La cuestión ética del cautiverio de los delfines

La cuestión ética del cautiverio de los delfines

Eduardo A. Esquivel R.
eesquivelrios@gmail.com

Desde que una rama de la Empresa Ocean Embassy compro a la Familia Illueca
un terreno cerca de Corona, en San Carlos, para hacer un Proyecto Turístico
consistente en un «Mundo Marino», con Acuarios y Delfinarios, algo extraño
empezó a suceder en Panamá. Trasnacional .Por un lado, los grupos
conservacionistas nacionales e internacionales empezaron a objetar el
proyecto. Por otro, altos funcionarios del gobierno empezaron a respaldar
públicamente el proyecto. La ANAM acoge el Estudio de Impacto Ambiental del
proyecto, a pesar de que después se denuncia que la legislación panameña
prohíbe la cacería de estos mamíferos marinos. Ante el estupor de todos, el
gobierno cambia la ley, para que en Panamá sea legal la captura de estos
animales. Este infame cambio es bendecido por la ANAM y la Autoridad
Marítima. Me gustaria conocer la opinión publica del Dr. Pretto, que ahora
labora para la AMP, y que es la autoridad cientifica de esta Institución.
Todos se preguntan de donde proviene la enorme influencia que tiene esta
empresa para que un Gobierno cambie una Ley para favorecerla. El Alcalde
Juan Carlos Navarro, conocido lider conservacionista y exdirector de ANCON,
se manifiesta públicamente contra la captura y el cautiverio de los delfines
y veladamente expresa la existencia de la circulación de fuertes sumas de
dinero en este asunto.

Pero no solo se esta cambiando simplemente una Ley, sino que eticamente es
una inmoralidad, especialmente para los funcionarios que deben supuestamente
proteger los recursos naturales. El principio «Pro Natura» ha sido relegado
a un lugar secundario para favorecer intereses creados.

Panama es signataria del CITES, Convencion Internacional para la proteccion
de especies. A este respecto, El Secretario General de la CITES, Willem
Wijnstekers, declaró hace poco:

«Reconozco que muchas personas están en contra del comercio de animales
vivos y, en particular, en contra del comercio de mamíferos marinos vivos
por diversos motivos. Esta es una de las razones por la que estamos
particularmente alerta respecto de los posibles casos de comercio ilegal
(igualmente para las especies del Apéndice II) y de las alegaciones conexas.
Sin embargo, cabe señalar que cuando el comercio es legal, la Secretaría de
la CITES no toma ninguna decisión sobre si se realiza o no el comercio.»—O
sea, que el CITES se lava las manos en este asunto.

Realmente en el comercio de delfines de especies incluidas en el Apéndice I
de la Convención (CITES) no se autoriza cuando la importación tiene fines
primordialmente comerciales o cuya finalidad se considera perjudicial para
la supervivencia de la especie; la exportación se considera perjudicial para
la supervivencia de la especie; los especímenes se han obtenido ilegalmente;
o el beneficiario propuesto no está debidamente equipado para albergar y
cuidar los animales. En la Convención se describen las responsabilidades de
las Autoridades Administrativas y Científicas en relación con estas
cuestiones, tanto en el país de exportación como en el país de importación.
Esto quiere decir que en Panama, la ANAM y la Autoridad Maritima son las que
tienen la ultima palabra en este asunto.

Cabe decir que muchos paises signatarios del CITES han prohibido la captura
y comercializacion de los delfines mulares, a traves de leyes internas.

Mi opinión personal es que en este asunto en particular, las «razones»
cientificas, legales y eticas se oponen a que los delfines panameños sean
capturados , confinados o comercializados. Sin embargo, los intereses
creados, sean del tipo que sean, parecen ser una fuerza mas poderosa que la
razon y la etica, mas poderosa que los principios morales y, tienen la
fuerza de torcer las leyes a su favor.

La parte buena de todo esto es que el Pueblo ha visto, sin sombra de dudas
quienes muestran el cobre y quienes muestran la plata.

Fuente: Panamá Profundo, 16 de marzo de 2007

Vea la discusión ciudadana que se formó producto de este artículo. Vale la pena leerlo también.

Lea además:

Delfines en cautiverio, una actividad incivilizada

Delfines, ética y temas afines

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: