Parque Nacional Soberanía pide atención

  RIQUEZA | Hoy cumple otro aniversario de fundación

Parque Soberanía pide atención

Se trata de un área protegida que enfrenta problemas por la falta de guardaparques, ausencia de cultura ambiental de algunos visitantes y caza furtiva, entre otros.

 AMPLIAR

Los cuatro senderos del Parque Nacional Soberanía son del deleite de extranjeros y nacionales que lo visitan.

[ Foto: Omar Batista / EPASA ]

Yaritza G. Mojica

PANAMA AMERICA28 de mayo de 2007 

SÓLO 10 guardaparques tienen la gran responsabilidad de proteger las 19 mil 541 hectáreas del Parque Nacional Soberanía. Eso se traduce en un promedio de 1, 954 hectáreas para cada uno. Sin embargo, en la práctica la realidad es otra.

Estos funcionarios hacen turnos en diferentes puntos del parque para prevenir delitos, lo que reduce el número permanente.

Y esa no es la única dificultad que enfrenta. Norma Ponce, administradora del parque, explicó que la falta de cultura ambiental queda evidenciada en este punto de gran valor ecológico.

Es común, dice Ponce, ver cómo quienes transitan desde Chilibre hacia la ciudad (Madden) y también por la Omar Torrijos hacia Gambia, arrojan basura sin remordimiento alguno.

¿Y las visitas? Ese es otro inconveniente. La funcionaria reconoció que se maneja poca información en torno a la entrada del parque de panameños. “Falta más divulgación” sobre las bondades del parque, considera Ponce.

De hecho, cada vez son más los extranjeros que vienen al Parque Nacional Soberanía para estudios y proyectos científicos.

“Llegan a este majestuoso lugar porque en sus países sólo ven edificios y carreteras”, indicó Ponce.

Se trata de un bosque tropical que reposa cerca de las riberas del Canal de Panamá y que además de su belleza natural, ha sido testigo de la historia de la conquista de los españoles.

Pero, tanta riqueza corre peligro a diario. Animales como gato solo, perezoso, ranas, zorras, iguanas verdes en temporada de postura y ardillas son atropellados en su intento por cruzar la carretera.

Los que no mueren atropellados son cazados, sostuvo Ponce. Y es que la cacería furtiva mantiene en zozobra a las autoridades.

Cuando se detecta a un cazador ilegal, la Policía Ecológica se encarga del caso, de donde luego se remite a la fiscalía correspondiente para identificar el delito y aplicar las sanciones.

A la fecha (2007) se tiene reporte de seis casos, tres por cacería de animales y otros tres por arrojar basura en sitios indebidos. En el 2006 se presentaron 12 reportes.

Las sanciones van desde B/. 200 hasta cuatro años de cárcel, según Marcos Salabarría, jefe de Áreas Protegidas de la Regional de ANAM en Panamá.

 

 AMPLIAR

Hay 67 sitios protegidos en Panamá. De éstos, 14 son parques nacionales, tres bosques protectores y 10 áreas silvestres.

LA VISITA
El olor a tierra húmeda se hizo presente a lo largo de nuestro recorrido por el parque, claro está, con el sonido de los monos aulladores de fondo, así como de la cascada.

Esta zona está compuesta por varios senderos como lo El Charco, Camino de Plantación, Camino de Oleoducto y Camino de Cruces.

En estos senderos hay desde hormigeros, ñeques, armadillos, iguanas y hasta saínos y venados.

La diversidad de su flora deja a los visitantes tanto nacionales como extranjeros, asombrados por las diferentes tonalidades de verde.

Igualmente el enorme tamaño de los árboles, sus más de 1,300 plantas y su fauna compuesta por alrededor de más de 600 especies, entre mamíferos, aves, reptiles y anfibios, es otro de sus atractivos.

El parque está cerca de Lago Gatún y el Chagres, donde se práctica la pesca deportiva y se puede pasear en lancha para apreciar su belleza natural.

También tiene a poca distancia las esclusas de Miraflores y Pedro Miguel, donde se observa el paso de barcos por el Canal.

 

 AMPLIAR

La Fundación para la Conservación de los Recursos Naturales (NATURA) aporta recursos económicos para mantenimiento del parque.

Sin duda la experiencia de pasar unas horas en el Parque Nacional Soberanía cautiva a todos los que lo visitan, especialmente japoneses, norteamericanos, italianos, franceses, alemanes.

Al respecto, el ingeniero Oriano Bosques, encargado del programa de Uso Público, dijo que las visitas suman unas 6 mil al año.

VALOR
El Parque Soberanía es un área protegida que cuenta con 105 especies de mamíferos, 402 especies de aves, 55 de anfibios, 79 especies de reptiles y 36 especies de peces, lo que lo hace de incalculable valor natural.

Panamá contiene la mayor proporción de parques y reservas de América Central, con un 16% de sus 78 mil kilómetros cuadrados de superficie.

Manglares de Colón serán patios de contenedores

COSTA ATLÁNTICA. AMPLIACIÓN DE PUERTO.

CCT exige permiso de tala a la Arap

El vicepresidente de CCT conminó a la Arap a que le apruebe ‘lo antes posible’ la tala de manglar.

La empresa apela a un Contrato de Concesión para exigir los permisos para rellenar zona costera.

Foto: zlc
COLÓN. La ampliación que Colon Container prevé en Coco Solo afectará manglares cercanos a isla Galeta.

José Arcia
jarcia@prensa.com

Otras 18.3 hectáreas de manglar en Colón se tambalean. La empresa Colon Container Terminal S.A. (CCT), del grupo Evergreen, intimó al director de la Autoridad de Recursos Acuáticos de Panamá (Arap), Richard Pretto, para que le otorgue “lo antes posible” el permiso de tala del área, como parte de las 50 hectáreas que usará para la expansión del puerto que mueve casi medio millón de contenedores al año.

Así consta en una carta que le envió el vicepresidente de CCT, Lloyd Luh, a Pretto, con copia al presidente, Martín Torrijos, en la que habla de dilaciones injustificadas e incluso amenaza con el uso de “todos los recursos legales” a nivel local e internacional.

coco SOLO.

Contenedores contra manglares

La Autoridad Nacional del Ambiente ya aprobó el Estudio de Impacto Ambiental.

José Arcia
jarcia@prensa.com

La intención de Colon Container Terminal S.A. (CCT) de talar 18.3 hectáreas de mangle en Coco Solo de Colón, para la cual exigió a la Autoridad de Recursos Acuáticos de Panamá (Arap) el permiso de tala, mantiene preocupados a los ambientalistas y a las autoridades de la provincia.

Ayer el gobernador de Colón, Julio Kennion, se reunió con grupos ambientalistas del área para analizar el tema.

En el encuentro también participó la gerente general de la Zona Libre de Colón, Nilda Quijano. Hoy se hará un pronunciamiento formal. Una de las alternativas que se analizó fue que la empresa corriera el proyecto unos 300 metros para que quede ubicado en una zona que no afecte, explicó.

Lloyd Luh, vicepresidente de CCT, envió el 15 de mayo una carta al administrador de la Arap, Richard Pretto, en la que exige el permiso para la tala sin más dilación, ya que cuenta con el estudio de impacto ambiental. La misiva fue enviada con copia al presidente, Martín Torrijos, y a sus dos vicepresidentes.

Luh basa su petición en la Ley No. 57 de 28 de diciembre de 2005 que modificó el contrato entre el Estado y CCT y que, según dice, el área está destinada para el desarrollo portuario.

Consultado al respecto, Pretto dijo que ayer se incorporaba a su trabajo, después de estar fuera del país, y que aún no ha tomado una decisión. Explicó que cualquier determinación debe hacerse basada en análisis científicos sobre la conveniencia o no de devastar manglar en un área que científicos del Smithsonian consideran clave para la protección de los ecosistemas e incluso de la ciudad.