Un megaproyecto petrolero en el área del Canal!

ENERGÍA. INVERSIÓN EN PRIMERA ETAPA SERÁ DE MIL MILLONES DE DÓLARES.

Un oleoducto que atravesará el Canal

El plan incluye una tubería de 90 kilómetros que afectará de modo irreversible parques y áreas protegidas.

La empresa que promueve el negocio entregó el estudio ambiental a la Autoridad Nacional del Ambiente.

Santiago Fascetto
sfascetto@prensa.com

La empresa Centro Energético de las Américas pretende construir un multimillonario proyecto: tres parques para refinerías de petróleo, plantas petroquímicas y complejos de acopio de gas, hidrocarburos y productos químicos.

¿La ubicación? Uno en María Chiquita (Colón), otro en Howard y el último en la isla de Taboga. Todas las plantas estarán unidas por un oleoducto de 90 kilómetros que pasará por debajo del Canal y áreas protegidas, incluida Barro Colorado y el Parque Soberanía.

La empresa presentó el estudio de impacto ambiental a la Autoridad Nacional del Ambiente. La propuesta afirma que dará empleo a 6 mil personas, pero su construcción y actividad tendrán efectos irreversibles en el ambiente.

————————————

ECONOMÍA. UNA EMPRESA EXTRANJERA TIENE PREVISTO INVERTIR MIL MILLONES DE DÓLARES.

Autopista energética unirá océanos

El proyecto incluye parques energéticos en el Atlántico y en el Pacífico. Para unirlos, se construirá un oleoducto.

La firma extranjera que promueve la obra está a la espera del permiso de la Anam.


 
 

Santiago Fascetto
sfascetto@prensa.com

El primero en soltar una pista fue el viceministro de Comercio e Industrias, Manuel José Paredes, el último 11 de junio. Dijo que un consorcio 100% extranjero analizaba construir un inmenso parque energético en María Chiquita, Colón. Por razones de confidencialidad, no dio más detalles.

Detrás del tibio anticipo del funcionario se esconde una de las obras más monumentales que apoya la gestión del presidente, Martín Torrijos: un megaproyecto energético que comienza en el Atlántico y termina en el Pacífico, cuya inversión solo en la primera etapa alcanza los mil millones de dólares.

La principal “joya de la corona” es la construcción de un oleoducto de alrededor de 90 kilómetros de largo que unirá ambos océanos y que pasará por debajo del Canal a la altura de la zona de Gamboa.

La firma extranjera Centro Energético de las Américas (CELA) es el principal promotor e inversionista, según se desprende del estudio de impacto ambiental (EIA) –al que tuvo acceso este diario– que la compañía presentó a la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) el pasado 3 de julio.

Naciendo en el Atlántico

En la pequeña localidad de María Chiquita, a 15 kilómetros de Colón, se encontrará el núcleo neurálgico de la empresa: un parque energético de unas mil 500 hectáreas, que incluye un centro de refinería de petróleo, plantas petroquímicas, de regasificación y un complejo de almacenamiento de gas natural, hidrocarburos y productos químicos.

En total, el parque tendrá una capacidad de refinación de petróleo de hasta 2 millones de barriles por día. A ello se suma un volumen de producción petroquímica de hasta 3 millones de toneladas por año.

Del otro lado del país, la empresa prevé instalar en la antigua base aérea de Howard (en un terreno de 60 hectáreas) una terminal con capacidad de acopio de 20 millones de barriles de petróleo crudo y productos refinados (gasolina y diésel, entre otros).

Pero eso no es todo: también pretende construir un atracadero y un patio de tanques de almacenamiento –que estará conectado al continente por medio del oleoducto– en el extremo noroeste de la isla de Taboga. Para ese propósito, la empresa compró allí 20 hectáreas de tierra, aunque en la primera etapa utilizará 13 hectáreas y media.

El Plan Maestro que elaboró la empresa prevé empezar la fase de construcción durante el último trimestre de 2007. En el tercer trimestre de 2009 –según ese estudio– estarían culminadas las obras de la primera etapa.

El centro industrial fue desarrollado por la empresa extranjera con la colaboración de las firmas Técnicas Reunidas (España), Cryogas (Estados Unidos) y Jurong (Singapur). Los dueños: un grupo de empresarios extranjeros que encabezan Jesús Barderas, Abraham Hazoury y Luis Marín.

Dr. Jekyll y Mr. Hyde

Como el personaje de la famosa novela de Robert Louis Stevenson, El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr Hyde, el megaproyecto tiene dos caras: dará empleo directo a 6 mil 400 personas, pero su construcción y funcionamiento traerán consecuencias irreversibles para el medio ambiente: desde alteración en la calidad del agua dulce y salada, hasta la eliminación de árboles autóctonos (ver recuadro).

El oleoducto, además, invadirá áreas protegidas en el 36.7% de su recorrido, según se aclara en el EIA. Durante su camino, en el que unirá los dos océanos, las tuberías –que irán bajo tierra– afectarán los manglares ubicados entre la desembocadura del río Viejo hasta María Chiquita (Colón), así como también los manglares situados al final del río Venado, en la comunidad de Veracruz (Panamá).

“No hemos evaluado el proyecto en sí, sino que lo hemos admitido. Ahora sigue la fase de evaluación”, aclaró Bolívar Zambrano, director nacional de Evaluación y Ordenamiento Ambiental de la Anam.

Un largo camino

El proyecto deberá tener el visto bueno, antes de comenzar la obra, de un rosario de dependencias oficiales: Ministerio de Vivienda, Autoridad del Canal de Panamá, Ministerio de Comercio e Industrias, Dirección de Áreas Protegidas y Vida Silvestre, Autoridad Marítima de Panamá e Instituto Nacional de Cultura.

Según dijo Zambrano, se realizarán dos foros públicos: uno en Colón y otro en Panamá.

No obstante, en el EIA se incluyó una encuesta a 381 personas del área de Colón, Veracruz y Taboga. Según el sondeo, el 66% de las personas considera que el proyecto traerá efectos positivos sobre sus comunidades. La gente, sin embargo, plasmó en las entrevistas sus miedos: derrame de combustible, inmigrantes de la capital, daños al ecosistema, posible contaminación del agua y las playas, destrucción de propiedades y sobrecarga del sistema vial.

La actualidad se entrelaza, a lo largo del oleoducto, con la historia de Panamá. Según el EIA se identificaron 12 posibles localidades arqueológicas a lo largo del área de influencia del proyecto.

(Con información de Rocío Grimaldo).

———————————————

El Gobierno concede a la empresa facilidades fiscales y arancelarias

El puntapié inicial al proyecto lo dio el 13 de marzo último el Ministerio de Comercio e Industrias. Ese día, la empresa y el Gobierno firmaron un acuerdo de entendimiento, hasta ahora desconocido, en el cual el Estado se compromete a “realizar sus mejores esfuerzos para asistir en las actividades desarrolladas” por el Centro Energético de las Américas.

También el Estado se obliga a ayudar a la empresa en la tramitación de “cualquier permiso” que requiera, previo cumplimiento de las leyes. El memorándum –al que tuvo acceso este diario– lleva la firma del ministro de Comercio e Industrias, Alejandro Ferrer, y del vicepresidente ejecutivo de la firma, el venezolano Luis Marín.

El acuerdo establece, además, que se le concederá “el tratamiento fiscal y arancelario beneficioso de una Zona Libre de Petróleo”. El documento le entrega un cheque en blanco a la empresa. Según el artículo 5, “tendrá derecho a cualquier beneficio fiscal o arancelario que facilite el desarrollo del proyecto”, siempre que cumpla las leyes de Panamá.

La compañía actuará, según el memorándum, como el principal promotor e inversionista.

El acuerdo tiene seis meses de vigencia, aunque se podrá prorrogar por seis meses más. Si la empresa –tras realizar los estudios– considera que no es viable la obra, podrá abandonar el proyecto previa entrega al Estado de los reportes, datos y demás informaciones.

Oleoducto irá por áreas protegidas

El medio ambiente “padecerá” el desarrollo del proyecto energético que pretende construir la firma Centro Energético de las Américas. Según el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) que entregó la empresa a la Autoridad Nacional de Medio Ambiente, la realización del proyecto traerá como consecuencia:

– La eliminación de árboles en sitios “con algún grado de conservación”.

– La remoción de cobertura vegetal autóctona.

– La alteración de la calidad del agua dulce y salada.

– La sedimentación de fondo lacustre y marino por la instalación del oleoducto.

– La alteración de especies marinas de plantas y animales (incluyendo áreas de corales y manglares).

– La alteración de sitios arqueológicos e históricos.

Según el EIA, 23.2 kilómetros de la tubería invadirán lugares protegidos.

El EIA calculó que la fauna y la flora sufrirán efectos directos en los 40 metros alrededor del oleoducto, mientras que otros 40 metros serán áreas que padecerán la construcción en forma indirecta.

El EIA calcula que 92.8 hectáreas de serán impactadas en su recorrido. Pero cálculos hechos por este diario en base a datos del EIA, fijan ese número en, al menos, cinco veces esa cantidad.

Las áreas que se afectarán con este proyecto son:

– El Parque Nacional Soberanía.

– El lago Gatún

– Barro Colorado

– El Refugio de Vida Silvestre Taboga

EL CAMINO DEL MEGAPROYECTO

  • ACUERDO: El 13 de marzo último, el Gobierno firma un acuerdo con la empresa Centro Energético de las Américas, a la que le concede facilidades fiscales y arancelarias.
  • ANUNCIO: El 11 de junio pasado, el viceministro de Comercio e Industrias, Manuel José Paredes, hace el anuncio sin brindar detalles.
  • INGRESO: El 3 de julio, la empresa presenta el EIA a la Anam.

 

5 comentarios

  1. Sr. Santiago Fascetto, ¿sabia usted que estas personas, que hablan de inversiones de mil millones de dólares en Panamá, hace apenas unos pocos años eran dos salta patras en Republica Dominicana? Investigue de donde viene esta fabulosa fortuna y encontrara en fraude colosal que cometieron para apropiarse de los aeropuertos de Republica Dominicana, la alerta se la doy para que Panamá no caiga en manos de ese grupo de “empresarios”, de lo contrario, los pasajes aéreos de los panameños subirá de precio de inmediato, ojo pelao con esas gentes, no son nada bueno.

  2. El socio mas importante que tuvo, en sus tiempos de pobre, el Sr. Jesús Jhonas Barderas Martin lo fue Enrique Sarasola, eran socios en varias empresas en España y Republica Dominicana, entre ellas Iberlesa, (estuvo subjudice en el mismo momento de la adjudicación de los aeropuertos acusado de estafa) el mismo empresario que recibió en la cuenta 999-12345 en el Merril Lynch International Bank de Panamá la comisión del 3.5% del Metro de Medellín, unos US$19.6 millones de dólares como pago de trafico de influencia. Este Sarasola fue el mismo que invito y llevo nada más y nada menos que al “Patrón” Pablo Escobal Gaviria a la Toma de posesión de Felipe González a finales de 1982, curiosamente, tres meses después de esta invitación al hotel Palace de Madrid, Don Enrique, el socio de Barderas, gano la licitación de la construcción del Metro de Medellín.

    Con el 92.25% de las acciones de Aerdom y con una inversión de mas de US$250 millones por realizar, ¿de donde salieron los recursos de Jesús Jhonas Barderas Martin y Abraham Hazouri?, ¿Cómo podía un banco extranjero prestarle a Jesús Jhonas Barderas Martin dinero cuando estaba en esos momentos, junto a Sarasola, acusado de estafar a varios bancos? Vean la noticias en:

    http://www.elmundo.es/1999/11/16/espana/16N0030.html

    Sin invertir un solo centavo se quedaron con la opereacion de los aeropuertos en la Republica Dominicana, solo con el trafico de influencias, se han convertido, la pareja Barderas-Hazouri. Es el dinero gando en los aeropuertos de dominicana, ganados al pueblo dominicano lo que estan tratando de invertir en Panamá, atención con esto.

  3. A igual que en Panamá todo lo consigue este grupo en base al trafico de influencias, en base a corromper a los funcionarios, la Comisión de Licitación que entrego los aeropuertos a Barderas y Hazouri estuvo integrada por el flamante Lic. Vitelio Mejia, actual consultor jurídico del Grupo Hazouri, de Presidente de la comision a Consultor de Aerodom. El primer Gerente General de Aerodom lo fue el Sr. Alex Santana, también miembro prominente de la Comisión de Licitación, El Sr. Arturo Villanueva miembro de la Comisión de Licitación y primo de la esposa de uno de los socios de Aerodom, de esta manera “entre familia” obtuvieron el contrato y sin poner un centavo de inversión, le entregaron la operación de los aeropuertos por 20 años, obtuvieron de inmediato la alzas de las tasas y con los propios fondos de los aeropuertos realizaron las pocas inversiones que han hecho, hoy en día, se ganan alegremente mas de US100 millones al año, es esa plata la que se invierte en Panamá, es el sudor del pueblo dominicano, el aumento de las brutal de tasas aeronáuticas y aeroportuarias y la expresión mas alta de la corrupción administrativa.

    Para que se entienda mejor la idea, el contrato de Aerodon con el Estado obligabla a Aerodom a invertir mas de US$250 millones de dólares en dos años, el grupo local compuesto por Barderas y Hazouri tenia el 92.25% de las acciones de Aerodom y Vancouver el restante 7.75%, lo que implicaba una inversión de aproximadamente US$75 millones de equity debía ser invertida por el grupo Barderas-Hazouri, seria bueno que la dupla Barderas-Hazouri explicara ¿de donde salieron esos recursos, quien o quienes se los presto, ya que Barderas, en ese momento, estaba subjudice acusado junto a Enrique Sarasola por una estafa al banco EBN por US$3.5 millones de dólares y Hazouri andaba en un carrito voswagen?, ¿de donde salen todos estos millones de dólares para invertir en Panamá?. Sin ser uno experto en matemáticas sabemos que esos recursos se han obtenido de los Aeropuertos Dominicanos, de los aumentos abusivos de las tasas que obtuvieron a igual que en Panamá, “gracias a la compresión de los amigos gobernates de turno”. Son estos abusos al patrimonio publico los que crean gobiernos extremistas, porque son los únicos que les piden cuenta a estos falsos empresarios, que se hacen multimillonarios con los fondos públicos y gracias a la corrupción administrativa, estos Sres. Barderas-Hazouri que compraron un periódico para denostar y chantajear deberían recordar que “El que tiene techo de cristal no debería tirar piedras.”

  4. A este grupo tambien se ha incorporado el Ing Luis Marin, sacado de la empresa Venezolana PDVSA, por corrupcion y otros cargos. Ademas de estar acusado de genocidio laboral contra un gran volumen de venezolados que laboraban en esa empresa…

  5. Es sumamente delicado este asunto, requiere de una investigacion muy conciensuda para asi no ser sorprendido por petrodepredadores,que luego nosotros los panameños seamo paganinos de estos inescrupulosos indibiduos. Es verdad que necesitamos inversiones, pero tambien es verdad que se requiere de personas serias con un grado alto de moral, respetuoso de la vida individual y colectiva , igualmente al medio ambiente,fauna y flora de la region.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: