Cinta Costera: Oxígeno o Cemento

“Propuesta de cinta costera es una adefesio”

El “paisajismo” propuesto para la cinta costera es un adefesio. En vez de ofrecernos las tan prometidas áreas verdes –aquel parque que permite el disfrute del entorno marino y mitiga el caos vehicular– nos presenta más pavimento y quioscos de pésimo diseño, a lo que habrá que adicionarle los hangares que terminará construyendo el club privado sobre el relleno que nuestros impuestos costearán.

La ciudad clama por menos concreto, más follaje, y buen gusto. La calzada de Amador nos brinda un ejemplo de lo que, precisamente, no debe ser la cinta costera: un área despejada, espectacular por su sencillez, convertida en una interminable congestión de construcciones de pobre arquitectura y mal gusto.

Cuando se cuenta con la majestad de la bahía, no se necesitan quioscos ni fuentes, y mucho menos las mediocridades que proponen. Ahorrémonos las cursilerías y dejemos que sea la naturaleza la que nos cautive, aceptando la recomendación del modernismo, tan apropiada aquí: “Menos es mejor”.

Opinion de La Prensa, 11 de abril de 2008

PLANOS. MOP DESVELA EL DISEÑO PAISAJISTA DE LA OBRA.

Cinta costera con poco espacio verde

Solo el 23% del ‘área verde’ tendrá jardines. Hasta el monumento a Balboa estará rodeado de cemento.

Alianza Pro Ciudad, artífice de la idea, proponía más áreas verdes, y la exclusión del Club de Yates y Pesca.

Mónica Palm
Unidad de Investigación

mpalm@prensa.com

Mucho pavimento y poco espacio verde. Ese es el reclamo de los grupos ambientalistas, luego de conocer el diseño paisajista del proyecto de la cinta costera y nueva vialidad.

El Ministerio de Obras Públicas prometió que el proyecto sería un gran parque público. Ahora se sabe que solo el 23% del espacio denominado como “área verde”, tendrá jardines.

“Hay una plaza de cemento frente a la estatua de Balboa, en lugar de mantener el concepto que tiene, que es estar rodeado de jardín”, indicó Lina Vega, asesora del Centro de Incidencia Ambiental.

El proyecto original nació en la Alianza Pro Ciudad. “En aquel momento, el concepto no incluía al Club de Yates y Pesca ni los estacionamientos del hotel Miramar”, señaló Jorge Riba, arquitecto de la Alianza.

De las 35 hectáreas de relleno, 21 serán áreas verdes y parques, “mucho menos de lo que proponía la Alianza”, dijo.

PARQUE PÚBLICO. Norberto ODEBRECTH PRESENTÓ EL DISEÑO PAISAJÍSTICO DEL PROYECTO.

‘No hay tal cinta costera’

Los urbanistas aseguran que el diseño de la obra dista mucho de la idea original.

Hay plazas, una fuente, mesas para ‘picnic’ y quios-cos; los jardines cubren solo el 23% de las ‘áreas verdes’.

1 | PAVIMENTO “Una autopista con islotes arborizados”. Así define Raisa Banfield la cinta costera, a la vista de los diseños presentados la semana pasada. El proyecto lo construye la brasileña Norberto Odebrecht; debe estar listo en junio de 2009.
2 | MONUMENTO La estatua a Balboa será reconstruida “pieza por pieza” e instalada en una plaza, junto a una fuente dedicada a la india Anayansi. “¿Por qué una fuente frente al mar?”, se pregunta Lina Vega, del Centro de Incidencia Ambiental.
3 | ‘DESPROPÓSITO’ Las proyecciones sobre el mar que aparecen limpias (de color chocolate en la imagen), corresponden al lugar que se deberá rellenar para construir todos los hangares para beneficio de los socios del Club de Yates y Pesca.

Mónica Palm
mpalm@prensa.com

El Ministerio de Obras Públicas (MOP) prometió que la cinta costera sería “un solaz de áreas verdes”. Pero el hasta hace poco desconocido diseño de la obra muestra que las “áreas…” no son tan verdes: apenas el 23% de éstas, estará cubierta de jardines. El porcentaje restante, en lugar de guayacanes, acacias y robles, tendrá quioscos para comercios “de baja intensidad”, mesas para picnic, baños públicos, plazas pavimentadas y una gran fuente en homenaje a la india Anayansi.

“Ahora que se ha conocido el detalle del proyecto, es evidente que el gobierno nos ha tomado el pelo a los ciudadanos”, opinó Lina Vega Abad, directora de asuntos legales e informativos del Centro de Incidencia Ambiental (Ciam).

“No hay tal cinta costera. Se trata de un cuestionable proyecto vial con unos ridículamente pequeños islotes verdes, con mucho cemento alrededor y una gran cantidad de elementos absurdos, como fuentes frente al mar. A eso quedó reducido el gran espacio público verde que fue siempre la intención del proyecto. Este gobierno lo ha transformado en otra cosa”, recalcó.

A la crítica se suma la voz de Raisa Banfield, arquitecta de la Alianza Pro Ciudad.

“Nuestro proyecto era un parque con una avenida, no una autopista con islotes arborizados”, acotó. O, como lo define otro arquitecto de la Alianza, Álvaro Uribe, la cinta costera quedó como “un parque con una arteria de tránsito abierta”.

Coincidentalmente, en Alianza Pro Ciudad militan los dos arquitectos paisajistas contratados por la constructora brasileña Norberto Odebrecht, contratista de la obra.

“El hecho de que el gobierno haya dado prioridad al tema de la vía rápida, ha diezmado enormemente el tema del parque urbano”, dijo Banfield.

La indignación de los defensores del parque urbano surgió luego de que el Ministerio de Obras Públicas (MOP) desvelara, con bombos y platillos, el diseño paisajístico de la cinta costera, en un acto celebrado en la Presidencia de la República, hace una semana.

Sueño o pesadilla

El titular del MOP, Benjamín Colamarco, recordó que de la cinta costera se viene hablando desde la década de 1980. De hecho, la propia Avenida Balboa es un área rellenada desde 1954.

“Mucha teoría, muchos estudios, mucho diseño, muchas promesas… Y ninguna realidad. Nosotros estamos transformando esos sueños en realidades palpables”, indicó el ministro.

De los 189.1 millones de dólares que cobrará la brasileña Norberto Odebrecht por diseñar, construir y financiar la obra, 3.4 millones de dólares serán destinados al área de parques y paisajismo. El acceso del público a las áreas verdes será a través de seis puentes peatonales, que costarán casi 1.4 millón de dólares.

El diseño del paisajismo es obra de los arquitectos Boris Aguilar y Alberto Arosemena. Ambos provienen de las filas de Alianza Pro Ciudad. “Después de la construcción del Canal de Panamá, este es uno de los proyectos más importantes”, apuntó Aguilar.

Aguilar y Arosemena intentan convencer de las bondades anticongestionantes y recreativas del nuevo diseño: que si se plantarán más de 50 variedades de árboles, que la vegetación será tropical nativa, que la estatua de Balboa se va a reconstruir exactamente igual, “pieza por pieza”… Pero, como dijo Colamarco, “una imagen vale mil palabras”. Y lo que está en las imágenes preparadas por los arquitectos paisajistas, no es del agrado de los que creyeron que el proyecto sería un pulmón verde de la ciudad.

Está el tema de las mesas para picnic. Lina Vega, del Ciam, dijo que es un peligro que la gente se siente a comer al lado de los vehículos que transitarán, a toda velocidad, por los tramos viales libres de semáforos.

También consideró “absurdo” instalar una fuente, “cuando tenemos el mar a la vista”. La fuente en honor a la india Anayansi estará ubicada, precisamente, en una saliente hacia el mar, acompañando al monumento a Vasco Núñez de Balboa.

Igualmente, preocupa que el libre tránsito por las veredas y ciclovías se interrumpe en dos puntos: el hotel Miramar Intercontinental y el Club de Yates y Pesca. Los pliegos de cargos especifican la construcción de accesos particulares a estos dos puntos. Según Álvaro Uribe, “esto es un despropósito”.

“Hay que redefinir la relación con el club. Se queda o no se queda, y bajo qué condiciones”, apuntó Uribe.

Según una ley de 1959, la finca que ocupa el club –que fue un regalo de la Asamblea– deberá ser revertida a la Nación, si en la bahía se desarrolla un proyecto “de interés nacional”. Pero en el MOP, en lugar de aplicar la ley, reservarán tres de las 35 hectáreas del relleno que hará Odebrecht para uso exclusivo de los socios del Yates y Pesca, a cambio de las tierras que hoy ocupan.

Los “módulos” son otra historia. Según el pliego de cargos, serán cinco, ubicados en las inmediaciones de los pasos peatonales. Cada módulo tendrá baños sanitarios, teléfonos públicos, fuentes de agua… y facilidades para que operen comercios “de baja intensidad”. De hecho, el MOP prevé dos quioscos por cada módulo.

Además, Norberto Odebrecht deberá construir una oficina de al menos 150 metros cuadrados, destinada a la administración y mantenimiento de la cinta.

Los arquitectos paisajistas también han dejado espacios para que, a futuro, se construya un anfiteatro para mil personas, y otra fuente, esta vez “de agua interactiva”.

Se intentó entrevistar a los arquitectos paisajistas de Norberto Odebrecht, pero no atendieron el requerimiento de este diario.

Colamarco debe dar explicaciones

El jueves 17 de abril, el ministro de Obras Públicas, Benjamín Colamarco, tiene una cita en la Comisión de Obras Públicas de la Asamblea. El tema: el relleno de tres hectáreas que Norberto Odebrecht construirá para uso exclusivo del Club de Yates y Pesca.

Norberto Odebrecht calculó que construir el relleno del club le costará 9.8 millones de dólares.

Esto es parte de un acuerdo del MOP con el club, que, a cambio del relleno, cederá una finca de 8 mil 88 metros cuadrados.

La comparecencia de Colamarco la solicitó el jefe de la bancada panameñista José Blandón, para que explique por qué se llegó a este acuerdo y no se cumple con la Ley 3 de 1959, que señala que el Estado puede hacer uso de las tierras del club, en aras del relleno de la bahía.

La Comisión legislativa de Obras Públicas la preside Geovany Castillo (PRD) y la completan Susana de Torrijos, Eloy Zúñiga y Antonino Rodríguez, del PRD; Arturo Araúz, de Unión Patriótica; Marcelino Mudarra, de Molirena, y Osmán Gómez, del Panameñista.

————–

CRITICAN DISEÑO DE LA CINTA COSTERA: ES UN ADEFESIO

Vea más de CINTA COSTERA de la ciudad de Panamá.

Una respuesta

  1. ya, pues mejor no hagan nada !
    ustedes son personas que todo lo critican, si hacen critican y si no hacen critican, parecen personas que viven de ser izquierda, dejen hacer de criticar el proyecto, que es algo pensado por un centenar de personas inteligentes y activos socialmente. y no unos simple criticones que no suman ,ni restan.
    la cinta costera es un proyecto espectacular con suficientes areas verdes y alivio vehicular, ¡viva panama!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: