El ave nacional en festival

ÁGUILA ARPÍA. PROTECCIÓN DE LA ESPECIE.

El ave nacional

Es conocida como el jaguar del dosel del bosque, pues no tiene un depredador natural; sin embargo, es víctima de la ignorancia humana.

LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

Crisly Florez
cflorez@prensa.com

Suele medir hasta dos metros de envergadura; sus garras y pico intimidan a cualquier terrestre cuando la ve planear en busca de alimentos. Aunque el águila arpía es el depredador tope de su orden, está en peligro de desaparecer debido a la caza furtiva de su especie.

Por estar amenazada, el 10 de abril de 2002 se aprobó la Ley No.18 que protege y nombra al águila arpía como el ave nacional de Panamá.

Es llamada “el jaguar del dosel” del bosque, no tiene un depredador natural. Se alimenta principalmente de animales arbóreos que viven en las copas de los árboles, como los perezosos, varias especies de monos, conejos, zarigüeyas, puercoespines y varios tipos de aves, manteniendo un equilibrio en las poblaciones de esos animales, explica Saskia Santamaría, del programa Neotropical de Educación Ambiental del Fondo Peregrino Panamá.

Su nombre científico es Harpia harpyja, puede llegar a medir hasta 2.24 metros de envergadura. El águila macho mide hasta 0.96 metro y pesa hasta 14 libras; mientras que la hembra siempre es la de mayor tamaño y llega a medir hasta 1.8 metro y pesar hasta 18 libras.

Rey del dosel del bosque

Suelen ser padres muy protectores, su edad reproductiva empieza a los cinco años.

Los juveniles viven con sus padres durante sus dos o tres primeros años de vida.

LA PRENSA/Gabriel Rodríguez
INTIMIDANTE. La hembra suele ser más grande para proteger sus nidos de cualquier posible amenaza.

Crisly Florez
cflorez@prensa.com

El águila arpía ha sido víctima de la ignorancia humana y la destrucción de los bosques. Suelen confundirla con aves rapaces, como los gallinazos.

Esta ave también es llamada “el rey del dosel del bosque” porque no tiene un depredador natural. Es la encargada de mantener un equilibrio de ciertos animales. Su ciclo de reproducción es lento, se reproduce cada dos o tres años y pone dos huevos; generalmente solo uno sobrevive.

Saskia Santamaría, del programa Neotropical de Educación Ambiental del Fondo Peregrino Panamá, explica que este ciclo es “normal” porque, de lo contrario, los demás animales desaparecerían.

Viven en ecosistemas boscosos desde el sur de México hasta el norte de Argentina. Se pueden observar en Bocas del Toro, en el Parque Internacional La Amistad y el Parque Nacional Palo Seco. En Veraguas, habitan en el Parque Nacional Santa Fe. También hay en el noroeste de Coclé; en el área protegida San Lorenzo y Nombre de Dios (Colón); en Tortí, río Chucunaque y Parque Nacional Darién. En la provincia de Panamá, se observa en los parques Nacional Chagres y el Soberanía, dice Melquiades Ramos, técnico de la dirección de Áreas Protegidas y Vida Silvestre de la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam).

Las águilas arpías viven en las copas de árboles grandes y muchas veces centenarios, como el árbol Panamá. Pueden vivir hasta 25 años en su hábitat natural. En cautiverio, afirma Santamaría, pueden llegar a vivir hasta 50 años.

La diferencia entre la hembra y el macho no es por el plumaje, como suele ocurrir con otras especies de aves, sino por el tamaño. Santamaría explica que la hembra suele ser más grande para defender a sus huevos o crías durante el periodo de reproducción.

Suelen ser padres muy protectores, su edad reproductiva empieza a los cinco años. Los juveniles viven con sus padres durante dos o tres años. En ese periodo dependen mucho de ellos. Son aves territoriales, viven en pareja en territorios de aproximadamente 10 kilómetros cuadrados.

Según el Patronato Amigos del Águila Harpía de Panamá, sus principales amenazas son: la caza por la ignorancia, principalmente de campesinos que viven en las áreas cercanas a su hábitat natural, y la destrucción de los bosques.

La gente piensa que comen niños, pollos o que sacan los ojos, pero estas son creencias infundadas que se han convertido en mitos debido a que ven el tamaño del ave.

El funcionario de la Anam afirma que en conjunto con organizaciones sin fines de lucro, se está educando a las personas de las comunidades que viven cerca de áreas boscosas o protegidas para que aprendan el valor de este animal y olviden esas creencias.

Además, la Ley No.18 de 10 de abril de 2002 establece multas hasta de 5 mil dólares “para quien capture, trafique, cause daño o muerte a las águilas arpías adultas, sus crías, huevos o nidos”.

EVENTO

El próximo domingo 13 de abril, se realizará en el Parque Municipal Summit el FestiArpía, un evento para educar sobre la importancia de esta especie en el ecosistema y lo que representa.

El evento se realizará de 10:00 a.m. a 4:00 p.m., y la entrada tiene un costo de un dólar. Habrá un concurso de disfraces del águila arpía con materiales reciclados. El más original se ganará premios de los patrocinadores. Se exhibirán dos águilas arpías.

OTROS DATOS

• ÁRBOLES PARA ANIDAR: Árboles emergentes como el cuipo, ceiba o bongo y frijolillo macho

• VIDA FÉRTIL: Entre los 25 y 30 años

• CARACTERÍSTICAS: Cresta negra terminando en dos puntas, pico de color negro, cabeza y cuello de color gris, pecho negro, abdomen blanco, dorso negro, muslos barreteados con pintitas negras y blancas, cola barreteada con franjas negras y blancas de forma horizontal terminando en negro, patas amarillas y plumas interiores de las alas negras y blancas.

Una respuesta

  1. I do not speak English

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: