Primeras víctimas económicas del cambio climático

PRODUCTORES LUCHAN CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO

FRENTE FRÍO

MELISSA NOVOA Y SANDRA RIVERA
mf@prensa.com

imagen

EVALUACIÓN. Informe de pérdidas sin finalizar.LA PRENSA/Sandra Rivera

Las condiciones climáticas de los primeros meses del año tienen a los productores en corredera.

A la temporada seca, que algunos agricultores esperan con ansias para cosechar y para vender sus productos en el mercado local o exportarlos al  internacional, ya le llegaron los efectos del calentamiento global y no hay vuelta atrás. Al menos en el corto plazo.

Chiriquí, Veraguas, Bocas del Toro y Herrera han sido las provincias más afectadas por lluvias inusuales, fuertes vientos e inundaciones que se han registrado en esta época provocados por un frente frío, y los productos que presentan más daños fueron el  plátano, café, melón y sandía.

Ni las autoridades ni los productores tienen aún la cifra precisa de cuántas han sido las hectáreas perjudicadas, pero aseguran que solo a orillas del río Santa María se estima que 150 hectáreas se inundaron.

“Los cultivos de esas áreas fueron arrasados por el río, sobre todo los de melón y sandía, que estaban destinados para la exportación. Algunos estaban por salir al extranjero esta semana y otros a finales del mes de marzo”, asegura el presidente de la Gremial de Agroexportadores No Tradicionales de Panamá (Gantrap), Edwin Pérez.

Admite que algunos agricultores podrán resembrar, pero otros no tendrán una segunda oportunidad.

En cada provincia la situación varía.

Heofilio González perdió el 60% de su producción de plátano y café en Renacimiento- Chiriquí y se estima que la pérdida podría ascender a 180 mil dólares.

Él espera poder tumbar todas las plantaciones para resembrar y esperar un periodo de dos años para que el producto crezca.

Mientras que en Volcán la destrucción del vado que accede a algunas fincas del área impide que los productores de café especial puedan sacar su cosecha al mercado local e internacional.

Amadiz Jiménez, de la finca Los Cantares, exporta seis contenedores de café especial, y le preocupa no cumplir con sus compromisos por esta situación.

Se estima que en Chiriquí los productores de plátano, sobre todo los de tierras altas en Renacimiento, han perdido en promedio el 40% de sus siembros. Pero esto es tan solo el resultado de una primera gira que hizo el Ministerio de Desarrollo Agropecuario (Mida).

“En estos momentos estamos levantando la información en el campo, visitando finca por finca del área para determinar cuál fue el grado de afectación, si la hubo, y el tipo de producto que ha sido perjudicado”, expresa.

Aunque Henry Ledezma, director regional del Mida en esa provincia, señala que estas lluvias fuera de temporada están ayudando a algunos productores porque están minimizando el uso de sistemas de riego y de pastoreo de fincas ganaderas.

En Veraguas, el director regional del Mida, Agustín Barría, estima que en el área ha habido daños considerables y comenta el caso de un agricultor que perdió la totalidad de la parcela, “casi 40 hectáreas de sandía”.

“Le llevó parte de la fruta que ya estaba cosechada y los sistemas de riego”, dice Barría.

En Bocas del Toro las autoridades no han podido llegar a todas las áreas afectadas en la provincia, por lo que aún no pueden dar cifras precisas de las pérdidas que ha habido en el lugar.

Hasta el momento solo se conoce de pérdidas en la producción de plátano y se ha informado de la muerte de ganado en las poblaciones ubicadas en el cordón fronterizo con Costa Rica.

En estos tiempos es mejor asegurarse

Para protegerse los productores deben asegurar todos los frentes, aplicando medidas de mitigación y cubriendo sus cultivos a través de seguros.

En el último año agrícola (1 de mayo de 2008 a 30 de abril de 2009), que aún no ha terminado y que se ha visto afectado por dos frentes fríos, el Instituto de Seguro Agropecuario (ISA) estima que tendrá que pagar indemnizaciones por el orden del millón y medio de dólares.

Los productores están asegurando sus siembros cada vez más, pero aún hay terreno por cubrir. Según Cayetano Guzmán, gerente del ISA, en 2004 se colocaron primas por medio millón de dólares y se aseguraron 15 mil hectáreas, y en la actualidad se está vendiendo alrededor de 3 millones y medio de dólares en primas y se están cubriendo 35 mil hectáreas.

Selvas un nuevo símbolo del debate sobre los bosques lluviosos (Inglés)

New Jungles Prompt a Debate on Rain Forests

Tito Herrera for The New York Times

NEW GROWTH Marta Ortega de Wing once raised pigs in Chilibre, Panama, on land now reverting to nature, a trend dimming the view of primeval forests as sacred.

Published: January 29, 2009

CHILIBRE, Panama — The land where Marta Ortega de Wing raised hundreds of pigs until 10 years ago is being overtaken by galloping jungle — palms, lizards and ants.

Skip to next paragraph

The New York Times

Jungle is developing again on old holdings around Chilibre.

Instead of farming, she now shops at the supermarket and her grown children and grandchildren live in places like Panama City and New York.

Here, and in other tropical countries around the world, small holdings like Ms. Ortega de Wing’s — and much larger swaths of farmland — are reverting to nature, as people abandon their land and move to the cities in search of better livings.

These new “secondary” forests are emerging in Latin America, Asia and other tropical regions at such a fast pace that the trend has set off a serious debate about whether saving primeval rain forest — an iconic environmental cause — may be less urgent than once thought. By one estimate, for every acre of rain forest cut down each year, more than 50 acres of new forest are growing in the tropics on land that was once farmed, logged or ravaged by natural disaster.

“There is far more forest here than there was 30 years ago,” said Ms. Ortega de Wing, 64, who remembers fields of mango trees and banana plants.

The new forests, the scientists argue, could blunt the effects of rain forest destruction by absorbing carbon dioxide, the leading heat-trapping gas linked to global warming, one crucial role that rain forests play. They could also, to a lesser extent, provide habitat for endangered species.

The idea has stirred outrage among environmentalists who believe that vigorous efforts to protect native rain forest should remain a top priority. But the notion has gained currency in mainstream organizations like the Smithsonian Institution and the United Nations, which in 2005 concluded that new forests were “increasing dramatically” and “undervalued” for their environmental benefits. The United Nations is undertaking the first global catalog of the new forests, which vary greatly in their stage of growth.

“Biologists were ignoring these huge population trends and acting as if only original forest has conservation value, and that’s just wrong,” said Joe Wright, a senior scientist at the Smithsonian Tropical Research Institute here, who set off a firestorm two years ago by suggesting that the new forests could substantially compensate for rain forest destruction.

“Is this a real rain forest?” Dr. Wright asked, walking the land of a former American cacao plantation that was abandoned about 50 years ago, and pointing to fig trees and vast webs of community spiders and howler monkeys.

“A botanist can look at the trees here and know this is regrowth,” he said. “But the temperature and humidity are right. Look at the number of birds! It works. This is a suitable habitat.”

Dr. Wright and others say the overzealous protection of rain forests not only prevents poor local people from profiting from the rain forests on their land but also robs financing and attention from other approaches to fighting global warming, like eliminating coal plants.

But other scientists, including some of Dr. Wright’s closest colleagues, disagree, saying that forceful protection of rain forests is especially important in the face of threats from industrialized farming and logging.

The issue has also set off a debate over the true definition of a rain forest. How do old forests compare with new ones in their environmental value? Is every rain forest sacred?

“Yes, there are forests growing back, but not all forests are equal,” said Bill Laurance, another senior scientist at the Smithsonian, who has worked extensively in the Amazon.

He scoffed as he viewed Ms. Ortega de Wing’s overgrown land: “This is a caricature of a rain forest!” he said. “There’s no canopy, there’s too much light, there are only a few species. There is a lot of change all around here whittling away at the forest, from highways to development.”

While new forests may absorb carbon emissions, he says, they are unlikely to save most endangered rain-forest species, which have no way to reach them.

Everyone, including Dr. Wright, agrees that large-scale rain-forest destruction in the Amazon or Indonesia should be limited or managed. Rain forests are the world’s great carbon sinks, absorbing the emissions that humans send into the atmosphere, and providing havens for biodiversity.

At issue is how to tally the costs and benefits of forests, at a time when increasing attention is being paid to global climate management and carbon accounting.

Just last month, at climate talks held by the United Nations in Poznan, Poland, the world’s environment ministers agreed to a new program through which developing countries will be rewarded for preventing deforestation. But little is known about the new forests — some of them have never even been mapped — and they were not factored into the equation at the meetings.

Enlarge This Image

Tito Herrera for The New York Times

FADING WAYS Gumercinto Vásquez said it was hard to find work in Chilibre because so many farms had been abandoned.

Dr. Wright and other scientists say they should be. About 38 million acres of original rain forest are being cut down every year, but in 2005, according to the most recent “State of the World’s Forests Report” by the United Nations Food and Agriculture Organization, there were an estimated 2.1 billion acres of potential replacement forest growing in the tropics — an area almost as large as the United States. The new forest included secondary forest on former farmland and so-called degraded forest, land that has been partly logged or destroyed by natural disasters like fires and then left to nature. In Panama by the 1990s, the last decade for which data is available, the rain forest is being destroyed at a rate of 1.3 percent each year. The area of secondary forest is increasing by more than 4 percent yearly, Dr. Wright estimates.

With the heat and rainfall in tropical Panama, new growth is remarkably fast. Within 15 years, abandoned land can contain trees more than 100 feet high. Within 20, a thick rain-forest canopy forms again. Here in the lush, misty hills, it is easy to see rain-forest destruction as part of a centuries-old cycle of human civilization and wilderness, in which each in turn is cleared and replaced by the other. The Mayans first cleared lands here that are now dense forest. The area around Gamboa, cleared when the Panama Canal was built, now looks to the untrained eye like the wildest of jungles.

But Dr. Laurance says that is a dangerous lens through which to view the modern world, where the forces that are destroying rain forest operate on a scale previously unknown.

Now the rain forest is being felled by “industrial forestry, agriculture, the oil and gas industry — and it’s globalized, where every stick of timber is being cut in Congo is sent to China and one bulldozer does a lot more damage than 1,000 farmers with machetes,” he said.

Globally, one-fifth of the world’s carbon emissions come from the destruction of rain forests, scientists say. It is unknown how much of that is being canceled out by forest that is in the process of regrowth. It is a crucial but scientifically controversial question, the answer to which may depend on where and when the forests are growing.

Although the United Nations’ report noted the enormous increase of secondary forests, it is unclear how to describe or define them. The 2.1 billion acres of secondary forests includes a mishmash of land that has the potential to grow into a vibrant faux rain forest and land that may never become more than a biologically shallow tangle of trees and weeds.

“Our knowledge of these forests is still rather limited,” said Wulf Killmann, director of forestry products and industry at the United Nations agriculture organization. The agency is in the early phases of a global assessment of the scope of secondary forest, which will be ready in 2011.

The Smithsonian, hoping to answer such questions, is just starting to study a large plot of newly abandoned farmland in central Panama to learn about the regeneration of forests there.

Regenerated forests in the tropics appear to be especially good at absorbing emissions of carbon, but that ability is based on location and rate of growth. A field abandoned in New York in 1900 will have trees shorter than those growing on a field here that was abandoned just 20 years ago.

For many biologists, a far bigger concern is whether new forests can support the riot of plant and animal species associated with rain forests. Part of the problem is that abandoned farmland is often distant from native rain forest. How does it help Amazonian species threatened by rain-forest destruction in Brazil if secondary forests grow on the outskirts of Panama City?

Dr. Wright — an internationally respected scientist — said he knew he was stirring up controversy when he suggested to a conference of tropical biologists that rain forests might not be so bad off. Having lived in Panama for 25 years, he is convinced that scientific assessments of the rain forests’ future were not taking into account the effects of population and migration trends that are obvious on the ground.

In Latin America and Asia, birthrates have dropped drastically; most people have two or three children. New jobs tied to global industry, as well as improved transportation, are luring a rural population to fast-growing cities. Better farming techniques and access to seed and fertilizer mean that marginal lands are no longer farmed because it takes fewer farmers to feed a growing population.

Gumercinto Vásquez, a stooped casual laborer who was weeding a field in Chilibre in the blistering sun, said it had become hard for him to find work because so many farms had been abandoned.

“Very few people around here are farming these days,” he said.

Dr. Wright, looking at a new forest, sees possibility. He says new research suggests that 40 to 90 percent of rain-forest species can survive in new forest.

Dr. Laurance focuses on what will be missing, ticking off species like jaguars, tapirs and a variety of birds and invertebrates.

While he concedes that a regrown forest may absorb some carbon, he insists, “This is not the rich ecosystem of a rain forest.”

Still, the fate of secondary forests lies not just in biology. A global recession could erase jobs in cities, driving residents back to the land.

“Those are questions for economists and politicians, not us,” Dr. Wright said.

——————————-

Plaguicidas y pesticidas envenenan a Panamá

PLAGUICIDAS Y PESTICIDAS EN PANAMÁ

Consumidores en constante peligro

JORGE G CONTE BURRELL jconte@laestrella.com.pa

Son múltiples las razones por las cuales debemos tener cuidado al manipular nuestros alimentos, especialmente las frutas y verduras

Planeta PANAMÁ. La realidad de los plaguicidas en Panamá, según Raúl Carranza, presidente del capítulo de Panamá para la Red de Acción en Plaguicidas y sus Alternativas para América Latina (RAP-AL), es que siguen siendo un gran problema por el mal manejo que se les da. Entre los mayores problemas están el fácil acceso a la venta de productos peligrosos, el poco conocimiento técnico por parte del comerciante, el bajo nivel de educación de vendedores y aplicadores, la falta de capacitación en los riesgos de los plaguicidas, el exceso de controles preventivos, la carencia de equipos de protección completos y adecuados, la ausencia de tratamiento adecuado de residuos peligrosos, la no supervisión de las fumigaciones ni de las dosis aplicadas, y la falta de conocimiento de convenios y normas en las aduanas para el control de entrada de sustancias prohibidas.

“Es importante disminuir el uso de agroquímicos para que los alimentos sean más inocuos, es decir, menos dañinos a la salud humana. También con el fin de reducir los costos de tratamientos en enfermedades y la contaminación de nuestras valiosas y abundantes fuentes hídricas y de recursos naturales Necesitamos causarle menos daño a nuestra biodiversidad.” indicó Carranza.

ALTERNATIVA NATURAL

Entre las alternativas que promueve la RAP-AL están la agricultura limpia o agroecológica. “Este tipo de agricultura está orientada a pensar en los agro ecosistemas, es decir, en cada elemento: insectos, vegetales cultivados, hierbas silvestres, suelo etc. Cada uno es en sí mismo un sistema y forma parte de otro mayor que lo incluye y al cual condicionan siendo a su vez condicionados. Estas relaciones incluyen cadenas alimentarias, flujo de nutrientes, protección del suelo etc”, anotó Carranza. Si un elemento desaparece del sistema se alteran todas las relaciones. “Es el caso de la desaparición de insectos depredadores y parásitos a causa de la utilización de plaguicidas determinando una elevación de las poblaciones de los insectos perjudiciales.” puntualizó.

CAMPAÑAS EN PANAMÁ.

La RAP-AL ha relizado diagnósticos de plaguicidas en lugares donde se utilizan continuamente, como Cerro Punta y Boquete. Además, desde el año 2007 lleva a cabo una Campaña contra los plaguicidas más tóxicos considerados por la Organización Mundial de la Salud como categoría 1A o “extremadamente tóxico” y 1B o “altamente tóxico”, que son los que más intoxicaciones agudas causan en todo el mundo y en particular en Centroamérica y el Caribe.

Otra campaña que llevan a cabo es contra el plaguicida organoclorado lindano, prohibido ya en más de 53 países y todavía utilizado en Panamá para el control de piojos en la salud pública. El lindano ha sido propuesto por México para ser incluído en la lista del Convenio de Estocolmo, para que su comité de expertos decida en 2009 sobre su restricción o prohibición a escala mundial.


PANAMÁ TÓXICO

Sin querer menospreciar la capacidad de nuestras agencias de gobierno en materia de salud pública, son muchos los casos descubiertos donde la sociedad panameña ha sido afectada por la falta de capacidad para controlar la importación y comercialización de insumos y productos con contenido tóxico. Desde el mercurio y los pesticidas hasta el dietilenglicol existen muchos panameños afectados y con las afecciones a flor de piel, lo que exigirá de las agencias encargadas un mayor aporte de recursos para minimizar su impacto.

RAP-AL

El reto: pesticidas

12-04-2008 | REDACCIÓN

Planeta PANAMÁ. La Red de Acción en Plaguicidas y sus Alternativas para América Latina (RAP-AL) se creó el 21 de junio de 1983 como centro Regional de PAN (Pesticide Action Network) Red Internacional de Acción sobre Plaguicidas, un año después de la Fundación de la Red internacional en Penang, Malasia. En Panamá la Red funciona desde el año 2001 con sede en el Centro de Estudios de Recursos Bióticos de la Universidad de Panamá.

Está compuesta por una red de organizaciones, instituciones, asociaciones e individuos que se oponen al uso masivo e indiscriminado de plaguicidas, planteando propuestas para reducir y eliminar su uso.

La RAP-AL fomenta alternativas viables para el desarrollo de una agricultura, socialmente justa, ecológicamente sustentable y económicamente viable, que permita alcanzar la soberanía alimentaria de los pueblos.

Asimismo objeta los cultivos transgénicos porque atentan contra la salud y la diversidad biológica.

ACCIONES

RAP-AL en Panamá

Estrella de Panama| REDACCIÓN

Planeta PANAMÁ.

La Red de Acción en Plaguicidas y sus Alternativas para América Latina (RAP-AL) genera conciencia sobre los peligros del uso de plaguicidas a nivel rural y urbano y sensibiliza a la sociedad civil sobre los impactos de la agricultura convencional en los ecosistemas y la población.

También impulsa acciones políticas y legales para la erradicación de los plaguicidas y la implementación de alternativas e informa sobre los peligros de los plaguicidas en la salud y el ambiente.

RAP-AL promueve la investigación y difusión de alternativas ecológicas viables a los plaguicidas. Rescata, revalora y sistematiza el conocimiento campesino en el manejo de los sistemas de producción agrícola.

Esta ONG propicia la participación ciudadana y la educación ambiental, con énfasis en la problemática de los plaguicidas y sus alternativas, y promueve estudios sobre los impactos de los plaguicidas en la salud y el ambiente.


Raúl Carranza, Académico de la Universidad de Panamá y Presidente de la Red de Alternativas al Uso de Plaguicidas y sus Alternativas

Raúl Carranza, Académico de la Universidad de Panamá y Presidente de la Red de Alternativas al Uso de Plaguicidas y sus Alternativas

RAÚL CARRANZA

Presidente del capítulo de Panamá de la RAP-AL

Biólogo y Máster en Entomologia Agrícola de la Universidad de Panamá.

Promueve la eliminación del plaguicida Organoclorado Lindano en Panamá.

Tecnologías de la información para el agro y el desarrollo autosostenible

Desarrollo. entidades nacionales e internacionales tratan de apoyar al agro.

AGRONOTICIAS.

Tecnologías de la información para el agro y desarrollo autosostenible

Con una inversión de $2.4 millones, se desarrollan proyectos de viveros en comunidades en Colón.

El Mida y la FAO han comenzado a diseñar tecnología para apoyar a los productores.

LA PRENSA/ Jorge Fernández
viveros. Uno de los proyectos en la comunidad de Salamanca es la siembra de plantones.

Orlando Carpintero S.
ocarpintero@prensa.com

Panamá está comenzando a dar mayor cabida a los pequeños productores del sector agropecuario nacional.

Actualmente, instituciones como la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Ministerio de Desarrollo Agropecuario (Mida), la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) y la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) desarrollan proyectos en áreas rurales para apoyar a estos grupos de productores.

En la franja de la zona canalera, en el sector sur de la provincia de Colón, se desarrollan dos proyectos: uno de ganadería sostenible y otro de viveros.

Participación Comunitaria

Las comunidades de Salamanca y Gatuncillo, donde se llevan estos proyectos de desarrollo sostenible, pertenecen a la Cadena Verde de Viveros, un programa diseñado por la ACP con el apoyo de la Usaid para promover la siembra de plantones y proteger la cuenca de la vía acuática.

Raquel Santana y Yarelis Ureña son las líderes locales de estos proyectos que abarcan unas 10 comunidades. Ambas manifestaron que al principio hubo dificultades y rechazo de los miembros de las comunidades del proyecto, pero que hoy es una realidad.

“El programa nos ha ayudado mucho, hemos aprendido y nos hemos concienciado sobre la necesidad de proteger el ambiente”, dijo Santana.

En Salamanca y Gatuncillo hay un total 28 personas que trabajan en este proyecto, que produce además de plantas para la reforestación, plantas ornamentales, abonos orgánicos y pasto mejorado.

Oportunidad de Negocio

Como parte de los objetivos de estos proyectos se encuentra la reducción de la pobreza, apoyar a los productores en general, crear plazas de empleo y mejorar las condiciones económicas y de vida.

En este sentido, los plantones forestales pueden estar costando alrededor de 35 centésimos, las plantas ornamentales entre 35 centésimos y tres dólares y el abono orgánico cinco dólares la bolsa, explicaron los productores.

Estas comunidades ya sienten la demanda de empresas como la constructora Norberto Odebrecht y Hopsa y organizaciones como la Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza, que han hecho encargos importantes a estos viveros por el orden de cientos de plantones cada uno.

En materia de inversión para el desarrollo del proyecto, se destinaron 2.4 millones de dólares entre fondos provenientes de la ACP y la Usaid.

Tecnología para el agro

El Mida, en conjunto con la FAO, está apoyando a los productores con el uso de una nueva tecnología de información y comunicación.

Panamá, por iniciativa del Estado, ha sido el primero en la región en adquirir 250 licencias de la plataforma de Google Earth, cuyo costo fue de 420 mil dólares; mientras que otros 420 mil dólares fueron destinados a la compra de equipos y capacitación, explicó Bienvenido Castillo, director de Informática del Mida.

Según Franz Martín, director de Proyectos Especiales de la FAO, se ha aprendido de la experiencia en países como Colombia, Chile, Perú, Ecuador, Argentina y Brasil.

Con esta iniciativa hemos querido respaldar a los productores panameños para que también tengan acceso a las herramientas tecnológicas, que les sirvan a la hora de tomar decisiones, agregó Martín. En el momento que quieran labrar la tierra y en el uso adecuado que deben darle al terreno, explicó.

“A partir de la aplicación de la herramienta de Google Earth, se diseñan otras herramientas tecnológicas para que los productores tengan acceso a la información, y de la misma manera, se pueda cerrar la brecha digital”, añadió Bienvenido Castillo.

Este proyecto se desarrolla en alianza con otras entidades privadas y estatales, por lo que se han seleccionado unas seis escuelas en las áreas rurales que tienen el programa Conéctate al Conocimiento.

Estas escuelas se abren durante los fines de semana para capacitar a los productores, para que al final “por libre albedrío” puedan acceder a las diferentes informaciones, como el clima, la fertilidad del suelo, entre otras.

El presidente del Gremio de Agroexportadores No Tradicionales de Panamá, Florencio Pérez, gremio con el que el Mida ha estado adelantando esta iniciativa, destaca que estas herramientas son buenas, siempre y cuando vayan dirigidas a facilitar la producción y mejorar el rendimiento.

Alexis Soto, economista de la Organización Nacional Agropecuaria, señala que todas estas son buenas herramientas, pero como son asistencia social el Gobierno no ha visto a los sectores productivos de forma macroeconómica, suministrándoles insumos y materia prima como elementos para garantizar la seguridad alimentaria.

Buscan cultivos a prueba del cambio climático

Buscan plantas a prueba de clima

BBC Ciencia

Comenzó una búsqueda global para encontrar cultivos alimenticios que sean capaces de resistir el cambio climático.

Se buscan variedades que resistan sequías, inundaciones y cambios de clima.

Ante la amenaza que enfrenta el planeta y el impacto que está teniendo el calentamiento global en las tierras de cultivo, un equipo de científicos busca variedades de semillas «a prueba de clima».

El proyecto está siendo coordinado por el Fondo Mundial para la Diversidad de Cultivos que estableció la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Grupo Consultivo para la Investigación Agrícola Internacional (CGIAR).

Los investigadores analizarán variedades de semillas -incluidas de maíz y arroz- en los bancos nacionales de semillas.

Y seleccionarán a aquéllas con una mayor resistencia natural a los eventos extremos, como inundaciones, sequías y cambios bruscos de temperatura.

Seguridad alimentaria

El Fondo espera que estas variedades ayuden a proteger la producción de alimentos y a mantener la seguridad alimentaria del mundo.

«Nuestros cultivos deben ser capaces de producir más alimentos en la misma cantidad de tierra, con menos agua y con energía cada vez más cara» dijo a la BBC Cary Fowler, director ejecutivo del Fondo.

«Y sin una diversidad de cultivos será imposible continuar produciendo los alimentos que requerimos» agrega.

Nuestros cultivos deben ser capaces de producir más alimentos en la misma cantidad de tierra, con menos agua y con energía cada vez más cara»
Nick Fowler, Fondo Mundial para la Diversidad de Cultivos

El programa de US$1,5 millones otorgará subsidios para proyectos de análisis de semillas en las colecciones nacionales de los países en desarrollo.

Para llevar a cabo el proyecto, el Fondo ha reunido a los principales expertos en cada uno de los cultivos principales, como trigo, arroz, lentejas y maíz.

Los equipos tienen la tarea de identificar la mejor estrategia de conservación para cada uno de los cultivos.

«Los expertos nos han ayudado a identificar cuáles son las colecciones de semillas más importantes en términos de diversidad genética» dice el señor Fowler.

«Y esto nos ha dado el fundamento científico de todo lo que intentamos llevar a cabo en la organización».

El Fondo Mundial para la Diversidad de Cultivos también es responsable de la llamada «Bóveda del Fin del Mundo» en el Ártico, donde se están almacenando muestras de todas las variedades de cultivos conocidos.

Y lo que se intenta encontrar ahora son las características exactas que se necesitan para segurar que los cultivos tendrán las mejores posibilidades de prosperar en el futuro.

Rasgos

Colección de semillas

El proyecto otorgará subsidios para estudiar los bancos de semillas de países en desarrollo.

Un ejemplo, como explica Cary Fowler, es si una planta muestra un grado apropiado de resistencia al calor durante su período de floración.

«En esa época una planta experimenta un aumento de estrés, y sin embargo existe muy poca información sobre este período del ciclo de vida de los organismos».

En los próximos 12 a 24 meses, los investigadores esperan establecer un perfil completo de los distintos rasgos que hacen que una planta pueda resistir al clima.

Y también esperan descubrir cuáles son los cultivos que poseen estos rasgos.

«Posteriormente llevaremos a cabo programas de reproducción de las variedades que poseen esas valiosas características», dice Fowler.

Los científicos esperan poner toda la información en una base de datos en internet que estará a disposición de organizaciones públicas y privadas.

Se cree que si el cambio climático continúa con su tendencia actual, para el 2050 el abastecimiento mundial de arroz, maíz y trigo -que suministran la mitad de las calorías alimentarias del planeta- podría reducirse de forma dramática, hasta en un 40%.

Además, el calentamiento global podría reducir gradualmente el valor nutricional de estos cultivos esenciales.

Es por eso que, tal como señala Cary Fowler, la investigación agrícola debe ser una prioridad.

«Porque la civilización depende de sus cultivos y la mejor estrategia ahora es conservar lo que tenemos para el futuro».