Mapas electrónicos están borrando la historia

Se está “borrando” la historia

BBC Ciencia

Los mapas que podremos encontrar en internet están borrando la geografía y la historia, ya que suprimen datos cruciales necesarios para entender a un país.

Mapa en internet

Los mapas que podremos encontrar en internet están borrando la historia, según cartógrafos.

Eso fue lo que dijo la presidenta de la Sociedad Cartográfica Británica, Mary Spence, durante una conferencia del Instituto de Geógrafos Británicos en Londres.

Mary Spence afirmó que los mapas en internet como Google y Multimap son una herramienta útil cuando conducimos.

Pero, según Spence, están omitiendo monumentos, edificios y bosques históricos que serán olvidados por la gente si no se incluyen en éstos.

Los mapas básicos que podemos encontrar en sitios web como Google son demasiado esquemáticos y no tienen mucha utilidad
Mary Spence, presidenta de la Sociedad Cartográfica Británica

“Los mapas básicos que podemos encontrar en sitios web como Google -le dijo a la BBC Mary Spence- son demasiado esquemáticos y no tienen mucha utilidad”.

“Ciertamente nos sirven para llegar a un lugar, pero creo que los mapas básicos deben ser trazados con estándares más altos”.

La presidenta de la Sociedad Cartográfica cree que los que llama “cartógrafos corporativos” están demoliendo miles de años de historia y geografía en Gran Bretaña por no incluir datos cruciales en los mapas que millones de personas utilizan cada día.

“Existe un verdadero peligro de perder lo que hace que un mapa sea singular, es decir, la sensación de podernos ubicar en un lugar aún cuando nunca hayamos estado allí”, agregó.

Omisiones

Por ejemplo, dice Mary Spence, si alguien camina por el barrio de South Kensington en Londres, se encontrará con edificios históricos como el Museo de Ciencia, el Royal Albert Hall y el Museo de Historia Natural.

Pero no encontrará estos sitios en los mapas de Google, dice.

“Y no sólo es Google -agregó- también ocurre lo mismo en los mapas de Nokia y Microsoft y otras herramientas de navegación por satélite”.

Mapa tradicional del centro de Londres

Los mapas tradicionales muestran edificios históricos como museos y catedrales.

“Se está diluyendo la calidad de la imagen gráfica que hasta ahora identificamos como un mapa”.

La presidenta de la Sociedad Cartográfica señala que la consecuencia a largo plazo de estas omisiones será el daño que causará a futuras generaciones de lectores de mapas.

Los creadores de los mapas modernos afirman sin embargo que hoy en día ha cambiado la forma como la gente utiliza un mapa.

Actualmente sirven para poder llevar a una persona de un punto A a un punto B.

Tarea específica

Tal como le dijo a la BBC Ed Parsons, experto en tecnología geoespacial de Google, en primer lugar debemos entender que los mapas de internet funcionan de forma distinta a los mapas tradicionales.

“Los mapas de internet están basados en una tarea en particular, es por eso que pueden aparecer algo “ralos”, porque su función es representar únicamente lo que el usuario le pide”, dice Parsons.

Todos los monumentos y edificios tradicionales están representados en los mapas de internet, pero la gente necesita buscarlos y desplegarlos
Ed Parsons, experto en tecnología geoespacial de Google

El experto afirma que existe muchísima información y características sobre los lugares donde vivimos y sería imposible desplegarla toda en un mapa.

“Todos los monumentos y edificios tradicionales están representados en los mapas de internet, pero la gente necesita buscarlos y desplegarlos”, afirma el experto de Google.

“Porque la función de los mapas interactivos es precisamente desplegar la información que el usuario desea y cuando la desea”, agrega.

Anuncios

Asamblea y Ministerio de Vivienda violan Constitución

EVASIÓN OFICIAL.

Otra ley violatoria de la Constitución

Rafael Spalding
opinion@prensa.com

La Ley 21 de 1997 (DE USO DE SUELO DE LA REGIÓN INTEROCEÁNICA) fue retroactivamente alterada por la Ley 29 de 2008, en violación de la Constitución de Panamá. Este es otro intento de evasión de la justicia de los funcionarios del Ministerio de la Vivienda (Mivi), con la ayuda de diputados de la Asamblea Nacional. Primero, con la Ley 12 de 2007, y ahora con la Ley 29 de 2008, han modificado el artículo 13 de la Ley 21 para exonerar retroactivamente al Mivi de actos ilegales cometidos desde julio 1997 al presente.

La Ley 21 de 1997, que regula el uso de las áreas revertidas del Canal, es una de las leyes panameñas que, durante su creación, fue más ampliamente consultada y consensuada. Está basada en un estudio técnico que duró 26 meses, a un costo de más de 9 millones de dólares. En el consenso nacional participaron gremios profesionales, sindicatos laborales, organizaciones no gubernamentales, partidos políticos, el consejo ecuménico, instituciones estatales, etc.

El artículo 13 de la Ley 21 especifica un proceso mediante el cual los ciudadanos pueden escudriñar las acciones de los funcionarios y de los diputados que prohíjan leyes para las áreas revertidas. Lo ordenado en el artículo 13, y aprobado por el pueblo, es un mecanismo que concuerda con la letra y espíritu de la Constitución de Panamá. En principio, los ciudadanos tenemos acceso a los diputados y podemos participar en la formulación de leyes nuevas en las comisiones de trabajo de la Asamblea Nacional.

Los diputados y funcionarios del Mivi abusan del poder al eliminar de la Ley 21 procesos de participación ciudadana que habían sido ampliamente consensuados con la ciudadanía antes de su promulgación en el año 1997.

Al retroactivamente eliminar ese proceso en el artículo 13 de la Ley 21, a través de la Ley 29, el Mivi se zafa del escudriño y participación ciudadana. Se deshace de las demandas legales de las comunidades, presentadas para ponerle alto a las ilegalidades. En efecto, se legalizan los actos del Mivi que en el momento de su ejecución, entre 1997 y 2008, fueron ilegales.

A continuación comentamos sobre violaciones de los artículos 2, 46 y 163 de la Constitución por la Ley 29.

Artículo 2: “El Poder Público solo emana del Pueblo…”. Los diputados y funcionarios del Mivi abusan del poder al eliminar de la Ley 21 procesos de participación ciudadana que habían sido ampliamente consensuados con la ciudadanía antes de su promulgación en el año 1997. El proceso de consulta ciudadana eliminado por la Ley 29 es parte de los derechos fundamentales consagrados en la Constitución. En 2008, los diputados y funcionarios del Mivi no realizaron una consulta similar o equivalente a la realizada en 1997.

Artículo 46: “Las leyes no tienen efecto retroactivo, excepto las de orden público o de interés social cuando en ella así se expresen…”. No es un acto de interés social eliminar retroactivamente, por un período de 10 años, los derechos ciudadanos contenidos en la Constitución, como lo es la participación ciudadana en la creación de leyes. No basta que la Ley 29 diga que es de interés social, sino que debe serlo. Ni los diputados ni los del Mivi han demostrado cómo esta ley es de interés social.

Artículo 163: “Es prohibido a la Asamblea Nacional… Expedir leyes que contraríen la letra o el espíritu de esta Constitución…” La letra y el espíritu de los artículos 2 y 46 de esta Constitución, como expusimos anteriormente, han sido contrariados.

Se presentará una demanda de inconstitucionalidad contra la Ley 29 de 2008. Esperamos que los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, y no sus suplentes, sean los que atiendan esta importante demanda. ¡Está en juego la dignidad del pueblo panameño!

El autor es ingeniero mecánico

La Evaluación Ambiental Estratégica

La Evaluación Ambiental Estratégica: Compendio Básico

Ariel R. Rodríguez Vargas (Editor)
Universidad de Panamá

A continuación desarrollamos un compendio de información recopilada de publicaciones de la UICN, el Banco Mundial y la OCDE sobre la evaluación ambiental estratégica con información útil para el aprendizaje y desarrollo del mismo en nuestros países.

INTRODUCCIÓN

La EAE no es un instrumento ambiental nuevo. En algunos países ha existido desde hace 20 ó 25 años; como en Estados Unidos, Canadá y Holanda. Otros países como el Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda lo incorporaron hace unos 15 años. Un número un poco más grande de países empezó a trabajar en la EAE hace unos 10 años, pero en la mayoría de los países en todo el mundo apenas están empezando a desarrollarla.

La AE se refiere a una gama de “enfoques analíticos y participativos que buscan in­tegrar las consideraciones ambientales en los planes, políticas y programas, y evaluar las interconexiones con las consideraciones económicas y sociales”. La EAE puede describirse como una familia de enfoques que utiliza una variedad de herramientas, en lugar de un único enfoque, fijo y que prescribe. Una buena EAE se adapta y configura de acuerdo al contexto en que se aplica. Puede pensarse como un continuum de creciente integración: en un extremo del continuum, el fin principal es integrar el medioambiente junto con las preocupaciones económicas y sociales—en la toma estratégica de decisiones; en el otro extremo, el énfasis recae sobre la plena integración de los factores ambientales, sociales y económicos en una evaluación “holística” de la sostenibilidad.

La EAE se aplica en las más tempranas etapas del proceso de toma de decisiones, tanto para ayudar a formular las políticas, planes y programas, como para evaluar la potencial efectividad y sostenibilidad de los mismos. Esto diferencia a la EAE de las herramientas de evaluación más tradicionales, tales como la Evaluación de Impacto Ambiental (EIA), con un historial comprobado en la identificación de las amenazas y oportunidades ambien­tales de proyectos específicos, pero que se aplican menos fácilmente a políticas, planes y programas. La EAE no sustituye, sino que complementa, a la EIA y a los demás enfoques y herramientas de evaluación.

LOS BENEFICIOS DE USAR LA EVALUACIÓN AMBIENTAL ESTRATÉGICA

La aplicación de la EAE a la cooperación para el desarrollo tiene beneficios tanto para los procesos de toma de decisiones, como para los resultados en el marco del desarrollo. Aporta aspectos claves ambientales para apoyar una toma de decisiones más consistente e identificar nuevas oportunidades, ya que insta a un examen sistemático y completo de las opciones de desarrollo. La EAE ayuda a asegurar que la gestión racional de los recursos na­turales y el medioambiente, sea un fundamento para el crecimiento económico sostenible, que a su vez apuntala la estabilidad política. La EAE puede también ayudar a estimular la participación de los actores de la sociedad civil de manera que se mejore la gobernanza[*], se facilite la gestión transfronteriza de los recursos ambientales compartidos, y se contribuya a prevenir conflictos.

HACIA LAS BUENAS PRÁCTICAS

La EAE es un proceso continuo, iterativo y de adaptación, que se concentra en forta­lecer las instituciones y la gobernanza. No es un sistema aislado, ni un enfoque simple, lineal y técnico. Por el contrario, fortalece el sistema institucional de los países, y refuerza su efectividad, al evaluar y construir capacidades para las instituciones y los sistemas de gestión ambiental.

Cuando la EAE se aplica a planes y programas, puede usarse un enfoque estructurado para integrar las consideraciones ambientales. Las etapas clave para hacer una en el nivel de planes o programas incluyen: analizar el contexto, hacer el análisis necesario con los interesados implicados; informar sobre la toma de decisiones, e influenciar en su proceso y hacer monitoreo y evaluación. La EAE, aplicada a nivel de las políticas, requiere particular concentración en el contexto político, institucional y de gobernanza que subyace bajo los procesos de toma de decisiones.

Los puntos de ingreso para la EAE pueden agruparse así:

1. Procesos estratégicos de planificación liderados por un país en desarrollo: Estos incluyen las estrategias, programas y planes más generales; las reformas de las políticas nacionales y los programas de apoyo para el presupuesto; las políticas, los planes y programas sec­toriales; los planes y programas de inversión en infraestructura; los planes y programas nacionales y subnacionales de ordenamiento territorial, y los planes y programas trans­nacionales.

2. Los procesos propios de las agencias de desarrollo: incluyen las estrategias y planes de asistencia de los países donantes; los acuerdos de asociación con otras agencias do­nantes, las políticas sectoriales específicas de los donantes, y los recursos financieros y programas de apoyo para la infraestructura, públicos-privados y apoyados por donantes.

3. Otras circunstancias relacionadas: Éstas incluyen las Comisiones de Revisión independien­tes y los grandes proyectos y planes privados.

COMO EVALUAR UN EAE

El resultado clave de una EAE es un proceso con resultados en el desarrollo; no se trata de un producto. El control de calidad considera la buena ejecución de los procedimientos. Sin embargo, a largo plazo, obtener los resultados de desarrollo y a la vez asegurar el man­tenimiento de la sostenibilidad ambiental, será el indicador clave del éxito.

Al revisar los procesos de la EAE, las preguntas clave conciernen: la calidad de la informa­ción, el nivel de participación de los interesados, los objetivos definidos para la evalua­ción de impactos ambientales, las actividades de seguimiento previstas y las limitaciones.

Las preguntas clave para ayudar a los evaluadores a concentrar su atención en los resultados de desarrollo de una EAE se relacionan con: la exactitud de las hipótesis formu­ladas en el curso de la EAE; su influencia sobre el proceso de Plan de Participación Pública (PPP), el proceso de implementa­ción, las metas de desarrollo y la rendición de cuentas; y el resultado de las actividades de construcción de capacidad.

CÓMO DESARROLLAR LA CAPACIDAD DE USAR LA EAE DE MANERA EFECTIVA

Las experiencias de aplicar la EAE han llevado una y otra vez a subrayar dos importan­tes carencias: la falta de conciencia sobre el valor y la importancia de la EAE; y cuando su valor sí se aprecia, la falta de conocimientos sobre cómo implementar la EAE. Es posible confrontar estos retos significativamente desarrollando capacidad para la EAE, tanto en las agencias para el desarrollo como en los países socios.

Para el desarrollo de capacidad en los países socios, el primer paso es hacer una eva­luación de necesidades de capacidad. El apoyo incluye actividades como capacitación téc­nica, talleres para elevar la concienciación, apoyo para la institucionalización del proceso de la EAE y sus sistemas de evaluación, y creación de redes para compartir las experiencias.

El desarrollo de capacidad en las organizaciones donantes puede incluir actividades de capacitación sobre pautas y apoyo para la EAE, así como revisiones y evaluaciones sistemáticas.

LA EAE COMO UN INSTRUMENTO ANALÍTICO

La Evaluación Ambiental Estratégica (EAE) se constituye en un instrumento analítico y un proceso muy importante para lograr los resultados deseados en el campo del desarrollo sostenible, al evaluar los posibles impactos ambientales en las etapas iniciales de la elaboración de políticas, planes y programas.  La EAE comparte muchos de los principios del Análisis Institucional, Político y Social (AISP); por ejemplo, un alto grado de participación de las partes interesadas, la transparencia, la rendición de cuentas y los enfoques interdisciplinarios.

En términos generales, se considera que la EAE es un proceso para identificar y abordar la dimensión ambiental (y, cada vez más, los aspectos sociales y económicos relacionados con la misma), los efectos y las repercusiones de políticas, planes y programas. Este tipo de evaluación tiene varios propósitos, tales como asegurarse que los aspectos ambientales se incorporen eficazmente al proceso de toma de decisiones estratégicas desde sus etapas iniciales, de manera que puedan incidir en tales decisiones; entender y abordar con mayor eficacia los vínculos existentes entre los factores ambientales, sociales y económicos y, de esa manera, procurar que los resultados de las políticas, planes y programas tengan una mayor posibilidad de contribuir al desarrollo sostenible mediante la reducción de la pobreza.

En estos países, la EAE fue aceptada como una herramienta para la planificación de proyectos puntuales como carreteras, puertos y estaciones de energía, pero también para la planificación de planes regionales o políticas agrícolas. En la mayoría de estos países ha habido una preocupación creciente por los asuntos ambientales y la EAE es vista como un instrumento que permite analizar los impactos de manera integral, no sólo enfocados en lo ambiental sino también en lo económico y lo social, con una visión de desarrollo sostenible. De hecho, la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible, realizada en Johannesburgo en el 2002, fue muy clara en señalar que la mayor parte de la planificación en el mundo no es sostenible y se remarcó a la EAE como una estrategia efectiva que puede ayudar a mejorar esta situación.

En los países en desarrollo, el panorama es un poco diferente. La Evaluación Ambiental Estratégica se ha empezado a aplicar un poco más tarde (a final de los ochenta o principios de los noventa). Es ahora cuando la EAE empieza a ser aceptada en el mundo en desarrollo y hay interés por implementarla. Según algunos expertos esto obedece a dos razones: la primera es que cada vez se presentan más planes que tienen carácter regional o que involucran a un grupo de proyectos, y la segunda razón es que se ve a la EAE como un paso lógico en la evaluación ambiental de este tipo de planes o proyectos complejos. La EAE facilita las decisiones que se deban tomar sobre la ubicación, la cantidad o el tipo de proyectos que se pueden desarrollar, desde un punto de vista integral, estratégico, no para reemplazar la Evaluación de Impacto Ambiental (EIA), sino para complementar todo el proceso de planificación y evaluación ambiental.

La EAE también permite coordinar esfuerzos que a lo mejor están separados. Muchas veces, los expertos trabajan en evaluaciones separadas, no hablan entre sí y no coordinan. El resultado es que surgen planes y situaciones confusas. La EAE brinda la posibilidad de trabajar en conjunto y este es uno de los aspectos más importantes de esta herramienta: sentar en una misma mesa a planificadores de distintos sectores y con diferentes perspectivas en torno a un mismo proceso de toma de decisión. Es un proceso en el que se puede conocer lo que piensa la gente, lo que piensan las ONG,s o lo que piensan los científicos respecto al plan, política o programa que se esté evaluando. Esto ayuda a tomar mejores decisiones.

En el caso de Centroamérica, aún hay un poco de confusión sobre cuál es la diferencia entre la Evaluación de Impacto Ambiental (EIA) y la Evaluación Ambiental Estratégica (EAE), pero hay un buen grupo de especialistas que están trabajando en el tema de la evaluación ambiental y que constituyen un grupo de expertos importantes como punto de partida. También hay limitaciones de tipo técnico que se podrán ver muy claramente en los primeros dos años de aplicación de la EAE. Por ejemplo, para desarrollar una buena Evaluación Ambiental Estratégica es necesario conocer a fondo la situación actual del ambiente en cada país, y algunos países no cuentan con bases de datos actualizadas; algunos las están desarrollando apenas. Los mapas digitales, por ejemplo, son muy necesarios. Los expertos deben tener acceso a ellos y manejarlos fluidamente. Por otro lado, aún hay porciones de población que no tienen acceso a periódicos, a televisión o a computadoras, por lo que tampoco tendrían acceso a las bases de datos.

Para desarrollar un buen trabajo en EAE en Centroamérica, es sumamente importante establecer buenas líneas de comunicación entre departamentos, países y gobiernos a nivel regional y nacional. Esos mecanismos de comunicación no existen en la actualidad y el nivel regional no está trabajando necesariamente en conjunto. De igual forma, a nivel nacional, distintos sectores planifican separadamente sobre aspectos que deberían tratarse coordinadamente. Claro que ni la planificación conjunta ni la comunicación del trabajo hecho son cuestiones fáciles. Los gobiernos y los países requieren practicar y trabajar sostenidamente en ello para empezar a tener buenos resultados.

Otro de los problemas con que Centroamérica debe lidiar es con la falta de recursos. En este punto, hay que tomar en cuenta que hay diferentes maneras de lograr cosas con pocos recursos. Una de las cosas que se puede hacer es poner a trabajar en grupo a expertos en lo económico, lo social y lo ambiental, alrededor de temas muy relevantes para el país o para la región. Estos grupos pueden, al menos, discutir con la gente sobre los aspectos sociales y ambientales de determinado plan, política o programa; y sobre las opciones o alternativas a estos planes.

En definitiva, la Evaluación Ambiental Estratégica es un instrumento más de la gestión ambiental (no el único) que, en conjunto con la EIA y otras herramientas, puede facilitar el análisis ambiental, social, económico y político, para mejorar los procesos de planificación y decisión en los países.

Diferencias entre la EIA y la EAE

Los pasos y los principios de la EAE son los mismos que los de la EIA, según hemos visto. Sin embargo, a la hora de poner estos principios en práctica es cuando encontramos las diferencias reales.

En la EAE, hay mucho más espacio para utilizar la opinión de los expertos y menos para valoración cuantitativa.

Conclusión

Como conclusión de EAE deducida por la UICN podemos decir que:

1. La EAE mejora el proceso de planificación.

2. La EAE añade transparencia, participación y control de calidad a los planes y políticas.

3. La EAE debe ser específica para el país.

4. La EAE está pleno y rápido proceso de desarrollo.

5. Hay gran cantidad de información sobre EAE disponible.

REFERENCIAS

UICN-ORMA. 2002. Evaluación Ambiental Estratégica: Capacitación para Centroamérica / UICN. Oficina Regional para Mesoamérica; Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo. San José, Costa Rica.

OCDE. 2007. La Evaluación Ambiental Estratégica. Una Guía de Buenas Prácticas en la Cooperación para el Desarrollo. Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.162 pp.

Banco Mundial. 2008. En línea: http://go.worldbank.org/4XJX1OK9P0


[*] Gobernanza es el concepto de reciente difusión para designar a la eficacia, calidad y buena orientación de la intervención del Estado, que proporciona a éste buena parte de su legitimidad en lo que a veces se define como una “nueva forma de gobernar”

Querella penal por destrucción de Hotel Central

RESTAURACION

Interponen querella penal por trabajos en el Hotel Central

Durante la restauración se dañó una escalera traída de Nueva York, en 1883.

Grisel Bethancourt

PA-DIGITAL

La UNESCO declaró al Casco Antiguo, donde está el Hotel Central, como Patrimonio de la Humanidad.

Los trabajos de restauración en el antiguo Hotel Central, ubicado en San Felipe, provocaron que residentes del área formularan una querella penal por los supuestos delitos contra el patrimonio, abuso de autoridad e infracción de los deberes de servidor público.

Las Organizaciones Unidas Pro Salvaguarda del Patrimonio de San Felipe (OUPSAF) presentaron la querella contra Lineth Montenegro, directora Nacional de Patrimonio Histórico; Nilson Ariel Espino, director de la Oficina del Casco Antiguo (OCA) y el representante legal de Central Hotel Investment, Inc.

Adán Cerrud, de la OUPSAF, explicó que el Hotel Central es considerado una joya arquitectónica del siglo XIX y con los trabajos se permitió que se destruyera la escalera traída de Nueva York, en 1883.

Al mismo tiempo, las paredes exteriores corren el riesgo de colapsar, porque no han sido apuntaladas.

Cerrud expresó que hay recomendaciones para la protección de los conjuntos históricos, las cuales no se tomaron en cuenta por Patrimonio Histórico al dar el aval.

El Decreto Ejecutivo Nº. 51 de 2004 prohíbe destruir elementos de gran valor. Por esto, este diario se comunicó con Espino de la OCA, pero dijo que devolvería la llamada.

Proyecto para volver a proteger a Coiba

Sigue batalla por pesca de atún en Coiba

Presentan proyecto para revertir ‘gol’ a Torrijos


Jilma Aguilar
jaguilar@elsiglo.com

Luego del “gol” que le metieron los diputados de la Asamblea Nacional al presidente  Martín Torrijos, al permitir el uso de redes de cerco para la pesca de atún en el Pacífico panameño, los miembros de la Comisión de Ambiente firmaron un proyecto para volver a incluir el artículo derogado en la ley que crea el Parque Nacional Coiba.

Y es que a través de la Ley 55, denominada de comercio marítimo, se derogó el artículo 11 de la Ley 44, de 26 de junio, que crea el Parque Nacional de Coiba,  que prohibía tal actividad.

El proyecto adiciona a la Ley 44 el artículo que dicta la creación de una zona de exclusión, comprendida entre el área del Pacífico panameño, al norte del paralelo 0630’00”, en la que se prohíbe la utilización de redes de cerco para la pesca de atún.

Estos aparejos de pesca afectan especies marinas, como los peces pico, delfines y tortugas.

Se anunció que el proyecto será presentado una vez inicie el periodo ordinario del Órgano Legislativo y posteriormente discutido en primer debate en la respectiva comisión.

Hay quienes opinan que Panamá no se beneficia en nada con la pesca de atún. El representante de la Asociación de Clubes de Pesca Deportiva,  Luis López, aseguró que los barcos atuneros pagan sólo 15 mil dólares y se benefician más que toda la flota panameña. Además incumplen con una serie de requisitos, como que  no pagan impuestos, seguro ni impuesto de importación.

Pero otros piensan lo contrario. Según Reynaldo Pérez,  director de la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP),  la alarma que se ha dado en este tema es excesiva.

Ricardo Anguizola, de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas,  considera que Torrijos debe prohibir de inmediato la pesca en Coiba,  mientras se da el debate amplio del tema.

Anguizola fue más allá aún y dijo que los diputados que estuvieron detrás del proyecto -Jácome Pinzón y Raquel Hutchinson, suplentes de Freidi Torres y Yassir Purcait- deben ser investigados a través de la Comisión de Ética del órgano legislativo.

Mercado determina precio de la energía y no el tipo de generación de energía

CONSUMO. La energía eólica debe ir a oferta pública

Mercado determina precio

Chiriquí, Herrera, Los Santos y Bocas del Toro son propicios para generar electricidad a través del viento

María De Gracia

PA-DIGITAL

Hasta el momento no se ha fijado un precio en el que podría venderse el megavatio/hora (MW) producido por la generación eólica en Panamá, reveló ayer la Autoridad de los Servicios Públicos (ASEP).

Un vocero de dicha entidad agregó que además de no haberse fijado un precio, tampoco se ha señalado si será más bajo o alto que el de la energía hidroeléctrica, porque esto depende de los precios que se manejen en el mercado energético a la hora de la venta.

Para Lorena Fábrega, gerente de Asuntos Corporativos de Elektra Noreste, esta distribuidora no tendría ningún problema en comprar energía eólica, siempre que está llene los requisitos para el mercado eléctrico. “Los precios dependerían de las ofertas públicas y lo que se maneje en el mercado al momento en que la distribuidora compre energía” añadió Fábrega recientemente.

Aunque en Panamá los vientos no son fuertes, el país posee algunos lugares que presentan ciertos grados de factibilidad para generar energía eólica, como las provincias de Chiriquí, Colón, Herrera, Los Santos y Bocas del Toro, e islas como Contadora y Coiba, donde se registran vientos de 7 a 6 metros/hora, aseguró el meteorólogo Aristides Lorlesse.

———————–

Esto sólo indica que es un engaño el  suponer que generar energía un tipo particular de energía disminuiría costos. Las leyes del mercado están basados en la especulación y el juega vivo.  Por lo que es de suponerse que la energía será tan cara como siempre, a menos que se regule por ley esta especulación con el bolsillo del pueblo panameño.

Burica Press

Esfuerzo por el ambiente: captura de Carbono

Esfuerzo por el ambiente

Empresas y países cuantifican y comercializan su contribución en carbono al calentamiento global.

Muchas medidas de mitigación se calculan en función de estándares y no de valores reales.

LAPRENSA/Archivo
Captura. La UTP adelanta un proyecto que busca calcular la cantidad de carbono presente en el bosque de la cuenca del Canal.

Ana María Garzón
agarzon@prensa.com

Los países en vías de desarrollo, como Panamá, no están obligados por el Protocolo de Kyoto a reducir emisiones de carbono, sin embargo, los organismos internacionales advierten que son justamente estos países los más propensos a sufrir por las consecuencias del cambio climático. De ahí que los esfuerzos por controlar esas emisiones en estas naciones se consideran especialmente valiosos.

Según Roy Williams Goti, gerente de SGS Latinoamérica, empresa que ofrece servicios de inspección, calidad y certificación para industria y comercio, muchas empresas calculan sus emisiones de carbono para ver si tienen un balance positivo o negativo en cuanto a su contribución al calentamiento global.

Los beneficios para el país de una cuantificación de carbono se pueden ver en proyectos voluntarios de compra y venta de créditos de carbono. Las toneladas de “secuestro de carbono” pueden ser certificadas y cambiadas por contribuciones de otros gobiernos, como lo hace Costa Rica, y “es como vender oxígeno al mundo”, dice el especialista.

Sin embargo, en la mayoría de los casos este precio se establece en función de estándares y no con los valores reales de cada escenario.

Lo mismo ocurre con los planes de mitigación de impacto ambiental. En Panamá, por ejemplo, cuando una empresa u organismo se ve obligado a deforestar alguna zona de bosque, se le impone una medida de mitigación, como reforestar el doble de las áreas afectadas.

Teniendo en cuenta esta situación, el Centro de Investigaciones Hidráulicas e Hidrotécnicas, de la Universidad Tecnológica de Panamá (UTP) adelanta un estudio que busca conocer la cantidad de carbono presente en una hectárea de bosque en la cuenca del Canal.

La idea es que los resultados funcionen como una medida más ajustada al escenario local, para establecer precios por tonelada de carbono o definir acciones de mitigación de impacto ambiental.

En Panamá, calcular la captura de carbono de los bosques húmedos tropicales ayudaría a posicionar al país en el mercado de bonos de carbono, y además a determinar con precisión las medidas de mitigación del impacto ambiental, explica Goti. El especialista añade que hacer el inventario también podría contribuir de manera similar a la imagen del país, por su apoyo al desarrollo sostenible.

OTRAS VENTAJAS

La investigación de la UTP –dirigida por el especialista José Fábrega– también podría ayudar a establecer mejores estrategias ambientales en el país.

Según Eny Serrano, técnica de saneamiento del medio ambiente, quien participa en el proyecto como practicante, los datos recogidos por el programa pueden ser contrastados con las cifras del carbono emitido por la sociedad para determinar acciones de reforestación en áreas clave, que ayuden a elevar la calidad del aire en las poblaciones.

Esto es importante, además, porque “la naturaleza no puede procesarla (la contaminación) tan rápido como quisiera”, dice Reinhardt Pinzón, del equipo investigador.

El estudio, que se lleva a cabo con la colaboración de la Autoridad Nacional del Ambiente y la Autoridad del Canal de Panamá, contempla la posibilidad de integrar a más entidades y de realizarse en áreas de la República que cuenten con diferentes condiciones ambientales.

Equipo de alta tecnología para medir emisiones

Para determinar la cantidad de carbono en una hectárea de bosque tropical panameño, el proyecto de la Universidad Tecnológica de Panamá utiliza un sistema único en Centroamérica.

El mecanismo Irga fue donado por la Universidad de Wyoming, Estados Unidos, y la Universidad de Nuevo México, que además trajeron a dos expertos, Fred Ogden y Jan Hendricks, respectivamente, quienes capacitaron al grupo panameño a cargo del estudio.

Los equipos están instalados en torres que miden variables meteorológicas como el viento, la temperatura, la humedad y el vapor de agua, y se encuentran en cerro Pelado y Gamboa. Según Reinhardt Pinzón, investigador del proyecto, estas áreas fueron escogidas porque son un laboratorio natural que representa hasta en un 95% lo que puede ocurrir en otras cuencas del país.

La investigación, que tiene una duración de dos años, es patrocinada por la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, y está apoyada por la Autoridad Nacional del Ambiente.