Liderazgo ambiental femenino

A continuación un extracto del artículo Un paso al frente, que recoge el liderazgo ambiental femenino en Panamá.

Burica Press

—————————————–

ESTA SEMANA
Un paso al frente

Del anonimato social saltaron a las primeras planas de los medios de comunicación, al tomar una decisión que las llevó a comandar un grupo civil con unas metas establecidas. Cada día son más las mujeres que se vinculan, con paso decidido, en el activismo y la responsabilidad civil.

LINETH O. DEL CID T.

En cada época la figura de una mujer se ha convertido en estandarte para defender una causa. Quién no recuerda a la Princesa de Gales llevando sobre sus rubios cabellos un casco protector, mientras recorría un terreno recién limpiado de minas personales. O más recientemente la osadía de la joven paquistaní Mukhtar Mai, quien luego de sufrir una violación colectiva interpuso ante los tribunales la denuncia, logrando una sentencia condenatoria para sus seis agresores. Recibió una indemnización con la que construyó una escuela para apoyar a las mujeres.

El nombre de una mujer lidera en varios países luchas sociales y civiles, así como ambientalistas. ¿Qué mueve a una mujer, profesional o ama de casa, a aceptar un reto, a ser portavoz de una lucha y animar, con su entrega, a otras tantas mujeres que ven en ese paso al frente, una reivindicación al papel femenino en el mundo? Buscamos la respuesta en tres mujeres panameñas.

Palabras similares

Según datos oficiales, el activismo cívico y social tiene poca relevancia en la sociedad panameña. Una actitud a la que podemos dar respuesta con cientos de motivos, pero que afortunadamente, en dosis pequeñas, por ahora, está sufriendo valiosos cambios.

La convocatoria para una cadena humana, sea un asunto ambientalista o urbanístico, logra romper la rutina de panameños y panameñas, quienes llegan al punto de reunión y, sin conocerse, unen sus manos para expresar su aceptación o rechazo a una propuesta gubernamental o empresarial.

Muchas de estas protestas pacíficas y con una meta precisa son organizadas por mujeres, como Raisa Banfield y Laurie Batista.

Las dos se declaran apolíticas, comprometidas con la comunidad y siempre listas para tomar la batuta de un próximo proyecto. Banfield y Batista aceptan que no se sienten líderes o heroínas, más bien mujeres que vieron un problema o una situación y aceptaron hacerse responsables, además de animar a otros a formar comunidad alrededor de este.

También reconocen que el triunfo del movimiento civil no es solo de ellas. Cada una tiene una lista de nombres de muchas personas que ofrecieron lo que tenían a mano para estimular y motivar a un sector a participar. Raisa Banfield, defensora del Parque Nacional Camino de Cruces, en 2003, apunta que lo importante es ‘dar lo que tenemos, cada uno tiene un papel protagónico, hay uno que escribe, otro analiza o escucha, aquello que puedes dar es lo más valioso para la lucha’. Para Laurie Batista, comprometida con impedir la caza de delfines en Panamá desde enero de 2007, el primer nombre que menciona entre quienes participan en esta lucha es el de su amiga Jessica Bolaños, ‘quien ha creído en mi posición, además de todos los estudiantes de la Facultad de Biología’.

> Cada lucha

Raisa BanfieldNo se vende. Raisa Banfield, arquitecta de profesión, se convirtió en vocera de un grupo de ciudadanos que vio en un proyecto urbanístico la destrucción de un invaluable bien ambiental, como es el Parque Nacional Camino de Cruces, en el año 2003.

Para la arquitecta, el que ella haya sido más conocida a raíz de esta defensa se debe a que ante el proyecto de ‘compra de bosques del Parque Camino de Cruces, los vecinos, la comunidad, se agruparon para defender un patrimonio nacional’, y al ser de interés nacional ‘trascendió’.

Se recuerda en sus primeros años con sus amigos del barrio y luego en la universidad ‘con una inquietud de transmitirle a ellos que existía algo más allá de lo que veíamos. De construir un mundo mejor y unido, así como vivir por un ideal grande’. Asegura que en cada ámbito en que se ha movido siempre ha encontrado una razón para ‘trascender de mis intereses particulares’.

Defensa ecológica. Laurie Batista es el más reciente rostro al frente de una lucha ecológica. Esta estudiante de Biología, de la Universidad de Panamá, encontró en la aprobación de una ley la autorización para capturar delfines y su espíritu ciudadano se activó.Hace dos años se iniciaron los trámites para un delfinario y ante la falta de voces en contra, Batista decidió tomar la batuta. A sus 19 años, cursando segundo año de Biología, se sintió ‘responsable’, más al ver que sus compañeros universitarios están ‘tan metidos en la investigación y no tienen una parte activista’, un rasgo que acepta Batista muy de ella, pues ‘digo las cosas cuando son necesarias. Estoy atenta a los problemas ambientales para dar mi opinión’.

Le molesta la actitud de ciertas personas mayores ‘que no ponen de su parte cuando llega un problema ambiental. El problema del delfinario tiene más de dos años y nadie hacía nada. Entonces pensé ¿yo con 19 años debo sentirme incapaz de hacer algo?, y encontré en mi amiga Jessica Bolaños un gran apoyo para iniciar la lucha’. Como es habitual en una líder, Batista reconoce que sin el apoyo de los miembros del Grupo Activista Ambiental, en su mayoría estudiantes de biología, no lograría nada.

Un equipo, una meta

Para Lauri Batista, la lección más importante de este activismo ambiental es ‘nunca esperar a que otros hagan algo. Si te sientes con la capacidad de hacerlo, entonces hazlo. Si nadie te sigue, no importa. Debes creer en lo que piensas y no dejarte intimidar por alguien mayor que tú con pensamientos diferentes al tuyo. Se deben apoyar los eventos ambientales, sin importar la edad, creo que es mucho mejor comenzar [el activismoI desde temprano’.

Para Banfield y Batista, el ciudadano no debe esperar a que las instituciones, ya sean gubernamentales, empresariales u otras ONG, sean las que tomen la iniciativa.

‘Cuando no eres indiferente a los problemas, a situaciones, esa reacción a la indiferencia es la que te lleva a hacer un frente. Tal vez no siempre de una manera pública o notoria, como fue en mi caso, y es necesario ahí donde uno se mueve, sean las cuatro personas de la oficina, no ser indiferente ante los problemas o las situaciones que se te vienen encima. El trabajo en equipo, en unidad, es la verdadera razón de la fuerza’, explica Raisa Banfield.

Apoyo incondicional

Para Banfield el apoyo de su familia, el esposo y los hijos es vital para entregarse de lleno a una lucha cívica y ciudadana. ‘El apoyo de mi esposo, de mis hijos, es valioso, pues sacrifican muchas horas de ausencia mía, pero son felices, [se sientenI realizados y orgullosos de lo que hacemos juntos como familia, pues es un trabajo de equipo’, dice Banfield.

No obstante, resaltan que el apoyo no les venía solo de los allegados. Banfield resalta que la unidad con otras personas ‘totalmente desconocidas, es lo que enriquece la lucha, es la comunión de ideas y el aporte que se entrega para echar hacia delante, es la razón de la fuerza del equipo y por ello, nunca el triunfo es a nivel personal, más bien es un trabajo en equipo’.

Fuente: Ellas Virtual, La Prensa, 30 de marzo de 2007

Anuncios

¿Qué pretende Ocean Embassy con la Universidad de Panamá?

Ocean Embassy está tratando de comprar a la UP

¿Qué quiere Ocean Embassy de la Universidad de Panamá?

No dudamos que esta empresa intenta ganar favores con la Universidad de Panamá, a través de este convenio, lo que se le olvida, es que a ellos no se les permitirá, que en contubernio con funcionarios corruptos, impongan al país un proyecto antiético y violatorio de los derechos humanos y violatorio del marco legal que protege en letra y espíritu a todos los mamíferos marinos de Panamá.

Se equivocan si piensan que pueden comprar el voto a favor de la captura de ballenas a la Universidad de Panamá.  Nos parece una verdadera falta de respeto, aparecerse con cinismo y descaro a ofrecer algo que no podrán realizar ahora, ni nunca.  Lo propuesto a la Universidad es una vil extorsión!

Estamos seguros que el Consejo Académico que representa, en conjunto con el resto de los universitarios, el espíritu crítico de la nación panameña, nunca se doblegará ante millones, ni limosnas. La Universidad en este caso, sólo quiere justicia y libertad para los nobles e inteligentes delfines.

De una vez por todas le decimos a Ocean Embassy que no insista en capturar mamíferos marinos en Panamá.  Aquí el pueblo panameño no lo permitirá.

Editorial

Burica Press, 30 de marzo de 2007.

Reportaje gráfico de cadena azul por los delfines de El cuara y Almanaque Azul

Elcuara.com y dealante.com tienen magníficas fotos de la cadena humana azul por los delfines, realizada este jueves 29 de marzo de 2007 en calle 50. Aquí le adelantamos algunas sólamente y su texto de entrada:

No a los Delfinarios!, así decían los presentes desde las 4:30 pm desde la Calle 50 en donde se presentaron todos vestidos de azul para hacer sentir su voz contra los delfinarios y apoyar a estos animales que no pueden luchar para que no queden bajo el cautiverio que están desarrollan en playa corona por la compañía Ocean Embassy.

Almanaque azul también tiene magníficas fotos nocturnas del evento.

Más información de lo ocurrido en Exitosa Cadena por los Delfines y Los delfines tienen muchos amigos que los defienden.

¿Por qué surgieron los mamíferos?

CARTAS DESDE EUROPA.

¿Por qué surgieron los mamíferos?

Camilo José Cela Conde

Karl Popper, padre de la actual filosofía de la ciencia, nos enseñó hace ya casi medio siglo que la verdad científica es siempre provisional. Lo he podido sentir en mis propias carnes. Una semana después de explicar a mis alumnos de evolución humana el origen de los mamíferos dado por cierto: que no prosperaron hasta hace unos 65 millones de años, cuando se extinguieron los dinosaurios a finales del Cretácico, y que ambos acontecimientos –desaparición de los grandes saurios y diversificación y extensión de los mamíferos– estaban relacionados, el profesor Olaf Bininda-Edmonds –de la Universidad Técnica de Múnich (Alemania)– y sus colaboradores muestran que no es así. Utilizando técnicas computacionales de construcción de cladogramas para los 20 linajes de mamíferos actuales y algunos más ya extinguidos –algo que los legos podríamos asimilar, sin demasiados errores, a lo que sería una especie de árbol genealógico de todos ellos, los arcaicos y los marsupiales y placentarios de hoy–, el nuevo modelo advierte que los mamíferos existían ya hace cerca de cien millones de años. Pero se trataba de ancestros muy distintos a los géneros y especies de ahora. Los mamíferos digamos “modernos” no surgieron hasta hace mucho menos tiempo. Algunos de ellos —como los “verdaderos” primates— tienen algo más de cuarenta millones de años; otros –como las ballenas francas o yubartas– no aparecieron hasta mucho después.

Todo eso se sabía con más o menos certeza pero a pedazos, con descripciones parciales que ahora los científicos han integrado en un modelo global de evolución de los mamíferos. Y lo que más llama la atención es el lapso que existe entre la desaparición de los dinosaurios y el despegue de los linajes de mamíferos actuales: quince millones de años.

Quince millones de años no son, en la escala evolutiva, un plazo gigantesco. Pero impide relacionar la prosperidad de los mamíferos con el declive de los omnipresentes –durante toda la Era Secundaria– dinosaurios. Fue un acontecimiento distinto al del meteorito que impactó en la Tierra y provocó un cambio crucial en sus formas de vida el que ha de justificar la extensión de los ancestros primeros de los leones, delfines, osos, caballos, elefantes, ratas y humanos de hoy en día. ¿Cuál? No lo sabemos. Esa es otra de las grandezas de la ciencia: que descubre nuestros errores de concepción sin necesidad de enunciar explicaciones alternativas cogidas con alfileres. Que puede confesar, sin rubor, la ignorancia.

Nuestra mano que permite manejar una pluma y un hacha, un bisturí y un bate de béisbol, el teclado de un ordenador y el manillar de una bicicleta, surgió en el Eoceno, hace menos de cincuenta millones de años. Para entonces, todos los dinosaurios llevaban otros diez millones, al menos, en la tumba. ¿A santo de qué esa diferencia? Lo repito: no se sabe. Cabe hablar de la mayor astucia de los roedores para aprovechar los recursos del suelo del bosque y la consiguiente adaptación de los primates a la vida en los árboles. Se trata de conjeturas que tal vez alguien refute más tarde. Con la ventaja de no tener que recurrir a absurdos como el del “diseño inteligente” que habría hecho evolucionar a los monos colobos con pulgar, como nosotros, para, al final, arrebatárselo.

 

El autor es escritor

La Prensa, 30 de marzo de 2007

Los delfines tienen muchos amigos en Panamá

Seguirán protestando

Cada vez son más los que se suman a esta causa. (Foto: Omar Batista / EPASA) Marianelys Ucros | DIAaDIA

“No al delfinario”.

Éstas eran las palabras que repetían los manifestantes ayer, en la vía Brasil, en contra de la construcción del delfinario.Cada vez son más los panameños que se suman a esta campaña contra el proyecto de la empresa Ocean Embassy, que estará ubicado en San Carlos. A pesar de la oposición, la empresa ya tiene la aprobación del Gobierno y sigue adelante con su obra, señaló Ariel Sucre, vicepresidente de la Fundación Humánitas.

HASTA LAS ULTIMAS CONSECUENCIAS

Las protestas se seguirán protagonizando cada 15 días para que el delfinario sea construido. “En Panamá hay conciencia ambiental, ya no se puede cazar animales en los países. Ahora estas empresas vienen a violar nuestra biodiversidad”, acotó la doctora Anabel Herrera, otra defensora de los delfines.Los manifestantes también repartieron calcomanías con el mensaje: “Defiende a nuestros delfines”

Fuente: Día a Día, 30 de marzo de 2007

————————————————-

CADENA HUMANA EN CALLE 50

¡A salvar los delfines!

LA PRENSA / Bernardino Freire

Cadena humana por los delfines 29 marzo 2007

Unas 500 personas se congregaron ayer en Calle 50 para rechazar la creación de un delfinario en San Carlos y la posibilidad de que se permita la captura de los cetáceos en aguas panameñas.

En Bocas del Toro también hubo protestas.

MARCHA.

Bocatoreños se oponen a la captura de delfines

Ángel Santiago Pimentel
ISLA COLÓN, Bocas del Toro

Estudiantes, indígenas y lugareños del archipiélago de Bocas del Toro marcharon ayer por las calles de la Isla Colón repudiando el proyecto que pretende edificar un acuario para delfines, porque consideran que la empresa Ocean Embassy “no cuidará los delfines y los venderá a precios altos”.

Feliciano Santos dijo que ellos viven de los delfines sin tocarlos, y explicó que una de las atracciones del archipiélago son “precisamente” estos animales, que en su mayoría se pueden observar en la bahía los Delfines frente a la comunidad de Bocatorito.

Rolando Smith, quien se dedica a llevar turistas a la bahía de los Delfines, sostiene que con la caza de mamíferos perderá los clientes que vienen todos los años a visitar la provincia y llevan a sus hijos a la bahía.

“El archipiélago de Bocas del Toro tiene mucha belleza y ahora pretenden quitarnos nuestros recursos naturales, llevándose los delfines” dijo.

Fuente: La Prensa, 30 de marzo de 2007

——————————————

LA PROTESTA SE EXTENDIÓ HASTA LA NOCHE

No a la captura de delfines

Fuente foto: http://www.almanaqueazul.org