Año de las ranas amenazadas

Imágenes 2008, el año de las ranas

La ‘Atelopus zeteki’ también es conocida como la rana dorada. Es una especie endémica de las áreas de El Copé, El Valle de Antón y de Cerro Campana. Actualmente está en peligro de extinción. INVESTIGACIÓN Edgardo Griffith, director del Centro de Conservación Anfibio de El Valle, y su asistente en el laboratorio, son los responsables del estudio y del esfuerzo de conservación de estas ranas.

Cada hora, 3 mil hectáreas de selva tropical son arrancadas de la tierra; cada día emitimos más polución que el día anterior, cada semana oímos hablar de una nueva especie en peligro de extinción. Y la verdad es que, como sigamos así, la próxima especie en peligro de extinción será la nuestra. Los biólogos conservacionistas se refieren a los anfibios como “los canarios en la mina de carbón”. Son una de las especies más rápidamente afectadas por el medio ambiente, cuando hay un deterioro en la naturaleza, sirve como aviso a otras especies, incluyendo a los humanos.

En el mundo entero, los anfibios, y más específicamente las ranas, están desapareciendo silenciosamente, debido a un hongo, el Batrachochytrium dendrobatidis, que las mata por asfixia y deshidratación. Las ranas que aquí aparecen fueron fotografiadas en el Centro de Conservación Anfibio de El Valle, un Arca de Noé para anfibios, donde están protegidas de los estragos producidos por dicho hongo y podrían ser las precursoras de una nueva generación.

EN PELIGRO La rana ‘Atelopus glyphus’ se encuentra en todo el territorio panameño así como en Colombia. También conocida como rana arlequín, esta es una variedad que está críticamente amenazada. EXÓTICA La ‘Emiphractus fasciatus’ es una especie endémica de Darién. Las hembras llevan sus renacuajos pegados al lomo. Es arbórea y se la encuentra en los bosques húmedos.

La estrella de Animal Planet, Jeff Corwin, estuvo en nuestro país esta semana para la primera etapa de un documental que está preparando, “The Vanishing Frog” (“La rana desaparecida”), y que lo llevará de Panamá a América del Sur, África y Australia para investigar y evaluar los estragos causados por un hongo quítrido (Batrachochytrium dendrobatidis), un enemigo mortal de los anfibios.

Este hongo, una mutación de un hongo común, fue probablemente diseminado en todo el mundo a partir de los años de 1930, por un rana sudafricana, la Xenopus laevis, con la cual se hacían pruebas de gravidez. No se sabe muy bien cómo fue que se desplazó el hongo, pero comenzó a detectarse primero en la región fronteriza con Costa Rica, y en pocos años ha llegado hasta el Canal de Panamá, y se teme que cruce la vía acuática y continúe sus estragos del otro lado.

AZUL COBALTO La ‘Dendrobates auratus’ solía encontrarse en todo el territorio nacional. Sus brillantes colores no son una invitación, todo lo contrario, son una advertencia. VENENOSA La ‘Atelopus varius’ tiene una piel que contiene una potente toxina que le sirve para desanimar potenciales ataques de sus depredadores.

Fotos y texto Oliver Meixner

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: