ANAM favorece destrucción de bosques del Camino de Cruces

Panamá, martes 31 de julio de 2007

CLAYTON.

Anam avala informes opuestos

 
 
 

Mónica Palm
mpalm@prensa.com

 

La venta de 15.1 hectáreas en Clayton por parte de la Asamblea, está condicionada por dos informes de la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam). El dilema está en que el primero de estos informes señala que el lote está fuera del Parque Camino de Cruces; el segundo, que está dentro.

Elías Castillo de la Asamblea, indicó que el primer documento sirvió para formalizar la venta del referido lote, transacción que se concretó la semana pasada, a favor de Eya’s Mazal Tov, S.A.

En ese primer informe, de abril de 2006, la administradora de la Anam, Ligia Castro, enfatizó que el terreno “se encuentra fuera de los linderos del parque”. Castro se apoyó en una inspección que entonces realizó el Departamento de Protección Ambiental.

El problema está en que un día después de la venta de la finca, la Anam emitió un segundo informe, está vez de su Oficina de Asesoría Legal. Ahí se cita que, según una Ley de 1992, el lote está dentro del parque. También se hace referencia a un “levantamiento en campo” realizado por la empresa Ingeniería Avanzada, en 1996, que coloca al terreno fuera de los linderos, pero hasta que ese “levantamiento” sea normado, rige la Ley de 1992.

El asesor de Anam, Harley Mitchell, indicó que el terreno es de uso residencial urbano y, por tanto, edificable, ya que la legislación ambiental señala que “un dueño puede vender predios en áreas protegidas”.

“Por tanto, a pesar de que técnica y jurídicamente no existe la misma realidad, un informe no invalida a otro”, sentenció.

Castillo manifestó que la venta será formalizada, apoyada en una fianza de más de un millón de dólares aportada por Eya’s Mazal Tov. Por esta venta, grupos ecologistas repudiaron a Castillo y a su colega Rogelio Paredes, y censuraron la actuación “permisiva e irresponsable” de la Anam.

La Prensa, 31 de julio de 2007

—————————

Harley Mitchell Morán como abogado debe volver a las aulas universitarias a estudiar derecho ambiental y administrativo, pero debe tomar intensos cursos de ética que mucho le falta.

Ser cachorro de un sistema corrupto es totalmente antiético, sobre todo cuando está en juego el patrimonio natural de todos los panameños.

Lo que ha dicho el abogado Harley Mitchell es una aberración jurídica. El informe es igualmente un documento que intenta quedar bien con Dios y con el Diablo. Eso es antiético.

Él parece que nunca participó como estudiante en una causa activista donde se haya gritado: este parque no se vende, este parque se defiende…

Quizás por eso no comprende lo que ahora está haciendo.

Burica Press

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: