La complejidad del manejo integrado de los recursos

Las implicaciones de la complejidad para el manejo integrado de los recursos

Pahl-Wostl, C.1

1Institute of Environmental Systems Research, University of Osnabrück, Germany

El manejo integrado de los recursos ambientales es una actividad útil con el objetivo de mantener y mejorar el estado de un recurso ambiental afectados por las actividades humanas. En muchos casos los objetivos diferentes están en conflicto y el concepto de “integrado” indica claramente que la gestión de los recursos debe abordarse desde una perspectiva amplia, teniendo todas las posibles ventajas y desventajas y las diferentes escalas en el espacio y el tiempo en cuenta.

Sin embargo, estamos aún lejos de la puesta en práctica de la gestión integrada de los recursos teniendo plenamente en cuenta la complejidad de la tecnología de los sistemas de medio ambiente. La tradición de la gestión de los recursos y de hacer frente a los problemas ambientales se caracteriza por un mando y el control de enfoque. La creciente toma de conciencia de la complejidad de los problemas ambientales y humanos de la tecnología de los sistemas de medio ambiente ha desencadenado el desarrollo de nuevos enfoques de gestión.

El Manejo Integrado de Recursos Naturales es una tarea compleja

El Manejo Integrado de Recursos Naturales es una tarea compleja. Reserva de la Biósfera Panamá en Bocas del Toro.

De allí la la importancia de centrarse en la transición a los nuevos paradigmas de gestión basado en la idea de que los sistemas de gestión son complejos sistemas adaptativos, donde es neceario proporcionar argumentos para la función de los procesos de aprendizaje social y la necesidad de desarrollar métodos de combinación de enfoques duros y blandos de análisis de sistemas.

El análisis de sistemas blandos se centra en la importancia de las percepciones subjetivas y la realidad construida socialmente. Los métodos blandos y los sistemas del grupo modelo de técnicas de construcción son muy comunes en la gestión de la ciencia, donde el principal objetivo de la gestión ha sido siempre el sistema social.

La gestión de los recursos es todavía muy lento para realizar ese tipo de innovaciones que deben seguir como una consecuencia lógica de la adopción de un enfoque de manejo integrado del recurso.

El manejo integrado de recursos hídricos se usa como ejemplo para proporcionar evidencia de la necesidad de poner en práctica manejo participativ y adaptativo que puedan hacer frente a la creciente incertidumbre derivada de los rápidos cambios de las condiciones socioeconómicas y mundial y el cambio climático.

Referencias:

Pahl-Wostl, C. (2007, May). The implications of complexity for integrated resources management. Environmental Modelling & Software, 22(5), 561-569. Retrieved November 8, 2008.

Gottret, M. A. V. N. and D. White. 2001. Assessing the impact of integrated natural resource management: challenges and experiences. Conservation Ecology 5(2): 17. [En línea] URL: http://www.consecol.org/vol5/iss2/art17/.

Anuncios

Más verde en las ciudades, menos desigualdad social

Más verde, menos desigualdad

Hojas

Cuanto más grande el espacio verde, mejor, dicen los científicos.

Los espacios verdes, aunque sean pequeños, pueden contribuir a disminuir la brecha entre ricos y pobres, señalan investigadores de dos universidades escocesas.

Incluso, dicen los científicos, los parques chicos en el corazón de la ciudad pueden protegernos de enfermedades coronarias, porque contribuyen a reducir el estrés y a estimularnos a hacer ejercicio.

El estudio, publicado en la revista especializada The Lancet, comparó información sobre cientos de miles de muertes y las contrastó tomando en cuenta los espacios verdes que existían en diferentes zonas.

Los municipios deben incorporar más parques para mejorar el estado de salud de los habitantes de las ciudades, recomendó el informe.

En todo el Reino Unido hay desigualdades en términos de salud relacionadas con el nivel de ingresos y pobreza, categorías que se ven reflejadas en los distintos estilos de vida, en la dieta y -en algunos casos- en el acceso a la salud.

Esto significa que la gente que vive en zonas pobres es más proclive a estar menos saludable y morir -por ende- más temprano.

Sin embargo, los científicos descubrieron que vivir cerca de un parque o un bosque reduce estas diferencias, más allá de la clase social.

Cuando se analizaron los récords de más de 360.000 personas fallecidas entre 2001 y 2005, se hizo evidente que incluso los espacios verdes diminutos producían una diferencia considerable en cuanto al riesgo de sufrir enfermedades fatales.

Más verde

El cambio fue más marcado en el área de enfermedades coronarias, lo cual hace pensar que la presencia de espacios verdes actúa como estímulo para que la gente haga más ejercicio.

Las implicaciones de este estudio son claras, los entornos que promueven el bienestar pueden llegar a ser cruciales en la lucha por reducir las desigualdades
Estudio publicado en The Lancet

Además los científicos Richard Mithchell de la Universidad de Glasgow y Frank Popham de la Universidad de St. Andrews, añaden que otras investigaciones indicaron que el contacto con la naturaleza también ayuda a disminuir la presión arterial, y quizás contribuya a una recuperación más rápida después de una operación quirúrgica.

“Las implicaciones de este estudio son claras, los entornos que promueven el bienestar pueden llegar a ser cruciales en la lucha por reducir las desigualdades”, dice el estudio.

Ambos investigadores urgieron a las autoridades a crear más espacios verdes para mejorar la salud y promover el bienestar de la población.