Inversiones en empresas verdes

TUS FINANZAS | Abarca compañías cubiertas por diversos índices sectoriales
Cómo invertir en empresas verdes

Existe una opción de los fondos mutuos indexados de entidades identificadas con el medio ambiente.

AMPLIAR

Usted puede comprar o vender, a través de un ciber-corredor de bolsa, una de estas acciones.

[ Foto: Bloomberg. ]

Roberto N. Méndez

ESPECIAL PARA PANAMA AMERICA

ALGUNOS INVERSIONISTAS se abstienen de invertir en empresas que consideran dañinas hacia el medio ambiente. Si usted es uno de ellos, a lo mejor le interesa estudiar la opción de los fondos mutuos indexados que se estructuran exclusivamente sobre la base de empresas “verdes” — es decir, aquellas identificadas con la preservación del medio ambiente.

ETFS “VERDES”
Como hemos dicho en columnas previas, los fondos mutuos indexados vendibles en bolsa (en inglés, exchange traded funds o “ETFs”), abarcan las empresas cubiertas por diversos índices sectoriales.

Usted puede comprar o vender, a través de un ciber-corredor de bolsa, una acción de estos fondos, de la misma forma en que compraría la acción de una empresa individual.

Comprar esa acción sería el equivalente de invertir en las acciones de todas esas compañías, con lo que estaría usted diversificando efectivamente su portafolio y reduciendo el riesgo de su inversión.

Pero ¿qué son ETFs “verdes”? Existen tres tipos principales: energía alternativa y no contaminante, empresas mixtas que respetan el medio ambiente, y servicios medio-ambientales.

LOS MEJORES
Uno de éstos es el “Market Vectors Glb Alternative Energy” (símbolo de bolsa GEX) que se modela sobre la base del índice “Ardour Global Index”.

Éste incluye 30 compañías dedicadas principalmente a generar energía a través de fuentes no tradicionales y “amigables hacia el medio ambiente”.

También está el “PowerShares WilderHill” (símbolo de bolsa PBW) que se modela sobre la base del índice “WilderHill Clean Energy”. Éste incluye compañías dedicadas principalmente a promover el uso y conservación de energía no contaminante, como son American Superconductor (símbolo de bolsa AMSC) y Emcore (símbolo de bolsa EMKR).

OTRO ES EL “CLAYMORE
LGA Green” (símbolo de bolsa GRN) que se modela sobre la base del índice “Light Green Eco”.

Éste incluye 225 compañías “con la mejor combinación de desempeño frente al medio ambiente en sus respectivas industrias”.

Finalmente tenemos al “PowerShares Cleantech” (símbolo de bolsa PZD) que se modela sobre la base del índice “Cleantech”. Éste incluye 47 compañías líderes en la innovación de tecnologías “limpias” a lo largo de varios sectores industriales, desde energía alternativa hasta purificación de aire, agua, agricultura “amigable”, transmisión de energía, y otras.

RENDIMIENTO
El fondo GEX, que incursionó en la bolsa en mayo con un precio cercano a $40 por acción, a principios de septiembre llegaba a los $44 por acción.

El fondo PBW arroja un rendimiento para el año 2007 de 22%. Este crecimiento también se refleja en su índice precio/ganancia por acción, que ya rebasa los 25 puntos.

El fondo GRN inició el año 2007 a un precio de $25, estando hoy cerca de los $26. Yahoo Finance calcula el rendimiento de este fondo en un relativamente bajo 1, 7% para el año.

Si ninguno de éstos le convence, no se preocupe — se informa que otros ETFs “verdes” llegarán pronto al mercado, reflejando con ello el creciente interés de los inversionistas en el medio ambiente.

LOS ETFS

  • Existen tres tipos principales de ETFs “verdes”: los de energía alternativa y no contaminante, empresas mixtas que respetan el medio ambiente, y servicios medio-ambientales.

  • Entre los mejores está el “Market Vectors Glb Alternative Energy” (símbolo de bolsa GEX) que se modela sobre la base del índice “Ardour Global Index”.

(*) El autor es profesor de economía en la Universidad de Panamá y socio de Consultores del Istmo.
consultoresdelistmo@lycos.com.

Ampliación del Canal: anzuelo de la esperanza y del patriotismo

Testigos de la farsa

Emma Mendoza A.


DOCENTE UNIVERSITARIA

TESTIGOS OBLIGADOS de la estafa canalera, o sea la ampliación del Canal, programada mucho antes de la discusión de los borradores, y por supuesto, del ilegítimo plebiscito, que la “legalizó”; los panameños y panameñas, cual rehenes de las políticas económicas de la globalización y de los funcionarios internos que las ejecutan, presenciaremos el circense espectáculo instaurado para regocijarse con bombos y platillos de sus aventuras.

Sí, porque como en los mejores tiempos de la dictadura, se armaron tarimas, luces, fuegos artificiales, transporte gratuito y se concedió el día libre a los empleados públicos y al sector educativo, para que pudiesen participar “espontáneamente” de la farsa montada en las áreas adyacentes al Canal. El colofón que se imponía a la maniobra canalera, era la rimbombante fiesta carnavalesca preñada de fábulas, alegorías y fantasías, relativas, todas ellas, al patriotismo y al crecimiento económico. Allí no se descartó, como en los mejores tiempos, la manipulación referente a los mitos de soberanía, patria y nación.

Mitos porque en esta época de “inicio de los trabajos de excavación”, precedidos del insustancial cambio o rotación de figuras ministeriales, y de un Informe Presidencial que nos esboza un país desconocido para la mayoría de los panameños; muchos estudiosos de los acontecimientos políticos, sociales y económicos de nuestra era han demostrado de manera irrebatible: que la Globalización ha construido un mundo único; borrando fronteras, homogenizando valores, comportamientos y actitudes, afectas a sus intereses y contrarios a los de las grandes mayorías del planeta.

En este nuevo modelo de desarrollo no tienen cabida los conceptos de patria, nación o soberanía. Dentro de ese proceso del capitalismo salvaje, los pobres, desdichadamente, han sido certificados en su pobreza y en su pobreza extrema, derivando del “desarrollo económico” las migajas y las secuelas negativas traducidas en hambre, desempleo, viviendas insalubres, carencia de agua, salud, recursos vitales, violencia, educación de segunda clase o ninguna.

El Show instaurado para celebrar “las danzas de los millones que se inyectarán a nuestra economía” es más censurable cuanto se manipula la opinión y conciencia de muchos ciudadanos, que ingenuamente muerden el anzuelo de la esperanza y del patriotismo. Pero es que la necesidad de la población es un terreno fértil para el manejo de las voluntades y comportamientos, si a ello se le suma el poder mediático, utilizado desmesuradamente por este gobierno; los resultados no pueden ser otros sino los que persiguen quienes nos desgobiernan, desde que tomaron el poder. No importa que las cifras estadísticas revelen el alto nivel de pobreza, pobreza extrema, analfabetismo funcional, desigualdad e inequidad; nada de eso impide que las trasnacionales de la información realicen la tarea encomendada para manejar al pueblo y someterlo a sus ambiciones económicas.

El costo económico de la publicidad que satura nuestros sentidos, marcha a contrapelo de las urgentes e ingentes necesidades de este pueblo; pero nada es óbice para la insaciable voracidad de quienes detentan el poder; sobre todo si de megaconstrucciones se trata. Así lo atestiguará el majestuoso Cerro Ancón “cual centinela solitario y triste…”.

El Panamá América, 8 de septiembre de 2007

Edificios de primer mundo y realidad de cuarto mundo

Plano urbano
Grandes cambios en la ciudad

Rodrigo Mejía-Andrión
negocios@prensa.com

OPINIÓN. Estamos en la mira del mundo por los edificios altos que están compitiendo con los de países más ricos y avanzados. Nos destacamos en tecnología para la construcción en hormigón armado, y estamos construyendo el edificio mas alto del mundo con el sistema constructivo de “postensado”, tecnología que dio problemas que se han superado. Tenemos un perfil similar al de Manhattan, pero la gran diferencia la tenemos a nivel de calle, donde los peatones carecen del espacio para caminar y un excelente sistema de transporte masivo y público variado.

La moda de los edificios altos se inició en varios países latinoamericanos por los años 60, pero duró poco tiempo, pues los promotores pronto concluyeron en que construir un edificio de 50 pisos costaba bastante más que dos de 25. Marcaron los incendios del edificio Avianca en Bogotá y de dos enormes torres en Sao Paulo, como punto de retorno. Bien señala hoy el ingeniero Roberto Roy, destacado constructor local, que un edificio de 90 pisos tiene costos exponencialmente mayores que los de 30 pisos. Confío en que volveremos a edificios de menor altura, menos riesgosos en lo financiero y en la vida de los obreros. Deberíamos limitar los edificios altos a áreas rediseñadas, con la infraestructura requerida para no hacerlos en barrios de “chalets”, donde destruimos calidad de vida.

El administrador de empresas y columnista de La Prensa, Javier Arias, nos recordaba cómo la United Nations Conference on Environment and Development, (UNCED) estableció que el desarrollo sostenible dependen de tres factores: el económico, el social y el ambiental. Esto es lo que el Gobierno y las autoridades urbanísticas deben considerar como la meta más importante, como también el grupo de arquitectos de éxito y moda, que están diseñando lo que construye la ciudad. También deben superar a sus maestros en responsabilidad, pues aquí seguirán viviendo, cosechando lo que hoy siembran.

Un urbanista mexicano que estuvo varios días en Panamá, me comentaba que dábamos la impresión de tener más carros que gente y más anuncios que carros, porque cuando caminaba por el área bancaria, contaba más carros que caminantes, y no podía ver los edificios, pues los anuncios los tapaban. Proponía fundar una empresa municipal o mixta para construir aceras, tarea necesaria y, según él, hasta muy productiva, porque todo propietario puede costear una buena acera. También me cuestionó el transporte colectivo. Le confundió tal contradicción. Paisaje de Primer Mundo y realidad de tercero. Imposibilidad de andar en carro o a pie. Le gustó la vía Argentina, como la calle más amable de la ciudad. Se puede caminar y hay restaurantes y negocios en las plantas bajas de los edificios, que por su tamaño no parecen apabullar al peatón.Les comento que la SPIA me ha reemplazado como su representante ante la Junta de Planificación Municipal, por el arquitecto Humberto Echeverría, a quien deseo muchos éxitos.

El autor es arquitecto y asesor de bienes raíces.

Ley Insular arrebata costas a panameños

catastro.

Preocupa Ley No. 2 en costa arriba de Colón

Carlos Barletta
cbarletta@prensa.com

La Ley No. 2 del 7 de enero de 2006 que regula las concesiones de tierras para la inversión turística en costas e islas genera inquietudes a los propietarios de tierras de Playa Colorada, costa arriba Colón, un centro de interés turístico.

Muchas de las tierras en el inventario estatal ya han sido otorgadas a residentes de diversas áreas del país a través de la reforma agraria y derechos posesorios. Sin embargo, muchas de estas jamás han sido tituladas.

Ante esto, el artículo 1 de la Ley No. 2 dice que los derechos posesorios existentes otorgados por los municipios y autoridades correspondientes no serán afectados, explica Pedro Vallarino, presidente de la Fundación para el desarrollo del Caribe (Fudetca).

El ministro de turismo, Rubén Blades, expresó interés por el desarrollo turístico de “800 hectáreas frente al mar, propiedad del Estado” en Playa Colorada, en una carta dirigida al entonces director de Catastro y Bienes Patrimoniales Benjamín Colamarco el 20 de septiembre de 2005. En esta, Blades explica el potencial turístico que poseen estas áreas, y pide reservar estas tierras hasta que “podamos verificar la posibilidad que las mismas puedan ser utilizadas para un desarrollo turístico”.

Para los miembros de Fudecta que poseen tierras en Colón, estas declaraciones son preocupantes, ya que ellos compraron derechos posesorios en estas áreas de interés turístico para el Instituto Panameño del Turismo (Ipat). “Nosotros compramos estas tierras a los lugareños que las poseían desde hace décadas. Tenemos más de 10 años trabajando con las comunidades de Costa Arriba”, mencionó Sonia Sandoval, integrante de Fudetca.

La preocupación se agravó el 22 de agosto cuando salió la Resolución 90 en Gaceta Oficial, la cual elimina la resolución 62 que regulaba la venta de bienes del Estado, tema que ha quedado inconcluso. El 23 de agosto de 2007 Fudetca envió una carta al Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), sin embargo, Vallarino dijo que no ha recibido respuesta.

“El propósito de la Ley No. 2, es promover el desarrollo turístico ordenado en el país”, dijo Ricardo Ledezma, del Ipat. Esta ley regula el manejo de los territorios del Estado en costas e islas, ya que son de alto interés turístico.

Ledezma dijo que ellos no tienen jurisdicción sobre las tierras estatales, ya que su labor en la Ley 2 es otorgar las concesiones para desarrollos turísticos.

“Las tierras las maneja Catastro en el MEF” agregó.

Actualmente, el Programa Nacional de Tierras tiene una campaña de titulación masiva, donde los inversionistas de Colón esperan que se les reconozcan sus derechos posesorios. “Si estas son de interés turístico, las venderíamos con los respectivos permisos del Ipat”, recalcó Vallarino.

El mar siempre amenazado

VIENE DE LA 1B.

Siempre amenazado

Instituciones del gobierno y organizaciones no gubernamentales se han unido para proteger el mar.

 
 
 

Crisly Florez
cflorez@prensa.com

Los constantes derrames de petróleo, la contaminación de ríos y playas son algunas de las amenazas que constantemente acechan a los océanos y sus habitantes.

La administradora general de la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam), Ligia Castro, explica que esta entidad en conjunto con la Autoridad de los Recursos Acuáticos (Arap) y algunas organizaciones no gubernamentales involucradas en el tema ecológico están tomando medidas para reducir los desastres ambientales causados por la mano del hombre en los océanos.

LA RAÍZ DEL PROBLEMA

Todo empieza en la cabecera de los ríos, los cuales se llenan de sedimentos que descienden por todo el cauce y van a dar al mar, matando los arrecifes de coral que son una barrera protectora de las olas y fuentes de vida porque en ellos habitan gran cantidad de especies importantes en la cadena alimenticia de los océanos. Tal como está ocurriendo en el área del Parque Nacional Portobelo, explica Gabriela Etchelecu, directora ejecutiva de la Fundación Mar Viva.

Asimismo la sobrepesca y las malas artes de pesca, como el trasmallo, que es una red con aberturas pequeñas por lo que se atrapan a todos los peces y otras especies antes de que lleguen a la edad reproductiva, señala Etchelecu. “Además están las redes de arrastre que destruyen los hábitats y refugios en el fondo marino y esto tarda decenas de años en recuperarse”, explica.

Para contrarrestar esto se están zonificando áreas en Bocas del Toro, la isla de Coiba, el Archipiélago de Las Perlas, pero hace faltan más, añade.

El pepino de mar y la langosta son animales que están en veda permanente debido a la explotación pesquera ocurrida en años anteriores y aun así la pesca ilegal los mantiene en riesgo de desaparecer, afirma Zuleika Pinzón, directora ejecutiva de Fundación Natura.

En tanto, Lourdes Lozano, directora de Fomento de la Cultura Ambiental de Anam, dice que se están tomando medidas concretas y que serán penalizadas, a partir de mayo de 2008 con el nuevo Código Penal con cárcel y multas a las personas que no sigan las normas ambientales para la protección del ambiente.

—————————————–

Algo bueno se vislumbra, pero el respeto a la ley ambiental, sin tráfico de influencias, ni corrupción debe comenzar con los propios funcionarios de la Autoridad Nacional del Ambiental, que para muchos proyectos grandes de Estado y de empresas privadas, ceden el poder fiscalizador del Estado e ignoran los preceptos legales establecidos y se convierten en promotores de los mismos por acción u omisión. Esto es patético y no debe ocurrir más.

Ante este escenario, muchas organizaciones le siguen el juego sucio a la ANAM e ignoran estos actos de corrupción, situación que auspicia la impunidad en estos malos menesteres.

Ojalá el cambio se de.

Burica Press.