Panamá todavía distante de un buen desempeño ambiental

Costa Rica y Colombia están mejor ubicados como países latinos en las posiciones 5 y 9 respectivamente

Panamá rezagada en el marcador ambiental mundial

Suiza encabeza la lista global de países que fueron evaluados con el Índice de Desempeño Ambiental 2008, EPI por sus siglas en inglés (Environmental Performance Index), producido por un grupo de expertos ambientales de Yale University y Columbia University.

El EPI 2008, presentado en el Foro Económico Mundial en Davos, lista149 países que fueron evaluados en 25 indicadores ambientales establecidos en seis categorías de política: salud ambiental, contaminación atmosférica, recursos hídricos, biodiversidad y habitat, recursos naturales productivos y cambio climático. El EPI identifica objetivos de desempeño ambiental, ampliamente aceptados, y mide que tanto los países se acercan a dichos objetivos. Como una medida cuantitativa del control de la contaminación y de los resultados de la gestión ambiental, el EPI brinda una herramienta útil para mejorar la política pública, y facilita la transición hacia la toma de decisiones basada en elementos analíticos sólidos.

El EPI 2008 sitúa a Suecia, Noruega, Finlandia y Costa Rica entre el segundo y quinto lugar, respectivamente. Mali, Mauritania, Sierra Leona, Angola y Níger se ubican en las últimas cinco posiciones. Panamá está en la posición número 32.

El índice brinda también un comparativo entre “grupos de pares” que muestra el desempeño ambiental de los países que enfrentan retos ambientales similares. Dichos comparativos permiten realizar de forma sencilla un seguimiento de los países líderes y retrasados tanto de forma puntual tema por tema, como de forma agregada. Asimismo, la información facilita los esfuerzos para identificar “las mejores prácticas” en el ámbito ambiental.

El análisis de las causas subyacentes a las mejores posiciones de desempeño ambiental sugiere que la riqueza es factor determinante del éxito ambiental. Sin embargo, en cada nivel de desarrollo, algunos países logran resultados que exceden en mucho al de sus similares, lo que demuestra que la elección de las políticas afecta el desempeño ambiental. Por ejemplo, Costa Rica (5°), reconocido por sus sustantivos esfuerzos en materia ambiental, tiene un desempeño significativamente superior que su vecino Nicaragua (77°). La historia de Nicaragua de una gobernanza pobre y de corrupción política, conflictos violentos, y presupuestos sesgados hacia el gasto militar en lugar de infraestructura ambiental, sin lugar a dudas contribuye a la disparidad en los resultados.

Los países mejor ubicados en el índice de desempeño ambiental han invertido en el control de la contaminación del agua y del aire y en otros elementos de infraestructura ambiental y han adoptado medidas de política pública para mitigar los daños que la actividad económica ocasiona. Los países con la peor calificación en el índice típicamente no han realizado las inversiones necesarias en salud pública ambiental y tienen regímenes débiles de política pública.

Así como el sector corporativo ha desde hace tiempo entendido, la capacidad de realizar análisis comparativo del desempeño suministra un importante incentivo a los países más retrasados así como valiosas guías sobre donde buscar las mejores prácticas,” señaló Daniel C. Esty, Director del Centro de Legislación y Política Ambiental de Yale University y profesor de Legislación y Política Ambiental. “Cada país tiene algo que aprender del Índice de Desempeño Ambiental 2008. Incluso los países mejor ubicados tienen áreas en las que su desempeño no es óptimo.”

Los Estados Unidos se ubica en el lugar 39°, significativamente por debajo de otras naciones industrializadas como el Reino Unido (14°) y Japón (21°). Los Estados Unidos se ubicó en el lugar 11° en Americas, y 22 miembros de la Unión Europea sobrepasaron a la unión americana. La calificación de los Estados Unidos refleja su primer nivel de desempeño en varios indicares, tales como el suministro de agua potable, sanidad, y manejo forestal. Sin embargo, su calificación fue disminuida debido a su pobre desempeño en materia de gases de efecto invernadero y el impacto de la contaminación atmosférica en los ecosistemas.

El desempeño de los Estados Unidos indica que la siguiente administración no debe ignorar los impactos ambientales en los ecosistemas así como en la política agrícola, energética y de gestión del agua” señaló Gus Speth, rector de la School of Forestry and Environmental Studies de Yale University. “El EPI sitúa a los Estados Unidos en materia de cambio climático a la par de países como India y China, en los lugares más bajos de desempeño en el mundo lo que es una vergüenza nacional.”

El Índice de Desempeño Ambiental, EPI, busca promover la toma de decisiones basada en elementos analíticos y datos rigurosos al utilizar las mejores bases de datos globales disponibles. Sin embargo, existen serias limitaciones en la capacidad para cuantificar el desempeño en un número importante de elementos, y en general la calidad y disponibilidad de datos en algunos países es pobre. Debido a falta de datos, 89 países fueron excluidos del EPI 2008. La ausencia de indicadores recopilados amplia y metodológicamente consistentes, incluso en temas básicos como calidad del agua- así como la falta de series de tiempo para la mayoría de los países- obstaculiza los esfuerzos por llevar el control de la contaminación y la gestión de los recursos naturales hacia fundamentos más empíricos.

Para cubrir estos vacíos, los hacedores de políticas públicas deben de aumentar dramáticamente la inversión en información ambiental, monitoreo, indicadores y reporte” declaró Marc Levy, Director Adjunto del Columbia’s Center for Internacional Earth Science Information Network y uno de los líderes del proyecto EPI.

El texto completo del Indice de Desempeño Ambiental 2008, EPI 2008 por sus siglas en inglés, está disponible en el sitio http://epi.yale.edu

——————————-

Anuncios