Un refugio para las ‘vacas de agua’ y tortugas.

Conservación en Bocas

El área protegida de San San Pond Sak, en Bocas del Toro, es un refugio para las ‘vacas de agua’ y tortugas. Los plásticos recolectados de la playa se usan para hacer bolsas tejidas, que se venden como artesanías.

CORTESÍA/Alejandro Balaguer, Fundación Albatros Media.

Manati de Bocas del Toro, San San

ALERTA. Voluntarios monitorean las poblaciones de tortugas. Las bolsas plásticas son una amenaza para ellas, pues las ingieren al confundirlas con medusas, de las que suelen alimentarse.

Alejandro Balaguer
Especial para La Prensa

vivir+@prensa.com

Tímido y silencioso, un manatí antillano asoma su cara por unos segundos y desaparece bajo las turbias aguas del río en el corazón del área protegida de San San Pond Sak –un humedal de importancia internacional–, en la provincia de Bocas del Toro.

Hace una hora que estamos en silencio a la espera del coloso de río, apostados en un mirador construido entre el manglar, donde suelen verse estos emblemáticos mamíferos acuáticos.

Me acompaña Kherson Ruiz, coordinador de proyectos de Asociación de Amigos y Vecinos de la Costa y la Naturaleza (Aamvecona), organización asociada con la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam), formada por 15 propietarios de tierras adyacentes a este sitio, que están trabajando en dos fascinantes proyectos comunitarios de investigación y conservación de manatíes y tortugas marinas, asiduos visitantes de estas playas y humedales.

Es que el área protegida de San San Pond Sak, y Belice, son considerados los mejores sitios de observación de manatíes en la región. Los manatíes, conocidos como vacas de agua por su enorme tamaño y por ser herbívoros, han ido desapareciendo debido a la fuerte presión humana, el avance urbanístico, la cacería y el cambio climático.

“A efectos de proteger a la especie y al hábitat, y garantizar ingresos basados en la conservación Aamvecona ha concebido una iniciativa singular de co-manejo, digna de repetir en la provincia, especialmente en la laguna de los delfines, o Bocatorito, donde hay mucha presión sobre los delfines, ya que las lanchas turísticas desconocen las reglas de observación de cetáceos y están causando mucho daño. Definitivamente, esta organización tiene mucho que enseñar y es elogiable” advierte Iker Lasa, representante en Bocas de la prestigiosa organización The Nature Conservancy (TNC), también asociada al proyecto.

“Actualmente hemos decidido trabajar con voluntarios y estudiantes en tareas de monitoreo de poblaciones de manatíes y de tortugas baulas, además, atendemos la demanda del ecoturismo” dice Ruiz. “Pero es con los voluntarios que buscamos la sostenibilidad del proyecto. Ellos requieren transporte, comidas, ingresos, hospedajes y lavan- dería y, por ende, dejan más ingresos que el turismo masivo, actividad que ejerce una presión creciente.

Cada día, los voluntarios estudian la alimentación y reproducción de los manatíes en turnos rotativos, o patrullan las playas en busca de las tortugas que llegan a poner sus huevos. El plan es desarrollar un santuario, para estas dos especies, donde se pueda hacer investigación y conservación”, concluye.

Medianoche. En la playa ubicada a escasos metros del río San San hay gran actividad. Más de 15 voluntarios asisten al nacimiento de docenas de tortugas baula.

Los jóvenes científicos, de varias nacionalidades, usan linternas rojas para no perturbarlas; algunos registran los nacimientos, otros pesan a las pequeñas viajeras de los mares, luego las acompañan a su bautizo en las olas, donde emprenderán un sacrificado viaje enfrentándose a sus peores enemigos: las malas artes de pesca y la contaminación.

Amanece. La noche ha sido larga, los voluntarios aún siguen emocionados por el nacimiento en masa de tortugas y por la experiencia única que han recibido.

“Esto es para ellos como una universidad de campo”, dice Sue Furla, una bióloga marina suiza coordinadora del grupo. Es una oportunidad difícil de encontrar en un mundo agobiado por problemas ambientales y por la pérdida dramática de la biodiversidad.

Una respuesta

  1. hola mi hijo y yo recojemos tortugas de la carretera pare que no sean atropelladas y las ponemos en un pequena laguna que tengo atras de mi terreno pero mi la guna se esta secando y cada ves desaparesen las tortugas.Quiero poner un refujio para tortugas pero no se como harle y no se quin me pueda ayudar tengo su fisiente terreno para hacerlo si alguna persona save como le puedo haser comuniquese con migo mi yo vivo en USA TEL# 678-901-0369

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: