El ambiente en el tratado de libre entre EEUU y Panamá

TLC de Panamá con Estados Unidos y el Ambiente

Por: Ariel R. Rodríguez-Vargas

Biólogo y Ecologista

El capítulo 17 del proyecto de Tratado de Libre Comercio Panamá – EE.UU, reza sobre el tema ambiental donde reconoce niveles de protección ambiental. El preámbulo de este capítulo ambiental dice lo siguiente:

Reconociendo el derecho de cada país firmante de establecer sus propios niveles de protección ambiental y sus políticas y prioridades de desarrollo ambiental, así como de adoptar o modificar, consecuentemente, sus leyes y políticas ambientales, cada país garantizará que sus leyes y políticas proporcionen y estimulen altos niveles de protección ambiental y deberán esforzarse en mejorar esas leyes y políticas en función de desarrollo sostenible real.

La pregunta que nos hacemos es: ¿estará Panamá preparada para reconocer este preámbulo ambiental?  La corrupción y el tráfico de influencias para saltarse las bardas ambientales en Panamá en este momento en Panamá son evidentes y vergonzosas, situación que nos hace dudar que se aumente y estimule, una vez hayan firmado dicho tratado. Quieren jugar vivo. Por eso, creemos que han violado desde 1998, la Ley General de Ambiente de Panamá y no han instalado la Comisión Consultiva Nacional de Ambiente, que justamente es una instancia con participación de la sociedad civil ambiental, ineludible que debió revisar y discutir estos preceptos ambientales y otras normas ambientales del país en relación al modelo de desarrollo sostenible que supuestamente promueve este tratado de comercio.  Pero el tiro les ha salido por la culata, no se esperaban que los Demócratas retomaran el control del Senado de EE.UU y por ende no pensaron que muchos de los capítulos aprobados no pasarían por el tamiz ambiental y laboral desde la perspectiva demócrata.

Ahora se ven forzados a negociar o aceptar sin negociar, por que no hay tiempo y tendrán que aceptar todo lo que proponga EE.UU, en términos ambientales, que paradójicamente es bueno para el ambiente panameño, ya el tratado obliga a un manejo ambiental adecuado, casi estricto y apegado a las leyes, lo que implica producción super limpia, y que para el caso de EEUU. le será fácil ajustarse, si es que ya no lo está, pero que a Panamá, le costará mucho llegar y mantener buenos estándares ambientales y ello le representará en términos comerciales enormes barreras al supuesto libre comercio que desean. En Estados Unidos, todas las adecuaciones ambientales, si les faltaran algunas, serán subvencionadas por el gobierno federal, los gobiernos estatales e incluso por los condados.  Lo cual significa una cosa: Panamá debe construir el estadio y entrenar a los jugadores, y EE.UU. sólo le corresponde batear con las bases llenas.  Esto implica que a Panamá no le será fácil cumplir esos estándares, mucho menos cuando tendrá una sociedad civil de EEUU y de Panamá que fiscalizarán y tendrán el derecho de demandar ante las partes cualquier fallo en estos menesteres y con las consecuencias que ello implica.

Un funcionario del gobierno de EEUU, que contactamos recientemente, nos indicó que los beneficios para EEUU de los TLC son evidentes, de lo contrario, no los promovería y que para los países firmantes el beneficio dependía del propio país y su fortaleza productiva y competitiva y del respeto a las leyes establecidas. Por ello, es bueno mencionar el párrafo 3 del capítulo 17.2, que reza así: “Para mayor certeza, nada en este Capítulo se considera que faculta a examinar bajo este Tratado si los tribunales judiciales, cuasijudiciales o administrativos de una Parte han aplicado apropiadamente su propia legislación ambiental”. En este país corrupto, este párrafo es suficiente para que la sonrisa por un TLC con EE.UU. se vuelva mueca, ya que será cotidiano la violación de la ley, debido a que Panamá la impunidad ambiental todavía es cotidiana y ha estado auspiciada por los gobiernos corruptos que se suceden cada cinco años, incluyendo el actual.  El poder centralista presidencialista corrupto está matando a todos nuestros países latinos. Debemos cambiar y el primer paso es reconocer nuestros errores y comenzar a denunciarlos.

Buena suerte Ministro Ferrer, de repente su TPC (Tratado de Promoción del Comercio) o TLC,  hace respetar, por primera vez, de manera integral, las leyes y normas ambientales de Panamá.  Por cierto, Señor Ministro Alejandro Ferrer, no ha contestado la misiva que le enviamos en diciembre pasado donde le solicitamos que nos hiciera llegar la Evaluación Ambiental Estratégica, establecida por Ley, sobre el posible TLC que se pretende firmar con EEUU.

Este artículo de opinión no es un análisis integral de los temas ambientales del TLC de EE.UU. con Panamá, sino un retoque a una arista del mismo como se habrán podido percatar. Juzgue usted lector.

Panamá, 24 de junio de 2007.


 

Anuncios

3 comentarios

  1. apertura.
    CAMBIOS AL TRATADO NO PERMITEN CONFIRMAR LA FECHA DE FIRMA.
    Comercio exterior: TLC con Estados Unidos vuelve a crear incertidumbre

    El vencimiento de la ‘vía rápida’, previsto para el 30 de junio, pone contra el reloj el acuerdo de Panamá.

    Los azucareros, disconformes con la cuota que recibieron, dicen que no participarían del acto.

    Rafael E. Berrocal R.
    rberrocal@prensa.com

    Alrededor de 80 agricultores, empresarios, diputados y funcionarios del Ministerio de Comercio e Industrias (Mici) tienen sus maletas alistadas para viajar a Washington a la firma del tratado de libre comercio de Estados Unidos (EU). Pero sus boarding passes (boletos de abordaje) no han sido confirmados, ya que la fecha de firma del tratado para el 28 de junio, oficialmente, sigue siendo tentativa.

    Las personas que han sido invitadas por el Gobierno informaron que solo les han pedido que estén preparadas para viajar a la capital de la primera potencia del mundo.

    El ministro de Comercio e Industrias, Alejandro Ferrer, señaló que se necesita llegar a un consenso en el texto de las modificaciones que ha presentado a Panamá la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR, por sus siglas en inglés), para poder confirmar que la firma del tratado se hará el próximo 28 de junio, tal como se había anunciado. La “vía rápida” solo está vigente hasta el 30 de junio.

    Hasta ahora el Mici solo ha informado que trabajan con la USTR en modificaciones al tema de seguridad portuaria y a los capítulos laboral, medioambiental, de inversiones, propiedad intelectual y compras gubernamentales. Pero la institución, luego de la visita del equipo negociador a Washington esta semana, no ha informado los detalles de la propuesta estadounidense. El Gobierno de Perú, en cambio, ha notificado a los medios de comunicación que la USTR le ha pedido confidencialidad hasta que haya un acuerdo final. “No es insólito que esto ocurra, tiene sentido que haya incertidumbre en este momento. El calendario es apretado, pero creemos que se van a evacuar todos los temas para poder firmar el TLC a tiempo”, dijo el presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep), José Javier Rivera.

    El dirigente gremial, sin perder el optimismo, indicó que una de las garantías es que hay interés por parte de los gobierno de ambos países en que el TLC se convierta en realidad.

    Virgilio Saldaña, presidente de la Comunidad Productora de Tierras Altas, también ha sido contactado para que se prepare a viajar a Washington, pero tampoco tiene la fecha confirmada. Al hacer su balance, casi seis meses después de haberse acordado la parte agrícola, Saldaña sostiene que el resultado en papa y cebolla fue positivo, ya que al final se consiguió la exclusión. “También nos hubiese gustado quedar sin cuotas a favor de EU, pero entendemos que esto no era posible”, señaló el productor. Para los comerciantes, el TLC es una herramienta indispensable. “Este acuerdo traerá beneficios que hasta ahora no se han visto y permitirá el crecimiento y desarrollo de importantes sectores productivos. Por eso apoyamos en forma vehemente la firma y ratificación del tratado”, dijo Domingo Latorraca, presidente de la Cámara de Comercio.

    Dulce amargo

    Pero el gremio azucarero, que no quedó conforme con la cuota de 6 mil 500 toneladas de azúcar después de haber aspirado a 70 mil toneladas adicionales, anunció que no participará del acto de firma del tratado con Estados Unidos. “No estamos invitados”, afirmó Anel Flores, de la Asociación Azucarera y Alcohol de Panamá (Azucalpa), quien prefirió no recordar cuán descontento estaba el sector por la cuota azucarera que la USTR le dio a Panamá.

    La Prensa, 24 de junio de 2007

  2. Vea además:

    Comercio exterior.
    TLC con Estados Unidos aún no se logra cerrar
    Dustin Guerra
    dguerra@prensa.com

    La cuenta regresiva empezó para Panamá. Solo faltan seis días para que el Tratado de Libre Comercio (TLC) acordado con Estados Unidos pueda acogerse a la ley de promoción comercial o “vía rápida” que vence el 30 de junio.

    Aunque el Gobierno panameño confiaba en firmar el TLC con EU el próximo 28 de junio, aún no hay nada definido.

    El ministro de Comercio e Industrias, Alejandro Ferrer, confirmó que Panamá analiza los cambios propuestos por la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos en temas relacionados con la seguridad portuaria, el capítulo laboral, medioambiental y propiedad intelectual, entre otros.

    Los representantes de diferentes sectores productivos y empresariales esperan que se respeten los acuerdos pactados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: