y dijo: «Es totalmente descabellado y creo que es una ambición loca, que no es necesaria en un país como el nuestro, ya que todos los panameños podemos disfrutar con los delfines en la bahía de Bocas del Toro y en otros lugares de forma natural y sin tener que tenerlos prisioneros en ningún lugar [refiriéndose al delfinario que ya comenzó a construir Ocean Embassy en San Carlos]».

ninguna ayuda

El alcalde, que ya en otras ocasiones ha señalado el daño de la inversión descontrolada en las islas, insistió en que la captura de delfines no va a mejorar la situación de las poblaciones costeras -«las más necesitadas»-.

En cambio, Bins defendió la explotación del avistamiento de estos animales en el mar, en libertad, y de la incorporación de esta actividad al desarrollo económico de la zona. «Los delfines son parte de la familia bocatoreña», insistió Bins antes de llamar a «todos los panameños a reaccionar de forma enérgica».

El llamamiento del alcalde de Bocas del Toro coincide con el lanzamiento de una «campaña para impedir la caza de mamíferos marinos para cautiverio en aguas panameñas», que se producirá hoy en la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá. La convocatoria pública la hacen organizaciones de la sociedad civil y la Alcaldía de Panamá, cuyo titular, Juan Carlos Navarro, ha sido especialmente crítico ante la actitud del Ejecutivo de autorizar la captura de delfines.

Fuente: La Prensa, 1 de marzo de 2007