Inicia división Ngobe sobre proyectos en la Comarca

ANTAGONISMO. Cuestionan legitimidad de líderes Ngöbe.

Los proyectos de la discordia

Indígenas se oponen a una serie de proyectos como medida de protección del medio ambiente.Otro grupo argumenta que el desarrollo de obras traerá beneficios económicos para la región.

ESPECIAL PARA LA PRENSA/ Ney Castillo
Protestas. El movimiento contra los proyectos en la comarca lleva años luchando en las calles.1047271

Ney Abdiel Castillo
ÑURÜM, Ngöbe Buglé.

En la comarca Ngöbe Buglé se escuchan criterios encontrados sobre los proyectos hidroeléctricos, los mineros y turísticos. Están los que se oponen, pero también hay quienes están a favor.

Los que están en contra mantienen un firme movimiento que plantea el rechazo por el temor a la destrucción de la naturaleza y el desplazamiento de las poblaciones indígenas, mientras que los a favor conforman un naciente grupo que expone como justificación a los proyectos las oportunidades económicas.

Este enfrentamiento llega hasta las autoridades comarcales que han tomado caminos distintos: El cacique general, Máximo Saldaña, está a favor de los proyecto siempre que se cumpla con ciertas condiciones sobre el cuidado del medio ambiente, mientras que el presidente del Congreso General, Pedro Rodríguez, está en contra, de plano.

El enfrentamiento llega a poner en duda la legitimidad de los líderes. Saldaña argumenta que el congreso general del 11 de marzo de 2006, que eligió a Rodríguez, fue anulado.

Rodríguez a su vez plantea que en ese mismo congreso se emitió la resolución número uno a través de la que se rechaza toda actividad minera e hidroeléctrica en la comarca y se desconoce la autoridad del cacique Saldaña.

Pero estas posturas encontradas generan polémica más allá de las simples discusiones, pues se han registrado retenciones, quema de vehículos, empujones y hasta persecuciones.

También hay un incontable número de protestas que se han escenificado en las calles por ambos grupos; muchos de estas culminaron en enfrenamientos con las autoridades.

Bernardo Jiménez, comisionado de derechos humanos del Congreso General Ngöbe Buglé, comentó que ninguno de los proyectos tiene la aprobación de las autoridades de la comarca.

Pedro Rodríguez estimó que la única forma en que se puedan desarrollar proyectos hidroeléctricos o mineros es que la población de la comarca los apruebe a través de un referéndum, y que sea esta consulta pública la que determine el futuro de estas inversiones.

Residentes de La Trinidad piden cese de la violencia

Fermín Franco, morador de La Trinidad, quien está a favor de los proyectos, entregó un comunicado a la Gobernación de Veraguas, a través del cual pide que se suspendan todos los actos de violencia y que reine la paz y tranquilidad.

Apuntó que se está buscando que las opiniones se puedan expresar libremente sin que alguien trate de imponer sus criterios. Dijo que igual continuarán viviendo en las mismas comunidades, por lo que hay que buscar las buenas convivencias, sin necesidad de tomar acciones de violencia.

Explicó que se le está pidiendo a las autoridades que atiendan los llamados, para evitar derramamientos de sangre innecesarios, que más que ayudar, perjudicarán la vida en la comarca.

Burbuja inmobiliaria comienza a desinflarse

Factores externos impactan en el sector inmobiliario

Venezolanos y los norteamericanos figuran como los mayores compradores
El precio por metro cuadrado asciende a 3 mil 600 dólares en las zonas exclusivas. /Foto Edward Ortíz
Johanna M. Camargo
jcamargo@estrelladepanama.com

El barril del crudo alcanzó ayer los 138 dólares, luego del incremento de las tensiones en el Medio Oriente y los temores por la interrupción de suministros desde Nigeria, que es uno de los mayores productores de petróleo de África.

Estas constantes alzas desencandenan nuevos aumentos en los insumos de la construcción, por ende en los precios de los bienes inmuebles, que llegan a oscilar entre los mil 800 y 3 mil 600 dólares por metro cuadrado en las zonas exclusivas de la ciudad capital.
Pero, no sólo el alza del crudo está impactando en el mercado hipotecario.
La derrota del presidente Hugo Chávez en el pasado referéndum donde el pueblo venezolano dio un rotundo no a la reelección y la crisis económica en los Estados Unidos han afectado de alguna manera las inversiones de los venezolanos y los babyboomers en el sector inmobiliario de Panamá.
Es un mercado variable, pero en los últimos cuatro meses la actividad se ha enfriado, reveló el corredor de bienes raíces, Héctor Chong.
El sector inmobiliario movió el año pasado unos 2 mil millones de dólares .
De acuerdo con Chong los venezolanos se sienten más seguros de que Chávez dejará la silla presidencial, lo que significaría el fin de su proyecto socialista, lo que ha provocado que muchos venezolanos decidan quedarse en su país.
José Boyd, presidente de la Asociación de Promotores y Corredores de Bienes Raíces (acobir), considera que el mercado imobiliario mantiene su dinamismo, sólo que ahora la nueva tendencia apunta hacia la adquisición de locales comerciales, casas de playas y residencias de campo, y los apartamentos como inversión han quedado como segunda opción.
Los venezolanos, estadounidenses, europeos y los canadienses son los mejores clientes inmobiliarios, sostiene Boyd.
“Es una industria que no se está cayendo, no se está acabando, contrario a esto está generando muy buenos resultados económicos para los panameños”, afirma.
En lo que va del año, el 80% de los locales y galeras comerciales han sido comprados por venezolanos y un 20% en el área de apartamentos.
El año pasado los venezolanos adquirieron el 40% de los nuevos apartamentos en zonas más exclusivas del país.
El 60% del total de las ventas de los megaproyectos provienen de extranjeros, el otro 40% de panameños.