Crisis económica y el Canal de Panamá

Crisis económica y el Canal de Panamá

Marco A. Gandásegui, hijo
gandasegui@hotmail.com

La crisis económica mundial —centrada en EEUU— tiende a agudizarse en la medida en que avanza el tiempo. En Washington se toman las medidas —aunque tímidas— del caso y en el resto del mundo se elaboran estrategias para enfrentar el problema. Mientras tanto, en Panamá, el gobierno hunde la cabeza en la arena con la esperanza de que todo pase sin mayores consecuencias. Es la política tradicional de los gobiernos que solo piensan en los negocios rápidos. Al final de cuentas, son los trabajadores y el pueblo panameño los que pagarán los perjuicios millonarios causados por los malos gobernantes.
En un reciente comunicado, el Frente Panamá Soberana (FPS) planteó que “la política económica del gobierno norteamericano y su militarismo han creado las condiciones para que ese país caiga en una recesión”.
Durante una recesión los productores son obligados a paralizar sus actividades, los trabajadores pierden sus empleos y los bancos restringen sus actividades por temor a los riesgos. En esta coyuntura, EEUU tiene dos alternativas: Por un lado, ponerle un techo al crédito del cual pueden disponer los especuladores, regresando a una política productiva. Por otro, pedirle a sus acreedores (China, Europa y otros) que le extiendan los plazos correspondientes al pago de su deuda.
Los últimos gobiernos de Panamá han jugado a la ruleta rusa negociando con EEUU un TLC (atascado aún en los corredores del Congreso norteamericano) y suscribiendo acuerdos militares. La apuesta más riesgosa de Panamá ha sido el impulso que el gobierno le ha dado a la ampliación del Canal a un costo inicial de $5,250 millones. La crítica de fondo que le hace el FPS al gobierno nacional radica en su error al considerar “que la ampliación no constituye un riesgo por la forma en que se ha estructurado el comercio marítimo mundial en los últimos lustros”. A partir de la década de 1990, China se sumó a Japón como socio comercial marítimo principal de EEUU que utiliza el Canal. Sobre la base del surgimiento del gigante asiático, la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) proyectó un crecimiento anual del 10% hasta 2020. El pronóstico de la ACP justificó equivocadamente todos sus cálculos para la construcción del nuevo juego de esclusas.
El jefe de mercadeo de la ACP, Rodolfo Sabonge, ya anunció que la ruta perderá dinamismo en el período 2007-2008. Pronostica, para tranquilizar a los inversionistas, que a partir de 2009 el comercio regresará a su normalidad. Según el FPS, “Sabonge, pierde de vista que el comercio entre China y EEUU no puede regresar a su tasa de crecimiento anterior”. El FPS agrega que “si Panamá no toma las medidas correctivas, el país se perjudicará producto de los cambios que se avecinan. La solución es suspender el proyecto de construcción de las nuevas esclusas. A la crisis financiera … se suma la subestimación de los costos de la propuesta… así como la apertura de las rutas árticas”.
El FPS concluye que “el gobierno de Panamá tiene la obligación de incorporar el futuro del Canal en un plan de desarrollo nacional para garantizar que sus excedentes contribuyan a generar riquezas en todo el territorio nacional y protegerlo de las crisis internacionales que se repiten en forma cíclica”.

-El autor es profesor de la Universidad de Panamá e investigador del CELA.

Publicado en La Estrella de Panamá, 10 de abril de 2008

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: