Piden al Papa Francisco que oriente a Martinelli para que sea mejor gobernante

Publicamos a continuación un fragmento de la Carta enviada al Papa Francisco por el sacerdote Jesuita, José Sarsanedas, miembro de la Coordinadora Nacional de Pastoral Indígena (CONAPI).

La carta tiene su origen en que se ha hecho de conocimiento público que el Presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, será recibido por el Papa Francisco.

Escudo de Armas que usa el Papa Francisco en la que destaca su origen Jesuita dentro de la Iglesia Católica

Escudo de Armas que usa el Papa Francisco en la que destaca su origen Jesuita dentro de la Iglesia Católica. Fuente: Wikipedia.org

 

La nota destaca que Martinelli debe rectificar lo que le queda de su mandato, especialmente en el reconocer el daño que bajo su mandato le hicieron a indígenas de Bocas del Toro y Chiriquí y que cambie el modelo de gobernar basado en el lucro por encima del humanismo y que reconozca que se ha acrecentado un país desigual y con altos niveles de pobreza que no son visualizados por las cifras macroeconómicas de crecimiento. También denuncia altos niveles de corrupción en el gobierno.

La carta también denuncia que Martinelli es responsable directo de actos de represión contra indígenas. En otras comunicaciones sobre estas represiones la CONAPI ha indicado que son ilegales, inmorales e injustas.

Sarsanedas es un conocido intelectual Jesuita que usualmente escribe artículos y opiniones donde aborda temas de interés social y en los cuales él es directo es sus posiciones. Muchos los consideran un erudito debido a la profundidad de sus escritos y pensamiento.

Fragmento de la Carta:

Acá dicen que usted va a recibir en audiencia al presidente de Panamá. Aunque otros obispos de Roma han recibido a militares asesinos como Pinochet, Videla y Ríos Montt, pienso que ahora podría ser diferente. Hace un año, dos años, tres años, fueron asesinados unos indígenas y gente de organizaciones populares, por la policía de Panamá, y el principal jefe de ella es el presidente que usted va a recibir. ¡Ni siquiera se ha pedido perdón por esos asesinatos! Por supuesto, han quedado impunes.

Pero ahí no queda todo: tengo 67 años y, desde que tengo memoria, no había visto ni presenciado tanta corrupción como en el gobierno actual. Su único afán es el dinero, la ganancia al precio que sea. Es otra forma de matar: la impunidad, la corrupción, el engaño, el robo del dinero público.

Es cierto, los datos de crecimiento económico son fantásticos (¡casi 11% en 2012!), pero somos el segundo país de América en inequidad. Hay mucho dinero, pero el 62% de los niños indígenas están desnutridos y el 93% de la población indígena vive en pobreza. ¿Qué crecimiento es ese? ¿Se está matando a la gente en nombre de la economía?

En ese afán desmedido –alocado- por ganar dinero, se han construido hidroeléctricas de manera no planificada –causando el consiguiente daño- y se están explotando minas que están dando al traste con el equilibrio ecológico de un país tan pequeño como éste. Es otra forma de matar.

La educación formal en este país va de mal en peor. Las culturas, la historia, la educación sexual son temas apartados de la enseñanza. Sin hablar del pésimo estado de las escuelas en las zonas más pobres y del miserable pago que se da a los maestros. ¡Y eso que la ministra es miembro del Opus Dei! ¿Se quiere matar la cultura?

La organización de la salud está enfocada al negocio, no a la prevención ni a ayudar a los que más la necesitan. En los hospitales nacionales ha habido envenenamientos y muertes múltiples por descuido de las autoridades y todo ha quedado en nada.

Ese es gobierno que preside el señor Martinelli, quien lo va a visitar. Ojalá le pueda decir que piense un poco más en la gente pobre, en los que no son empresarios grandes, en los que no le damos ganancias. Que reconozca de manera efectiva las muertes que se han provocado y a ver cómo hay, por lo menos, una indemnización justa. Que se organice la educación y la salud en función del pueblo y no del negocio. Que la ecología se respete porque es el regalo de Dios para nosotros, que todos tenemos derecho a vivir en plenitud.

En fin, hermano Francisco, ojalá que en esta visita –gracias a sus palabras- el presidente de Panamá logre iniciar un camino de conversión en beneficio del país. Gracias por escucharme. Su hermano, pecador y sin embargo, llamado a ser compañero de Jesús,”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: