Cuestionando la selección de las Esclusas para la ampliación del Canal de Panamá

Cuestionando la selección de las Esclusas

Por: Ing. Bert G. Shelton L.,

Investigador Científico

Durante el foro sobre el Plan de Modernización del Canal de Panamá el 4 de octubre de 2006 en la Iglesia de Santa María en Balboa, escuché el relato que dió uno de los representantes de la ACP sobre cómo se llegó a proponer el sistema de esclusas con tinas para la ampliación del canal, cual considero ser el elemento mayor del proyecto.

Como panameño e ingeniero civil-estructural y investigador científico con 30 años de experiencia a nivel internacional en grandes proyectos en la industria petrolera, deseo compartir mis conclusiones con respecto a esa selección.

Al comienzo del foro, el ex-Administrador del Canal, el Lic. Manfredo recordó cómo la ACP anunció su plan de ampliación con elementos mayores ya definidos. Subrayó que el fijar elementos mayores y críticos para un proyecto de esta magnitud sin un llamado para propuestas era algo sin precedentes.

Mi difunto padre y yo tuvimos los mismos pensamientos a finales del 2002 cuando se anunció en Panamá la intención de ampliar el canal. El programa de Ingeniería Extrema que vimos en el Discovery Channel, escasos meses después, profundizó y magnificó nuestras inquietudes. Ese programa, además de enseñar una animación del propuesto concepto de las esclusas con tinas, también declaró que sistemas mecánicos iban “más allá de la ingeniería extrema”, algo que vimos como un reto a la profesión. Nos dio la impresión que el proceso de selección de esclusas había concluido, algo que considerábamos inaceptable.

Las esclusas son el elemento clave y crucial de este proyecto, puesto que todo lo que sigue nace de su selección. Sea el uso del agua incluyendo futura expansión de la cuenca, la definición del tamaño óptimo de las cámaras que se establecen con ayuda de los prácticos y las navieras, los detalles de la profundización del cauce de navegación, el proceso y el costo de construcción, el financiamiento, el futuro impacto a peajes, las metodologías para controlar la entrada de agua salada al lago, el impacto a niveles del Lago Gatún y al ambiente, etc., todo está ligado a esa selección.

Esclusas de Gatún en el Caribe

Foto: CCStheday. Esclusas actuales de Gatún en la entrada del Caribe del Canal de Panamá. Estas esclusas suben los barcos desde el nivel de mar hasta 26 metros sobre el nivel de mar donde está el Lago Gatún, cuerpo de agua dulce que hace posible las operaciones del Canal de Panamá. Pinche la imagen para ver más fotos y ubicación geográfica.

¿Por qué, para un proyecto tan enorme y costoso, se saltó el paso crucial del llamado para propuestas?

El propósito de un llamado abierto a la comunidad mundial de ingenieros y científicos es precisamente para mejorar las oportunidades de que un proyecto sea exitoso. No hay forma de saber cuál compañía hoy tiene el recurso humano más capaz y creativo basado en su historial. Escoger una compañía para diseño no es lo mismo que escoger una para la construcción. Como la historia nos demuestra, Roosevelt y Stevens ya sabían quién iba a construir el canal existente, pero buscaron – por todo el mundo – a los expertos para diseñarlo.

El Canal de Panamá y el futuro de nuestro país siempre ha formado parte de mi vida familiar y de conversaciones en nuestro hogar. Mi padre y yo, ambos ingenieros con un profundo interés en los asuntos del canal y con toda una vida de experiencias relevantes, solíamos hablar a largas sobre mejores métodos de modernizar o ampliar el canal. La forma y rapidez en que fue seleccionado el concepto de esclusas nos preocupó tanto que decidimos finalizar la idea más prometedora que habíamos discutido, a pesar de que en el 2003 ya se había creado la percepción “de facto” de que era “muy tarde”.

Sinceramente deseo solucionar los retos del canal de hoy – algunos que nos persiguen desde el principio del siglo pasado – e, impulsado por ese interés, desde ese momento me enfoqué. Inventé un sistema considerando los retos específicos de nuestro canal, lo confirmé con modelos a escala y con otros expertos, lo patenté, y mi concepto ya ha despertado interés en el extranjero. Aunque no hubo llamado público, pedí una cita y se lo presenté a la ACP. A conclusión, al agradecerme por la presentación, me informaron que lastimosamente el concepto llegaba tarde para su consideración y que en todo caso, por ser sistema mecánico, quedaba excluido.

Esto, junto a lo que observé en el documental de Discovery Channel, me confirmó que toda una categoría – la de alzadores mecánicos – fue eliminada, dejando sólo las que dependen del agua para operar. La razón usada para eliminarla era que alzadores mecánicos implican “demasiado riesgo”, una posición discutible ya que la mera existencia de muchos sistemas mecánicos para alzar naves en el mundo, incluso aquí en Panamá, la desmiente. En la ingeniería hay un proceso llamado “Manejo de Riesgo” donde se considera el diseño, los costos, los beneficios, etc., de un sistema para determinar su viabilidad. Se aplica a sistemas – existentes igual que a nuevos – para poder establecer niveles de riesgo.

Ha quedado la impresión desde el inicio, que no se buscaron alternativas atendiendo los retos específicos de nuestro canal. Por lo tanto, no se sabe si se presentaron alternativas NUEVAS con esas especificaciones y, las que llegaron después del anuncio en 2002 – en donde ya estaba definido ese elemento mayor – se descartaron por llegar “muy tarde”. Es más, eliminaron toda una categoría de alternativas porque los alzadores mecánicos EXISTENTES no atendían los retos específicos de nuestro canal. Esa es exactamente la razón por la cual previas administraciones recomendaron que se buscaran alternativas nuevas. Ya sabían que las alternativas hidráulicas existentes no serían adecuadas.

Es lógico, que a pesar de los años dedicados a este elemento mayor, el concepto de las tinas sigue siendo un concepto; lo cual sugiere que faltan detalles significativos por comprobar, y no se sabe si será factible. Hay muchos ejemplos que demuestran que debido a su tamaño, el concepto es experimental , lo cual implica riesgos tecnológicos y operativos. Queda por ver cuáles podrán superar.

¿Por qué, para un esfuerzo tan importante y con consecuencias de tan largo plazo, insistimos limitarnos a algo que sólo promete aumentos limitados a la capacidad de la vía y que nos expone a riesgos técnicos y financieros indefinidos?

La situación me recuerda de la vez que tomé una naranja que se veía deliciosa colgando de un árbol allá en el Boquete. Al abrirla la encontré llena de gusanos. No tuve más remedio que botarla, y tomar otra… pero la escogí inspeccionándola mucho más de cerca. Stevens tuvo que volver a empezar también. Descartó lo que se pensaba construir y, mientras que Gorgas saneaba el istmo de Panamá, Stevens creó una solución que resolvía los retos que enfrentaban en esa época.

Todo indica la necesidad de tomar una pausa para discutir y decidir qué realmente se requiere para el futuro del canal – y del país – y cómo proceder. Ya sabemos que el canal necesita ciertas mejoras y esas se pueden hacer mientras que invertimos el tiempo para evaluar opciones y entender los riesgos reales de cada una junto con sus beneficios. Entonces, como sociedad, podemos decidir qué realmente nos conviene. No es demasiado tarde para que – con tantos recursos y con los muchos expertos en canales a su disposición – la ACP les dé evaluaciones serias a otros conceptos que puedan surgir de un llamado abierto.

En los países de primer mundo, aprovechan la oportunidad de involucrar sus universidades y becan estudiantes para que investiguen distintos aspectos de varias opciones. Así producen hombres y mujeres preparados y dedicados, con conocimientos de punta y con posibilidades de competir en el mercado mundial. Nuestro país y nuestra sociedad – además del canal – beneficiaría del compromiso profundo y personal que se crea de esta manera. Desperdiciamos estas oportunidades al otorgar esos trabajos a terceros.

Todos queremos lo mejor para nuestro país y este voto es nuestra oportunidad para participar en las decisiones que afectan nuestro futuro nacional. La pregunta no es si hay, o no hay, que ampliar el canal. La pregunta es si aceptamos la solución.

——————–

Vea además:

La intrusión de agua salada en el Canal de Panamá

Anuncios

Una respuesta

  1. la informacion es un asco total

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: