Bosque Protector de Palo Seco arde por todo tipo de abusos

Pintada de Verde

REPRESIÓN. El año se inició muy mal para los indígenas de Charco La Pava en Bocas del Toro. Allá, en el río Changuinola y dentro del Bosque Protector Palo Seco –junto al maravilloso y cada vez más acosado Parque Internacional La Amistad– se construirán tres hidroeléctricas para satisfacer la voracidad consumista de los capitalinos.

Bosque Protector de Palo Seco y Reserva de la Biosfera La Amistad Panama

Vista del corredor altitudinal y cordon biológico este oeste que sería roto con proyectos hidroeléctricos en los bosques nacionales del Bosque Protector de Palos y área clave de como Reserva de la Biósfera y Sitio de Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Para ello, otros humildes paisanos deben abandonar su tierra, sus casas y su forma de vida y, además, deben hacerlo a las buenas o a las malas… y a las malas ha sido. Justo cuando el resto del país se desperezaba de la juerga de fin de año, agentes de la Policía Nacional, el pasado 3 de enero, acallaban las protestas de hombres, mujeres, niños y ancianos, pisoteando derechos y olvidando deberes. Ojo con la escalada del autoritarismo… mucho ojo, ya sabemos hacia dónde nos lleva esa ruta. Por eso, además de las denuncias por abuso de autoridad que debe ahora investigar el Ministerio Público, uno esperaría una enérgica protesta por parte del Defensor del Pueblo, Ricardo Vargas. Su elocuente silencio hace que nos preguntemos cómo hemos llegado a este grado de conflicto y violencia.

La respuesta, creo, pasa por aquellos anuncios de página entera aparecidos en todos los diarios del país y que daban cuenta de la “primera palada”, con la presencia del subdirector de la Autoridad Nacional del Ambiente, Eduardo Reyes, mientras los procesos de reubicación estaban al garete. En la mayoría de los casos se trata de panameños que no hablan español y, en consecuencia, la asistencia por parte del Estado en el proceso de negociación con la empresa era más que esencial. En casos como este es donde la retórica a favor de ese 40% de panameños pobres podría aterrizar en apoyos concretos. En cambio, solo han recibido gases lacrimógenos y golpes. Si este tema no es enfrentado con la reglas del estado de derecho y poniendo a la gente en primer lugar, el conflicto crecerá. No en vano se trata de la defensa de la madre tierra que es casi lo único que les queda.

Lina Vega Abad
lina@prensa.com

La Prensa, 12 de enero de 2007

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: