Epasa sigue promoviendo hidroeléctricas

Energía seguirá cara en el 2012

EPASA insiste por capricho o intereses de alguien y no por razón en llevarle permanentemente un mensaje pro-hidroeléctrica a sus incautos lectores.

La siguiente nota periodística es un ejemplo inequívoco de esta forma de manipular a la opinión pública, cuando todos sabemos que no es la fuente de generación eléctrica la que define el costo final al usuario.  Las transacciones entre generadoras y distribuidoras son una cosa y el costo al consumidor final es otra cosa.

Desconocemos los intereses particulares por los que EPASA (Panamá América) promueve con tanto afán a las hidroeléctricas por encima de muchas alternativas y la promoción y educación del ahorro y la eficiencia energética.

Que no olvide EPASA que Panamá tiene una interconexión con Centroamérica y tendrá otra con Colombia, que para bien o para mal le proveen energía más cómoda al país en momentos en que pudiera darse una escasez, que hasta el momento está bastante lejos.

Por qué EPASA no ataca las leyes que amparan el asalto que nos hacen las empresas eléctricas en el país.  Ellos saben que allí está el meollo del asunto y no el 2012 cuando nadie se acordará de esta promesa de reducción que nunca llega y nunca llegará, ya que las reglas del libre mercado para un servicio básico siguen firmes sin que ningún político las toque y ellos lo saben.

Finalmente nadie duda que algunas minihidroeléctricas que no detienen el flujo de los ríos pudieran ser factibles en circunstancias de crisis, pero primero el país debe abocarse al ahorro, la eficiencia y las energías alternativas que verdaderamente no destruyen ecosistemas, como sí lo hacen las represas que detienen el flujo de las aguas o en el caso de las grandes represas que verdaderamente son estructurasaltamente dañinas y acaparadoras de recursos nuestros para negociados privados.

Por favor lea abajo lo que dice EPASA, sin mayores argumentos que la creencia en su propia ignorancia, si es que no los mueve otro factor.

Burica Press

———————

ENERGÍA. Disminuirá de precio en el 2012

Electricidad seguirá cara a pesar de baja en el crudo

Elektra y Unión Fenosa señalan que por el momento no habrá una rebaja en el Cargo de Variación por Combustible, ya que en octubre todavía se estará cobrando el sobrecosto de precio de julio y agosto

María De Gracia

PA-DIGITAL

Medidas. Los panameños deben ahorrar energía para disminuir el aumento.

A pesar de que el precio del petróleo ha disminuido, los panameños no verán rebajas en la factura de la energía eléctrica.

“Por el momento es difícil una rebaja en el Cargo de Variación por Combustible (CVC) , ya que en octubre apenas se estará cobrando el cargo de 0.05 centésimos por Kilowatts/ hora por los sobrecostos de julio y agosto”, aseguraron fuentes de Elektra Noreste.

Señalaron que además se debe recordar que de acuerdo con la disposición de la Autoridad de los Servicios Públicos, se está cobrando el CVC prorrateado de abril, mayo y junio, hasta diciembre de este año.

“Todo esto obedece a que se había proyectado para el primer semestre que el precio del búnker sería de 57 dólares, y el precio real alcanzó los 90 dólares”, explicaron.

Por su parte, voceros de Unión Fenosa EDEMET-EDECHI indicaron que esta distribuidora de energía se encuentra en la misma situación que Elektra Noreste en el cobro del CVC, por lo que descartan rebajas por el momento.

En Unión Fenosa manifestaron que en caso de que el búnker se coloque por debajo de los 80 dólares, que fue el precio estimado para este segundo semestre, entonces se hará un crédito al cliente, y se le retribuirá gradualmente en los meses posteriores.

Energía barata.
De acuerdo con la Autoridad de los Servicios Públicos (ASEP), hace unos días se hizo una licitación a largo plazo para contratar energía del 2012 al 2022, para una oferta de 355 Megavatios (MW), lográndose a precios razonables de fuentes hidrícas. Los precios Kilowatts/hora se encontraban entre los 0.10 centésimos y los 0.16 centésimos.

La ASEP señala que esto es un indicador de que para el 2012 la energía eléctrica comenzará a tener un precio más barato, y que no se dependerá de la térmica. Las distribuidoras Unión Fenosa y Elektra coinciden con la ASEP, asegurando que todo indica que al utilizar energía producida por las hidroeléctricas el precio debe ser más barato. La ASEP asegura que con la energía generada por las hidroeléctricas se debe cubrir las necesidades del 2012 al 2022.

La Empresa de Transmisión Eléctrica (ETESA) ha hecho sus pronósticos, logrando detectar que para el 2012 se calcula una demanda moderada de 1,211 MW y una demanda alta de casi 1,307 MW.

GDF Suez en Panamá
El grupo energético francés GDF Suez  anunció ayer que ha logrado un contrato para vender 100 megavatios de potencia de los 115 megavatios que tendrá la futura central hidroeléctrica con tres unidades que va a construir en el río Chiriquí.

El contrato con compañías de distribución, resultado de un proceso de licitación, prevé la adquisición de 6.000 gigavatios durante un periodo de 10 años entre 2013 y 2022, explicó GDF Suez en un comunicado.

La sociedad francesa entró en el mercado energético panameño, por primera vez en  marzo de 2007 con la compra del 51% del capital del complejo de generación termal Bahía Las Minas, con una capacidad instalada de 280 megavatios.

Ahorrar energía y cuidar el planeta

ENERGÍA. MEDIDAS PARA BAJAR EL GASTO ELÉCTRICO, REDUCEN EL CAMBIO CLIMÁTICO.

Ahorrar y cuidar el planeta

La distribución masiva de focos ahorradores es solo una de las estrategias para no gastar tanta electricidad.

Pequeños ajustes en los hábitos hogareños pueden generar una gran diferencia en el gasto de energía.

LA PRENSA/David Mesa
MEDIDAS Los focos de bajo consumo se han convertido en una alternativa casi obligada ante el imparable aumento del costo de la electricidad.

Rosina Ynzenga
rosinaynzenga@yahoo.es

Con la subida del petróleo y el costo de la vida en aumento, solo al cambiar algunos hábitos en la vida cotidiana se puede disminuir el gasto de electricidad. A esta conclusión también ha llegado el Gobierno panameño, que ha comenzado a comprar millones de bombillas energéticas.

Los planes gubernamentales son adquirir cerca de 6 millones de estas bombillos, con un coste que es el equivalente a una décima parte del costo total de construir una planta eléctrica de 60 megavatios.

A BAJAR EL CONSUMO

Un informe divulgado hace un par de semanas en Sao Paulo por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), da cuenta de que un ahorro significativo de energía en la región se conseguiría mediante la reducción del 10% del consumo de electricidad para 2018 mediante la utilización de tecnologías eficientes.

El informe, presentado por el presidente del BID, Luis Alberto Moreno, en la conferencia “Eficiencia energética y competitividad”, especifica que para conseguir esa reducción del consumo, los países de la región tendrían que invertir en conjunto unos 17 mil millones de dólares en bombillos fluorescentes compactos, motores eficientes y otras medidas para alcanzar un ahorro equivalente a unos 143 mil gigavatios hora.

Si no se hacen esas inversiones, la región tendría que construir unas 328 turbinas de gas de 250 megavatios cada una para atender la demanda de electricidad, lo que supondría una inversión calculada en 53 mil millones de dólares, sin contar gastos de operación y combustible.

CAMBIO DE HÁBITOS

El cambio por bombillas de bajo consumo supondrá un ahorro, ya que una bombilla tradicional consume al año si está encendida una media de cinco horas, un total de 182 mil 500 vatios/hora (wh). Sin embargo las de bajo consumo en las mismas condiciones suponen solo un total de 36 mil 500 wh. Esto equivale a un ahorro de un 400% anual en la factura de la electricidad, dicen los expertos.

Con trucos sencillos se puede conseguir abonar menos cada mes en electricidad. Los aparatos electrónicos que funcionan con control remoto y botón de stand by, consumen constantemente energía. Por este motivo, es preferible enchufarlos solo cuando se vayan a usar.

Su gasto energético en esta modalidad es de alrededor de un tercio de la utilizada cuando están encendidos. Lo mismo pasa con los cargadores de los teléfonos móviles.

Es mejor preguntar al momento de comprar un electrodoméstico, cuánto es su nivel de consumo, porque aparatos de características similares pueden suponer para el bolsillo del consumidor hasta un 90% de diferencia en el gasto.

BENEFICIO AMBIENTAL

En el proceso de convertir el petróleo, carbón o gas en fuentes energéticas, se emiten gases que crean el conocido efecto invernadero. Al cambiar los hábitos para bajar el consumo energético, también se está, sin proponérselo, colaborando en atenuar el calentamiento global.

Los mitos del ahorro energético en el hogar

Tanto se ha hablado del ahorro energético, que hay mitos sobre este tema. Muchas personas creen que descongelar el frigorífico supone un gran gasto de electricidad, pero los expertos consideran que es recomendable hacerlo al menos dos veces al año para evitar las capas de hielo.

Otros afirman que encender la plancha para poca ropa consume menos energía que si es se hace para muchas prendas de vestir. Una creencia que no se ajusta a la realidad, ya que este electrodoméstico gasta mayor cantidad de electricidad cuando se enciende. Por ese motivo, los expertos aconsejan solo planchar cuando se tiene una gran cantidad de ropa. Otro de los mitos es que una cocina eléctrica es más económica que una de gas.

Algo que no es cierto, ya que el gas supone un consumo de una cuarta parte que una eléctrica. Sorprendentemente, las plantas pueden suponer un ahorro, ya que la vegetación exterior ayuda a mantener el ambiente más fresco y da sombra, lo que reduce el calor y por lo tanto el constante uso del acondicionador de aire.

Parque eólico sobre un bosque protegido

SANTA FE DE VERAGUAS.

Cuestionan proyecto de energía eólica

CORTESÍA/Sociedad Audubon
EN RIESGO. Vista del Parque Nacional Santa Fe.

José Arcia
jarcia@prensa.com

La construcción de un proyecto eólico en el Parque Nacional Santa Fe es la nueva preocupación de grupos ambientalistas, que afirman que será construido en un área protegida y en un lugar distinto al que se indica en el estudio de impacto ambiental aprobado por la Autoridad Nacional del Ambiente.

VERAGUAS. anam verificará información de estudio de impacto ambiental.

Malos vientos en reserva natural

Grupos ambientales cuestionan un proyecto eólico en el Parque Nacional Santa Fe.

El proyecto se desarrollaría en una zona distinta a la señalada en el estudio de impacto ambiental.

CORTESÍA/Sociedad Audubon
ÁREA PROTEGIDA. El Parque Nacional Santa Fe fue creado en 2001 y tiene 72 mil 636 hectáreas.

José Arcia
jarcia@prensa.com

Un proyecto eólico en el Parque Nacional Santa Fe, en la provincia de Veraguas, preocupa a los grupos ambientalistas.

Rosabel Miró, directora de la Sociedad Audubon de Panamá; y Raisa Banfield, directora del Centro de Incidencia Ambiental (Ciam), aseguraron que ambas organizaciones analizaron el estudio de impacto ambiental aprobado por la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) en julio de 2007, y encontraron “irregularidades”.

La primera está relacionada con la ubicación del proyecto, que desarrolla la empresa Santa Fe Energy.

De acuerdo con el estudio de impacto ambiental, se construirá en cerro Tute y cerro Delgadito, pero el mapa de ubicación que adjuntó la empresa en ese mismo estudio señala que el proyecto se desarrollará en el cerro Cabeza de Toro.

La Sociedad Audubon analizó los límites del Parque Nacional y determinó que los tres cerros están dentro, pero solo los dos primeros tienen áreas intervenidas por el ser humano.

La preocupación de los grupos ambientalistas radica en que, según el mapa, se está eligiendo al cerro Cabeza de Toro para desarrollar el proyecto, y esta es una zona boscosa.

De acuerdo con el estudio de impacto ambiental, la empresa necesita unos 25 kilómetros cuadrados para la infraestructura del parque eólico. Esto incluye, entre otras cosas, la construcción de una carretera que comunicará las 40 torres aerogeneradoras.

William Adsett, directivo de Audubon, también ha estudiado el tema y resalta que un estudio de 2003 del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo recomendó crear un parque eólico en cerro Tute, porque de ese lugar ya hay evaluaciones ambientales.

Para Adsett es inadmisible que se desarrollen proyectos energéticos en áreas protegidas y boscosas, y pidió realizar estudios ambientales correctos.

VERIFICARÁN ESTUDIO

El director de Evaluación de la Anam, Bolívar Zambrano, dijo que se inició una revisión del estudio de impacto ambiental, tomando en consideración lo planteado por Audubon y Ciam. Ambas partes se reunieron hace dos semanas.

Además, dijo Zambrano, se tiene programada una gira al área del proyecto, pues las inspecciones que se realizaron para la aprobación del estudio determinaron que eran áreas intervenidas. Ahora se busca corroborar la información que se presentó en el estudio de impacto ambiental y los planteamientos de los grupos ambientalistas.

Roberto Moreno, presidente de la empresa, negó por su parte que el proyecto se quiera desarrollar en el cerro Cabeza de Toro, y aclaró que se construye en las faldas del cerro Tute y cerro Delgadito.

Para el empresario, es probable que haya confusión sobre la ubicación, pero “estamos haciendo unos planos más detallados para aclarar las dudas”.

Según Moreno, el área de concesión entregada por la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos abarca 2 mil 780 hectáreas.

Además, el parque eólico está incluido en la lista de la Anam de proyectos que califican para recibir créditos de carbono, debido a que generaría “energía limpia”.

Para los grupos ambientalistas, sin embargo, un proyecto de energía limpia mal diseñado, terminaría siendo más dañino que uno contaminante.

No quieren minas en los bosques de Panamá

cambio de accionistas.

Ambientalistas protestan contra empresa minera

El pasado martes se hizo oficial el cambio de nombre de Minera Petaquilla: ahora se llama Minera Panamá.

LA PRENSA/ Eric Batista
Unos 25 ambientalistas se manifestaron.

José Arcia
jarcia@prensa.com

Ambientalistas protestaron en la tarde del martes pasado en contra del proyecto minero que se desarrolla en Cerro Petaquilla.

La manifestación se hizo frente al hotel Miramar, en donde se llevaba a cabo el cambio de nombre de la empresa y también la salida de los accionistas panameños de la antigua Minera Petaquilla S.A. que pasó a ser Minera Panamá, y con capital solo canadiense.

“Encima de que destruyen nuestro ecosistema, utilizan el nombre del país”, se quejó Raisa Banfield , vocera de los ambientalistas.

Desde las 5:00 p.m., y por tres horas, los ambientalistas gritaron consignas en contra de la minería. Mientras la nueva empresa hablaba de su compromiso ambiental, los ecologistas abogaban por los recursos naturales del país y porque se valore su biodiversidad.

Lo que dejó la Bienal de Arte sobre la Zona del Canal

BIENAL.

La memoria de la Zona del Canal

Patricia Pizzurno
opinión@prensa.com

Explorar la memoria de la Zona del Canal fue el propósito de la Octava Bienal de Arte de Panamá, un ejercicio a todas luces singular y oportuno en momentos que se están agotando las generaciones que vivieron –y sufrieron– la zona-enclave, mientras conviven con otras que escasamente han oído hablar de ella y carecen del imaginario de la ciudad fracturada.

Con el sugestivo título “El dulce olor a quemado de la historia” la curadora de la Octava Bienal, la mexicana Magali Arriola, se propuso rescatar y, en ocasiones construir, el imaginario urbano del enclave, a través de la obra de artistas que habían mantenido contacto con la realidad zonian y otros que ni siquiera tenían conocimiento de su existencia.

Sin lugar a dudas, se trataba de una labor difícil de acometer en un medio como el nuestro, donde la jerarquía indiscutible de la inmediatez deslegitima los escenarios pasados. Diecisiete artistas entre extranjeros y nacionales con trayectorias muy diferentes, se dieron cita en la Bienal de Panamá para incursionar en un tema –tan cercano o tan lejano– como la Zonal del Canal.

De la mano de los infatigables Walo Araújo y Mónica Kupfer la Bienal puso en marcha, por primera vez, el ambicioso plan de conjugar arte y memoria con el fin de llegar, no sólo al más amplio abanico posible de panameños en diferentes espacios, sino también de cerrarle las puertas al olvido tendiendo un puente entre “aquella Zona extranjera” y “esta Zona nuestra” que se planificó como una ciudad jardín y que, a veces, resulta difícil de reconocer en medio de corredores, torres e intervenciones de dudoso gusto pero de comprobada rentabilidad.

La Universidad de Panamá recibió a los más destacados estudiosos, entre los que se destacan figuras nacionales y extranjeras como los esposos Reese, Charlotte Elton, Roger Trancik, Sam Sweeny Eduardo Tejeira Davis, Álvaro Uribe, Almyr Alba, Kurt Dillon, Luis Pulido Ritter, Raisa Banfield, Félix Durán y Walo Araújo, quienes en tres sesiones maratónicas nos revelaron los diferentes rostros de este universo paralelo al nuestro que, recién y a duras penas, comenzamos a imaginar como parte integrante de nuestra ciudad.

Fueron principalmente los estudiantes de las facultades de Humanidades y Arquitectura quienes capitalizaron esta oportuna relectura, que se completó con una exposición de fotografías de la Zona del Canal en la galería Manuel E. Amador de la Universidad y con una visita guiada a la Ciudad del Saber, una base militar reconvertida.

El resultado de esta feliz iniciativa pluridireccional fue la confirmación de que la zona que coexiste en la memoria de quienes la vivieron, en la narrativa de la ciudad fracturada y en el imaginario colectivo, también puede y debe ser repensada a través del arte. Esta exposición plagada de simbología, rescata de múltiples maneras para los panameños la ambivalencia de una Zona amada–odiada, nuestra–ajena, rechazada–aceptada y nos invita a hacer el ejercicio de una relectura visual y conceptual.

Para aquellos que no tuvieron la oportunidad de asistir a las conferencias pronunciadas en la Universidad ya no hay marcha atrás y sólo queda esperar la publicación de las mismas. Sin embargo, aún están a tiempo para ser parte de esta fiesta panameña pues las obras permanecerán expuestas en el Museo de Arte Contemporáneo y las fotografías en la Galería Manuel E. Amador de la Universidad de Panamá hasta el 21 de octubre. Sin olvidar que el regreso de Brooke Alfaro como pintor, también figuró en la agenda de la Octava Bienal y que sus obras se hallan en el Museo de la Biodiversidad.

Me confieso sorprendida por este esfuerzo ciclópeo que asumieron los responsables en un medio como el nuestro donde todo cuesta el doble. Por eso quiero felicitarlos por la organización, por la calidad del evento, por demostrar que sí se pueden hacer las cosas bien y, finalmente, por esta interesantísima relectura de viejos territorios y de viejos y nuevos tiempos que nos obliga a explorar una zona que ya es nuestra.

La autora es docente universitaria

Sobre el ataque de ANAM a tribunales éticos

EL MALCONTENTO.

Trinchera ante el ‘desarrollo’

Paco Gómez Nadal
paco@prensa.com

Los tribunales de conciencia suelen ser más escrupulosos que los de los Estados. Saben los miembros de esos tribunales éticos que serán acusados siempre de estar parcializados, de ser más políticos que legales.

Los ataques contra este tipo de tribunales –tan necesarios para la sociedad civil– provienen de los que aseguran que la justicia ordinaria es como aséptica, que no tiene ni defiende intereses sino que aplica la legislación vigente sin hacerse más preguntas que las que indican los códigos bendecidos en nuestros parlamentos.

Hay tanto que cuestionar a la autodenominada justicia que parece una broma cuando se ataca a los “otros” tribunales. Defiendo los tribunales parcializados, siempre que lo sean a favor de las ciudadanas y de los ciudadanos, siempre que estén dispuestos a cuestionar con dureza a los poderes políticos y económicos (¿no son los mismos?), mientras defiendan la dignidad y pertinencia de la justicia ética frente a la doble moral del legalismo vigente.

Argumenta el sesudo director de Asesoría Legal de la ¿Autoridad Nacional del Ambiente?, Harley Mitchell, que el Tribunal Latinoamericano del Agua –que dictó sentencia contra Panamá hace unos días– se extralimitó en sus funciones y que además fue más allá de tratar los temas que tienen que ver con seguridad en el acceso al agua y sobre la “salud” de los ecosistemas hídricos.

Claro señor Mitchell, cómo se le ocurre al Tribunal preocuparse por los derechos humanos de las personas en Panamá, es una osadía terrible. Estos jueces de conciencia deberían limitarse a imitar a la Anam y preocuparse solo de los intereses de los inversionistas y de camuflar los atropellos con dictámenes aparentemente legales, pero realmente nada justos.

La condena del Tribunal del Agua a Panamá tiene que ver con las hidroeléctricas que construyen AES Changuinola en Charco La Pava (Chaguinola) y Empresas Públicas de Medellín en el río Bonyic. Y habla del uso excesivo de la fuerza por parte de los gorilas –perdón, policías– que paga AES para controlar a unos indígenas que no están en contra del llamado “desarrollo”, sino que piden que no los estafen con la reubicación y con las compensaciones económicas.

Es un tema de largo aliento y que es clave porque del triunfo o del fracaso de estas pequeñas comunidades depende en buena parte el futuro ambiental y humano del interior del país. Si las tesis de las empresas –especialmente, de la hipócrita AES– y de la Anam –que está muy orgullosa de haber impuesto una multa de 10 mil dólares a la inmensa compañía– se imponen, se habrá sentado un antecedente terrible para el resto de megaproyectos que se planean en el país en sectores como el hidroeléctrico, la minería, la palma aceitera, la pesca a gran escala o las grandes infraestructuras más o menos públicas.

Personalmente, en este caso me importa menos el ambiente que las personas, aunque los dos están amenazados. Y me preocupa que los campesinos afectados, con ayuda de organizaciones ambientales, tengan que recurrir a la opinión pública internacional para presionar al Gobierno en lugar de contar con la solidaridad de sus compatriotas. Es decir, decenas de ellos pasaron semanas acampados en la Plaza Catedral en actitud no violenta para tratar de despertar la conciencia nacional, pero las muestras de solidaridad que lograron fueron apenas individuales.

¿Dónde está el denominado Frente Nacional por la Defensa de los Derechos Económicos y Sociales (Frenadeso) o cuándo se manifiestan los activistas de la Red Democracia Ciudadana para mostrar su apoyo a esta causa tan estratégica para el futuro del país?, tanto como el precio de la canasta básica, los salarios o las nuevas leyes de in–seguridad ciudadana…

Si algo hay que lograr es interconectar las luchas, entender que ninguna es un caso aislado, que todas tiene que ver con la disminución de los derechos civiles y de los mecanismos de participación ciudadana en la gestión del país.

¿Hace falta que el Tribunal Latinoamericano del Agua nos recuerde que en el país se están violando los derechos humanos?, ¿no es evidente que es un atentado contra las garantías constitucionales que en Panamá la Policía ‘alquile’ agentes a las empresas privadas para proteger sus camiones de Coca Cola o sus obras en el interior?, ¿no salta a la vista que la mala distribución de la riqueza debería hermanar a trabajadores de la ciudad y a campesinos y jornaleros?… En fin, ¿no es urgente la creación de una plataforma ciudadana más amplia donde diferentes tendencias políticas y diferentes causas converjan en defensa de lo que queda de este hermoso país? Los políticos no van a defenderlo, le toca a las ciudadanas y ciudadanos.

[Cuando las fronteras son ciertas el camino tiene sentido. C., tan enemigo de los trazos divisorios en los mapas, busca sus homólogas en los versos de Víctor Ortiz Partida. “Es difícil el comienzo. Entre cuatro paredes no puedo decir nada: mi alfabeto se mojó, el relámpago no alumbra y el mapa que me guía es falso, pero tiene fronteras de verdad”. Para la revolución de C. no hacen falta mapas, pero sí rayos y alfabetos secos para prender el fuego que ilumine y nos libre de las cegueras].

El autor es periodista

Minería destruirá más de 3 mil hectáreas de bosque

MINAS ACABARÁN CON 3,160 HECTÁREAS DE BOSQUE

Rafael E. Berrocal y Mónica Palm
Unidad de Investigación
investigacion@prensa.com

Las consecuencias ambientales del proyecto minero Petaquilla, ubicado en el distrito de Donoso, en Colón, son mucho más amplias de lo que hasta ahora se ha podido dimensionar. Ya no son 160 hectáreas de bosque las afectadas, como se anunció en principio, sino 3 mil hectáreas más entre los dos proyectos: oro y cobre.

Estudios que manejaba el consorcio de empresas Minera Petaquilla S.A., antes de su separación por diferencias administrativas y económicas, ponen al descubierto información que hará incrementar los niveles de alerta de los grupos ambientalistas del país.

Solo en la mina de oro que pertenece al grupo de empresarios panameños, liderados por Richard Fifer bajo la compañía Petaquilla Gold, la afectación del área boscosa en la reserva forestal del distrito de Donoso, en Colón, es de 160 hectáreas.

Aquí el daño ya está hecho. La mina se encuentra en su fase final de construcción, según informó recientemente el representante legal de la empresa, José Gabriel Carrizo.

El estudio de impacto ambiental presentado por Petaquilla Gold advierte entre líneas que “se darán cambios en la composición de la fauna del lugar y se darán desvíos de quebradas”. De las 160 hectáreas de bosque que se intervinieron para esta mina, el 80% perdió la cobertura boscosa y el 100% no tendrá la capacidad de mantener la biodiversidad original.

La vegetación del área ha quedado totalmente eliminada según muestran las últimas fotografías de la zona y las tinas de relave donde se depositará todo el material contaminado con cianuro luego del proceso de refinación de oro. Petaquilla Gold evitó hacer comentarios esta semana sobre el tema y el impacto que están causando en el lugar, mientras que la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) espera que la Corte ratifique el fallo en contra de la advertencia de ilegalidad interpuesta por la minera para entonces continuar el proceso administrativo y decidir el cierre o no de la mina .

Paralelamente, el Centro de Incidencia Ambiental (Ciam) mantiene una denuncia penal en contra del viceministro de Comercio Interior, Manuel José Paredes, por no haber obligado a Petaquilla Gold a cumplir con la presentación del Estudio de Impacto Ambiental (EIA) antes de iniciar la construcción de la mina, como lo establece la resolución No. 2005-175 del Ministerio de Comercio e Industrias.
Alto impacto

Pero lo peor está por venir y hasta ahora no hay indicios de que la maquinaria de la empresa se detendrá.

Los primeros estudios de la mina, antes de sufrir la separación entre los accionistas panameños y canadienses, revelan que en la operación de cobre las consecuencias serán más drásticas: la mina de oro solo representa el 5.3% del área que afectará el desarrollo de la mina de cobre.

En total, se ha programado que se intervendrán 3 mil hectáreas en el desarrollo de la mina de cobre a cargo de Petaquilla Copper, cuyos dueños únicos son ahora las empresas canadienses Inmet y Teckcominco. El proyecto ha tenido diferencias con Anam, de la misma forma que lo tiene la mina de oro.

En este caso, la institución ha advertido que Petaquilla Copper ha hecho exploraciones fuera de los límites de la concesión en la que el Gobierno les otorgó derechos sobre 13 mil 600 hectáreas. Inmet, accionista mayoritario de Petaquilla Copper, confirmó que el área que intervendrán en el lugar es de 3 mil hectáreas.

Para la minera el daño puede ser compensado con algunas medidas que están evaluando. “En cualquier zona donde se corten árboles, existe la obligación de replantar el doble de las hectáreas. También se contempla la posibilidad de establecer un área protegida junto con Anam, lo cual estamos definiendo en este momento”, dijo Inmet.

Sin embargo, la compañía aceptó que no ha podido determinar con exactitud cuáles serán los daños directos a esta zona considerada uno de los pocos refugios naturales que quedan en el país y parte del Corredor Biológico Mesoamericano. Petaquilla Copper informó que en estos momentos se encuentran en la elaboración del estudio de impacto ambiental “para determinar los posibles impactos del proyecto de cobre, a fin de establecer las medidas de mitigación necesarias”.

La empresa también aseguró que no empezará la construcción de la mina hasta tener el estudio aprobado por la Anam, aunque sí adelanta los estudios del diseño de la ingeniería y el de factibilidad económica del proyecto minero. En el caso del proyecto de oro no se esperó la aprobación del estudio de impacto ambiental, algo que tiene alarmados a los grupos ambientalistas como la Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza (Ancon) y el Ciam.

Fotografías recientes de La Prensa revelan que los trabajos de exploración de Petaquilla Copper también contemplan deforestación de la vegetación del lugar.

En el área ya se ha introducido parte de la maquinaria pesada y se han abierto carreteras para llegar hasta algunas de las partes donde se montará la planta de refinación de cobre.
Empresas se separan tras diferencias internas

Desde noviembre de 2007 existían diferencias entre los accionistas panameños y canadienses en el consorcio Minera Petaquilla S.A. Inmet ya había decidido participar en el proyecto de cobre, pero tuvo que salir a aclarar que no tenía relación alguna con los señalamientos hechos por la Anam de daños ambientales y falta de permisos.Los problemas se agravaron cuando los accionistas panameños, liderados por Richard Fifer, entablaron un proceso de arbitraje aduciendo que Teckcominco, una empresa aliada de Inmet y que tenía la responsabilidad operativa del proyecto, había incumplido su contrato. En medio del proceso se hicieron auditorías internas que ampliaron las diferencias entre las partes.

Los canadienses encontraron gastos alterados y contratación de personal con salarios astronómicos. Ninguna de las partes quiere hablar de la auditoría, pero Inmet decidió lanzar una oferta de compra por el total de las acciones de Minera Petaquilla S.A., holding de Petaquilla Copper, poniendo a los accionistas panameños fuera de esta parte del negocio.Inmet dijo que está pagando 2.20 dólares por acción. Con la transacción Inmet será el dueño del 74% de las acciones de Petaquilla Copper, y su aliado Teckcominco quedará con el 26% restante.

76 mil hectáreas de más

Las dimensiones son tan vastas, que no dejan indiferente a nadie.

Minera Petaquilla tiene hoy seis solicitudes para extraer minerales metálicos en áreas aledañas a su actual concesión, en las comunidades de Coclé del Norte, San José del General y Miguel de la Borda, en la provincia de Colón, y El Harino y Piedras Gordas, en Coclé.

Las seis solicitudes, en conjunto, suman poco más de 76 mil hectáreas. Si la Dirección de Recursos Minerales del Ministerio de Comercio e Industrias (Mici) aprueba estas solicitudes, la concesión de Petaquilla será ya no de 13 mil 600 hectáreas (como está en su contrato ley original), sino de 89 mil 655.431 hectáreas.

Esa superficie es tres veces mayor a la de la ciudad de Panamá, y casi 18 veces la de San Miguelito. Madrid y París, juntos, no superan en tamaño lo que sería la concesión (ampliada) de Minera Petaquilla.

Una de estas solicitudes es para el uso de 20.7 hectáreas en la costa colonense, frente al mar Caribe.

Las seis solicitudes son para la exploración de minerales metálicos (oro y otros) y su trámite se encuentra en diferentes etapas, dentro de la Dirección de Recursos Minerales: tres solicitudes fueron declaradas elegibles; dos están en evaluación, y una está en “borrador de elegibilidad”. Fueron presentadas entre 1994 y 2005.

Dos de estas solicitudes se encuentran “inactivas” desde 2006, por lo que están en proceso administrativo de “cancelación”, informó el viceministro de Comercio Interior, Manuel Paredes.

Hay una séptima solicitud minera, esta vez presentada por Adrian Resources, una afiliada de Petaquilla. La solicitud de Adrian Resources es por 11.1 hectáreas y está en etapa de “elegible”.

Pese a que las seis solicitudes en las que Minera Petaquilla pide más tierras están colocadas en la página de internet del Mici, Inmet –la nueva dueña de Petaquilla Coopers– dijo no tener “ningún interés” en ampliar la concesión.

“Minera Petaquilla no ha solicitado concesiones adicionales al Gobierno en este instante”, remarcó la empresa.

No obstante, Inmet reconoció que unas mil hectáreas de las 3 mil que quiere desarrollar se encuentran fuera de los límites de la actual concesión, “por lo que tendremos que solicitar el uso de esos terrenos”.

El contrato ley entre el Estado y Minera Petaquilla le otorga a la empresa el “derecho” de adquirir, arrendar o usufructuar aquellas tierras estatales “dentro o fuera del área de concesión”, que sean necesarias o útiles para el desarrollo del proyecto.
Efectos declarados

.PETAQUILLA GOLD: La mina de oro tendrá un período de operación de 12 años.

.PREVISIÓN: La recuperación del área boscosa será parcial.

.DAÑOS DIRECTOS: Contaminación por aguas servidas y cambios de hábitat en especies protegidas.

.PETAQUILLA COPPER: Admite que solo una parte de las 13 mil 600 hectáreas que afectará podrán recuperarse.

.PROMESA: La empresa promete no iniciar la construcción hasta que el estudio de impacto ambiental sea aprobado.