Ampliación del Canal de Panamá: verdades, mentiras y responsabilidades

AMPLIACIÓN DEL CANAL DE PANAMÁ: VERDADES, MENTIRAS Y RESPONSABILIDADES

El sistema natural físico y biológico que existe en el Universo es un mundo de contraposiciones y es lo más natural. Toda acción tiene una reacción. ¿Quién se opone a quién sería la pregunta? En el caso del Canal de Panamá y la propuesta de ampliación: ¿Se opone la sociedad ilustrada y no ilustrada a la propuesta o es la propuesta que se opone al sentido común de la gente? ¿Quién dice la verdad y quién no la dice? ¿Tienen la verdad absoluta un lado o el otro? ¿Existe la verdad absoluta? Puede ser simple y naturalmente que ambos tengan algo de la verdad en sus discursos o posiciones! Pero con solo resolver este cuestionario nos percatamos que efectivamente la verdad no está de un solo lado, ya que, la verdad nunca es absoluta, y si es esto es así, lo lógico es que hay que revisar la propuesta de ampliación del Canal de Panamá para conocer dónde no está la verdad y despejar todas las cosas que detrás de esta propuesta se han ocultado.

No hay que revisar la verdad de los que se oponen a la propuesta, es lógico que lo que se debe revisar es la verdad de lo que se propone, o sea, el planteamiento que se ha puesto sobre la mesa. Lo interesante de todo es que la propuesta planteada no ha pasado aún del plan conceptual y por ende mal pueden adelantar o aclarar fallas o mentiras concretas. Hay mentiras tales como que el precio de la obra no será bajo ninguna circunstancia mayor a lo planteado en el presupuesto. Hay decenas de aclaraciones serias de técnicos que indican que efectivamente es imposible que no supere el costo establecido. Máxima cuando de los ingresos corrientes de ahora hacia el futuro se utilizará casi mil millones de dólares por año para esto. De igual manera nos han dicho que el Estudio de Impacto Ambiental no se puede hacer antes del referéndum. ¿Por qué no se puede hacer, si los resultados del mismo son claves para conocer con certeza la viabilidad ambiental de este proyecto? ¿Por qué nos mienten? ¿Qué pasa si luego de aprobado el referéndum resulta que el esperado impacto ambiental de salinización de los lagos Gatún y Miraflores impide realizar la obra? dad que no es fácil, ni barato manejar este problema ambiental y ellos lo saben.

¿Sabían ustedes que las medidas que pudieran ser más efectivas para evitar la intromisión salina en el Lago Gatún incluyen infraestructuras adicionales a los diseños de las esclusas y tinas planteadas hasta el momento? Y si no lo están considerando es porque no están tomando en serio el problema de la salinización. Es serio o no es serio el problema. ¿Por qué se han pagado tanto estudios para ver este tema? y ¿Por qué aún así ellos niegan que remotamente exista la posibilidad que este impacto ocurra?

Obviamente que el fin de semana del 24 y 25 de junio de 2006 estos razonamientos básicos de una toma de decisión tan importante para el país, basado en la verdad, fue ignorada por el Consejo de Gabinete ampliado, que al parecer, no les interesa conocer la verdad de la propuesta planteada. Parece que tampoco les preocupa si esa verdad que hace falta, influirá en el costo y éxito del mencionado proyecto e igualmente parece no importarles en lo absoluto, las consecuencias de sus actos y decisiones que hoy de manera unilateral están tomando ciegamente como si hubiesen sido narcotizados por una feromona o un elixir de oro, cobre, níquel o plata!

Haciendo una reflexión dentro del contexto de la propuesta de ampliación y las voces que indican fallas y cuestionan el momento y las circunstancias en que se presenta, y donde se nos ha intentado descalificar a pesar de ser profesionales altamente sesudos, sólo podemos decir que si no existiera oposición a las cosas, los contrastes no existirían. Sin los esfínteres sociales e intelectuales, el sistema dominante doblegaría a su antojo como esclavos a toda la sociedad. Imaginemos un mar bravío sin costas que se le opusieran. Imaginemos las ráfagas de viento sin montañas que las detuvieran! En fin imaginemos cualquier cosa sin su contrapeso. Simplemente el equilibrio se perdería. Estar todos de acuerdo sin objeciones y sin cuestionamientos básicos como parece estar el gobierno de turno e interesados en el proyecto de ampliación del Canal de Panamá, es la primera alarma que las cosas no van por buen camino.

La responsabilidad de los ciudadanos es exigir que las obras, proyectos, actividades y agendas de trabajo se hagan en orden de prioridad de los que más necesitan el apoyo del Estado por su vulnerabilidad social. Con este proyecto dejan relegados hasta segunda orden a la sociedad panameña sedienta de desarrollo integral y oportunidades.

Señores enderecen el rumbo. Retamos a que el Estado alcance, de aquí al año 2025, los mejores índices de desarrollo humano. Este y sólo este reto debe ser el gran megaproyecto prioritario de Panamá de cara a las presentes y futuras generaciones.

Cordura, cordura señores… Recuerden que el poder que le dimos los ciudadanos para ejercer con responsabilidad la administración del país no es eterno y tarde o temprano tendrán que dar cuentas de cada uno de sus actos frente a la administración del Estado y los recursos de todos los panameños.

Ariel R. Rodríguez,
Biólogo y Ambientalista
Correo: arielrdrz@yahoo.com
Panamá, 2006

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: