Apropiación ilegal de tierras en Punta Vieja, Bocas del Toro

Panamá, 16 de mayo de 2007

Ing. Mariano Benjamín Quintero Visuete
Director General de Catastro
Ministerio de Economía y Finanzas
República de Panamá
E.     S.    D.

Estimado Ingeniero Quintero Visuete:

El pasado 28 de febrero le fue presentada vía fax una DENUNCIA POR APROPIACIÓN ILEGAL DE TIERRAS NACIONALES INADJUDICABLES EN PUNTA VIEJA, ISLA DE BASTIMENTOS, PROVINCIA DE BOCAS DEL TORO, área de amortiguamiento del Parque Nacional Marino Isla Bastimentos (PNMIB), con copia al Ing. Roberto Prestán Medrano, Administrador Regional de Catastro de Bocas del Toro; la cual fue entregada físicamente el 3 de marzo en las oficinas de Catastro.

Se denunciaba una supuesta apropiación ilegal de, aproximadamente, catorce hectáreas de tierras nacionales para el Proyecto Mar Caribe Beach Resort and Marina, para que se llevasen a cabo las investigaciones y actuaciones pertinentes a favor de la devolución de dichas tierras inadjudicables, deteniendo así la destrucción del humedal de Hibiscus perpetrada por los responsables de la Sociedad Mar Caribe Beach Resort and Marina, S.A., y la futura devastación del bosque de Orey, estando ambos ecosistemas ubicados en ellas.

El pasado viernes 11 de mayo solicitamos respuesta vía telefónica a esta carta y, desde el Departamento de Jurídico, nos informaron que todavía no se había procedido a realizar la inspección pertinente del área por falta de recursos, tanto humanos como materiales. Les solicitamos por escrito esta información y nos indicaron que no podían hacerlo. Si existen oficinas regionales de Catastro en Chiriquí y en Bocas del Toro, desearíamos saber la causa de que no se haya realizado nada para lograr esta gestión con el apoyo de las mismas.

Entendemos que el Ministerio de Economía y Finanzas se encuentre muy ocupado, pero este asunto es de suma importancia ya que se trata de especulación de tierras nacionales inadjudicables y posible apropiación ilegal por extranjeros, además de una grave devastación de recursos naturales en dichas tierras consumada por la misma sociedad extranjera.

Además de solicitar respuesta a nuestra denuncia, desearíamos conocer información concerniente a los siguientes puntos:

1.- Existe o no solicitud de concesión de estas catorce hectáreas de tierras nacionales por parte de la Sociedad Mar Caribe Beach Resort and Marina S.A.

2.- Y si existe, si se ha realizado o no la inspección del área pertinente a esta solicitud.

Aprovechamos para pedirle la denegación de la concesión de estas tierras nacionales inadjudicables a la Sociedad Mar Caribe Beach Resort and Marina S.A., si la hubiera claro está, porque las han devastado sin tener concesión alguna; porque se encuentran en el área de amortiguamiento del PNMIB y su proyecto no cumple con los usos establecidos en el Plan de Manejo del parque ni con los de Ordenamiento; porque son ricas en biodiversidad con bosques de Orey, de vital importancia para las comunidades de Punta Vieja; porque son sumamente frágiles los humedales de Hibiscus, que sirven de filtro entre la costa y tierra firme; y porque, probablemente, son parte de las áreas anexas de la comarca Ngöbe Buglé según la Ley No. 10, de 7 de marzo de 1997, por la cual se crea la comarca Ngöbe Buglé, pues incluye, entre otras, la población de Salt Creek (Quebrada de Sal), en Punta Vieja, corregimiento de Bastimentos, el área que nos ocupa.

Todo ciudadano tiene la obligación de denunciar cualquier hecho que infiera o sepa que atenta contra los bienes nacionales y, por tanto, en perjuicio de todos los panameños, que fue lo que perseguíamos al presentar esta denuncia. Y también, todo ciudadano tiene el derecho de solicitar aquella información que sea de su interés a los distintos organismos Públicos, lo cual no hemos conseguido a fecha de hoy, aun cumpliendo los 30 días hábiles que dicta la Ley.

Nuestras acciones las hacemos dentro de nuestros objetivos de acción como sociedad civil ambiental, especialmente en áreas de rica biodiversidad, áreas indígenas, Reservas de la Biosfera, áreas de amortiguamiento, entre otras características ambientales destacables como en el caso que nos compete.

Agradecemos su apoyo para lograr detener la apropiación de tierras nacionales por parte de especuladores extranjeros, que no tienen reparo en el daño que causan con sus acciones y proyectos que al final sólo les beneficia a ellos.

Sin otro particular.

Atentamente,

Ariel Rodríguez Vargas

Secretario de Asuntos Ambientales

Alianza para la Conservación y el Desarrollo (ACD Panamá)

Correo: ariel.rodriguez@acdpanama.org

Cc: Ing. Roberto Prestán Medrano, Administrador Regional de Catastro de la provincia de Bocas del Toro, Ministerio de economía y Finanzas.

Detienen contrabandistas de pieles de cocodrilos

Detienen a presuntos contrabandistas de pieles de lagarto
……………………………….
PANAMA | ACAN-EFE

Unidades de la Policía Fronteriza de la provincia del Darién, cercana a Colombia, lograron desarticular una red de presuntos contrabandistas de pieles de lagarto, integrada por cuatro panameños, informaron hoy fuentes oficiales.

Los detenidos son José Vicente Ramos Peralta, de 47 años, Vladimir Murillo Chaverra, de 19; Arnoldo Valdespino Cansarí, de 26, y Otiliano Valdespino Cansarí, de 23 años, quienes tenían en su poder 95 pieles de la especie de lagarto conocida con el nombre de “Lagarto Babillo”.

La detención se logró en la comunidad de Metetí, luego de que las autoridades iniciaron el seguimiento de un vehículo tipo “pick up”, en cuyo vagón llevaba un cargamento de plátanos y debajo tres sacos que contenían 95 pieles de saurios.

El Código Penal panameño sanciona a quienes cacen, capturen, maten o extraigan especies de la vida silvestre acuática protegidas sin los debidos permisos, con prisión de 1 a 3 años y con 75 a 150 días multa.

La sanción se aumenta de una tercera parte a la mitad del máximo, si la acción se realiza en áreas protegidas, si se da en grandes proporciones y si se utilizan instrumentos o medios no autorizados o prohibidos por las normas vigentes.

Epasa, 17 de mayo de 2007

Nuevo miembro de la sociedad civil ante el Comité del Corredor Marino de Panamá

Un nuevo miembro en el Corredor Marino

ELECCIÓN. La presidenta de la Fundación Humanitas, Celma Moncada, se convirtió ayer en la representante de la sociedad civil ante el comité del Corredor Marino, entidad que tiene entre sus manos la solicitud de captura de delfines de parte de la empresa Ocean Embassy.

Los miembros del Corredor deben emitir una opinión técnica y el administrador de la Autoridad de Recursos Acuáticos debe decidir sobre la petición. Moncada reemplaza a Gabriela Etchelecu, presidenta de la Fundación Marviva, quien tras un año deja el cargo por razones personales. Moncada debe elegir a su suplente en el Corredor Marino.

La Prensa, 16 de mayo de 2007

———————————

Celma Moncada representará a los ambientalistas
 
     
 
 

Alexis Charris Palacios
acharris@estrelladepanama.com

Celma Moncada, una abogada miembro de la fundación Humanitas, es la nueva representante de la sociedad civil ambiental en el comité de recursos marinos de la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá, donde se debate acerca de permitir un delfinario en las playas de San Carlos.

Moncada ha encabezado manifestaciones públicas en rechazo del delfinario y ha emprendido una serie de recursos legales contra el presidente del comité Richard Pretto, en las últimas semanas, precisamente mientras se realizaban las votaciones entre los distintos grupos ambientales para definir quién sería el representante en el citado comité.
La abogada remplaza a Gabriela Etchelecu, una bióloga que preside la Fundación Marviva, que sale del comité marino. Moncada obtuvo 23 votos, su más cercana contrincante fue Anabel Herrera que logró seis.

Curiosamente, el Doctor Donaldo Sousa, también logró el apoyo de 23 asociaciones ambientalistas, pero no pudo obtener la representación de la sociedad civil ambiental porque su postulación fue “extemporánea”. Según Et-chelecu, que organizó la elección, la candidatura de Sousa fue presentada el 14 de mayo, y el plazo había vencido al mediodía del jueves 10. Un tercer candidato, era el señor Fernando Prieto, que no recibió ni un solo voto.

El comité de recursos marinos está conformado por ocho miembros que representan a la sociedad civil ambientalista, el Servicio Marítimo Na-cional, la Universidad de Panamá, el Instituto Pana-meño de Turismo, la Auto-ridad de Recursos Acuáticos, y otras agrupaciones.

 

Fuente: La Estrella de Panamá, 17 de mayo de 2007

 

Aclaración de devastación del manglar en Punta Chame dejan más dudas que aclaraciones.

punta chame.Informes completos sobre la devastación del manglar.

Defensa de Espino siembra dudas

Rodolfo ‘Charro’ Espino publicó un informe de la AMP editado, y omitió la parte que habla del manglar.

Richard Pretto, administrador de la ARAP, dice desconocer los informes dirigidos a sus subalternos.

punta-chame-destruida.jpg

Esta foto, tomada el 23 de abril, muestra parte de las 38 hectáreas de zona costera que fue devastada por Rodolfo Espino, contrario a las dos hectáreas que él aduce haber afectado.
16autoridad_dm1b.jpg

Presione para ver

El documento de la Autoridad de Recursos Marinos y Costeros de la AMP, en el que se señala el tipo de manglar que estaba siendo afectado por un tractor Oruga. Nótese el párrafo omitido.
16autoridad_dm2b.jpg

Presione para ver

El informe de la AMP está detallado en dos páginas. En la última se señala la cantidad de zona costera que hasta febrero había talado Rodolfo Espino para rellenar con arena.
16autoridad_dm3b.jpg

Presione para ver

Este es el documento que publicó Rodolfo Espino en los medios de comunicación. En el anuncio se eliminó el primer párrafo del informe donde se mencionan los tipos de manglar.

José Arcia
jarcia@prensa.com

Las explicaciones de Rodolfo Charro Espino sobre la compra de tierras y la devastación del manglar en Punta Chame dejan más dudas que aclaraciones.

El tío del presidente, Martín Torrijos, omitió el primer párrafo del informe de la Dirección de Recursos Marinos y Costeros de la Autoridad Marítima de Panamá (AMP), ahora Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP), que utilizó como prueba en el anuncio que publicó en varios medios este lunes 14 de mayo para defender la compra en menos de un centavo el metro cuadrado y la destrucción de área de manglar.

Con un buen trabajo técnico logró borrar la prueba de que el área talada estaba compuesta de mangle negro, salao gris y blanco, y que era desmontado por un tractor Oruga, tal como lo describe el inspector de la AMP, Alexis Sandoval en su informe fechado el 6 de febrero de 2007. (Ver facsímiles)

Otro de los aspectos que Charro Espino omitió en su comunicado titulado “La verdad sobre Punta Chame”, es donde Sandoval lo exhorta a solicitar los permisos ante la ARAP, cosa que nunca hizo. Al menos así lo reiteró ayer a este diario Richard Pretto, administrador de la ARAP.

Según Espino, él contaba con la aprobación de la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam). Sin embargo, esta entidad tampoco tiene registro de solicitud de la empresa Corporación Playa Blanca, razón social mediante la cual Espino compró a Reforma Agraria 26 hectáreas de zona costera en Punta Chame, a menos de un centavo el metro cuadrado, el 12 de marzo de 2007.

Con esta misma empresa, Charro Espino adquirió de la Dirección de Catastro y Bienes Patrimoniales del Ministerio de Economía y Finanzas, 29 hectáreas a cinco centésimos el metro cuadrado el 13 de abril de 2004, casi un mes antes de que Torrijos ganara las elecciones generales .

¿Anacronismo?

 

Espino –de acuerdo con el anuncio pagado– señala que la ARAP “estableció que solamente se registró una minúscula afectación que ni siquiera alcanzó las dos hectáreas de mangle; el resto del terreno se calificó de simple rastrojo…”. Con ello intenta contradecir el informe de los inspectores de la Anam que calcularon que destruyó 38 hectáreas.

Sin embargo, Espino no explica que el informe de la AMP que él cita es de febrero, cuando empezaba a realizar la tala de mangle que luego fue rellenado con arena de la playa de Punta Chame. En otras palabras, dos meses antes de la inspección que realizó la Anam el viernes 20 y el lunes 23 de abril.

Además, el informe de la AMP en ningún momento dice que el área está formada por rastrojo.

El término “rastrojo” aparece en un informe que hace el corregidor de Punta Chame, Víctor Rogelio Valdez el 18 de abril, publicado también en el anuncio de Corporación Playa Blanca.

Lo cierto es que el corregidor de Punta Chame contradice el informe técnico de la Dirección de Recursos Marinos de la AMP, encargada de vigilar las zonas costeras del país. Uno plantea que es zona de manglar y otro dice que se trata de rastrojo. Valdez se ratifica en este último punto.

Para el abogado Víctor Martínez Cedeño, quien presentó una querella en contra de Charro Espino por el supuesto delito ecológico, eliminar párrafos de un informe de una entidad estatal es un delito. “Solo las entidades están facultadas para editar sus informes”, dijo.

¿Complicidad?

En medio de esta historia de compras de terrenos a precios irrisorios, de querellas penales y de publicaciones de anuncios con informes gubernamentales editados, han salido a relucir documentos que dejan entrever el conocimiento de las autoridades de la devastación de 38 hectáreas de zona costera en Punta Chame.

El documento más elocuente está fechado el 29 de enero de 2007, cuando el inspector de Recursos Marinos y Costeros de la AMP, Nobis Lasso, le envía un informe a su subdirectora, Leyka Martínez, sobre las “anomalías” que se venían registrando en Punta Chame.

El informe señala que en el sector se están “haciendo trabajos de corte de carretera por donde se encuentran los manglares de este área”.

“Licenciada [Martínez], me gustaría saber si la Dirección tiene conocimiento o si existe estudio previo para estos trabajos, o si hay alguna concesión en el área”, requiere Lasso.

Además de mencionar el nombre de Charro Espino, el informe señala que le hace llegar a Martínez un disco compacto con las fotos tomadas para que sirvan de prueba y pide que se comience una investigación.

Nueve días después, el 9 de febrero, otro informe es enviado a Martínez, pero esta vez proviene de Alexis Sandoval, encargado del tema de manglar en la AMP. Parte de esa documentación es la que publica Espino en su comunicado.

Richard Pretto señaló que no fue sino hasta ayer que se enteró de estos informes. “Yo desconocía esos informes y hoy [ayer] he empezado a analizar la documentación”, dijo.

Este diario intentó conocer la versión de Espino, pero no respondió las llamadas.

Leyka Martínez, quien en una entrevista con este diario el pasado jueves 19 de abril, dijo que desconocía si Corporación Playa Blanca contaba con permisos para realizar trabajos en la zona, ayer modificó sus declaraciones iniciales.

Dijo que después de la entrevista con este diario empezó a indagar en la Dirección de Unidad Ambiental de la AMP y encontró los informes.

Al ser cuestionada sobre los informes presentados en enero y febrero, donde se le hace saber del daño al manglar, la funcionaria advirtió de que “no están facultados para paralizar proyectos. Recuerde que la ARAP apenas está empezando”, dijo. “Es más, yo no volví a saber más de esos trabajos porque no tenemos suficiente personal para inspeccionar todos los manglares”.

Rechazan proyectos hidroeléctricos en Bocas del Toro

BOCAS DEL TORO.En junio habrá otra protesta.

Indígenas cierran vía en rechazo de proyectos

Pedro Ábrego, dirigente de los quejosos, dijo que este es el inicio de una serie de protestas que van a realizar.La vía se mantuvo cerrada en ambos paños por espacio de tres horas, lo que produjo un gran ‘tranque’.

ESPECIAL PARA LA PRENSA/Ángel Santiago

PROTESTA.Los manifestantes cerraron la calle por espacio de tres horas.

Ángel Santiago
CHANGUINOLA, Bocas del Toro

Un grupo de indígenas portando pancartas cerró ayer, martes, la única vía que comunica con el resto del país, a la altura del kilómetro 57, en el punto conocido como Valle de Agua, en Changuinola. Los quejosos rechazan la construcción de los proyectos hidroeléctricos que se harán en la provincia, indicando que atentan contra el medio ambiente.

Desde las 10:00 a.m., hasta las 12:00 m.d., la vía se mantuvo cerrada, lo que produjo un gran “tranque” en ambos paños.

El cierre se dio en conmemoración de los 104 años del asesinato de Victoriano Lorenzo y en protesta por la falta de respuesta al problema del derrame de petróleo que se dio el pasado 4 de febrero en Chiriquí Grande, también por la construcción de los mega proyectos hidroeléctricos Chang 75, Chang 140, Chang 220 y el proyecto hidroeléctrico Bonyic.

Pedro Ábrego, vocero de los manifestantes, indicó: “nos encontramos en la calle en conmemoración de los 104 años del fusilamiento de Victoriano Lorenzo, fecha que hemos aprovechado para protestar en contra de los problemas de la tenencia de tierras en las áreas insulares y los desalojos de las familias humildes, en contra de la forma en que se está llevando acabo el desarrollo de los proyectos hidroeléctricos y por la manera como están manipulando a nuestra gente para que acepte estos proyectos”.

“No están respetando las normativas sobre los derechos de los pueblos indígenas que hay en las leyes nacionales y en los convenios internacionales”.

Ábrego señaló que este es el inicio de una serie de protestas que van a realizar. “Los días 4 y 5 de junio se celebra el Día mundial del medio ambiente y nos pintamos de guerra a partir de hoy (ayer), 15 de mayo, para que el país entero se entere, ya que vamos a luchar por lo poco que nos queda”, dijo.

Por su parte, Erasmo Serrut manifestó que en la provincia se dan acciones por parte de las autoridades que atentan contra la vida, honra e integridad de los ciudadanos, no les respeta el derecho que por años se han ganado con la ocupación de las tierras, situación que solo vemos en esta provincia.

“No es posible que el Gobierno le esté vendiendo tierras a familiares a centavos y a estas personas se les está practicando un desalojo sin el cumplimiento de la ley para beneficiar a extranjeros”.

Al lugar se presentaron unidades de la Policía Nacional para mantener un diálogo con los manifestante y poder despejar el área, sin embargo, estos habían decidido cerrar por espacio de tres horas alegando que cada día se tomarán medidas de acción diferentes.

Fuente: La Prensa, 16 de mayo de 2007