Ley de vida silvestre en la República de Panamá

 Asamblea Legislativa

Ley  N0 24

(De 7 de Junio de 1995)

 

“Por la cual se establece la legislación de vida silvestre República de Panamá y se dictan otras disposiciones”.

 

La Asamblea Legislativa

Decreta:

Titulo I

Disposiciones Generales

Capitulo 1

De Los Objetivos De La Presente Ley

Artículo 1.

La presente Ley establece que la vida silvestre es parte del patrimonio natural de Panamá y declara de dominio público su protección, conservación, restauración, investigación, manejo y desarrollo de los recursos genéticos así como especies, raras y variedades de la vida silvestre, para beneficio y salvaguarda de los ecosistemas naturales, incluyendo aquellas especies y variedades introducidas en el país y que, en su proceso de adaptación, hayan sufrido cambios genéticos en los diferentes ecosistemas.

Artículo 2.

 Son objetivos de la presente Ley:

1.  Regular la conservación de la vida silvestre, sus diferentes componentes, elementos, categorías y manifestaciones.

2.    Fortalecer la estructura administrativa de la autoridad competente en materia de vida silvestre, ampliando su ámbito de competencia.

3.     Crear los mecanismos de financiamiento para el   cumplimiento de estos objetivos.

4.   Fomentar la participación local en la administración y manejo de la vida silvestre, proporcionando las facilidades y recursos para ello.

5.     Impulsar y regular la investigación sobre la vida silvestre.

6.      Promover y regular todas las formas de conservación in situ y ex situ del recurso.

7.      Regular la recolección, extracción, comercialización, explotación   tráfico   y, en general, todo tipo de  aprovechamiento de la vida  silvestre sus productos y subproductos.

8.      Regular la caza y la pesca en todo el territorio nacional.

9.       Coadyuvar en el cumplimiento de las obligaciones contraídas por el  Estado en los tratados internacionales relativos a la conservación  de la vida silvestre, desarrollando sus preceptos para su correcta  aplicación.

10.     Establecer sanciones para las acciones que infrinjan las disposiciones relativas a la vida silvestre.

11.      Determinan la responsabilidad civil y administrativa por el daño  causa a l a vida silvestre.

12.      Establecer el procedimiento judicial y administrativo, y designar los   tribunales competentes en estamateria.

13.      Desarrollar y promover actividades de educación ambiental y su  extensión en lo referente a la conservación de la vida silvestre

Capitulo II

De Las Definiciones

Artículo 3:

Para los efectos de la presente Ley se establecen las siguientes definiciones jurídicas.

1. Acción pública ambiental

Es el derecho que legítima toda persona para accionar procesalmente, aunque no exista una lesión individual o directa, a pedir la suspensión, prevención o reparación de un acto, de una persona pública o privada, que cause o pueda causar un daño o poner en peligro el ambiente, como bien jurídico tutelado.

2. Año fiscal.

Es el período comprendido entre el primero de enero y el treinta y uno de diciembre de cada año.

3. Dominio público.

Es el régimen jurídico al que se encuentra sometida la vida silvestre que otorga su dominio exclusivo al Estado. Su uso y aprovechamiento se realiza de acuerdo con los procedimientos administrativos establecidos en el objetivo de esta Ley, que es la conservación de la vida silvestre.

4.Interés difuso.

Es aquel que se encuentra diseminado en una colectividad, corresponde  a cada uno de sus miembros y no emana de títulos de propiedad, derechos o acciones concretas.

5.Interés social.

Es aquel que por su importancia tiende al bienestar de la colectividad,  declarado así por mandato de la ley.

6. Patrimonio de la nación.

Es el conjunto de bienes pertenecientes al Estado, excluidos del régimen de derecho privado, destinados al beneficio, directo o indirecto, de la colectividad y preservado para las presentes y futuras generaciones.

7. Terrenos nacionales.

Son aquellos que no forman parte de las áreas jurídicamente protegidas, ni de la propiedad privada ni de las comarcas indígenas.

8. Trabajo comunitario.

Es la realización de servicios en favor de la vida silvestre, y es una de las sanciones previstas, en los casos de infracción de las disposiciones de esta Ley.

II. Técnicas:

1. Área silvestre protegida.

Ambiente natural o seminatural terrestre, que cuenta con una legislación especial protegida y manejada por el Estado para lograr objetivos de conservación, en los que privará el beneficio común de los panameños.

2. Área marina y/o  acuática.

Ambiente natural o seminatural donde se desarrollada flora  y la fauna marina.

3. Acuario.

Lugar donde se exponen especies de la vida acuática,  salada  y dulce,  para fines educativos, recreativos, científicos o comerciales.

4. Biodiversidad o diversidad biológica.

Es la variabilidad de organismos vivos de cualquier fuente, incluidos los ecosistemas terrestres, marinos y otros ecosistemas acuáticos y los complejos ecológicos de los que forman parte. Comprende la diversidad dentro de cada especie, entre las especies y los ecosistemas.

5. Caza.

Es la búsqueda, persecución, acecho, acoso, captura o aprehensión de animales silvestres vivos o muertos, así como la recolección de productos derivados.

6. Caza científica.

Es la caza realizada con fines de enseñanza e Investigación científica.

7. Caza deportiva.

Es la caza realizada en forma lícita, con fines recreativos y sin interés de lucro.

8. Caza comercial

Es la que se realiza para obtener beneficios de lucro con el producto obtenido.

9. Caza de control.

Es la que se realiza para regular las poblaciones de animales silvestres que ocasionan daño en forma eventual o permanente. Este tipo de caza únicamente podrá ser ejecutada y/o autorizada por la autoridad competente.

10. Caza de subsistencia.

Es la que se efectúa para satisfacer necesidades alimenticias de personas de escasos recursos económicos en áreas rurales, para el consumo directo, sin que medie contraprestación económica.

11. Comercialización.

Actividad a través de la cual se tráfica con recursos de la vida silvestre, mediando no sólo trueque, sino el intercambio económico en beneficio del que tráfica.

12.Conservación.

Es el conjunto de medidas tendientes a proteger y mejorar las condiciones de los recursos naturales renovables, promoviendo el uso racional de estos recursos. Conllevan aspectos de preservación, protección y manejo.

13. Conservación ex situ.

Es toda actividad para la conservación de las especies silvestres fuera de su hábitat natural, como los zoocriaderos, acuarios, viveros, zoológicos, centros de germoplasma y jardines botánicos.

14. Conservación in situ.

Es toda actividad para la conservación de las especies silvestres dentro de su hábitat de origen como la creación de áreas protegidas.

15. Coto de caza.

Es el área sujeta a manejo y destinada al ejercicio de la caza, establecida según procedimientos administrativos y mediante la autorización correspondiente.

16. Especie.

Es el conjunto de seres vivos que poseen en común ciertos caracteres que los distinguen de otros grupos parecidos y que se reproducen entre si, real o potencialmente.

 17. Espécimen.

Es el individuo representativo de la población de una especie en cualquiera de sus etapas de desarrollo.

18. Especie endémica.

Es aquella cuyo rango de distribución se restringe a una localidad específica.

19. Especie exótica.

Especie de vida silvestre que ha sido introducida al país y que no forma parte de nuestro ecosistema natural.

20. Especie nativa.

Es aquella cuyo rango de distribución nacional comprende la totalidad o parte del territorio natural.

21.Especie en peligro de extinción.

Es aquella cuya población ha sido declarada como tal, por haber quedado reducida numéricamente a un nivel crítico, o cuyo hábitat ha experimenta    do una modificación considerable.

 22.Extracción.

Es la acción de sacar de su sitio natural o extraer de raíz especimenes de la vida silvestre, sus productos o subproductos, partes o derivados.

 23.Fauna silvestre.

Es el conjunto de especies animales residentes o migratorios que subsisten sujetos a procesos de selección natural, cuyas poblaciones se desarrollan libremente en la naturaleza, incluyendo las que se encuentran bajo el control del hombre.

24.Flora silvestre.

Es el conjunto de especies vegetales que subsisten sujetas a los procesos de selección natural y que se desarrollan de libremente en la naturaleza, incluyendo los especimenes estas especies que se encuentran bajo el control humano. Se exceptúa de ese conjunto el término árbol maderable, de acuerdo con la definición dada por la ley que regula esta materia.

25. Hábitat.

Es el lugar o sitio donde se puede encontrar una especie.

26.Herbario.

Especie de museo que contiene una colección de muestras de plantas se  cas procesadas y con la información pertinente a su biología, distribución,   floración, etc., procedente de un área, región, país o continente, según sea   el caso.

27.Introducción.

Acción de incorporar determinadas especie en un área que no forma parte   de su distribución natural.

28.Jardín botánico.

Establecimiento o lugar en el cual coleccionan y se exponen, con fines   científicos, recreativos y educativos, muestras de especies de flora nacional  y exótica.

29.Manejo.

Método a través del cual se manipula la vida silvestre y su hábitat para fines favorables al bienestar del ser humano. Su finalidad es alcanzar el  equilibrio que garantice un aprovechamiento sustentable.

30.Pesca.

Es la acción de acosar, apresar y/o matar animal acuáticos silvestres.

31. Producto.

Es el resultado final del procesamiento de uno o más especimenes.

32.Recolección.

Acción de recoge, cortar, capturar o separar de su medio especies    o especimenes silvestres, sus productos   o  subproductos, partes o   derivados.

33. Refugio de vida silvestre

Área que provee la protección de hábitats, ecosistemas y nichos específicos para la existencia o bienestar sustentable de las especies  de la flora  o fauna, migratoria   o residente, de importancia nacional o global. El tamaño del área y el manejo especial en circunstancias estacionales  dependerá  de los requerimientos de hábitats y características de las especies que serán protegidas.

34. Repoblación.

Acción de incorporar determinada especie en un área que forma parte de  su distribución natural, donde su población este amenazada o haya des aparecido.

35. Subproducto.

Es el resultado de las etapas intermedias del procesamiento de uno o más especimenes, antes de obtener el producto final.

36.Tráfico.

Es toda movilización nacional e internacional de los recursos de  vida silvestre, como la exportación, importación, reexportación, reimportación y tránsito.

37. Vida Silvestre.

Es el conjunto de especies y especimenes de la flora y la fauna que viven   o se encuentran en el medio natural, ya   sean criados en cautividad  o reproducidos artificialmente, así como sus productos, subproductos, partes y derivados.

38.Vivero.

Es el área destinada a la reproducción de plantas.

39. Zoocríadero.

Lugar destinado a la reproducción y/o  cría de animales silvestres, en cuyo proceso se involucra el control humano.

40.Zoológico.

Establecimiento o lugar en el cual se mantienen y se exponen colecciones y    muestras de especies de la fauna ( vertebrada e invertebrada), nacional o exótica, con fines científicos, recreativos y educativos.

CapituloIII

De La Autoridad Competente

 Artículo 4.

La autoridad competente en materia de vida silvestre, en la República de Panamá, es el Instituto Nacional de Recursos Naturales Renovables (INRENARE), a través de la Dirección Nacional de Áreas Protegidas y Vida Silvestre, que tendrá, además de las ya establecidas por ley, las siguientes competencias y responsabilidades:

1.                Determinar las políticas técnicas y administrativas en materia de vida silvestre. de acuerdo con la Ley.

2.                Elaborar y presentar un plan integral de manejo, protección, conservación, investigación. educación y desarrollo de la vida silvestre nacional, con el fin de que se le asignen las partidas presupuestarias para su preparación y ejecución.

3.               Establecer y administrar áreas protegidas para la conservación de la vida silvestre y terrenos públicos experimentales de caza, así como autorizar el fucionamiento de los cotos de caza y controlar el cumplimiento de los requisitos establecidos para éstas.

4.       Extender los permisos para el ejercicio de la caza y la pesca, así como para la          recolección y extracción de la vida silvestre nacional, previa realización  de los estudios técnicos  respectivos, y establecer sus costos. En cuanto a  estas actividades en el ambiente marino, el Ministerio de Comercio e in dustrias, a través de la Dirección de Recursos Marinos, y el Ministerio de   Desarrollo Agropecuario, a través de la Dirección Nacional de Acuicultura,  ola entidad encargada de regir estos recursos, deberán coordinar con el  INRENARE los lineamientos para la conservación, investigación, comercio  y manejo de la vida silvestre.

5.                Otorgar los permisos para la exportación, importación, reexportación, re importación o tránsito, relacionados con las especies de la vida silvestre,  en concordancia con las leyes  nacionales y convenios internacionales,  previa realización de los estudios técnicos respectivos.

6.                Fomentar, ejecutar e incentivar las investigaciones sobre la vida silvestre,   y publicar los resultados de los trabajos de investigación que son re levantes e importantes para la comunidad científica y la vida silvestre.

7.                Determinar, de acuerdo con criterios técnicos, los períodos de veda de  las  especies de la vida silvestre y las cantidades de especimenes por especie,  sujetos al aprovechamiento fuera de los períodos de veda,  cuan do  sea posible.

8.                Elaborar y revisar periódicamente la lista de especies en amenaza,    peligro o vía de extinción.

9.   Establecer convenios o acuerdos para el desarrollo de programas  y  actividades que promueven el mejoramiento, desarrollo y protección de la  vida silvestre, con entidades públicas y privadas.

10.             Promover, en colaboración con otras instituciones públicas y asociaciones   nacionales e internacionales, la divulgación de esta Ley, en forma comprensible comprensible  a todos los sectores de la sociedad.

11.    Cumplir y hacer cumplir las disposiciones de la presente Ley y sus reglamentos.

Artículo 5.

El Órgano Ejecutivo, a través del INRENARE, reglamentara la presente Ley en un período no Mayor de un (1) año, a partir de su promulgación.

Capitulo IV

El Organismo Consultivo

Artículo 6.

Créase en el INRENARE la comisión  Nacional para la Vida Silvestre que estará integrada por:

1. El Director de la Dirección Nacional de Áreas Protegidas y Vida    Silvestre del INRENARE, quien la presidirá.

2. Un representante de la Universidad de Panamá.

3. Un representante de las Asociaciones Conservacionistas.

4. Un representante del Colegio Nacional  de Biólogos.

5. Un representante del Colegio Nacional de Abogados.

6. Un representante del Colegio de Ingenieros Forestales.

7. Un representante de los Gobiernos Indígenas del País.

8. Un representante del Colegio de Ingenieros Agrónomos.

9. Un representante de la Asociación de Médicos Veterinarios.

10. Un representante de las Asociaciones de cazadores Legalmente Reconocidas por el gobierno

11. Un representante de la Universidad Tecnológica de  Panamá.

Los miembros de la Comisión deberán ser personas idóneas y con experiencia profesional en su especialidad.

Artículo 7.

La Comisión Nacional para la Vida Silvestre tendrá las siguientes funciones y responsabilidades:

1                 Servir de órgano de consulta y asesoría de la Dirección Nacional de Áreas Protegidas y Vida Silvestre del INRENARE, así como para otras entidades o personas naturales o jurídicas en materia de vida silvestre.

2                 Recomendar la revisión de los períodos de veda.

3.                Promover la elaboración y revisión por parte del INRENARE, del listado de especies amenazadas o en peligro de extinción, cada dos (2) años.

4.                Proponer los lineamientos generales para los contratos de investigación de la vida silvestre.

5.                Recomendar el costo de los permisos de caza, recolección, pesca, captura, exportación, importación, reexportación y reimportación científica y para poseer mascotas de la vida silvestre.

6.                Proponer los lineamientos para el establecimiento de costos privados de caza.

7.                Recomendar los requisitos para obtener los permisos de caza, pesca y re colección de la vida silvestre.

8.                Sugerir la creación de subcomisiones técnicas científicas especializadas sobre la vida silvestre, con personas idóneas nombradas ad hoc.

9.                Someter a la consideración del INRENARE conceptos científicos y técnicos  sobre la gravedad de los delitos ambientales contra la vida silvestre.

10.             Conocer las reglamentaciones sobre esta Ley.

11.             Establecer su reglamento interno.

Artículo 8.

La Comisión Nacional para la Vida Silvestre iniciará sus labores a más tardar tres (3) meses a partir de la vigencia de la presente Ley, y se reunirá por lo menos una (1) vez al mes.

Artículo 9.

El Estado, a través del Fondo Nacional de Vida Silvestre, suplirá los fondos para las dietas y el funcionamiento de la Comisión Nacional para la Vida Silvestre.

Capitulo V

Del  Financiamiento

Artículo 10.

Créase el Fondo Nacional de Vida Silvestre para el cumplimiento de los objetivos de la presente Ley, como fondos incorporados, no sujetos al principio de caja única del Estado y estará compuesto por:

1.     Recursos financieros que se le asignen a través del Presupuesto General del Estado, de acuerdo con el plan integral de manejo, protección, educación, investigación y desarrollo de la vida silvestre nacional.

2.     Dineros recaudados en concepto de permisos para el ejercicio de la caza, la pesca, la recolección y la extracción de la vida silvestre nacional.

3.       Legados, herencias o donaciones realizadas por personas naturales o jurídicas, nacionales o extranjeras, públicas o privadas.

4.       Ingresos provenientes de multas, comisos o indemnizaciones por infracción de esta Ley o sus reglamentos.

5.      Préstamos de organismos financieros internacionales u otras fuentes para el cumplimiento de los objetivos de esta Ley.

6.     Fondos obtenidos en concepto de permisos, derechos de inspección, tasas de servicios técnicos, guía de transporte y venta de bienes provenientes o derivados de la vida silvestre.

Artículo 11.

Los recursos del Fondo Nacional de la Vida Silvestre serán destinados a los gastos de inversión de la Dirección Nacional de Áreas Protegidas y Vida Silvestre del INRENARE, así como para incentivar los proyectos de manejo, protección, conservación, desarrollo y educación de la vida silvestre. Estos recursos estarán bajo la administración de ésta Dirección y la supervisión de la Contraloría General de la Nación.

Artículo 12.

Estos fondos deberán ser depositados en una cuenta en el Banco Nacional de Panamá, y serán utilizados de acuerdo con los principios universalmente reconocidos y aceptados por las ciencias contables, entendiéndose como superávit los fondos sobrantes que deberán ser incorporados en el próximo año fiscal.

Artículo 13.

Los recursos pertenecientes al Fondo Nacional de la Vida Silvestre que fuesen recibido  por el Ministerio de Hacienda y Tesoro, serán transferido trimestralmente al Fondo.

Artículo 14.

Estado brindará incentivos a las personas naturales o jurídicas que contribuyan a la conservación y desarrollo de la vida silvestre. Asimismo fomentará y ofrecerá, apoyo través del INRENARE, apoyo y asistencia técnica fiscalizará el manejo sustentable de tales proyectos.

El INRENARE, a través del Instituto para la Formación y Aprovechamiento de Recursos Humanos (IFARHU), promoverá la creación de becas para estudio de las disciplinas relacionadas con la vida silvestre.

Titulo II

Del Dominio Y Uso De La Vida Silvestre

Capitulo 1

De La Protección De La Vida Silvestre

Artículo 15.

Queda prohibida la utilización y transporte de la vida silvestre, sus productos o sub-productos, partes y derivados, sin la autorización previa de la Dirección Nacional de Áreas Protegidas y Vida Silvestre del INRENARE.

Artículo 16.

Las personas que deseen dedicarse al negocio de cría, compraventa exportación de especies de la flora y la fauna silvestre, deberán inscribirse en el registro que, para tal efecto, lleva el INRENARE con el objeto de obtener los permisos correspondientes.

Artículo l 7.

Para la utilización de los bosques naturales y artificiales se deberá establece en los respectivos planes de manejo, medidas que garanticen la preservación de la vida silvestre.

Artículo 18.

Los inspectores forestales y de vida silvestre guardabosques, guardaparques y afines, quedarán investivos de las siguientes funciones y responsabilidades además de las que tengan al momento de promulgarse la presente Ley:

1. Cumplir y hacer cumplir lo que establece esta Ley en lo referente a sus funciones.

2. Poner a órdenes de las autoridades competentes a los infractores de esta Ley y sus reglamentos.

3.Entrar, transitar y practicar inspecciones en los lugares que estimen conveniente para el cumplimiento de la Ley. En los casos en que sea necesario, deberán solicitar la autorización de la autoridad respectiva.

4.Retener ejemplares vivos o muertos, productos y subproductos, partes o derivados de la vida silvestre, obtenidos mediante actividades contrarias a esta Ley, así como los implementos utilizados para ello.

 

Capitulo II

De La Investigación De La Vida Silvestre

 Artículo 19.

Cuando la parte investigadora esté constituida por personas naturales o jurídicas extranjeras, en el contrato se tendrá que estipular la participación de investigadores panameños, según la proporción y requerimientos que establezca la autoridad competente.

Artículo 20.

En ningún caso se permitirá la salida del país de especies o especimenes de la vida silvestre, sin autorización del INRENARE.

Artículo 21.

El INRENARE establecerá el monto que deberá pagar el solicitante para el otorgamiento del permiso o contrato, el cual se revisará periódicamente.

Artículo 22

En caso de incuplimiento de los términos establecidos en el permiso, o de las cláusulas del contrato, o cuando se considere inconveniente para el interés nacional, el INRENARE podrá cancelarlos o rescindirlos, a través de resolución motivada.

 

Capitulo III

De La Educación, Capacitación Y Su Extensión Sobre La Vida Silvestre

 Artículo 23.

El investigador nacional o extranjero proporcionará una copia de los resultados de sus investigaciones a la autoridad competente, cuando haya concluido la investigación, o en el momento en que la autoridad competente así lo requiera.

 Artículo 24.

Se reconoce que la educación es un medio a través del cual el individuo es capaz de comprender su relación con el entorno ambiental y, por ende, lograr el cambio de actitud con respecto a la conservación y uso sustentable de la vida silvestre.

 Artículo 25.

Corresponderá al Ministerio de Educación fomentar la educación respecto a la protección, conservación y uso sustentable de la vida silvestre, en beneficio de las actuales y futuras generaciones.

Artículo 26.

El Ministerio de Educación promoverá, aplicará, coordinará y supervisará la ejecución de acciones educativas sobre la vida silvestre, mediante campañas tendientes a preparar a la ciudadanía en la adecuada armonía con la naturaleza y con el fin de modificar hábitos consumistas que afectan negativamente el ambiente, en los diversos niveles y especialidades de los centros educativos inherentes a su responsabilidad.

Artículo 27.

Las instituciones responsables de la educación en los diferentes niveles y especialidades, incorporarán contenidos sobre la temática de vida silvestre en sus planes y programas de estudios.

 Artículo 28.

Los centros de educación superior promoverán la formación de técnicos y especialistas ambientales en vida silvestre, con énfasis en la investigación y uso sustentable de estos recursos.

Artículo 29.

El INENARE, a través del departamento de Educación Ambiental y del Centro de Capacitación para el Manejo de Recursos Renovables (CEMARE), conjuntamente con el Ministerio de Planificación y Política Económica, a través del centro de perfeccionamiento de los Recursos Humanos del Sector Público (CEPRHUSEP), y la oficina de Educación Ambiental del Ministerio de Educación y el Ministerio de Desarrollo Agropecuario, tienen la responsabilidad de sensibilizar, orientar y capacitar a la población, especialmente a los usuarios, en la conservación y uso racional de la vida silvestre, sus productos y subproductos.

Artículo 30.

Corresponderá al INRENARE coordinar con otras entidades públicas y privadas, incluyendo los medios de comunicación, la divulgación y capacitación sobre el manejo y uso sustentable de la vida silvestre, así como la investigación y extensión de las tecnologías apropiadas sobre su uso racional.

Artículo 31.

El INRENARE establecerá una red de información sobre vida silvestre, a nivel nacional e internacional, a través de su Centro de Información.

Artículo 32.

El INRENARE apoyará el desarrollo de proyectos de extensión en manejo y uso sustentable de especies de la vida silvestre en comunidades rurales, promoviendo una mejor calidad de vida mediante programas de desarrollo integral, en coordinación con otras organizaciones gubernamentales y no gubernamentales.

Capitulo IV

De La Conservación De La Vida Silvestre

 Artículo 33.

Para garantizar la conservación de la vida silvestre se fomentará el uso sustentable, sus productos y subproductos, partes y derivados, a través de los mecanismos de conservación ex situ e in Situ.

Artículo 34.

Para el establecimiento de los mecanismos de conservación ex situ e in situ, se requerirá de la autorización del INRENARE a través de la Dirección Nacional de Áreas Protegidas y Vida Silvestre, mediante la expedición de los permisos correspondientes, según los procedimientos administrativos establecidos.

Artículo 35.

El INRENARE creará un registro para cada uno de los mecanismos de conservación ex situ e in situ.

Artículo 36.

El INRENARE deberá coordinar y mantener actualizado el inventario de la vida silvestre panameña.

Artículo 37.

Para la importación de especies o especimenes exóticos deberán realizarse los siguientes estudios técnicos, con el objeto de prevenir el daño de los ecosistemas nativos, y serán presentados ante el INRENARE con el fin de ser evaluados para obtener el permiso correspondiente.

1. Objetivos de la introducción.

2. Demanda real del recurso en el país de destino.

3. Estudio de factibilidad.

4. Condición de la especie a nivel mundial.

5. Ciclo de vida de la especie en su ambiente original.

6. Comportamiento.

7. Potencial reproductivo.

8. Patrones de movimiento y actividad.

9. Enfermedades, plagas y parásitos.

10.Potencial de la especie como depredador.

11.Potencial de la especie como plaga.

12.Potencial de la especie como competidor por recursos o espacio, con las especies      nativas.

13.Potencial de hibridación con especies nativas.

14.Potencial de dispersión a partir del sitio de introducción.

15.Métodos de control de la población para la especie.

16.Criterio para seleccionar y capturar animales vigorosos,

17.Población mínima viable y proporción de sexos de la especie introducir.

18.Sistema de transporte apropiado.

19.Experiencias de introducción de la especie en otros países. Se solicitará alguna otra información cuando las necesidades lo requieran.

Artículo 38.

Se prohíbe, en todo el territorio nacional, la captura, recolección, transporte y comercio de las especies silvestres, productos y subproductos, partes y derivados, con excepción de lo que disponga técnicamente el INRENARE con base en los estudios previamente realizados.

 Artículo 39.

Los permisos para el ejercicio de la recolección de recursos de la vida silvestre serán otorgados por el INRENARE, a través de la Dirección Nacional de Áreas Protegidas y Vida Silvestre, que los reglamentará. Los permisos que se podrán otorgar son: científicos, personales, comerciales, de reproducción, de caza y pesca, así como cualquier otro que sea necesario de acuerdo con las necesidades futuras, según los procedimientos administrativos correspondientes. Las personas que se dedican a la pesca o a la caza de animales para la subsistencia personal o de su familia, quedarán eximidos del permiso; sin embargo, el INRENARE se reserva el derecho de reglamentar los especimenes que pueden ser objeto de estas actividades.

Artículo 40.

Queda prohibido recoger productos o subproductos, partes o derivados de la vida silvestre. sin los permisos correspondientes, así como destruir, dañar o alterar huevos, nidos, cuevas, sitios de alimentación, abrevaderos, guaridas o cualquier otra acción que atente contra la conservación de la vida silvestre.

Artículo 41.

Toda persona o institución pública o privada que desee realizar alguna actividad o proyecto, que por su naturaleza tenga un impacto sobre los recursos de la vida silvestre, deberán presentar a la Comisión de Evaluación de Impacto Ambiental del INRENARE, para su aprobación, un estudio de impacto ambiental de tal actividad o proyecto, previo a la ejecución. El estudio deberá ser presentado y elaborado de acuerdo con las regulaciones que al respecto tengan las autoridades competentes.

Artículo 42.

Las personas naturales o jurídicas, autorizadas para realizar recolecciones de la vida silvestre, deberán regirse por las disposiciones establecidas en la presente Ley y sus reglamentos y las disposiciones administrativas del INRENARE; además, depositar una muestra o un espécimen en el herbario o en el museo de la Universidad de Panamá.

Artículo 43.

La autoridad competente dispondrá, a su criterio, de los especimenes productos y subproductos, partes y derivados de la vida silvestre, que hayan sido obtenidos sin los permisos correspondiente o adquiridos de cualquier otra forma no contemplada en esta Ley.

Capitulo V

De La Vida Silvestre En Áreas Protegidas

Artículo 44.

La actividad humana respecto de la vida silvestre y su manejo en áreas protegidas, se regirá por las disposiciones vigentes y las que se establezcan.

Artículo 45.

Los establecimientos, públicos o privados, que se dediquen a la reproducción de especies silvestres, deberán inscribirse en el INRENARE, procederán de acuerdo con las regulaciones establecidas y deberán contar con la asistencia de un profesional idóneo que responderá por los aspectos técnicos de la, operación.

Capitulo VI

De La Vida Silvestre En Terrenos Particulares

Artículo 46.

La actividad humana respecto de la vida silvestre y su manejo en los terrenos particulares, está sujeta a las disposiciones y controles establecidos en la presente Ley y sus reglamentos. La caza en los terrenos particulares, se deberá regir por lo establecido para estos efectos en el Capítulo VII del Título 11 de esta Ley.

Capitulo VI

Del Ejercicio De La Caza Y De La Pesca

 

 Artículo 47.

Los cotos de caza con base en un estudio técnico coordinado y autorizado por el INRENARE, el cual comprenderá, por lo menos, los siguientes aspectos:

1.               Evaluación de las especies de la fauna silvestre con potencial cinegético existe  en el área y cuantificación de sus poblaciones por los sistemas de muestreo correspondientes, mediante consultoría especializada.

2.                Incidencia de la actividad de caza en el mantenimiento y la renovabilidad del recurso de la fauna silvestre sobre los, demás recursos naturales.

Artículo 48

Queda prohibido el ejercicio de la caza en aquellos lugares que no estén expresamente habilitados para ello. El INRENARE, a través de la Dirección Nacional de Áreas Protegidas y Vida Silvestre, regulará esta materia de conformidad con estudios realizados.

Artículo 49.

La Dirección Nacional de Áreas Protegidas y Vida Silvestre confeccionará un mapa que señalará los terrenos nacionales y terrenos particulares donde se puede realizar la caza. Este mapa estará sujeto a revisión, conforme lo establece el régimen de esta Ley.

Artículo 50.

Los permisos para recolección, caza y pesca de la vida silvestre, así como su utilización, investigación o estudio en áreas de comarcas, reservas y comunidades indígenas, serán autorizados por el INRENARE conjuntamente con las autoridades indígenas respectivas.

Artículo 51.

Podrán dedicarse al ejercicio de la caza y pesca, los panameños y extranjeros mayores de 18 años que obtengan el permiso otorgado por el INRENARE y que cumplan con los demás requisitos que exige esta Ley y sus reglamentos.

Artículo 52.

El permiso que se extienda a los extranjeros exigirá los mismos requisitos que a los nacionales, además de una certificación expedida por la Dirección Nacional de Naturalización y Migración del Ministerio de Gobierno y Justicia, en que consta el período de su estadía en la República de Panamá.

Artículo 53.

Los permisos de caza y pesca serán expedidos por la Dirección General del INRENARE, a través de la Dirección Nacional de Áreas Protegidas y Vida Silvestre, previo cumplimiento de los  requisitos que establezca esta Dirección. Estos permisos se otorgarán por un periodo no mayor de cuatro (4) años.

Artículo 54.

Los permisos de caza y pesca son de carácter personal e Intransferible, y su presentación es obligatoria ante las autoridades competentes en el lugar de control respectivo, antes y después de realizar la actividad, o cuando ellas lo requieran.

Artículo 55.

La Dirección Nacional de Áreas Protegidas y Vida Silvestre del INRENARE establecerá los períodos de veda y el tipo de arma que se podrá utilizar en la caza que regula esta Ley, atendiendo las recomendaciones de la Comisión Nacional para la Vida Silvestre.

Artículo 56.

Los permisos de caza y pesca quedarán suspendidos desde el momento en que inicie un período de veda o prohibición.

Artículo 57.

Los permisos de caza y pesca tendrán iguales características y deberán cumplir los mismos requisitos para su otorgamiento.

Artículo 58.

Se prohíbe la pesca y caza de aquellas especies que se encuentren incluidas en el listado de especies amenazadas o en peligro de extinción. Igualmente se prohíbe la caza y la pesca durante los períodos de veda declarados por la Dirección Nacional de Áreas Protegidas y Vida Silvestre.

Artículo 59.

Queda prohibida la caza y la pesca utilizando explosivos. sustancias venenosas o tóxicas, arpones mecánicos, redes o trasmallos de longitudes menores de tres ( 3 ) pulgadas entre nudo y nudo, cuando estén completamente extendidas; con estacas o redes que cubran el cause total de las corrientes, con armas de fuego o luces artificiales, o con cualquier tipo de actividad humana, arma, mecanismos o instrumentos sofisticados para tales fines.

 

Titulo III

De La Protección Penal a La Vida Silvestre

Capitulo 1

De Los Delitos Contra La Vida Silvestre Y Su Integridad

 

Artículo 60.

El bien jurídicamente protegido por esta Ley es la vida silvestre, por tanto se establecen disposiciones penales.

Artículo 61.

El que cause la muerte de especimenes de la vida silvestre en contravención de las disposiciones de la presente Ley, será sancionado con multa de cien (B/ 100.00) a mil (B/. 1,000.00) balboas.

Artículo 62.

El delito previsto en el artículo anterior será sancionado con multa de cien (B/. 100.00) a cinco mil (B/. 5,000.00) balboas, cuando se ejecute utilizando medios atroces. Con igual pena será sancionado si el delito se comete en contra de especies amenazadas, en peligro de extinción o durante el período de veda; o en fraude del beneficio de la caza de subsistencia.

Artículo 63.

El que cace o pesque especimenes amenazados o en peligro de extinción sin intens¡ón de matarlos, será sancionado con pena de 25 a 365 días multa.

Artículo 64.

El que recolecte, destruya o extraiga huevos, crías o nidos, dañe o altere cuevas o guaridas de los especimenes de la vida silvestre será sancionado con prisión de 6 meses ó 365 días multa.

Artículo 65.

El que envenene, contamine, corrompa, desvíe o drene las aguas lacustres, fluviales, continentales o insulares, con el propósito de pescar, cazar, recolectar o extraer especies de la vida silvestre será sancionado con prisión de 6 meses a 2 años y de 180 a 365 días multa.

Artículo 66.

El que trafique, comercie, negocie, exporte, importe, reimporte o reexporte especimenes de la vida silvestre sin permiso, será sancionado con prisión de 6 meses a 2 años y de 180 a 365 días multa.

Artículo 67.

Serán comisados los instrumentos, armas y equipos utilizados en la comisión de los delitos a los que se refiere la presente Ley, al igual que los productos, subproductos, partes o derivados obtenidos en el acto ilícito.

Los vehículos terrestres o acuáticos empleados en la comisión del delito serán retenidos hasta tanto termine la investigación.

Artículo 68.

Las autoridades a quienes competa hacer cumplir esta Ley y sus reglamentos, serán juzgadas como cómplices y sancionadas con las mismas penas, según sea el caso, cuando se les compruebe que, a pesar de tener conocimientos de las violaciones, por negligencia o por incompetencia, no procuren el castigo de los culpables y permitan la infracción. De acuerdo con la gravedad del hecho, los jueces que conozcan de esta Ley podrán imponerles, como una pena adicional, la de inhabilitación en el ejercicio de sus funciones.

Artículo 69.

Las penas de días multa y multas descritas en este título, en caso de incumplimiento, serán convertidas en penas de trabajo comunitario por la autoridad competente. De acuerdo con la gravedad del hecho, los jueces que conozcan de esta Leypodrán imponer penas adicionales, como la cancelación de las licencias comerciales, permisos o autorizaciones, anulación o resolución de contratos.

Artículo 70.

La reincidencia en la violación de la presente Ley será sancionada con el doble de la pena que se le hubiere impuesto anteriormente al infractor.

Artículo 71.

La actividad humana que implique verter sustancias químicas y residuos tóxicos en aguas lacustres, fluviales, continentales e insulares que provoquen daños a la vida silvestre terrestre y marina, será sujeta a sanción de acuerdo con la presente Ley.

Titulo IV

De  Las  Contravenciones

Capitulo l

De  Las  Contravenciones  Contra  La  Vida  Silvestre

 

 Artículo 72.

Quien sin autorización tenga en cautiverio animales silvestres que se encuentren en peligro de extinción o en población reducida, será sancionado con multa de mil (B/.1,000.00) a cinco mil (BI.5,000.00) balboas convertible en pena de prisión de 6 meses al año.

Cuando  se trate de animales silvestres que no se encuentren en peligro de extinción ni en poblaciones reducidas, será sancionado con multa de cien (B/. 100.00) a dos mil (B/. 2,000.00) balboas convertible en pena de prisión de 3 a 6 meses. En ambos casos se ordenará el comiso de los animales.

Artículo 73.

Quien voluntariamente abandone piezas que ha cazado o pescado con el permiso correspondiente y con ello provoque desperdicio del recurso, será sancionado con multa de cien (B/. 100.00), a mil (B/. 1,000.00) balboas convertible en pena de prisión de 45 a 90 días.

Artículo 74.

Quien viole las disposiciones contenidas en los permisos científicos, personales, comerciales, de reproducción, de caza y pesca, será sancionado con multa de cien (B/. 100.00) a mil (B/. 1,000.00) balboas convertible en pena de prisión de 45 a 90 días.

Artículo 75.

Las multas a las que se refieren las contravenciones anteriores serán aumentadas anualmente en el uno por ciento (1%).

Artículo 76.

Al presente título cuando se trate de penas de prisión será aplicable o dispuesto en el artículo 69 de la presente Ley, yen cuanto a los Artículos 70, 71 y 72, cuando el hecho sea cometido por personas jurídicas, la multa será de hasta cinco mil balboas (B/. 5,000.00).

Titulo V

De La Competencia, Del Procedimiento Y Responsabilidad

Capitulo 1

De La Competencia Y Procedimiento

 

Artículo 77

El conocimiento de los delitos ambientales establecidos en la presente Ley y la responsabilidad por los daños causados, corresponderá a los tribunales ordinarios, de acuerdo con los procedimientos establecidos en el Código Judicial. El proceso será de carácter sumario.

Artículo 78.

En cumplimiento de la presente Ley, toda persona podrá interponer acción pública ambiental, sin necesidad de asunto previo cuando por su naturaleza no exista una lesión individual o directa, sino que atañe a los intereses difusos o a los intereses de la colectividad si existiere, peligro o haya lesión de dichos intereses.

Capitulo II

De La Responsabilidad

 Artículo 79.

Las personas naturales o jurídicas que causen un daño o perjuicio ambiental, potencial o actual, deberán restaurar o indemnizar los daños y perjuicios. La acción para perseguir el daño ambiental prescribirá en el término de cinco (5) años.

Artículo 80.

En el caso de actos lícitos de carácter penal regulados en la presente Ley, cuando se trate de persona jurídica, la responsabilidad se extenderá a su representante legal.

 

Capitulo III

De La Competencia Administrativa

 Artículo 81.

La autoridad competente para aplicar las penas de multa es el INRENARE. Para la aplicación de esta Ley, así como para las conducciones y detenciones. se contará con el apoyo de las autoridades de policía correspondientes.

Titulo VI

De  Las  Disposiciones  Finales

Artículo 82.

Los equipos retenidos por infracciones a la presente Ley y sus reglamentos, serán puestos a orden de la autoridad competente dentro de los tres (3) días hábiles siguientes a la retención.

Artículo 83.

El INRENARE, a través de la Dirección Nacional de Áreas Protegidas y Vida Silvestre, es responsable de la aplicación de los convenios internacionales sobre vida silvestre, suscritos por la República de Panamá.

Artículo 84.

Queda derogado el Decreto Ejecutivo 23 de 1967,los Artículos 346, 347,348, 349,350, 351, 352,353, 354,355, 356 y 357 del Código Civil; los Artículos 1615,1616,1617,1618, 1619,1621,1622,1623, 1624, 1624a y 1624b del Código Administrativo y las disposiciones que le sean contrarias.

Artículo 85.

Esta Ley empezará a regir a partir de su promulgación.

Comuniquese  Y Cumplase

Dada en la ciudad de Panamá, a los 26 días del mes da abril de mil novecientos noventa y cinco.

        La Presidenta,                                     El Secretario General,

Balbina  Herrera  Arauz                               Erasmo Pinilla C.

Órgano  Ejecutivo Nacional. Presidencia  de La República de Panamá, República de Panamá, 7 De Junio de 1995.

Ernesto Pérez  Balladares                         Guillermo  O. Chapman Jr.

Presidente de la República                           Ministro de Planificación y Política Económica

Las Áreas Protegidas en Panamá

Las áreas protegidas en Panamá

¿Qué es un área protegida?

En la Ley General del Ambiente se define área protegida como: “Área geográfica terrestre, costera, marina o lacustre, declarada legalmente, para satisfacer objetivos de conservación, recreación, educación o investigación de los recursos naturales y culturales”.

Esta definición encaja con la adoptada por la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN) desde 1994, y la cual engloba al “universo” de las áreas protegidas: “Una superficie de tierra y/o mar especialmente consagrada a la protección y el mantenimiento de la diversidad biológica, así como de los recursos naturales y los recursos culturales asociados, y manejada a través de medios jurídicos u otros medios eficaces” (UICN, 1994).

Importancia de las áreas protegidas

En el contexto de ordenamiento territorial las áreas protegidas juegan un papel fundamental en la generación de bienes y servicios ambientales, que garantizan una vida económica y socialmente próspera para todos los panameños; no obstante por ser éstos difíciles de cuantificar debido a su naturaleza y complejidad, algunas veces pasan desapercibidos. A continuación se ejemplifican algunos de los bienes y servicios más notorios que brindan las áreas protegidas:

    • Protección de cuencas hidrográficas, donde se genera el agua para consumo humano e industrial, así como para el funcionamiento del Canal y de las plantas hidroeléctricas.
    • Regulación del clima.
    • Saneamiento de ríos y aguas subterráneas.
    • Protección de suelos contra la erosión.
    • Conservación de la diversidad biológica y cultural. Las áreas protegidas constituyen el hábitat de miles de especies de plantas y animales, muchos de ellos en peligros de extinción; al mismo tiempo conforman el escenario para múltiples procesos ecológicos y evolutivos únicos. Por otro lado contienen vestigios precolombinos y restos hispánicos que reafirman nuestra identidad como nación; además de promover la conservación de nuestras culturas autóctonas, integradas por las comunidades indígenas, afro-caribeñas e hispánicas.
    • Incorporación de nutrientes y oxigenación. Este último proceso podría involucrar a Panamá en el comercio internacional de secuestro de carbono, que generaría grandes dividendos.
    • Control biológico de plagas y enfermedades.
    • Fuentes directas e indirectas de materias primas para la industria como tintes, resinas y pinturas. Parte del desarrollo de la ciencia y la tecnología se basa en la búsqueda de nuevas variedades y propiedades biológicas, muchas veces provenientes de especies nativas, las cuales son destinadas principalmente a la agricultura, la medicina y la cosmetología.
    • Valores escénicos y paisajísticos que contribuyen al ecoturismo y la recreación.
    • Protección de playas, arrecifes y manglares. Estos últimos albergan estados larvarios de camarones, peces y demás fauna marina de importancia ecológica y económica.
    • Oportunidades para la investigación y el desarrollo de modelos de producción económica, social y ambientalmente sostenibles.
    • Laboratorios vivientes para la educación ambiental.

¿Qué medios se utilizan para declarar áreas protegidas en Panamá?

Las áreas protegidas en Panamá pueden ser declaradas según lo establece el Artículo 66 de la Ley General del Ambiente, mediante distintos instrumentos legales como lo son las leyes, los decretos, las resoluciones o los acuerdos municipales.

¿Qué es el SINAP?

Conocido por sus siglas SINAP, el Sistema Nacional de Áreas Protegidas es aquel conformado por todas las áreas protegidas legalmente establecidas en Panamá y aprobadas por la ANAM.

Marco legal para la creación del SINAP

El INRENARE mediante la Resolución JD-022 de 2 de septiembre de 1992, creó el SINAP; posteriormente mediante la Ley 41 de 1 de junio de 1998, la creación del Sistema Nacional del Áreas Protegidas se eleva a categoría de Ley de la Nación.

Objetivos del SINAP

  • § Conservar en su estado natural, ejemplos de los diversos ecosistemas terrestres y marinos, paisajes naturales y formaciones geológicas esenciales y patrones naturales evolutivos como también restaurarlos y rehabilitarlos en los casos que sean necesarios, para el beneficio de las generaciones presentes y futuras.
  • § Mantener la diversidad biológica natural y evitar la extinción de especies de plantas y animales silvestres
  • § Proteger y manejar las fuentes de aguas dentro de las áreas protegidas a fin de mantener la calidad, cantidad y flujo óptimo; controlar y prevenir la erosión, sedimentación e inundaciones; proteger las inversiones que dependen del abastecimiento de agua tales como represas y proyectos de irrigación.
  • § Promover los medios necesarios para que, a través de las investigaciones científicas aumenten los conocimientos sobre la biodiversidad, para mejorar las opciones de la protección y aprovechamiento de este activo nacional.
  • § Contribuir con el desarrollo sostenible en territorios indígenas, zonas rurales y el país en general, mediante el aprovechamiento racional los recursos naturales renovables, existentes en aquellos sitios claramente identificados en el plan de ordenamiento de cada área protegida, de acuerdo a su categoría de manejo.
  • § Conservar y proteger los aspectos históricos, culturales y arqueológicos dentro de las áreas protegidas.
  • § Proveer oportunidades para el desarrollo de actividades de educación ambiental, turismo ecológico y recreación al aire libre.

¿Quién administra el SINAP?

La Ley General del Ambiente establece que las áreas protegidas serán reguladas por la Autoridad Nacional del Ambiente. Dentro de ésta, el Servicio Nacional de Administración de Áreas Protegidas y Vida Silvestre ha sido encomendado como instancia administrativa y de planificación del SINAP, en coordinación con las administraciones regionales.

Cantidad y extensión de las áreas protegidas del SINAP

El SINAP, está integrado por 63 unidades de manejo legalmente establecidas. Estas representan la mayor parte de los ecosistemas naturales de la Nación, en una superficie que corresponde aproximadamente a 2,459,000 ha o sea un 32.6% del territorio nacional. De esta superficie la mayor parte está situada en la categoría de parque nacional, seguida por las reservas forestales.

El cálculo preciso de la superficie formalmente protegida puede variar debido a varios factores, entre los que se mencionan: las áreas traslapadas, como es el caso del Bosque Protector de Alto Darién que se traslapa con el Parque Nacional Darién, lo que implica tener claro que existe una misma superficie neta de terreno, compartida por dos áreas protegidas. El otro caso son las áreas protegidas cuyos límites no se han definido, por ejemplo la Reserva Municipal Playa Bloof en la Provincia de Bocas del Toro.

El porcentaje estimado del SINAP podría aumentar, si se incorporan al Sistema nuevas áreas con potencial para la conservación de recursos naturales y culturales en distintas partes del país. No obstante, esto requiere de una estrategia que permita manejar con efectividad las áreas ya creadas, asimismo como las que están por declarar.

Cobertura ecológica de las áreas protegidas del SINAP

El SINAP debe garantizar la conservación de una muestra representativa de cada uno de los ecosistemas identificados en el país. Sin embargo es difícil evaluar la representatividad ecológica de las áreas protegidas, debido principalmente a su dinámica complejidad.

La mayor parte de los estudios utilizan los sistemas de clasificación de formaciones vegetales, particularmente el de las Zonas de Vida de Holdridge. Este sistema de clasificación ha permitido al Sistema de Información Geográfica de la ANAM, estimar que de las 12 zonas de vida descritas para Panamá, 11 están representadas en el SINAP (ANAM, 1999a).

La única zona que aparentemente no está representada en el Sistema, es el bosque húmedo pre-montano, ya que esta zona fue sustraída de la Reserva Forestal de Chepigana. Se sospecha que quedan aún remanentes en la Reserva Privada de Punta Patiño y en el Parque Nacional Santa Fe.

De las once (11) zonas de vida que se encuentran en el SINAP, las más extendidas son las de bosque muy húmedo tropical y bosque húmedo tropical. En caso contrario, las que menos extensión poseen son las de bosque muy húmedo montano y el bosque seco tropical.

Este sistema de clasificación tiene serias limitaciones para describir la diversidad biológica de las áreas, por ejemplo no distingue entre los bosques húmedos tropicales del Darién y los de Bocas del Toro, cuyas composiciones de fauna y flora son distintas, estando la primera más relacionada con las de Sudamérica y la segunda con las de Centro y Norte América.

Vale la pena destacar que Panamá junto a Nicaragua son los países que más aportan áreas protegidas costeras al Sistema Centroamericano de Áreas Protegidas (SICAP) (ANAM, 1998). El SINAP cuenta además con áreas protegidas que tienen extensiones marinas, tal es el caso del Parque Nacional Coiba, el Parque Nacional Cerro Hoya, entre otras.

La Visión 2020 del SINAP

El SINAP es autónomo, eficiente, dinámico y participativo. Su contribución al desarrollo económico del país es ampliamente reconocido y valorado por las actividades sostenibles que se realizan en las áreas y los servicios ambientales que éstas proveen tanto a la comunidad nacional, como internacional” (ANAM, 1999b).

Para alcanzar esta visión en el periodo 1999-2004, la Estrategia Nacional del Ambiente ha promovido la realización de las siguientes acciones:

  • § Desarrolla el conocimiento y valora el potencial del 32.6% del territorio nacional comprendido en las áreas protegidas.
  • § Promueve la participación ciudadana en la planificación y manejo de las áreas protegidas.
  • § Fortalece la capacidad de los recursos humanos y de infraestructura para la provisión de servicios para la consolidación del SINAP.
  • § Desarrolla e implementa los planes de manejo en aquellas áreas que no cuentan con este instrumento de gestión.
  • § Consolida el SINAP dentro de la visión del Corredor Biológico Mesoamericano, garantizando la conectividad de los diferentes ecosistemas.

En el año 2004 la realización de cada una de las actividades aquí planteadas debe permitir que el SINAP cuente con una estructura institucional autónoma, descentralizada y orientada hacia la autogestión. Su capacidad instalada habrá sido considerablemente fortalecida y las unidades de manejo habrán iniciado un proceso de consolidación gracias a la ejecución de los planes de manejo y al establecimiento de normas, mecanismos e incentivos claros para la incorporación efectiva de las comunidades, organismos no gubernamentales, centros de educación e investigación y empresa privada en las actividades de valoración, investigación, manejo y educación.

Lista de Áreas Protegidas que conforman el SINAP:

Ubicación por Provincia y Superficie Aproximada (ha)

Denominación del Área Protegida

Superficie (ha)

Provincia

Área de Reserva Forestal Cerro Camarón y Cerro Pedregoso

s/d

Herrera

Área de Uso Múltiple Ciénega de las Macanas

2,000

Herrera

Área Protegida Cerrezuela

1,100

Coclé

Área Protegida Zona de Litoral del Corregimiento de El Espinal

s/d

Los Santos

Área Protegida Zona Litoral del Corregimiento de La Enea

s/d

Los Santos

Área Protegida y Reserva Natural Cerro Ancón

s/d

Panamá

Área Recreativa El Salto de Las Palmas

60

Colón

Área Recreativa Lago Gatún

348

Colón

Área Silvestre Ubicada dentro Comarca o Reserva Indígena Corregimiento de Narganá

100,000

Comarca Kuna Yala

Bosque Comunal El Colmón

135

Los Santos

Bosque Protector Alto Darién

211,958

Darién

Bosque Protector Palo Seco

125,000

Bocas del Toro

Bosque Protector o Paisaje Protegido San Lorenzo

12,000

Colón

Corredor Biológico La Serranía de Bagre

31,275

Darién

Humedal Laguna de Volcán

142

Chiriquí

Humedal de Importancia Internacional Golfo de Montijo

89,452

Veraguas

Humedal de Importancia Internacional Punta Patiño

13,805

Darién

Humedal de Importancia Internacional San San Pond Sank

16,125

Bocas del Toro

Monumento Natural Barro Colorado

5,400

Panamá

Monumento Natural Cerro Gaital

335

Coclé

Monumento Natural Los Pozos de Calobre

4

Veraguas

Paisaje Protegido Isla Galeta

606

Colón

Parque Internacional La Amistad

207,000

Chiriquí-Bocas del Toro

Parque Nacional Camino de Cruces

4,590

Panamá

Parque Nacional Cerro Hoya o Los Tres Cerros

32,557

Los Santos-Veraguas

Parque Nacional Chagres

129,585

Panamá-Colón

Parque Nacional Coiba

270,125

Veraguas

Parque Nacional Darién

579,000

Darién

Parque Nacional General de División Omar Torrijos Herrera

25,275

Coclé

Parque Nacional Portobelo

35,929

Colón

Parque Nacional Santa Fe

72,636

Veraguas

Parque Nacional Sarigua

8,000

Herrera

Parque Nacional Soberanía

19,541

Panamá-Colón

Parque Nacional Volcán Barú

14,000

Chiriquí

Parque Nacional Marino Golfo de Chiriquí

14,740

Chiriquí

Parque Nacional Marino Isla Bastimentos

13,226

Bocas del Toro

Parque Nacional y Reserva Biológica Altos de Campana

4,925

Panamá

Parque Natural Metropolitano

265

Panamá

Refugio de Vida Silvestre El Peñón de Los Pozos

30

Herrera

Refugio de Vida Silvestre Isla Cañas

25,433

Los Santos

Refugio de Vida Silvestre Isla Iguana

58

Los Santos

Refugio de Vida Silvestre La Ciénega de El Mangle

1,000

Herrera

Refugio de Vida Silvestre Pablo Arturo Barrios

30

Los Santos

Refugio de Vida Silvestre Peñón de La Honda

1,900

Los Santos

Refugio de Vida Silvestre Playa Boca Vieja

3,740

Chiriquí

Refugio de Vida Silvestre Playa de La Barqueta Agrícola

6,716

Chiriquí

Refugio de Vida Silvestre Taboga

258

Panamá

Reserva de Producción de Agua Cerro Borrola

400

Herrera

Reserva Forestal Canclón

31,650

Darién

Reserva Forestal Chepigana

257,219

Darién

Reserva Forestal Finca Caraña

81

Chiriquí

Reserva Forestal Fortuna

19,500

Chiriquí

Reserva Forestal La Laguna de la Yeguada

7,090

Veraguas

Reserva Forestal La Tronosa

20,579

Los Santos

Reserva Forestal Montoso

10,375

Herrera

Reserva Forestal Tonosí

s/d

Los Santos

Reserva Forestal, Animal, Fluvial o Parque Nacional Cerro Canajagua

3,000

Los Santos

Reserva Hídrica Municipal Río Mimitimbi

s/d

Bocas del Toro

Reserva Hidrológica Filo del Tallo

24,722

Darién

Reserva Hidrológica Isla Majé

1,400

Panamá

Reserva Municipal Playa Bloof

s/d

Bocas del Toro

Reserva Hídrica, Forestal, Arqueológica, Turística y de Vida Silvestre Cerro Guacamaya

s/d

Coclé

Zona de Protección Hidrológica Tapagra

2,520

Panamá

Área Especial de Manejo archipiélago de Las Perlas

Golfo de Panamá

s/d=Sin datos

Para mayor información:

  • Resolución JD-09-04 de 28 de julio de 1994“. Gaceta Oficial No22,586 de 25 de julio de 1994.
  • La Ley 41 de 1 de julio de 1998. Gaceta Oficial Nº 23, 578, 3 de julio de 1998.
  • Estrategia Nacional del Ambiente. Áreas Protegidas de Panamá. Vol 4/7.
  • Estrategia Nacional del Ambiente (Resumen Ejecutivo).
  • Oficina del Servicio Nacional de Administración de Áreas Protegidas y Vida Silvestre.