Atentados ambientales en el Parque Nacional Volcán Barú

PARQUES.

Atentados ambientales en el volcán Barú

Eduardo A. Esquivel R.

Desde que las tierras altas de Chiriquí empezaron a tener valores altísimos, varios individuos han querido “echarle guante” a las tierras del Parque Nacional Volcan Barú y el Parque Internacional La Amistad.

Ahora, varios grupos ambientalistas denuncian que una empresa abrió una trocha de seis metros de ancho, razón por la que han destruido el bosque primario y talado árboles centenarios. Sorpresivamente se dice que la empresa fue contratada por el Programa Nacional de Titulación de Tierras (Pronat) para “delimitar” estos parques. Los grupos ambientalistas denuncian, además, que esta delimitacion está mal hecha, debido a que “se dejan por fuera” más de 300 hectáreas de parque.

Todo esto es muy sospechoso, ya que, como dice David Samudio, de la Fundación para el Desarrollo Integral de Cerro Punta (Fundicep), esta delimitación no tenía que hacerse, ya que hace tiempo se hizo detalladamente. Samudio acusa a la Aautoridad Nacional del Ambiente (Anam) y a Pronat, de ser responsables de esta situación “por no vigilar los trabajos a realizar”. Se podría agregar que, técnicamente, Pronat no tiene nada que hacer en este caso, al menos que se esté buscando segregar tierras de los parques para su venta o titulación. Hay que recordar que desde hace tiempo, estos parques han sufrido intentos de apropiación de sus tierras, por parte de personas influyentes. Sería interesante que se investigara por qué se hizo la delimitación y cuánto costó este “trabajo”, que, además de innecesario, resultó dañino.

La Anam tiene una Direccion de Parques Nacionales que, por ley, es la responsable de todo este asunto.

Las “trochas” abiertas por los agrimensores para establecer puntos y límites, normalmente tienen un máximo de dos metros de ancho, y no se talan árboles. Las trochas de seis metros se abren para caminos de penetración y se talan todos los árboles.

Sería recomendable que la Anam, en colaboración con las ONG ambientalistas, aprovechara la ocasión para delimitar físicamente estos parques. Es decir, colocando señales o monolitos, e inclusive cercas, en los límites reales de estas áreas protegidas.

La comunidad y las autoridades deben estar alerta para proteger estas áreas de los destructores del medio ambiente, ya sea de las invasiones descaradas, como de engaños y tecnicismos solapados.

 

El autor es ingeniero y consultor agroindustrial

La Prensa, 2 de julio de 2007

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: