ANAM cachorro del sistema de intereses creados?

El adiós de un bosque protegido en la Reserva de la Biosfera

Sección Defensor del Lector de la La Prensa

19 DE NOVIEMBRE. Este artículo lo escribo en relación con las noticias aparecidas en La Prensa del día 19 de noviembre de 2007, titulada «Bosque en peligro» y «El adiós de un bosque protegido», que consiste en un proyecto hidroeléctrico de AES Changuinola para la producción de 223 MW, queremos expresar que la noticia debió aclarar que los únicos que siempre han hablado de hidroeléctricas y las han promovido en las áreas protegidas de la Reserva Forestal de Palo Seco, en Bocas del Toro, son la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) y el Instituto de Recursos Hidráulicos y Electrificación (Irhe) en su momento, que son visiones completamente inaceptables en el nuevo marco de desarrollo sostenible y ambiente contemporáneos.

Esta promoción inaudita de Anam es totalmente contraria a los principios y objetivos para los que está constituida en relación con las áreas protegidas. Esta política unilateral jamás ha pasado por el tamiz de una Evaluación ambiental estratégica, como manda la Ley general de ambiente de 1998 en la Resolución 209 de Evaluación de impacto ambiental. Tampoco ha pasado el tamiz de la Comisión Consultiva Nacional del Ambiente, que Anam jamás ha instalado en nueve años de vigencia de la ley.Que Anam avale y promueva estos proyectos hidroeléctricos, como lo está haciendo, no da cabida a que esto se dé en áreas protegidas.

 

 Bosque Protector de Palo Seco, Bocas del Toro

Foto: ACD. Bosque Protector de Palo Seco, Bocas del Toro intervenido con el primero de cinco proyectos planteados dentro de sus límites. Este bosque es el área de amortiguamiento del Sitio de Patrimonio Mundial de la Humanidad Parque Internacional La Amistad. 

 

Si las áreas protegidas no están protegidas, entonces Anam debe desmantelar la Dirección Nacional de Áreas Protegidas y Vida Silvestre y crear una oficina de promoción a las hidroeléctricas en áreas protegidas o anexarse a la Empresa de Transmisión Eléctrica, S.A., ya que está faltando a sus más caros deberes para con el bien colectivo, hoy amenazado por un proyecto que destruye biodiversidad sin lugar a dudas, irrespeta el terruño de los indígenas y beneficia casi en exclusiva a la Corporación Hidroeléctrica AES.

 

No caben hidroeléctricas en las áreas protegidas, y la ley es muy clara en esto. Anam tiene que ser la primera entidad que debe entender y defender las áreas protegidas, porque para eso está establecida. Las áreas protegidas no pueden ser custodio y reservorio de estos proyectos, eso es inaudito y está ocurriendo frente a nuestros ojos.

 

Por ello, demandaremos como debe ser a todos los servidores públicos por incumplimiento de sus deberes y por corrupción al prestarse a esta patraña, que sabemos, está impulsada por los amos de la caverna incrustados en el Gobierno, que desde bastidores promueven el negociado de la electricidad. Anam no puede ser una institución cachorro del sistema de intereses creados alrededor de estos proyectos.

 

No existe concesión que pueda ser válida para construir hidroeléctricas en áreas protegidas, ya que contraviene todo el concepto de concesiones de administración y servicios en áreas protegidas, y eso Anam lo sabe; por eso, rechazamos el interés inusitado de esta institución en violentar la ley para amparar hidroeléctricas en áreas protegidas de Bocas del Toro, que son Reserva de la Biosfera y áreas de amortiguamiento clave del Parque Internacional La Amistad, Sitio de Patrimonio Mundial para las presentes y futuras generaciones de Panamá y del mundo.Nótese que el Plan de manejo del bosque protector de Palo Seco, a pesar de todo, indica, como es lógico, que las represas per se son peligros críticos para las áreas protegidas, lo cual nos lleva a la conclusión de que a Anam le interesa más el dinero de los permisos y las pírricas anualidades de una concesión mal habida, que la conservación de estas áreas protegidas y el respeto constitucional que tienen los indígenas a su terruño.Anam no puede ser «ecotítere» de los especuladores de las empresas generadoras de energía eléctrica, mucho menos de las que intentan tomarse ilegalmente nuestras áreas protegidas para exportar energía.

 

Ariel Rodríguez Vargas

Biólogo y ecologista

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: