Panamá, caricatura de Nueva York

Plano urbano

Panamá versus Nueva York

Rodrigo Mejía-Andrión
negocios@prensa.com

OPINIÓN. En Panamá decimos que la silueta de la ciudad vista desde lejos se parece a la de Manhattan y eso es cierto, pero cuando nos vamos acercando, la cosa comienza a cambiar. Como bien dijo el arquitecto urbanista Andres Duany, de paso en Panamá: “Las ciudades se calibran caminando”. Ahí es donde la puerca tuerce el rabo, pues las diferencias son notorias.

Atravesaba, caminando, el puente Brooklyn, acompañado por neoyorkinos que corrían y muchísimos turistas que tomaban fotos de las hermosas vistas que la ciudad ofrecía, y me detenía a admirar los amplios espacios públicos que desde allí se observan. El solo cruce de este larguísimo y legendario puente, resulta un espléndido paseo, con la ventaja de que, en la mitad del puente, existen bancas para sentarse y disfrutar del gratuito espectáculo: distintos e interesantes ángulos de la ciudad, la Estatua de La Libertad -que desde allí se domina perfectamente – el propio río del Este, los barcos que dan vuelta a la isla, yates y algunos veleros, lanchas, y unas hermosas gaviotas que alegraban el cielo que nos traía una deliciosa brisa, fría para nosotros, ‘los canaleros’.

Desde el puente veía otros espléndidos espacios públicos, como el Seaport, siempre concurrido y adornado con veleros; amplias aceras y calzadas que conducen a hermosos parques. Nueva York es una ciudad donde da gusto caminar, pues combina perfectamente los espacios para peatones -con indicaciones muy precisas sobre dónde y cuándo cruzar con seguridad- con variados sistemas de transporte, taxis en perfectas condiciones, excelentes autobuses, extenso sistema de metro y formidable red de trenes hacia poblaciones vecinas.Monto casi todos los días los trenes que unen a Manhattan con Greenwich, Connecticut, preciosa ciudad que combina eficazmente su espacio comercial y de servicios públicos y privados, con las envidiables viviendas entre bosques que aún conservan animales, como ciervos.

Al viajar a Manhattan en el tren, como hacen diariamente quienes viven en las afueras, admiraba la calidad de este transporte masivo mientras pensaba en las angustias de los sufridos panameños de los suburbios, quienes se levantan a las cuatro de la manana y regresan a las ocho de la noche, por carecer de sistemas como éstos, que los llevarían rápidamente hasta lugares como Capira y Pacora.Ahora, cuando el país recibe ingresos extraordinarios, que no llegan al sector más pobre, un eficiente sistema de transporte masivo lo ayudaría notablemente.

Por ello, Alianza Pro Ciudad ha invitado a la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (Apede) a trabajar conjuntamente para definir, en lo que queda de este gobierno, la tecnología que nuestra capital aplicaría. Agregaríamos, por supuesto, a los grupos interesados y a todos los partidos políticos. Recordemos que el transporte es el componente central de todo plan urbanístico. Ya están definidas las autoridades urbanísticas y sus roles. La ciudad tiene la palabra.

El autor es arquitecto y asesor en bienes raíces.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: