Gobierno vende los bosques de las áreas revertidas

AMBIENTE. HARLEY MITCHELL, DE LA ANAM, DICE QUE LAS VENTAS SE SUSTENTAN EN LA LEY 21 DE 1997.

Se vende bosques en las áreas revertidas

El anuncio de venta del área boscosa ubicada en el lote CL-22 tiene en alerta a los residentes de Clayton.

160 familias que viven en Farfán II se oponen a la venta del bosque vecino a su comunidad.

LA PRENSA/Bernardino Freire

SE UNEN. Los residentes de Farfán empezaron su lucha desde 2006

Eliana Morales Gil
emorales@prensa.com

La subasta de 15.1 hectáreas de tierras boscosas ubicadas en Clayton –dentro del Parque Camino de Cruces– no es la única venta que pretende hacer el Gobierno con los bosques de las áreas revertidas. El pasado viernes se publicó en la Gaceta Oficial No. 25,849 la Resolución de Gabinete 92, que autoriza al Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) subastar ocho hectáreas de terreno identificadas como FA02-42 y ubicadas en el sector de Farfán, corregimiento de Veracruz. El valor refrendado del terreno es de 3 millones 442 mil 582 dólares con 55 centésimos.

Pero también está a la venta el lote FA03-12, de 44 mil 222 metros cuadrados (casi 5 hectáreas), a un precio de un millón 467 mil 307 dólares. Una vez los residentes del área se enteraron de que el bosque vecino a su comunidad se subastaría, empezaron a tomar medidas para impedir la acción.

Ana Chang, vocera de las 160 familias que viven en Farfán II, dijo que la zona es refugio de animales silvestres que perderían su hogar si venden las tierras.

Además, advierten que el bosque es parte de los pulmones del Canal de Panamá y si se vende para darle paso al desarrollo de edificaciones, la zona se contaminaría visual y ambientalmente. La lista no termina allí. Otro pedazo de bosque está a la venta en Clayton. Se trata del lote CL-22 de una hectárea de extensión con mil 490 metros cuadrados. El valor del terreno es de un millón 194 mil 970 dólares con 40 centésimos.

‘VENTA SILENCIOSA’

“Ideal para desarrollar proyectos residenciales de viviendas unifamiliares, adosadas o plurifamiliares”, dice en el anuncio que aparece en el sitio http://www.ari.gob.pa.

Este aviso le roba al sueño a la Asociación de Propietarios y Residentes de Clayton (Aprecla). Su presidente Azael Barrera tiene una posición bien clara del asunto.

“La venta del CL-22 es la punta de lanza de una docena de lotes más que el MEF se propone vender, en privado y en público, en las próximas semanas o meses”, asegura.

La Aprecla está dispuesta a dar la batalla y le envió una carta a la administradora de la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam), Ligia Castro, y al alcalde capitalino, Juan Carlos Navarro, en la que manifiesta su preocupación por la subasta. Además, adjuntan una copia de un estudio denominado Alternativas de manejo de los bosques urbanos de Clayton ante el desarrollo no planificado.

Allí se consigna que el terreno que está a la venta “es un eslabón delicado y frágil de una red de corredores biológicos que atraviesa Clayton y que permite la sostenibilidad de la vida silvestre en otras áreas como Cárdenas, Corozal, Albrook y Llanos de Curundú.

Hay más. La venta de los lotes GM01-39 y GM01-40 se promociona en internet como “un lugar en Panamá rodeado de un ecosistema de exótica biodiversidad”. Estos terrenos están a la venta a un precio sugerido de 234 mil 376 dólares y 73 mil 634 dólares, respectivamente.

Y en Cárdenas también están subastando otros terrenos rodeados de biodiversidad. Los lotes CA02-17 y CA02-10, con extensiones de 46 mil 659 metros cuadrados (casi 5 hectáreas) y 18 mil 225 metros cuadrados, respectivamente, tienen un precio refrendado de un millón 735 mil 740 dólares y 627 mil 488 dólares.

La punta de lanza de la promoción de los terrenos invita a grandes negocios. “Ideal para sumarse al exitoso desarrollo de proyectos residenciales del área”, dice el anuncio.

¿Cómo evitar esto? Este diario llamó a Héctor Alexander, ministro de Economía y Finanzas, para que hablara al respecto, pero no respondió. No obstante, Harley Mitchell, asesor legal de la Anam, dice que la Ley 21 de 1997, que establece el uso de suelo de las áreas revertidas, estipula que un 5% de los terrenos permite el uso urbano. “Sucede que cuando se creó la ley, los bosques no estaban tan desarrollados como hoy, y por eso los ciudadanos no distinguen cuando el área es protegida y cuándo no”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: