Tenencia y uso de la tierra en el Área Recreativa del Lago Gatún

Tenencia de la tierra

El problema de tenencia de la tierra se magnifica en la ARLG por estar localizado un grupo de precaristas en la periferia y muy cerca de la principal y única vía de acceso al área recreativa

Sin embargo, se trata de 16 parcelas de cultivos anuales y permanentes, que totalizan unas 30 has y que son reclamadas por sendos posesionarios sin títulos, con más de 35 años de estar usufructuando estos terrenos, situación que los podría colocar en la posición de poder reclamar, los derechos de antigüedad en el usufructo de dichos terrenos.

Por lo tanto, dado que se debe mantener el principio de conservar los bienes patrimoniales de las áreas protegidas, sobretodo en un área de escasa superficie como la ARLG, se impone establecer un proceso de negociación que posibilite mantener los derechos de propiedad establecidos por la ley que creó el área recreativa, según lo establecido en el Decreto-ley que creó el ARLG.

Por otro lado, los usufructuarios de los terrenos son viejos lugareños que practican un sistema nativo de producción basado en los cultivos bajo sombra, (agroforesteria), los cuales no causan un impacto visual sobre el perfil del bosque.

Aunado a ello, las consultas enmarcadas en los talleres de planificación participativa, señalan que dichos agricultores estarían dispuestos a negociar la permanencia en los referidos terrenos, para lo cual se podrán establecer los mecanismos de uso de la tierra, condicionando el usufructo y la permanencia en dichos terrenos, a términos perentorios, a la posterior opción de compra por parte del Estado y a la observación del mejoramiento de prácticas de cultivos amigables con el ambiente que propicien el mantenimiento del perfil del bosque y que sirvan de hábitat a las especies de animales silvestres.

Uso Actual del Suelo

Se estima que el 70% de los suelos se mantiene con cubierta vegetal, presentando un 30% de los terrenos con cultivos intercalados sobre los límites al Este del área protegida, cerca de la población de La Represa.

La cubierta vegetal mantiene bosques galerías, bosques intervenidos, rastrojos altos y una particular vegetación asociada a la región costera – lacustre que sirve de limite al área protegida.

La actividad productiva establecida en la periferia, dentro y el área de influencia del ARLG, generalmente son cultivos asociados para el autoconsumo, con algunos pocos excedentes para la venta en el mercado de Colón. También existe una finca ganadera con 16 hectáreas tituladas y una porción no mayor de tres hectáreas de esta finca se encuentra dentro del ARLG, la finca mantiene unas 35 cabezas de ganado vacuno ubicada en el sector noreste, en la periferia del ARLG.

Aunque las relaciones de usos del suelo señaladas para la actividad agrícola y ganadera, no son las óptimas para con los objetivos de conservación del área protegida, existe una gran oportunidad para conciliar los usos del suelo, restaurar los recursos básicos de la tierra y consolidar el territorio del ARLG, a través de una negociación con los posesionarios sin título, que les permita introducir las tecnologías de producción agropecuarias sostenibles como el agroturismo que se pudiera ofrecer a los pasajeros de cruceros, alternativas con las cuales se podría evitar la expansión de los terrenos usufructuados, formalizar relaciones contractuales que establezcan responsabilidades y de ser necesario términos perentorios, entre otros.

Capacidad de uso de las tierras

La mayor parte de la tierras del ARLG son de las Clases Agrológicas VII y VIII, con limitaciones severas para usos agrícolas o ganaderos y generalmente con altas pendientes que restringen su uso a las actividades de recreación al aire libre y la protección de cuencas hidrográficas.

En consecuencia, la baja capacidad agrológica de los terrenos del área protegida para los fines del desarrollo agropecuario, está en consonancia con la legislación vigente que crea el área protegida, estableciendo el uso actual más factible de la tierra, a través de la recreación dirigida, la educación ambiental y la conservación de los recursos naturales presentes.

Conflictos de uso del suelo

El conflicto más evidente del uso de los suelos es el relacionado con las labores agrícolas que se están desarrollando dentro de los límites al Este del área protegida.

Dicho conflicto mantiene una larga data de más de 40 años, pasando por los periodos de la construcción del Canal de Panamá, la época de la Segunda Guerra Mundial, la Post-Guerra, y la posterior reversión de dichos terrenos a la nación panameña. Durante dicho proceso, muchos de los posesionarios de las tierras han salido, quedando en la actualidad un grupo de 16 productores que mantienen los terrenos dedicados al manejo de pequeñas fincas agrícolas, con fines de autoconsumo, venta de excedentes y sitios residenciales.(Ponce & González, 2002).

El tipo de cultura de producción imperante en el área protegida es el caribeño, en donde el arreglo de los cultivos se hace semejando la estructura de la vegetación natural, motivo por el cual persisten los sistemas nativos de producción, utilizando el café bajo sombra, banano bajo sombra, al igual que los cultivos hortícolas y los tubérculos con arreglos agroforestales.

Evidentemente, si no hay una pronta solución al conflicto de uso del suelo, el problema se estaría agravando en función de que las nuevas generaciones de los actuales residentes dentro del ARLG y los de las área circunvecinas, puedan ampliar la intervención en dichos terrenos para usos eminentemente residenciales.

Otra situación conflictiva de tipo tenencial dentro del ARLG, se presenta en el límite Oeste en la colindancia con la Barriada Puerto Escondido, en donde existen 4 casas con secciones dentro del área protegida, cuyos lotes fueron adquiridos ilegalmente por los ocupantes, a través del Banco Hipotecario. Las referidas construcciones fueron establecidas en 1999, y desde entonces esta planteado dicho conflicto de uso del suelo, el cual deberá ser resuelto a través de la intervención de las autoridades competentes en aras de sanear los terrenos del Oeste del ARLG. Vale la pena mencionar que las acciones de parte de los administradores del área protegida para corregir esta situación, solo han logrado negociaciones informales con los ocupantes, quienes alegan que la posibilidad de desalojar el área solo a cambio de que se les reembolse la totalidad de las inversiones hechas en construcción y compra de terrenos.

Referencia:

ANAM. 2002. Plan de Manejo del Área Recreativa del Lago Gatún. Autoridad Nacional del Ambiente, República de Panamá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: