El último jaguar de Azuero

El último jaguar de Azuero

Ariel Rodríguez Vargas
Universidad de Panamá

Azuero es una Península, casi una isla virtual para la biota terrestre. No existen corredores biológicos que salvaguarden la dinámica biótica entre los ecosistemas de esa península y el resto del istmo. Los bosques de Azuero han sido devastados por la potrerización desde la época colonial. El resto del país tampoco escapa a esta dinámica de destrucción. Parece una tragedia todo, en un país que se jacta que avanza hacia el desarrollo; sus ecosistemas y sus especies van a la extinción. Eso no es desarrollo.

La conservación de los recursos naturales es un pilar fundamental del desarrollo y nunca debe ser vista como una actividad colateral dentro de este paradigma. Los países con mejores avances en el desarrollo humano y tecnológico, tienen a su vez enorme proyectos de conservación de la naturaleza. Ellos saben que el bienestar humano está en la naturaleza. Se lucha a favor de ella y no contra ella. Si un proyecto de desarrollo requiere sacrificar preciados recursos naturales, éste debe prever una inversión significativa en restauración ecológica que minimice e incluso maximice la calidad ambiental de la región afectada.

Panamá, aún dentro de la devastación ambiental que persiste, todavía cuenta con hermosos lugares y rica biodiversidad. Azuero es uno de estos lugares, ya que es un región de riqueza biótica especial, dado su condición de isla virtual, especialmente en los reductos boscosos que quedan. Amerita con un urgencia un impulso real en conservación y restauración ecológica de esta región.

El Jaguar, conocido como “tigre” por los campesinos es el felino más grande del continente americano. La población de jaguares de la Península de Azuero se presume está en un Estado Crítico de Conservación. Foto:commons.wikimedia.org

La primera semana de octubre de 2013 ha sido una semana “trágica” para los ambientalistas y otros grupos sociales. Todos han quedados estupefactos al ver cómo un grupo de campesinos de la provincia de Herrera ha matado a tiros a un jaguar que fue sorprendido en sus fincas. La historia que no ha sido bien contada es fácil deducirla. Un jaguar fue sorprendido por los perros de los campesinos, el jaguar huye hasta que se ve acorralado, en ese momento ataca a los perros para defenderse. Los campesinos, dentro de su cultura popular, sólo tienen una cosa que hacer: matar al animal.

La indignación por esta matanza ha crecido entre los ciudadanos en general, ya que esta noticia ha sido difundida en la redes sociales y medios de comunicación comerciales. La difusión incluye un video aficionado, donde uno de los campesinos juega con el cadáver del felino abatido.

Yo personalmente pienso que en efecto el hecho es lamentable desde tres ángulos: el jaguar, los campesinos y el país. Este simple hecho desnuda la farsa de educación ambiental que no estamos dando, desnuda la ignorancia ambiental de nuestro campesinos en temas de conservación de vida silvestre y desnuda que las instituciones públicas y privadas no estamos trabajando suficiente para que la gente cuide, valore, proteja y salvaguarde los ricos tesoros naturales que todavía tenemos.

Sé que el problema es complejo, especialmente cuando nunca hemos tenido, dirigentes políticos con visión amplia de país y de mundo. Mientras los políticos que se pelean los puestos de poder no sepan que significa desarrollo sostenible y desarrollo humano para su pueblo, en cada rincón de este pequeño país, nunca saldremos del sub-desarrollo y seguiremos viendo este tipo de actos bárbaros entre fauna y gente, que en este caso la víctima ha un hermoso felino, probablemente el último o penúltimo de los jaguares de los bosques de Azuero, ojalá me equivoque.

Tres provincias comparten el territorio de la Península de Azuero. Cada una sin un rumbo real de desarrollo, sin planificación territorial y sin oportunidades reales para que la gente del campo y de los pueblos entren al desarrollo en el pleno sentido de la palabra. Ese desarrollo debe llevarnos al punto en que nuestros campesinos se sientan orgullosos de tener jaguares en sus fincas y bosques y ser parte de quienes los protegen en vida silvestre. Un pueblo educado es un pueblo culto. Un pueblo culto es la base del verdadero desarrollo.

En fin, la historia de un jaguar muerto en Herrera esta semana nos lanza en la cara una bofetada a todos los que no estamos haciendo suficiente para que este país sea un país civilizado pleno.

Me enorgullece ver la indignación de mucha gente, creo que estamos avanzando, pero me entristece la otra cara de la moneda. Es nuestra labor seguir impulsando la vela hacia el país que sea ejemplo en conservación para el desarrollo y no lo inverso.

8 comentarios

  1. En lo personal considero que el problema es de Estado, falta de políticas ambientales, educación y cultura ambiental.

    Soy campesino de nacimiento y de costumbres, aunque vivo en ciudad de Panamá desde hace 15 años, aún conservo mi cultura original.

    Cuando visito las montañas de Herrera, lo cual hago a menudo, me da tristeza ver como desaparecen los árboles de décadas y algunos de siglos y zonas de bosques densas. Pero lo más indignante es que esta tala de flora es a escasos kilómetros (3) de carreteras/pueblos y la ANAM quien debe velar por ello ni siquiera se percata de la situación.

    Me gusta el deporte de cazar en forma responsable y tengo mis permisos y a cada rato me peleo con mis compatriotas campesinos que son terratenientes/ganaderos/agricoltores, pues ellos me critican que practico la caza, a pesar que nunca han visto si de verdad he abatido una presa, y a ellos les refuto su posición al señalarles que puede ser cierto que una vez al año uno comete errores, pero ellos talan hectáreas de selva y árboles, lo cual no sólo acaba con un animal, acaban trastocando decenas de especie y más aún posiblemente matando a muchas, y les hago la comparación de quién hace más daño, ellos o yo, más problema he tenido aún porque conservo imágenes de selvas y también conservos imágenes de la no existencia de esa misma selva y el panorama horrible de dicho cambio tan brusco sólo por cuestión de ganadería.

    El Estado debe ofrecer las herramientas a la ANAM para hacer su trabajo y crear tribunales ambientales con sanciones fuertes, una herramienta básica para una institución como la ANAM debería ser un helicóptero para supervisar durante los periodos de tala y quema el territorio y coordinar por tierra la captura de los responsables. Los funcionarios de la ANAM deben ser oriundos de lugares distintos donde laboran, pues nombran personas del mismo barrio y cómo esta persona puede acusar a quien viola las leyes ambientales si todos los días se ven o cenan o conversan a juntos.

    ANAM es una institución incompetente.

    El Estado debe ofrecer educación al campesino para la conservación, pero también debe incentivar la conservación con otros incentivos como Costa Rica.

    Aún así, hay un fenómeno que observo y que tal vez nadie ha observado en los campos, lo avances tecnológicos hacen que las nuevas generaciones sean indiferentes a la naturaleza, esto es importante, porque ser indiferente no significa sólo que no le importa, sino que dicho campesino no vé la naturaleza como una opción que debe ceder para él avanzar. Pero persisten personas de generaciones anteriores que aún hacen mucho daño al ambiente.

    Saludos.

  2. Hola Ariel, excelente tu articulo, yo vivo en Londres y estoy junto con mis amigos de panama en crear una organización para proteger los jaguares. me encantaria hablar contigo al respecto.
    escribe: ldurena @ gmail.com
    gracias

  3. Hola soy panameño y principalmente Santeño. Como todos nos catalogan de que cortamos todos los árboles y acabamos con los bosques donde vayamos. Sin embargo estoy muy triste por toda esta situación del poco importa con el tema ambiental en nuestra región. Es vergonzoso ver como todo el entorno de nuestro bello azuero cambio en un par de décadas…tomemos conciencia y aportemos denunciando educando y haciendo cambiar a nuestra gente y que se den cuenta del daño que se están haciendo……estoy pensando en hacer un documental fotográfico de la región y principalmente de la problemática ambiental ……los interesados en ayudar pueden escribirme a jmunoz3121@gmail.com

    José Angel Muñoz
    Club Fotográfico de PanamA
    Facebook/club fotográfico de panama.

  4. la solución es simple: Mata un santeño y salva una hectárea

    • También tendrás que matar a los chiricanos, veragüenses, herreranos, coclesanos, panameños yhasta bocatoreños que están acabando con la provincia de Darién

  5. pareces a Anastasio Somoza cuando decía que la mejor forma de acabar con la pobreza en Nicaragua era matando a un pobre.

  6. Cuando las personas no han nacido ni desarrollado en el campo, jamás comprenderán que para estos hombres y mujeres es vital la subsistencia y es la naturaleza quien se las proporciona. lastimosamente los gobiernos de turno han abandonado el campo y su gente. si por ejemplo a los campesinos se les educa de mejor manera les aseguro que esto ahora no estuviera pasando. es necesario que la gente que se alimentan y nos alimentan desde el campo se les apoye para que aprendan que si se destruyen los ecosistemas nos destruimos a nosotros mismos. Nací campesino, crecí en el campo y pienso volver algún día no muy lejano a mi querido campo.

  7. Hace falta incentivar los programas y las ONG porque los programas están lo que hace falta es el interés del gobierno por que se realicen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: