Panamá una ciudad muy agresiva

Panamá una ciudad muy agresiva

Rodrigo Mejía-Andrión
aseviviendas@hotmail.es

La ciudad de Panamá se ha convertida en una ciudad agresiva, donde sus habitantes no respetan al prójimo, ni a su entorno. La saturación de música estridente no respeta espacio ni hora. Irrespetar al vecino, al barrio, es símbolo de “poder”. Carros que pasan con música a todo volumen, produciendo hasta vibraciones, como para demostrar la potencia de su equipo. Gente que tira la basura a la calle, desde autobuses y carros lujosos. No hay barrio que se salve. Miremos el caso de Punta Paitilla, otrora barrio de alta calidad de vida. Hoy con tranquilidad, algunas noches. Grupos de jóvenes que a media noche se paran en el parque con su música a todo dar, pero indigna más  la actuación del Club Unión. Se supone que en este club, sus miembros sean de alto nivel cultural y que, por tanto, sus administradores actúen de acuerdo a ese supuesto nivel de cultura, con respeto por el derecho de los demás. ¡Ah!, pero eso no es así.

 Más o menos una vez al mes, se celebra alguna fiesta “importante”.y, por tanto, buena ocasión para poner parlantes hacia el exterior y tener un “animador” que de unos gritos cada rato, para asegurarse de que nadie  duerma en la vecindad,  ya que la música, aunque estridente y  niveles de sonido  que supere con creces los decibeles máximos reglamentados por el Ministerio de Salud, permite que algunos prójimos alcancen el sueño.   Otra “gracia” es que con relativa frecuencia y aún de madrigada, lancen fuegos artificiales. Se quejaba una extranjera que vive en un piso alto de uno de los edificios cercanos al Club, que esos fuegos estallan precisamente a la altura de su apartamento, iluminando su dormitorio por completo. Esto no lo pueden entender los extranjeros que viven en la ciudad, especialmente los europeos.

Otra tortura que sufre Punta Paitilla, es el paso de miles de vehículos que llenan la calle, y tocan la bocina cada vez que la fila se detiene, como si ello resolviera el problema.

El parque del barrio sirve también para mostrar la falta de cultura de la gente. Hay suficientes recipientes para basura, pero los niños y aún, madres y  nanas, tiran al piso las vasos de los raspados y las servilletas, como si les encantara la suciedad. La Asociación de Residentes ha solicitado al representante, poner letreros pidiendo mantener limpio el lugar, pero eso ha quedado en promesas sin cumplir.

Otro problema grande lo causa la entrada al centro comercial Balharbour. Como queda muy cerca del retorno de vía Italia, los autos que van  a los comercios, trancan la vía. Fácil solución sería pasar el ingreso a la actual salida y ésta al ingreso, evitando así el cruce. Ni hablemos de las calles con sus rajaduras sin sellar y del entronque con Punta Pacífica,  una  increíble intersección de puro espanto, con giros en esquinas sin curvas.

Si esto pasa en donde debiera imperar el respeto por la ciudad y sus habitantes, ¿que podemos esperar de los demás barrios? Hay mucho que contar del Cangrejo, por ejemplo.

Me permito anunciarles que Alianza Pro Ciudad ha pospuesto su Foro “Una Ciudad para Vivir” en la Universidad Latina , para el miércoles 2 de abril, de 6 a 9:30 p.m.

El autor es arquitecto y asesor en bienes raíces.

28.03.2008

Fuente: Panama Profundo

2 comentarios

  1. everyone please go to http://www.muskysuxs.wordpress.com

  2. me siento indignado por este articulolas alguna cosas se las pueo aceptar cm la de la basura pero pienso q las cosas escritas en este articulo estan exageradas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: