UNESCO notificada sobre amenaza al Parque Isla de Coiba

UNESCO notificada sobre atentado legal al Parque Nacional Marino Isla de Coiba

Panamá, 17 ago (EFE).- La UNESCO fue notificada de la desprotección en que ha quedado el parque nacional marítimo de Isla Coiba, Patrimonio Mundial de la Humanidad desde 2005, por una nueva ley que permite la pesca de atún con redes de cerco en Panamá, informó hoy la prensa local.

La denuncia fue interpuesta el viernes por la organización ambientalista no gubernamental MarViva, cuya directora Gabriela Etchelecu advirtió que el parque puede ser incluido en una lista “negra” por parte de la Organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), indica el diario La Prensa.

Playas de la Isla de Coiba, Sitio de Patrimonio Mundial de la Humanidad

Playas de la Isla de Coiba, Sitio de Patrimonio Mundial de la Humanidad, Panamá. Foto: Laia en Picassa Albumes Web

La Asamblea Nacional derogó el artículo 11 de la ley 44 cuando aprobó la ley 55, el 6 de agosto pasado, que regula el comercio marítimo, que fue firmada por el presidente panameño, Martín Torrijos, y publicada al día siguiente en la Gaceta Oficial.

Por su parte, el administrador de la Autoridad de los Recursos Acuáticos (ARAP), Reynaldo Pérez-Guardia, declaró al Panamá América “desconocer por completo” las denuncias de los ambientalistas en torno a la derogación del artículo 11 de la ley 44 de julio de 2004, que prohíbe la pesca con redes de cerco en las aguas de Coiba.

Según este funcionario, la ley 55 incluye el Sistema de Monitoreo Satelital, que se encarga de vigilar y regular los barcos que pesquen en áreas protegidas a través de un dispositivo que debe poseer cada barco que navegue en aguas panameñas.

No obstante, en publicaciones anteriores La Prensa ha denunciado que algunos capitanes dejan el dispositivo en una lancha anclada en un área comercial y se van con sus barcos a zonas como Coiba para pescar burlando a las autoridades, que no cuentan con suficientes naves ni inspectores para vigilar las aguas panameñas.

La ley 44 protege a las especies únicas en su gran mayoría que viven en sus aguas, como corales, peces, tortugas marinas, ballenas, delfines y marsopas, indica La Estrella de Panamá, decana de la prensa panameña.

Las especies serían arrastradas con las redes de cerco, que tienen una dimensión similar a tres campos de fútbol juntos, o la altura de un edificio de 20 pisos, y los delfines serían sus principales víctimas, según Luis López Ramírez, secretario de la Asociación de Clubes de Pesca Deportiva.

La directora ejecutiva de la Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza (ANCON), Alina Spadafora, declaró que esta nueva norma es un total irrespeto a la participación ciudadana que se llevó a cabo para crear la ley 44.

Por su lado, Etchelecu advirtió que “si permitimos que esa derogación siga vigente, vamos a terminar sin ley de Coiba, porque así como derogaron ese artículo pueden hacerlo uno a uno con el resto”.

Reiteró que “nadie fue consultado” para incluir el artículo que permite la pesca industrial en aguas del Pacífico panameño que, añadió, interferirá con las actividades turísticas, de pesca deportiva y artesanal.

MarViva y ANCON fueron los principales grupos ambientalistas que cabildearon por varios años para que la UNESCO declarara patrimonio mundial al parque de Isla Coiba, creado en 1991 con 270.125 hectáreas de extensión, de las que 216.543 son marinas.

El parque se encuentra situado en aguas del Pacífico que bañan los distritos de Montijo y Soná, en la provincia central de Veraguas y dista unos 50 minutos en vuelo desde Ciudad de Panamá o 10 horas de trayecto por tierra desde la capital y es considerado parte del circuito conservacionista que incluye a la isla Coco (Costa Rica), Malpelo (Colombia) y Galápagos (Ecuador).

Más del 80 por ciento de la Isla está cubierta por vegetación original, posee manglares y cativales de significativa magnitud, en ella llegan a desovar al menos 3 especies de tortugas marinas, tiene algunos de los mejores arrecifes coralinos del Pacífico panameño y un innegable valor paisajista provisto para el turismo, según el portal electrónico visitapanama.com.

En junio pasado delegados de Colombia, Corea del Sur, Costa Rica, Ecuador, España, Estados Unidos, El Salvador, Francia, Guatemala, Japón, México, Nicaragua, Perú, Vanuatum, Venezuela y Panamá celebraron en este país la 78 Reunión de la Comisión Interamericana del Atún Tropical (CIAT), en la que elogiaron la “pesca responsable” ejercida por los panameños.

ANAM pretende contradecir a UNESCO

PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD.

Parque La Amistad no está en peligro, dice Anam

Burica Press/ Archivo
La empresa AES sigue sin evaluación ambiental completa el proyecto en la Reserva de la Biósfera
Maquinarias siguen avanzando en la Reserva de la Biósfera sin control ambiental, ni medidas ambientales que eviten daños irreversibles al Sitio de Patrimonio Mundial de la Humanidad,PILA. Burica Press

José Arcia
jarcia@prensa.com

La Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) considera que el Parque Internacional de La Amistad (PILA) “no será ubicado” en la lista de Patrimonio Mundial en peligro.

Así reaccionó ayer la entidad, luego de que la Unesco manifestara su preocupación por los impactos que tendrían sobre la reserva natural los proyectos hidroeléctricos que se construyen sobre los ríos Changuinola y Bonyic, en la provincia de Bocas del Toro, y por la expansión de las fronteras agrícolas.

Mediante un comunicado, la Anam aclara que los proyectos hidroeléctricos se encuentran fuera del área declarada como patrimonio mundial. Sin embargo, los grupos ambientalistas consideran que estos proyectos repercuten en la reserva natural porque nacen en las cordilleras del parque, y la construcción de represas impide el flujo de las especies diádromas (que se desplazan entre el mar y los ríos).

Para las autoridades de la Anam, las posibles afectaciones de esos proyectos se reducirían o eliminarían a través del cumplimiento del estudio de impacto ambiental.

El informe de la Unesco advierte que “existe una ausencia de medidas para atenuar el impacto de las represas en siete especies acuáticas”. El organismo le pidió tanto al Gobierno de Panamá como al de Costa Rica presentar un informe antes del 1 de febrero de 2009 sobre la conservación del PILA, documento que está en proceso, dijo una fuente que pidió reserva de su identidad.

Kuna Yala un paraíso de las tortugas laúd

ESPECIE. Los INDIGENAS kunas las consideran animales sagrados.

Un nido de tortugas laúd

Las playas en la frontera entre Panamá y Colombia esconden 6 mil nuevos nidos de esta especie.

Las tortugas laúd están, según los expertos científicos, en grave peligro de extinción.

EFE
REPRODUCCIÓN. Las crías macho llegarán al mar y no volverán a pisar tierra firme otra vez, pero las hembras siempre regresarán al lugar donde nacieron para poner sus huevos.

Rosina Ynsenga
Especial para La Prensa

Las tortugas laúd están, según los expertos, en grave peligro de extinción. Pero las playas en la frontera entre Panamá y Colombia escondían una gran sorpresa para el grupo de científicos españoles de la Estación Biológica de Doñana, que pertenece al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Luego de tres años de estudios, este equipo de expertos ha censado 6 mil nuevos nidos anuales de esta especie en una extensión de 100 kilómetros de costa.

Este descubrimiento ha sorprendido al mundo científico y convertido ese rincón en el cuarto enclave de reproducción de este tipo de tortuga, de la que desapareció casi el 90% en el siglo XX. Los otros puntos del planeta son Gabón, Guayana y la isla de Trinidad.

La razón que hasta ahora no se supiera de esta playa panameña, donde cada año se puede censar entre 3 mil 600 a 4 mil nidos, es la protección que los indios kuna les han proporcionado a las tortugas. Esta cultura indígena considera sagrados a estos animales. Además cree que si se les produce algún daño, la comunidad de pescadores estaría en peligro.

Esta creencia ha protegido en Panamá a esta especie que está declarada “en peligro crítico de extinción” por la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza. Estas tortugas son las más grandes de todas, al superar los dos metros y alcanzar los 800 kilos de peso.

Además, tienen un gran número de características muy diferentes de otras de su especie, como es su peto, que al tener una forma semicilíndrica puede recordar al laúd.

Por esto recibe su nombre. Pero si hay algo que las distingue es la base de su alimentación que se centra en un 95% en medusas, incluidas las más tóxicas.

Las crías macho al llegar al mar no volverán a pisar tierra firme otra vez, pero las hembras siempre regresarán al lugar donde nacieron para poner sus huevos. Aunque no se aparean hasta que alcanzan los 10 años, a partir de ahí lo harán cada cuatro años.

La tortuga laúd tiene una concha blanda que puede dañarse con facilidad, por esta razón prefiere playas con arena blanda y aguas poco profundas. Debido a su peso, las hembras eligen la línea más alta de la marea para excavar un nido de una profundidad de un metro, el más hondo de su especie, donde deposita sus huevos en la arena. La temperatura de la arena y del ambiente serán los que determinen el sexo de las crías. El calentamiento global está provocando que se den más hembras que machos en los nidos. Algo que puede poner en peligro el equilibrio de la especie.

Además, está considerada una de las tortugas más viajeras, ya que realizan largas travesías interoceánicas porque son muy veloces. Pero cuando tienen que anidar, vuelven a recorrer grandes distancias para dejar los huevos en sus playas natales. En este caso, la sorpresa ha sido que muchas lo hacen en suelo panameño. Una noticia que ha sorprendido a todos, menos a los guardianes de las tortugas laúd, que durante décadas han mantenido el secretismo y han protegido este enclave en Kuna Yala, situado en una zona de difícil acceso.

Kuna Yala, el mejor lugar para sus nidos

Ante el gran número de nidos existentes en las costas panameñas, se cree que este paraíso aislado ha permitido que un gran número regrese a estas playas. En otros lugares, según los expertos, lo normal es encontrar una media de 100 nidos por kilómetro de playa, de los cuales solo tendrán éxito entre el 20% al 30%.

En la Comarca de Kuna Yala los científicos han encontrado cerca de 900 nidos a lo largo de un kilómetro. Cada tortuga deposita en el nido una media de 110, pero solo 70 son fértiles y se diferencian porque son alargados. Los restantes 40 no llegarán a romperse y tienen un tamaño más pequeño.

Si se calcula que hay cerca de 4 mil nidos al año y cada uno de ellos tiene una media de 70 huevos, estas playas albergarían cerca de 280 mil huevos. Por lo que si en las costas panameñas suelen eclosionar un 70% de ellos, cada año 196 mil nuevas tortugas laúd asoman sus cabecitas y andan por primera vez en las blancas arenas de los kunas antes de comenzar a nadar en sus cálidas aguas.

Fraude en concesiones en islas

EN APEGO A LAS LEYES.

Sobre el caso de Brisas de Amador

Eduardo Esquivel R.
opinion@prensa.com

He visto con curiosidad el actual “intercambio” de acusaciones y aclaraciones entre la Unidad Administrativa de las áreas Revertidas (antigua ARI) y la empresa llamada Las Brisas de Amador S.A., que construye una especie de resort en la isla.

Una modesta opinión sobre el asunto: lo primero que llama la atención es que esta empresa pretende arreglar sus asuntos legales con anuncios en los periódicos, lo que es insólito en un país donde las normas legales están muy claras.

Está claro que una “concesión” es una cesión por parte del Estado de un área determinada de terreno… por un tiempo determinado. O sea, una especie de alquiler. Es obvio que la persona que concesiona o alquila no es propietaria del terreno ni de las mejoras hechas sobre el. Mal puede, entonces, vender cualquier mejora hecha, ya que legalmente estaría vendiendo algo que no es de su propiedad. Por ejemplo, los corredores norte y sur son concesiones, y en un tiempo determinado revertirán con todas sus mejoras al Estado.

La Unidad Administrativa de los Bienes Revertidos es la autoridad que maneja este caso, mal puede hacer “interpretaciones” de los contratos. Los contratistas deben acatar a la autoridad y responder por las violaciones hechas a los contratos. La famosa “adenda” aprobada por la extinta ARI no tiene ningún valor por no haber sido refrendada por la Contraloría de la Nación, precisamente porque esta pretende cambiar el sentido de la concesión, que impide la venta de propiedades en las áreas concesionadas, lo que es ilegal.

En cuanto a la altura de los edificios, la guía de diseños para el proyecto establece que la “altura máxima” no debe exceder de seis pisos sobre el nivel de la calle del edificio. Pero los edificios son realmente de ocho pisos. La empresa pretende burlar esta norma con una argucia increíble: hizo una rampa–terraplén por detrás del edificio que llega al tercer piso, y alega que esta es la calle, por lo tanto de allí hay seis pisos. No menciona que hay otra calle que pasa por el nivel real del edificio, o sea el primer piso, y está claro en los planos que el edificio tiene ocho pisos, como bien alega la Unidad Administrativa de los Bienes Revertidos. En este lugar, por el cerro adyacente, se podría construir un edificio de 20 pisos, y hacer una rampa–calle al piso 15, y alegar que este solo tiene cinco pisos sobre la calle.

He visto que cuando a un proyecto de estos se le denuncia o acusa de irregularidades, morosidad o violaciones a las normas, su defensa consiste en amenazar con que se atenta contra la “seguridad jurídica” y “ahuyentar las inversiones”, etc. etc. lo que parece dejar temblando a las autoridades.

El autor es ingeniero

Ambientalistas exigen creación de comité

CHIRIQUÍ. Buscan salvar al Pila y demás reservas.

Ambientalistas exigen creación de comité

Quedan en riesgo los humedales de Volcán, el Parque Nacional Volcán Barú y la reserva de Fortuna.

La Unesco presentó un informe en el que considera en riesgo al Parque Internacional La Amistad.

ESPECIAL PARA LA PRENSA/Boris Gómez
AMENAZA. No hay claridad en la definición tenencial de las tierras dentro del parque, tampoco existen suficientes guardaparques.

Boris Gómez
DAVID, Chiriquí.

El pronunciamiento de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, Ciencia y Cultura (Unesco) fue el detonante para que los grupos ambientalistas en la provincia de Chiriquí alzaran su voz contra la proliferación de hidroeléctricas y las amenazas a las zonas protegidas en el occidente del país.

La Unesco presentó un informe que considera en riesgo al Parque Internacional La Amistad (PILA), declarado Patrimonio de la Humanidad en 1983.

Así lo establece la Unesco luego de analizar en su XXXII sesión realizada en Canadá, en julio pasado, denuncias que presentaron varios grupos ambientalistas al organismo, corroboradas por representantes de la institución que visitaron la reserva natural administrada por los gobiernos de Costa Rica y Panamá.

Damaris Sánchez, de la Fundación para el Desarrollo Integral Comunitario y Conservación de los Sistemas en Panamá (Fundiccep), con sede en Cerro Punta, indicó que no solo el PILA corre riesgo.

“Son diversas las amenazas sobre toda le reserva de la biosfera La Amistad, que incluye además del PILA los humedales de Volcán, el Parque Nacional Volcán Barú, la reserva de Fortuna y los humedales San San Pon Sac en Bocas del Toro”.

No hay claridad en la definición tenencial de las tierras dentro del parque, tampoco existen suficientes guardaparques, la amenaza de la proliferación de hidroeléctricas y el crecimiento de la frontera agrícola son parte de esas amenazas a nuestras reservas, explicó Sánchez.

La publicación del informe de la Unesco coincidió con el inicio del programa en la Universidad Autónoma de Chiriquí denominado Encuentro Cultura de la Naturaleza 2008.

En dicho encuentro los ambientalistas asistieron a la exposición “Comunicación Gráfica y Medio Ambiente”, con la exposición de las viñetas (caricaturas) del dibujante español Andrés Rábago, El Roto, y muestras de la obra Photo Clima, editada por Greenpeace, España.

Hicieron duros señalamientos contra la aprobación de proyectos hidroeléctricos en el marco de la conferencia de Antonio Clement, sobre energías renovables.

“No hay monitoreo del respeto o violaciones a la naturaleza por las autoridades y el Gobierno le ha dejado las manos sueltas a las empresas transnacionales promotoras de hidroeléctricas sin considerar los daños”, aseguró Demetrio Miranda de la Asociación de Ambientalistas de Chiriquí. Esperamos que en el caso del PILA ambos gobiernos se pongan de acuerdo en este caso, explicó el ambientalista.

“Pesa más el interés económico de las transnacionales y los gobiernos no han tenido el personal con calidad técnica ni humana para hacer un balance en este tema”, dijo Miranda.

Raúl Montenegro, ambientalista, estuvo de acuerdo con el conferencista Clement de que el caudal ecológico del 10% dejado por las hidroeléctricas de embalse es ínfimo y están matando muchas especies nativas del lugar.

Ese 10% que se deja en la estación seca no alcanza y se necesita mucha más del 50% del caudal para no afectar a las especies, comentó .