Defensa del entorno verde de la ciudad depende de nosotros

Depende de nosotros

29 DE AGOSTO. La Prensa, Defensor del Lector.

Con relación a la noticia aparecida en La Prensa el día 28 de agosto [de 2007] sobre que la Corte Suprema ha abierto la puerta de los especuladores en las áreas verdes revertidas, para destruir más bosques y ocupar otros espacios no urbanizables, con más abusos y destrucciones de las que ya están haciendo en diversos puntos de Panamá y Colón, les comento que la Ley 21 de uso de suelos de las áreas revertidas que data de 1997, definió nuevas categorías de áreas de conservación que deben ser incorporadas al Sistema Nacional de Áreas Protegidas.

La Corte Suprema no puede ignorar este valor jurídico supremo a un cambio de resolución del Mivi [Ministerio de Vivienda] hecho ilegalmente de manera alevosa y amparada con maleantería por la Ley 12 de 2007 que justamente, a las 10:30 de la noche del 30 de diciembre de 2006 introdujo una frasecita que decía que todas las resoluciones ilegales que había aprobado el Mivi desde 1996 en las áreas revertidas se decretaban legales.Si bien es cierto, el lote CL-43 de Clayton no está dentro del Parque Nacional Camino de Cruces, sí fue incluido como área protegida, no desarrollable, bajo la categoría de «área verde urbana», que tiene como misión la conservación de las servidumbres de ríos y riachuelos de las áreas revertidas y de la conservación de los parches boscosos que conforman el denominado concepto urbanístico «islas verdes flotantes» en un entorno urbano para hacer válido el concepto de ciudad jardín y el de corredor biológico dinámico. Otra serie de lotes como el CL-35 y lotes vecinos sí están en el polígono del Parque Nacional Camino de Cruces que definió la Ley 21.Con este aldabonazo que la Corte que le ha dado al patrimonio de la sociedad panameña, se permite todo en las áreas revertidas. Las áreas revertidas están cayendo en las manos de especuladores sin escrúpulos en Panamá y en Colón.

Para eso no luchó el pueblo panameño y dio sus mártires.Aun así seguiremos defendiendo la letra y espíritu de la Ley 21 que no puede ser letra muerta: «Las áreas verdes urbanas deben estar libres al uso y disfrute del público en general. Las mismas deben contar con facilidad de accesos vehiculares y peatonales. Ningún polígono, manzana o lote bajo la categoría de Área Verde Urbana y Recreación puede ser vendido, concesionado o alquilado. Son bienes públicos de libre acceso que constituyen un patrimonio de la comunidad o comunidades beneficiadas«. Por tanto, la propia ley indica que el patrimonio colectivo no puede ser vendido, ni mucho menos destruido.Instamos a la Corte a defenestrar con jurisprudencia a quienes nos ofenden y nos roban nuestro valioso patrimonio natural. Ley 21 de 1997, letra viva o muerta. ¡Eso depende de nosotros!

Ariel Rodríguez

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: