Crece el rechazo contra hidroeléctrica

Crece el rechazo contra hidroeléctrica

‘Piqueteo’ en Boquete

Hasta el alcalde apoyó la protesta. Hoy comienza el foro público organizado por la empresa

 
)
 
La protesta generó un gran tranque, afectando a los que intentaban llegar o salir de Boquete. / Foto Ovidio Lorenzo

Ovidio Lorenzo
periodistas@estrelladepanama.com

El creciente malestar que sienten algunos habitantes de Boquete se transformó en la primer marcha contra el proyecto de construcción de la hidroeléctrica Alto Caldera.

Trescientas (300) personas cortaron la carretera que une Boquete con David entonando consignas en contra del proyecto. “Ya han vendido todo y lo único que queda es esto”, dijo un joven.

Las marchas se dieron un día antes del Foro Ambiental que se realizará hoy para que, como la obliga la ley, la empresa le explique a los pobladores qué es lo que van a hacer y cuáles son los riesgos ambientales.

La obra

En la comunidad Bajo Mono de Boquete se construirá una hidroeléctrica, que ya presentó ante la ANAM sus Estudios de Impacto Ambiental (EIA), pero sus moradores y ambientalistas se oponen. Ayer cerraron la vía que conduce al distrito para pedir un alto a las concesiones hidroeléctricas.

Ezequiel Miranda, de la Asociación de Conservacionistas de Tierras Altas, hizo un llamado al presidente Martín Torrijos para que detenga el proyecto, y advirtió que donde se construirá la hidroeléctrica existen dos fallas geológicas que han producido movimientos sísmicos, por lo que no es recomendable esa ubicación. Los boqueteños temen perder la calidad del agua y que se afecte la economía de muchos residentes, que no podrán trabajar en la pesca, la agricultura y el turismo, al restringirse el acceso a todo ciudadano.

Manolo Ruiz, alcalde de Boquete, expresó su apoyo al cierre de la vía porque se pone en riego la paz y la seguridad de boqueteños y extranjeros. Ruiz se hizo eco del llamado al presidente para que se detengan las concesiones, en especial para proyectos con los que la comunidad no está de acuerdo. “Boquete es un lugar tranquilo y no necesitamos que otras personas vengan a crear inestabilidad”, dijo Ruiz.

Herrera dice no a la privatización del agua

Comité Cívico se opone a privatizaciónLos cierres continuarán.

Sugeiris Mitre
HERRERA, PANAMA AMERICA

Los cierres continuarán.

Mas de un centenar de firmas en contra del proyecto de privatización de las fuentes hídricas de la provincia de Herrera fueron estampadas en un cartel que fue exhibido durante la protesta del Comité Cívico.

 

Leopoldo Santamaría, vocero del comité, indicó que no están de acuerdo con este proyecto que fue presentado por la ANAM y ahora reposa en la Comisión de Población, Ambiente y Desarrollo de la Asamblea de Diputados.

 

Dijo que al final las fuentes de agua serán otorgadas mediante contrato a ciertas empresas.

 

El Panamá América, 6 de octubre de 2007.

 ————————-

En Chitré protestan contra privatización del agua
 
 
 
(IMP)
 
Los interesados firmaron una pancarta en rechazo a la propuesta de ley. / Foto Carlos Barragán

Carlos Barragán
periodistas@estrelladepanama.com

La alerta ciudadana generada por un proyecto de ley sobre el recurso hídrico presentado por la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) ante la Asamblea Nacional se extendió hasta el interior del país. Ayer el Comité Cívico de Herrera y otras organizaciones civiles de diversos puntos del país, entre ellas la Organización Consumo Ético, protestaron al mediodía en el Parque La Bandera de Chitré en rechazo a la privatización del agua.

Tal como se hizo en la ciudad capital se presentó una pancarta en la que deberán firmar todos los que se oponen a la privatización del recurso hídrico.

Leopoldo Santamaría, vocero del Comité Cívico de Chitré, exhortó a los presentes a firmar y hacer patente su protesta contra este proyecto de la privatización del agua que atenta contra la vida y la humanidad.

La protesta duró 45 minutos, tiempo en el que más de un centenar de personas, entre transeúntes y quienes acudieron a apoyar la protesta, firmaron la pancarta.

Estrella de Panamá, 6 de octubre de 2007

Petaquilla un desastre ambiental y un robo a la nación

PINTADA DE VERDE

¿INSTITUCIONALIDAD?. En estos días hemos visto una avalancha de noticias que dan cuenta de los trabajos que los señores de la mina de Petaquilla llevan a cabo para iniciar la extracción de oro, en abierta violación de la legislación vigente que expresamente prohíbe empezar las obras sin la aprobación del estudio de impacto ambiental. El alarde de la empresa y su evidente impunidad llama la atención. Tampoco parece importar que la Autoridad Nacional del Medio Ambiente (Anam) tenga en proceso una investigación administrativa por afectaciones a ríos y talas sin permiso.

Esta acción tiene como sanción la suspensión temporal o definitiva de la obra. Tampoco parece importar que haya varias denuncias penales por la misma causa que es penada con prisión de hasta cuatro años. Pero, ¿de qué estamos hablando? Dejando para otro día el tema de la explotación de cobre, se trata de una mina de oro a cielo abierto cuya explotación implica enormes peligros de contaminación. Justamente por eso, Costa Rica decidió establecer una moratoria completa de este tipo de minería. “Los costarricenses simplemente no están interesados en abrir su país a la explotación minera a costa del medio ambiente”, fue el sustento oficial del país que ha visto en la protección de su biodiversidad la mejor “mina de oro” posible. La pregunta entonces es si el sacrificio al ambiente que sufriremos será compensado con los beneficios económicos.

Una rápida lectura al contrato de concesión aprobado en tiempos de Ernesto Pérez Balladares y convertido en ley en 1997, deja en evidencia la respuesta. Los invito a revisarlo (Ley 9 de 1997, G.O. 232359) para que vean que los señores de Petaquilla –con Richard Fifer a la cabeza– no solo pueden explotar por 20 años (y dos prórrogas) oro, cobre y “otros minerales” y construir todo tipo de infraestructuras, sino que obtuvieron un régimen de exoneraciones de espanto. Frente a esta realidad, uno se pregunta ¿dónde están las instituciones del Estado que están supuestas a velar por el bien colectivo?

Lina Vega Abad
lina@prensa.com

Ambientalistas cierran vía en oposición a hidroeléctrica

PREOCUPACIÓN. El río Caldera atraviesa el centro de la ciudad de Boquete.

Ambientalistas cierran vía en oposición a hidroeléctrica

Los manifestantes señalaron que de no recibir respuestas continuarán las protestas.

Para hoy se programa la presentación a la ciudadanía del estudio de impacto ambiental del proyecto.

ESPECIAL PARA LA PRENSA/Sandra A. Rivera

MILITANCIA. Los manifestantes cerraron la vía por espacio de una hora y un cuarto.

Flor Bocharel
BOQUETE, Chiriquí

Por espacio de una hora y cuarto, miembros del Comité por la Defensa del Parque Internacional La Amistad cerraron la vía que conduce a Boquete, en oposición a la construcción de una hidroeléctrica en el río Caldera.

La acción que se inició a las 6:30 a.m. y concluyó a las 7:45 a.m. afectó a gran cantidad de personas que se desplazaban hacia los centros de trabajo en David y Boquete, al lugar llegaron agentes antidisturbios de la Policía Nacional. La vía se abrió, ya que los manifestantes se reunieron con el alcalde Manolo Ruiz y funcionarios de la Autoridad Nacional del Ambiente.

Ezequiel Miranda, vocero del grupo, precisó que de manera inconsulta personal de la empresa inversionista en el denominado proyecto hidroeléctrico Bajo Mono ha estado en el área del río Caldera con intenciones de avanzar en la obra, que se estima tiene un costo de 30 millones de dólares.

“El proyecto atenta contra la estabilidad del Parque Internacional La Amistad y del Parque Nacional Volcán Barú, porque se ubica en la zona de amortiguamiento a mil 700 metros sobre el nivel del mar”, indicó Miranda.

Señaló que de continuar las acciones para dar paso a la obra de generación de energía hidroeléctrica adoptarán otras medidas de presión para hacer un llamado al Gobierno por el daño ecológico que la mismo conlleva.

En tanto, mediante un comunicado fechado en el día de ayer, el grupo en mención considera como un error “flagrante” de la Anam, avalar estudios de impacto ambiental en áreas vulnerables que ponen en riesgo la seguridad civil, pues podrían ocurrir inundaciones y otros eventos porque el río Caldera atraviesa el centro de la ciudad de Boquete.

También declaran como “no gratos” a la empresa consultora Codesa y al promotor Josué Levi Levi, gestores del proyecto.

Miranda manifestó no estar en contra del progreso y del desarrollo de los pueblos, siempre y cuando no se atente contra el medio ambiente y se haga en forma sostenida.

Para el día de hoy se programa la presentación a la ciudadanía del estudio de impacto ambiental del proyecto, en el distrito de Boquete, los miembros del grupo ambientalista participarán en dicha consulta.

Los nasos aman su tierra y no quieren hidroeléctricas

BOCAS DEL TORO. SECRETOS DEL BOSQUE.

El rey y los naso

Valentín Santana es el único monarca de América Latina, sin embargo, no tiene una comarca para preservar el legado de su pueblo que está conformado por 3 mil personas.

CORTESÍA/Fundación Albatros Media

Alejandro Balaguer
Especial para La Prensa

vivir+@prensa.com

Los gobierna un rey sin comarca en un palacio olvidado; es una etnia panameña que ha sabido relacionarse con su prodigiosa naturaleza, al cuidado de las fuentes de agua que emanan de sus bosques y forman la cuenca hidrográfica más importante de la región. Son más de 3 mil nativos con sabiduría en agricultura orgánica, en plantas medicinales, en las especies y los secretos del bosque, con un gran amor por la madre tierra. Así defino a los naso tjer di o naso teribe luego de convivir un tiempo con ellos, aprendiendo de sus costumbres, de sus temores y sueños en las montañas del Parque Internacional la Amistad.

Atrás queda Wekso, la antigua base militar conocida como Panajungla –hoy albergue ecoturístico administrado por los naso– y voy al encuentro del único rey de América Latina: Valentín Santana, el monarca, miembro de una familia real cuya estirpe se remonta mucho antes de la conquista española.

Navego el Teribe en un cayuco que desafía los rápidos al cuidado de los gigantes del bosque tropical que forman una barrera verde en las riberas del río. Mi guía, Adolfo Villagra -un educado líder naso– comanda el palo acanalado con motor fuera de borda leyendo los caprichos del río. Mientras sortea troncos a la deriva y peligrosos remolinos me cuenta: “Es a partir de 1973 que nosotros venimos exigiendo al Estado panameño la demarcación física de nuestro territorio y la creación de nuestra comarca, hecho que no se ha dado. Actualmente somos el único pueblo indígena que no ha sido reconocido. Y eso es en parte a que existen proyectos de represas hidroeléctricas que necesitan nuestras tierras”.

Durante el recorrido por varios pueblos asentados en la cuenca del Teribe recojo el testimonio de sus dirigentes. En el pueblo de Bonji, conozco a Virginia Nicolás, quien representa a las mujeres que habitan 11 comunidades. Mientras talla una estatuilla en su modesta vivienda me transmite su sentir: “El hecho que no tengamos comarca es como cuando uno tiene varios hijos y quiere uno más que al otro, lo vemos como discriminación. Y pensamos que con las hidroeléctricas llegaría el vicio; me imagino que para represar el río vendrían las excavaciones, y que todos los peces de ese río se nos van a morir, porque hace dos años sufrimos un deslizamiento en la cabecera de uno de los afluentes del río Teribe y hubo mucha mortandad de animales, estuvo mucho tiempo sucio, las playas quedaron llenas de peces muertos. Con las hidroeléctricas que quieren poner aquí, va a desaparecer lo poco que hay para nuestra subsistencia, van a invadirnos, van a acaparar tierras que no están registradas, que no están tituladas, y creo que va a ser un golpe muy duro para nosotros”.

Surcando torrentosos tramos del río, corriente en contra y siempre hacia arriba, diviso a la distancia una loma verde donde se asienta la casa del rey en Sieyjic, nuestro destino final. Rodeado de súbditos, coronado con tocado de plumas y portando una lanza ritual, Valentín Santana me habla en su lengua natal. No mira directo a los ojos y hay orgullo en sus palabras. A través de su intérprete –que lo traduce al español– conozco la voz oficial de los naso: “En cuanto a la situación de la civilización en nuestro medio, como rey, estoy de acuerdo con que la influencia de educación y tener una comarca es lo más importante para nuestro pueblo; pero lo que no comparto son los proyectos hidroeléctricos grandes que vienen y que en vez de apoyarnos nos quieren quitar las tierras y nos quieren mandar más arriba, donde vivían antes nuestros antepasados, y por eso es que los naso decimos no, porque eso no nos beneficia, sino que nos reducen más y más nuestro territorio. Lleve ese mensaje para que escuchen todos los panameños –me pide el rey– porque ese es nuestro sentimiento y nuestro motivo de lucha”.