Informe UNESCO 2009 sobre el Parque Nacional Coiba

INFORME DE LA UNESCO 2009 SOBRE EL PARQUE NACIONAL COIBA

Traducción

Isla de Coiba, cerca de la estación científica y administración del Parque Nacional Coiba

Isla de Coiba, cerca de la estación científica y administración del Parque Nacional Coiba. Foto: Scott Ableman

Parque Nacional Coiba y Zona Especial de Protección Marina (Panamá) (N 1138 rev)

Fecha de inclusión en el listado del Patrimonio Mundial

2005

Criterios

(ix) (x)

Fecha de inclusión en el listado de Patrimonio Mundial en Peligro

N/A

Ayuda Internacional

N/A

Fondos extraordinarios de la UNESCO

Monto total otorgado a la propiedad: USD350,000 (Planificación de Manejo, instalación de boyas de amarre para botes de buceo, trabajo con las comunidades locales, edificio de capacitación, plan de uso público, mejorar el entendimiento de las medidas legales de protección entre los interesados).

Misiones previas de monitoreo

N/A

Principales amenazas identificadas en reportes previos.

N/A

Asuntos actuales relacionados con la conservación

El Centro de Patrimonio Mundial recibió informes de las comunidades ONG sobre el cambio que se le había hecho a la protección legal de la Zona Especial de Protección Marina (SZMP) en el año 2008, el cual la dejaba vulnerable a las actividades de pesca de tuna industrial. Después de un intercambio de correspondencias entre la Parte Estatal y el Centro de Patrimonio Mundial, y seguido a una intensa campaña de relaciones públicas realizada por la sociedad civil panameña, los cambios que afectaban a la propiedad fueron revertidos en abril del año 2009.

El Centro de Patrimonio Mundial participó en la evaluación final que se le realizase al proyecto de la Marina del Pacífico Este Tropical de 5 años en abril de 2009 en la Ciudad de Panamá, ocasión en que tuvieron la oportunidad de revisar el estado de conservación de la propiedad detalladamente, en presencia de representantes de la Agencia Nacional del Ambiente (ANAM), y la Agencia Nacional de Pesca (ARAP), responsables por el manejo del Parque Nacional y de la Zona Especial respectivamente, y ante varias ONG nacionales e internacionales de conservación.

Los participantes reconocieron lo exitoso del desarrollo del plan de manejo participativo para el Parque Nacional Coiba recientemente adoptado, y el establecimiento de un Comité de Manejo de los Múltiples Interesados para el Parque. También los participantes hicieron notar que la propiedad se encontraba en vías de obtener reconocimiento institucional, señalando en particular, el nuevo sitio de investigación financiado por la Agencia Nacional de Ciencia y Tecnología.

La preocupación más inmediata que señalaron los participantes fue la de la presencia de la manada de Ganado silvestre que ha permanecido en la Isla desde que la prisión en la isla fuese clausurada en el año 2007. Su población (estimada en 3000) va en aumento, y son la causa de una vegetación nativa toda pisoteada, la deforestación, y la erosión significativa del suelo.

Debido a las fuertes lluvias que típicas en el área, el suelo es lavado hacia el mar, dando como resultado una importante carga y sedimento, que resultan ambas altamente detrimentes para el ecosistema de corales que se encuentran en las aguas que rodean la isla. Existen conflictos de jurisdicción entre los departamentos gubernamentales con respecto a la responsabilidad de tratar con la remoción de estos animales. La presencia continua de estos animales en la isla está impactando severamente el Valor Universal Satisfactorio de la propiedad, tanto del ecosistema terrestre, como del marino. Si este problema no se resuelve prontamente, el nivel del impacto podrá muy probablemente crecer hasta el punto de convertirse en un peligro determinado para la propiedad.

El Centro de Patrimonio Mundial también tuvo conocimiento sobre varias grandes propuestas que se han hecho para desarrollar marinas y un centro de actividad residencial a lo largo de la costa opuesta a la propiedad. A pesar de que nada ha sido aún aprobado al respecto, dado las tendencias del pasado de desarrollar intensamente la zona costera a lo largo de la costa Pacífica del país vecino Costa Rica, lo que va en aumento en Panamá, es muy probable que el área costera opuesta a la propiedad sea altamente desarrollada en el futuro, tal como se ha previsto.

Los riesgos emanarán de una variedad de fuentes, incluyendo entre otros: i) los nutrientes y otras cargas de contaminación que lleguen al agua durante la fase de construcción, más los desechos eventuales que lleguen a las aguas del mar; ii) la presión por el uso de naves de placer y pesca deportiva en el Parque Nacional y la Zona Especial; iii) los posibles derrames que puedan resultar del combustible utilizado; y iv) el aumento de la presión ejercida por el desarrollo de infraestructuras turísticas dentro de la propiedad que complementen aquellas que se desarrollan en tierra firma.

A fin de salvaguarda el Valor Universal Satisfactorio de la propiedad y sus condiciones de integridad ante tales posibilidades, la Parte Estatal deberá realizar la evaluación de impacto ambiental de toda la zona costera con potencial de desarrollo. Basado en los resultados que se obtengan, se podría estar en posición de establecer si se debe o no llevar a cabo el desarrollo de algún sitio en específico. En el último de los casos, la evaluación proporcionaría justificación técnica para imponer límites estrictos a la naturaleza y/o extensión del desarrollo, insistiendo por ejemplo, en la distancia que deberá existir desde la zona costera, y en mejores prácticas para el manejo del tratamiento de aguas y sólidos de desecho.

También se motiva a la Parte Estatal para que desarrolle mecanismos financieros innovadores que respalden el monitoreo efectivo y el control de las actividades dentro de la propiedad que serán necesarios bajo la luz de un aumento en las presiones eventuales que puedan surgir por el desarrollo de la costa. Los participantes a la reunión también mostraron preocupación por la continua ausencia de un plan de manejo para la Zona Especial de Protección de la Marina. Cuando no existe tal plan, por lo general las actividades de pesca son pobremente reguladas, siendo las prácticas de pesca abierta contrarias a la conservación del Valor Universal Satisfactorio de la propiedad, y de su integridad.

Se propuso un borrador para un plan de manejo, pero este fue rechazado por el Comité de Manejo de la Zona Especial por considerarlo que permite demasiado.

La versión final del plan debe asegurar que los valores por los cuales se incluyó la propiedad dentro del Listado de Patrimonio Histórico sean efectivamente protegidos de una forma perpetua.

Fuente: Alianza para la Conservación y el Desarrollo (ACD)

Anuncios

Informe de la UNESCO 2009 sobre el Parque Internacional La Amistad (Panamá-Costa Rica)

INFORME DE LA UNESCO 2009 SOBRE EL PARQUE INTERNACIONAL LA AMISTAD EN COSTA RICA Y PANAMÁ

Traducción

Reservas Cordillera Talamanca-La Amistad / Parque Nacional La Amistad (Costa Rica / Panamá) (N 205 Bis)

Foto: Cortesia - BiodiversidadPanama. Sitios de Represas en la cuenca del Rio Changuinola, Panamá

Sitios de Represas en la cuenca del Rio Changuinola, Panamá. Al fondo el Parque Internacional La Amistad en Panamá. Foto: BiodiversidadPanama.


Fecha de inclusión en el listado del Patrimonio Mundial

1983, extendido 1990

Criterios

(vii) (viii) (ix) (x)

Año de inclusión en el listado de Patrimonio Mundial en Peligro

N/A

Ayuda Internacional

N/A

Fondos extraordinarios de la UNESCO

N/A

Misiones previas de monitoreo

Febrero 2008: Centro de Patrimonio Mundial / Misión de monitoreo reactivo de la IUCN

Principales amenazas identificadas en reportes anteriores.

a) Construcción y efectos relacionados con las represas hidroeléctricas cerca a la Propiedad en Panamá, (mayor presencia humana cerca de la propiedad, interrupción del corredor migratorio de especies acuáticas);

b) Intrusión (asentamientos, fincas ganaderas).

Asuntos actuales relacionados con la conservación

El Centro de Patrimonio Mundial recibió el informe de la Parte Estatal de Costa Rica el 27 de febrero de 2009. La Parte Estatal indica que las preocupaciones que existen sobre la presencia de ganado en la propiedad son pocas en el lado Pacífico, pero que existen problemas que van en aumento en lo que se refiere a la costa del Caribe debido a que las fronteras de la agricultura se han extendido al haber sido promovido por los grupos indígenas, y otros colonos, originándose en parte algunas desde Panamá.

La Parte Estatal de Costa Rica informa que los esfuerzos que han puesto algunas de las ONG para enfocar una mejor gobernabilidad entre los grupos indígenas en cuestión, y en especial la de Conservación de La Naturaleza (TNC), parecieran estar ayudando a revertir la intrusión a la propiedad. El informe también hace notar, que el 5.6% de la tierra que se encuentra dentro de dos zonas en el lado de la Costa Caribe de la propiedad y que cubre 6,700 hectáreas son de propiedad incierta (la Isla, y el Sector de Telire).

A pesar de que solamente se permite el uso tradicional innato y sostenible en estas áreas, el informe indica que se requiere realizar un mayor trabajo para asegurar un arreglo a largo plazo que garantice un manejo efectivo. En el lado Pacífico, existen 4,500 hectáreas dentro de la propiedad que son reclamadas por terratenientes privados, sin que existan títulos legales de propiedad alguno (Toda el área, con excepción de unas 125 hectáreas, se encuentra actualmente inalteradas, y regenerándose en forma de bosques naturales).

La Parte Estatal de Costa Rica proporciona un plan de acción detallado sobre los pasos a tomar que han sido propuestos para enfocar estos problemas. El número del personal involucrado en el manejo a tiempo completo aumentó de 7 a 10 guardabosques en el año 2009, más las 3 personas adicionales que brindan apoyo administrativo. La Parte Estatal de Costa Rica ha indicado que existen acuerdos de consolidación conjuntos de apoyo con las ONG locales, los cuales brindan un soporte complementario adicional al manejo de la propiedad. El plan de manejo que se ha creado recientemente requiere de 36 guardabosques solamente para el área del Pacífico, reconociendo la Parte Estatal de Costa Rica que existe la necesidad prioritaria de asegurarle un financiamiento estable.

La Parte Estatal de Costa Rica señala las diferentes estructuras que se encuentran en uso a diferentes niveles, y que son las que proporcionan los marcos para la política y acciones a tomar relacionadas con la coordinación nacional y de a través de las fronteras, con respecto a la conservación de la propiedad, incluyendo al Comité de Manejo de la Biosfera de la Reserva en el sector Pacífico. Se reconoce que la falta de coordinación existente entre estas estructuras da como resultado la perdida de oportunidades y de esfuerzos.

La Parte Estatal de Costa Rica ha demostrado tener buenos conocimientos de las ineficiencias, y ha propuesto acciones prácticas que ayuden a resolverlas, entre ellas la de incorporar las estructuras existentes a dos consejos administrativos locales (Pacífico y Caribe), y a un consejo nacional, cuando sea apropiado. Se anticipa, que al último de estos se le otorgará Poder para participar en las reuniones bilaterales de la comisión con Panamá. Se está considerando hacerle cambios a los marcos transfronterizos actuales de cooperación entre Panamá y Costa Rica a lo largo de la frontera, permitiendo así una mayor participación de la sociedad civil.

La Parte Estatal de Costa Rica hace notar que de los 80 sitios identificados como con potencial para desarrollar hidroeléctricas durante la evaluación nacional que se realizase, 8 de ellos están dentro de la propiedad, pero que actualmente estos no están siendo considerados. A la fecha se han presentado ante las autoridades, dos solicitudes para concesiones de minerías (lado del Caribe). De igual forma, en el pasado se otorgaron permisos para explotaciones petroleras en algunas de los sitios de la propiedad, pero estas fueron abandonadas por diferentes razones. Actualmente no se lleva a cabo ninguna actividad. Con respecto a la reforestación, hace varios años atrás se otorgó una concesión de 4,000 hectáreas, la cual fue posteriormente retirada vía los procedimientos de expropiación. Estos procedimientos no han concluido.

La Parte Estatal de Costa Rica ha indicado que en el año 2009 hará un análisis de estas propuestas de desarrollo. La Parte Estatal de Costa Rica describe las varias iniciativas de monitoreo ecológico que se encuentran en uso, retransmitiendo un número de informes de varias de las ONG y los resultados parciales de estas iniciativas. Hace notar que la cacería es parte de las prácticas indígena y de los colonos, ya que con frecuencia ellos dependen de la carne silvestre para su sustento, sin que a la fecha se haya reportado ninguna comercialización organizada. Aunque ningún tipo de acción con respecto a las decisiones sobre monitoreo tomadas por el Comité de Patrimonio Mundial en el año 2008 haya sido reportada, la Parte Estatal reconoce la necesidad que existe de reorientar parte del trabajo con la finalidad de poder implementar la solicitud que hiciese el Comité de Patrimonio Mundial.

El Comité de Patrimonio Mundial recibió el informe de la Parte Estatal de Panamá, el 24 de marzo de 2009. Las respuestas dadas a los problemas señalados por el Comité de Patrimonio Mundial resultan generales en naturaleza, y proporcionan poco detalles. El informe indica mejoras en el manejo de la presencia de ganado dentro de la propiedad, señalando que al efecto se ha creado una agrupación de ganaderos, e indica que en el año 2008 se desarrolló un plan estratégico de 5 años, con la finalidad de asegurar un desarrollo sostenible de la región.

Aparte de la falta de todo tipo de información con respecto al como el plan propone enfocar el problema, el Comité de Patrimonio Mundial ha tenido conocimiento de que no existen los fondos para su implementación, y que no se ha tomando ningún tipo de acción desde que el plan fue completado.

No existe información de ningún tipo sobre la medida de mitigación en relación con los especies acuáticas que resulten afectadas por la construcción de una represa hidroeléctrico en el Río Changuinola, más allá que la descripción que se brinda sobre los requerimientos legales relacionados con los impactos ambientales y la indicación de las medidas de mitigación que han sido identificadas por las autoridades que habrán de disminuir el impacto sobre estas especies. Se hace referencia a los Estudios de Impacto Ambiental, pero estos no han sido proporcionados por la Parte Estatal.

La Parte Estatal indica que se realizará un monitoreo de las especies en cuestión, y que los resultados que se obtengan serán utilizados para ajustar las medidas de mitigación. Dado que el ciclo de vida de las especies en cuestión requiere que migren entre aguas saladas y riachuelos de aguas frescas ricas en oxígeno, y que la represa habrá de crear una barrera imposible de vencer, el Centro de Patrimonio Mundial y la IUCN se encuentran preocupados de que el monitoreo que se habrá de realizar después de que se haya construido la represa solo llegará a indicar que todas las especies han desaparecido conjuntamente. La vertiente del Changuinola incluye la mayoría de las vías acuáticas dentro de la propiedad, por lo que al colocar una barrera migratoria dentro de este sistema, muy probablemente dará como resultado la pérdida de las 5 especies en un 80% de las vías acuáticas dentro de la propiedad.

En el reporte se describen los esfuerzos enfocados en educación ambiental que hacen posible disminuir la pesca ilegal. Se cita la legislación que existe y que fue diseñada para reducir la contaminación del agua por los drenaje de la agricultura, sin embargo no se proporciona ningún tipo de detalles sobre la calidad del agua dentro del estuario del Changuinola, ni tampoco se indican las medidas en particular que se están implementado para revertir los niveles actuales de contaminación.

De igual forma, el reporte indica que las autoridades nacionales monitorearán a la compañía que construye que es la responsable por reubicar a los habitantes. El informe indica que el número de guardabosques aumentó de 9 a 14 entre los años 2007 y 2008, y que también se realizan actividades de monitoreo tierra-aire de forma regular. Indica que la cooperación con las comunidades locales ha mejorado, pero no se dan los detalles al respecto. En la Reserva de la Biosfera La Amistad se está implementado un comité que tendrá que tratar con los múltiples interesados. El monitoreo ecológico recibe el apoyo de la Iniciativa de Darwin, y se espera que éste monitoreo establezca los indicadores biológicos bases.

El reporte de la Parte Estatal de Panamá no ha considerado un número de las solicitudes hechas por el Comité de Patrimonio Mundial, en particular: i) No se hacen referencias a los planes a largo plazo de hidroeléctricas que pueden afectar a la propiedad; ii) No se proporciona información sobre los esfuerzos que se hacen para fortalecer los esfuerzos bilaterales de coordinación; iii) No se hace la evaluación sobre la efectividad del seguimiento institucional para obtener reportes de crímenes al ambiente.

El Centro de Patrimonio Mundial y la IUCN consideran que el nivel de análisis detallado que aparenta haberse hecho en Costa Rica, en respuesta a la decisión tomada por el Comité de Patrimonio Mundial en el año 2008 es alentador. Las descripciones en detalle sobre la situación actual de cada uno de los puntos pertinentes elevados por el Comité de Patrimonio Mundial son proporcionados, y seguidamente se incluyen recomendaciones claras sobre el cómo tratar con estos problemas. A pesar de que es poco el progreso que se ha reportado sobre la implementación de las solicitudes hechas por el Comité de Patrimonio Mundial, el informe ofrece un buen marco con el cual se puede iniciar la acción, e implementar futuras acciones de monitoreo que resulten efectivas, e indican que la acción a tomar ante muchos de estos problemas se inicia en el año 2009.

El Centro de Patrimonio Mundial y la IUCN están complacidos con el hecho de que el proceso delineado por Costa Rica contribuirá de forma significativa al manejo de varios de los retos impuestos por la conservación, que fueron indicados por el Comité de Patrimonio Mundial en el año 2008, y también indican que existe un número de acciones que están actualmente siendo implementadas. Sin embargo, el progreso alcanzado en Panamá es limitado, por lo tanto el estado de conservación de esta propiedad transfronteriza se encuentra aún amenazado, por lo que por la Parte Estatal de Panamá requiere de hacer mayores esfuerzos. A pesar de algunos de los puntos que fueron señalados por el Comité de Patrimonio Mundial, el reporte presentado por la Parte Estatal de Panamá contiene muy poca información clara sobre lo que se está haciendo en respuesta a la decisión tomada por el Comité de Patrimonio Mundial durante su sesión 32, y no incluye ninguna indicación clara sobre los que serían los planes a futuro. Por lo que la Parte Estatal de Panamá deberá asegurar:

a) Que las especies acuáticas en las riberas del Río Changuinola, que es la principal cuenca de la propiedad, no sean extirpadas por la construcción de la represa hidroeléctrica, a pesar de la existencia de medidas efectivas de mitigación. Según la decisión 32 COM 7B.35 se hace necesario medidas adicionales para poder tratar con la pesca ilegal y la contaminación de las aguas del estuario;

b) Que la presencia de Ganado dentro de la propiedad sea monitoreada cuantitativamente, a fin de asegurar que los esfuerzos que se hacen para manejar este problema, los cuales fueron descritos en el informe, puedan ser medidos;

c) Que el desplazamiento humano que se deba a la construcción de la represa no llegue a impactar el Valor Universal Satisfactorio de la propiedad de forma negativa;

d) Que el número actual de personal que maneja y se dedica a la propiedad, y las descripciones detalladas de los arreglos de administración conjunta que se hacen con las ONG o con cualquiera otro grupo sean proporcionados, de forma tal, que la presencia administrativa pueda ser debidamente monitoreada;

e) Que el Comité de manejo de la Reserva de la Biosfera sea activado y se le otorgue mandatos y obligaciones claras.

Fuente: Alianza para la Conservación y el Desarrollo (ACD)

——————————————-

La forma, contenido y visión de dos informes de países a la UNESCO son un vivo ejemplo cuando hay intereses creados y mandatos para faltar a la verdad y a la ética cuando se trata de justificar obras ilegales como es el caso de las hidroeléctricas en Panamá que afectan de manera significativa los ecosistemas, las especies y los hábitat tanto de la Reserva de la Biósfera La Amistad y el Sitio de Patrimonio Mundial La Amistad Panamá.

Qué vergüenza con la Autoridad Nacional del Ambiente que está secuestrada por los intereses de los promotores de hidroeléctricas y no puede aplicar las normas nacionales e internacionales de salvaguarda de un hermoso y valioso patrimonio mundial.

Burica Press

Hidroeléctricas, derechos humanos y biodiversidad

Hidroeléctricas, derechos humanos y biodiversidad

Ariel Rodríguez Vargas

Yo leo, veo y escucho a mucha gente justificar la violación a los derechos humanos (DD.HH) de los indígenas Ngobes del Valle del Río Changuinola, bajo el pretexto que la construcción de represas para hidroeléctricas es lo mejor que puede hacer el país para solventar sus necesidades futuras de energía eléctrica “limpia” y disminuir los precios de la misma. Ante este aparente beneficio para muchos y perjuicio para pocos (3000 a 5000 indígenas), indican que simplemente no existe opción: los indígenas deben sacrificarse una vez y ceder sus tierras y cultura al desarrollo nacional! Yo como académico que he estudiado el problema energético del país, rechazo por falsas estas justificaciones erradas y no sustentadas con una Evaluación Ambiental Estratégica de la política energética de Panamá, que debe ser el requisito mínimo para justificar obras de alto impacto ambiental y social en regiones prístinas de rica biodiversidad.

Cuando se habla en términos jurídicos de la violación a los DD.HH, nos referimos a un acto del Estado por acción u omisión contra los derechos civiles de una persona o hacia un grupo de personas. Por ello, es que las organizaciones que interpusieron sendas demandas ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la OEA, lo hicieron contra el Estado Panameno, por violar los DD.HH del pueblo Ngobe en el Valle del Río Changuinola al concesionar áreas protegidas pertenecientes, jurídicamente, a los Ngobes aunque no tuvieran documentos sobre derechos posesorios o títulos de propiedad de dichas tierras. Ellos son ciudadanos indígenas ocupantes históricos de dichas tierras y tienen derechos consagrados en normas internacionales que Panamá está obligada a acatar, pero sobre todo ellos debieron ser informados de manera libre y previa a la toma de decisión del Estado en relación a las políticas y planes energéticos en la zona y las implicancias de dichas decisiones en las vidas e intereses de estos nobles pueblos. Esto nunca ocurrió y el gobierno nacional, aún hoy, se niega a hacerlo, bajo la premisa que los indígenas no tienen derechos para reclamar estas tierras y que las concesiones e indemnizaciones forzadas que han hecho sólo es aporte social empresarial de buena fé a sus desdichas formas de vida! Ellos pretenden hacer ver que el desarrollo a los indígenas los ha traído la empresa promotora de la obra, pero que como magnánimos benefactores sociales de la obra hidráulica se les ha olvidado nombrar a los indígenas afectados como accionistas de este jugoso proyecto de energía. Parece que la lista de beneficencia tiene sus beneficiarios reales, que no viven ni conocen la hermosa área ngobe que va a ser destruida de manera significativa.

Producto de lo anterior, hace aproximadamente un mes, la CIDH ha emitido una medida cautelar que ordena la paralización de las obras que realiza la empresa AES en la zona, pero el Gobierno panameno insiste en continuar y hacer un borrón y cuenta nueva de todas las violaciones a los DD.HH que ya ha cometido en la zona. Esto en términos jurídicos se llama impunidad de acciones. Finalmente todos los panamenos tendran que pagar las millonarias indemnizaciones por no acatar fallos jurídicos internacionales de estricto cumplimiento. La empresa promotora no tendrá que pagar nada.

Además estamos estupefactos del desastre ecológico que representan estas aberrantes estructuras hidráulicas en medio de una Reserva de la Biosfera y área clave para la conservación de los ecosistemas acuáticos y terrestres del Parque Internacional La Amistad, Sitio de Patrimonio Mundial de la Humanidad, donde igualmente el Estado panameno también pretende ignorar esta situación y que simplemente se concrete la destructiva obra y dejar que el tiempo y la impunidad hagan su trabajo.

Justificar lo injustificable, aunque fueran ignorantes de ello, no exenta a los funcionarios a no respetar las leyes y tampoco los exenta de responsabilidades civiles y éticas, especialmente cuando se atenta contra los derechos humanos convencionales y los derechos ambientales de tercera generación.