Transacciones de energía entre Panamá y Centromérica

Transacciones de Energía entre Panamá y Centromérica

Por: Ariel Rodríguez Vargas

El siguiente escrito intenta discutir la funcionalidad el Ente Operador Regional de Electricidad (EOR), con lo cual demostramos que Panamá real y efectivamente ha estado conectada, continuará conectada y aumentará su nivel y estándares de interconexión eléctrica con Centroamérica (de 50 Mwh a 300 MWh) y próximamente con Colombia y el Mercado Andino (400 MWh) también. Queremos demostrar con ello que Panamá no es un circuito cerrado de generación y consumo de electricidad como ha pretendido hacer ver el gobierno con tal de promover la sicosis de crisis energética para pescar en río revuelto con los proyectos que impulsan de manera insostenible y totalmente al margen de una real política energética y ambiental que defina rutas, rumbos y prioridades de acción en funcion real del interés nacional, hoy lesionado por mercaderes de la especulación.

Lnea de transmisión eléctrica

Este sistema de interconexión regional, el cual a pesar de todo, creemos que es positivo dentro de un real modelo de desarrollo sostenible y siempre y cuando sus reglas impidan que los mercaderes se tomen el sistema para especular como en este momento pretenden los agentes económicos de Panamá, quienes aliados o camuflados como funcionarios del Estado, empujan sin desparpajos la carreta de estos proyectos por doquier sin dimensionar aspectos ambientales, étnicos y de derechos humanos. Su buen uso debe evitar justo lo contrario a lo que está ocurriendo en Panamá.

El EOR es un organismo regional creado a través del artículo 18 del Tratado Marco del Mercado Eléctrico de América Central; el cual, fue firmado el 30 de diciembre de mil novecientos noventa y seis por los Presidentes de los Gobiernos de las Repúblicas de Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá.

El EOR tiene personalidad jurídica propia y capacidad de derecho público internacional aplicable a las Partes. El EOR tiene la capacidad jurídica para adquirir derechos y contraer obligaciones, actuar judicial y extrajudicialmente y realizar todos los actos, contratos y operaciones necesarias o convenientes para cumplir con su finalidad, tanto dentro como fuera del territorio de los países firmantes del Tratado, respetando los principios de satisfacción del interés público, igualdad y libre competencia. Esto nos indica que su funcionamiento es jurídicamente vinculante para los objetivos que fue creado.

El Ente Operador Regional tiene entre sus objetivos principales el de contribuir al desarrollo de un sistema regional de transmisión y generación de energía eléctrica con los niveles adecuados de calidad y seguridad, accesible a todos los agentes y que permita un despacho continuo, eficiente y económico. Si bien este objetivo suena mercantil, no es menos cierto que con una real política de fiscalización y control, estaríamos ante un escenario de un gran circuito eléctrico que compensaría cualquier falla, emergencia o contrato de envío, recibo y trueque de energía entre todos los agentes productores y despachadores de energía de Centroamérica, con tal que nunca se tenga las excusas de crisis energética como actualmente ocurre en Panamá, que lo único que buscan es seguir aumentando el precio de la energía y promover indiscriminada desde el Estado más generadoras eléctricas, so pretexto de evitar crisis futuras.

En el caso de Panamá se promueve de manera indiscriminada la generación térmica e hidroeléctrica como panaceas de un “problema energético” que ha sido finamente orquestado por el gobierno y empresas promotoras desde finales de marzo y está siendo finiquitada con este espectáculo hasta mediados de mayo aprevechando el tema de embalses con niveles críticos de agua, sin aclarar por ejemplo que Fortuna en los tres primeros meses del año exportó significativas cifras de energía por contrato y por mercado ocasional (“spot”), con lo cual pudieron disminuir la reserva óptima del lago para el mes de mayo. Simplemente no hubo previsión básica!

Por tanto, en este supuesto escenario de crisis dónde está la interconexión con Centroamérica resolviendo este problema creado por ellos mismos. La interconexión no se está utilizando con este fin a pesar que puede hacerlo. Si la actual interconexión tiene una capacidad de 50 megawatts por hora, significa que en 24 horas tiene capacidad de 1,200 Megawatts o simplemente se le disminuye Simplemente la utilizaron al revés, para generar crisis por masivas exportaciones! Que nadie pase por alto que hubo exportación hacia Centroamérica de energía de 6,859.37 megawatts entre los meses de enero, febrero y marzo por parte de Fortuna, lo cual evidentemente impactó el nivel del lago para el consumo doméstico. Con esto no queremos decir que esto sea incorrecto o malo, lo importante es saber que así como enviamos energía también podemos recibir energía para balancear en momentos coyunturales de disminución de capacidad.

Nótese que los panameños con su usual juega vivo están actuando contrario a lo esperado por la misión del EOR, ya que, a pesar que los bajos niveles inusuales de los embalses de Fortuna y Bayano pudieron pasar desapercibidos, hicieron de ello un espectáculo mediático sin precedentes y hasta se han atrevido a lanzar un horario “compita” para las oficinas del Estado, con tal de imponer a la fuerza proyectos de energía sucia como son las hidroeléctricas y las térmicas. Casi todo el mundo ha mordido el anzuelo mediático.

Insanamente han echado por tierra la misión del EOR ya que a pesar de haber disponibilidad desde Centromérica en este momento coyuntural para garantizar la operación técnica y comercial del mercado eléctrico de América Central de la cual como país somos parte, con criterios de seguridad, calidad y confiabilidad y libre acceso hemos dicho al mundo que Panamá es un mercado eléctrico cerrado que necesita de más proyectos hidroeléctricos y térmicos para sobrevivir.

Los panameños no debemos permitir que funcionarios y empresarios con interes creados sean quienes nos digan cuál es la ruta a seguir con el tema energético en este país. Exigimos la apertura completa de todo el escenario energético y discutir una real política energética y todas sus alternativas en un marco de discusión amplia, donde uno de los principales participantes sean los consumidores, los defensores de los consumidores, los defensores del ambiente y los derechos humanos.

Hay mucha tela que contar en este escenario de discusión y muchas falacias que derribar. Un escenario positivo es posible si todos los actores de la sociedad desentrañamos el meollo del asunto y nos abocamos realmente al uso de las energías limpias y a un mejor modelo de racionalidad energética para que el Planeta Tierra no se acabe prontamente.

El autor es biólogo y académico

Panamá, 22 de mayo de 2008.

Más información en: http://www.enteoperador.org/InformesEstadisticosMensuales.jsp

Grupos amenazan territorio indígena NASO

Bocas del Toro

Hidroeléctrica de la Empresa Colombiana, Empresas Públicas de Medellín

Grupos armados amenazan territorio indígena NASO

Oilwacht, Panamá, 22 de mayo de 2008. Desde varios años la EMPRESAS PUBLICAS DE MEDILLIN, empresa de origen colombiano, pretende desarrollar el proyecto Hidroeléctrico Bonyic. Proyecto, que el 21 de octubre del 2007, el pueblo Naso, en Asamblea General, en Resolución No. 7, reiteró su rechazo total y demandó del gobierno su derecho a la autodeterminación, ya que el Estado Panameño ha negado autonomía territorial a este pueblo en varias ocasiones.

El pueblo NASO se ha mantenido en lucha, realizando actividades para dar a conocer su posición a la sociedad con respecto al Proyecto Hidroeléctrico Bonyic y sus reclamos de autodeterminación. Pero éste domingo 18 de mayo, a las 10:30 de la noche, unas 50 personas con armas de fuego se apostaron cerca de los territorios NASO, y se han dedicado a realizar disparos al aire e intimidar a los miembros de las comunidades.

El 19 de mayo, unas cien personas foráneas se unieron a los agresores durante horas laborales, a manera de intimidación sobre las comunidades indígenas. Líderes comunitarios NASOS han denunciado que estos individuos llegaron con apoyo vehicular y económico de la Empresas Públicas de Medellín (EEPPM).

Ya las autoridades de la provincia han sido informadas de la situación, incluyendo la Gobernadora de Bocas del Toro, Esther Mena de Chiu, pero no han actuado para detener a estas bandas armadas, denunció un comunicado de la organización Alianza para la Conservación y el Desarrollo y la Alianza Naso. “..La Corregidora del Teribe sólo se presentó ayer con dos unidades de la policía y realizó allanamientos buscando armas en la comunidad. En ningún momento visitó, ni requisó, el sitio donde todavía se encuentran las personas que atacaron el domingo por la noche…”, denuncian los lugareños.

Según notas de prensa internacional, Empresas Pública de Medellín, tiene antecedentes en su país de origen en casos de derechos humanos, denunciados por la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), con desplazamiento de comunidades indígenas bajo amenaza paramilitar en zonas de construcción de megaproyectos*.

Este martes, la Alianza para la Conservación y el Desarrollo y la Alianza Naso interpusieron formal denuncia ante las instancias legales correspondientes, sin embargo a la fecha la situación aún continua igual.

AES apela al diálogo para resolver conflicto

Compañía eléctrica apela al diálogo para resolver conflicto en Panamá

Organización Editorial Mexicana
22 de mayo de 2008
DPA. Ciudad de Panamá, Panamá. – La campañía de generación de energía AES Panamá, que construye una hiodroeléctrica en la caribeña provincia de Bocas de Toro, limítrofe con Costa Rica, apelará al diálogo para resolver las demandas territoriales de los indígenas y las protestas de grupos ecologistas opuestos al proyecto.

El anuncio fue hecho este jueves por Humberto González, presidente, representante legal y gerente de AES Changuinola, al explicar el procedimiento seguido en la construcción del proyecto Changuinola I, conocido como Chan 75, que adicionará unos 223 megavarios al sistema eléctrico nacional.

González reoconoció que “el cambio trae reacciones y resistencia”, pero subrayó que AES pretenden resolver los obstáculos a través del diálogo y la conversación con indígenas y los grupos opuestos el proyecto, concebido para adicionar el equivalente al 15 por ciento del consumo energetico nacional.

Manifestantes indígenas de la etnia Ngöbe-Buglé y activistas de organizaciones no gubernamentales fueron reprimidos en los últimos meses por agentes policiales, en medio de protestas contra la empresa de energía, a la que acusan de tratar de despojarlos de antiguos territorios y lucrar con el potencial hídrico.

Sin embargo, sectores empresariales consideran crucial la contrucción de la obra, debido a que la demanda de electricidad crece a un ritmo superior al 5.0 por ciento por año, y ha sobrepasado las proyecciones técnicas de hace cinco años. El alto consumo obligó al gobierno a aplicar en mayo medidas de racionamiento.

González aclaró que la compañía propuso el reasentamiento de unas 159 familias indígneas, de las cuales 86 aceptaron un acuerdo de traslado de las tierras que ocupan en el bosque protector Palo Seco, creado en septiembre de 1983. La propuesta consiste en reponerle a las familias sus viviendas y fincas, para un desarrollo sostenible.

AES Panamá, subsidiaria de AES Corporation, establecida en Arlington, Estados Unidos, recibió una concesión administrativa de parte del Estado panameño, para la construcción de tres tramos hidroeléctricos en el caudaloso río Changuinola, en Bocas del Toro, a través de la inversión de unos 560 millones de dólares.

No obstante, asociaciones indígenas rechazan la concesión, mientras que otros reclaman indemnizaciones millonarias. Algunos grupos exigen ser socios del proyecto hidroeléctrico, considerado el de mayor envergadura después del inicio de la ampliación del Canal de Panamá, para tránsito de grandes buques mercantes.

La compañía invirtió en los últimos nueve años unos 500 milloness de dólares en proyectos de energía en este país. A finales de 2007, contaba con cuatro centrales hidroeléctricas, en el oriente y el occidente panameño, con una capacidad instalada de 482 megavatios.

En Latinoamérica, las inversiones de AES Corporation alcanzan a países como Colombia, Argentina, Chile, Brasil, El Salvador, República Dominicana y Panamá.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 504 seguidores