Tecnologías de la información para el agro y el desarrollo autosostenible

Desarrollo. entidades nacionales e internacionales tratan de apoyar al agro.

AGRONOTICIAS.

Tecnologías de la información para el agro y desarrollo autosostenible

Con una inversión de $2.4 millones, se desarrollan proyectos de viveros en comunidades en Colón.

El Mida y la FAO han comenzado a diseñar tecnología para apoyar a los productores.

LA PRENSA/ Jorge Fernández
viveros. Uno de los proyectos en la comunidad de Salamanca es la siembra de plantones.

Orlando Carpintero S.
ocarpintero@prensa.com

Panamá está comenzando a dar mayor cabida a los pequeños productores del sector agropecuario nacional.

Actualmente, instituciones como la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Ministerio de Desarrollo Agropecuario (Mida), la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) y la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) desarrollan proyectos en áreas rurales para apoyar a estos grupos de productores.

En la franja de la zona canalera, en el sector sur de la provincia de Colón, se desarrollan dos proyectos: uno de ganadería sostenible y otro de viveros.

Participación Comunitaria

Las comunidades de Salamanca y Gatuncillo, donde se llevan estos proyectos de desarrollo sostenible, pertenecen a la Cadena Verde de Viveros, un programa diseñado por la ACP con el apoyo de la Usaid para promover la siembra de plantones y proteger la cuenca de la vía acuática.

Raquel Santana y Yarelis Ureña son las líderes locales de estos proyectos que abarcan unas 10 comunidades. Ambas manifestaron que al principio hubo dificultades y rechazo de los miembros de las comunidades del proyecto, pero que hoy es una realidad.

“El programa nos ha ayudado mucho, hemos aprendido y nos hemos concienciado sobre la necesidad de proteger el ambiente”, dijo Santana.

En Salamanca y Gatuncillo hay un total 28 personas que trabajan en este proyecto, que produce además de plantas para la reforestación, plantas ornamentales, abonos orgánicos y pasto mejorado.

Oportunidad de Negocio

Como parte de los objetivos de estos proyectos se encuentra la reducción de la pobreza, apoyar a los productores en general, crear plazas de empleo y mejorar las condiciones económicas y de vida.

En este sentido, los plantones forestales pueden estar costando alrededor de 35 centésimos, las plantas ornamentales entre 35 centésimos y tres dólares y el abono orgánico cinco dólares la bolsa, explicaron los productores.

Estas comunidades ya sienten la demanda de empresas como la constructora Norberto Odebrecht y Hopsa y organizaciones como la Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza, que han hecho encargos importantes a estos viveros por el orden de cientos de plantones cada uno.

En materia de inversión para el desarrollo del proyecto, se destinaron 2.4 millones de dólares entre fondos provenientes de la ACP y la Usaid.

Tecnología para el agro

El Mida, en conjunto con la FAO, está apoyando a los productores con el uso de una nueva tecnología de información y comunicación.

Panamá, por iniciativa del Estado, ha sido el primero en la región en adquirir 250 licencias de la plataforma de Google Earth, cuyo costo fue de 420 mil dólares; mientras que otros 420 mil dólares fueron destinados a la compra de equipos y capacitación, explicó Bienvenido Castillo, director de Informática del Mida.

Según Franz Martín, director de Proyectos Especiales de la FAO, se ha aprendido de la experiencia en países como Colombia, Chile, Perú, Ecuador, Argentina y Brasil.

Con esta iniciativa hemos querido respaldar a los productores panameños para que también tengan acceso a las herramientas tecnológicas, que les sirvan a la hora de tomar decisiones, agregó Martín. En el momento que quieran labrar la tierra y en el uso adecuado que deben darle al terreno, explicó.

“A partir de la aplicación de la herramienta de Google Earth, se diseñan otras herramientas tecnológicas para que los productores tengan acceso a la información, y de la misma manera, se pueda cerrar la brecha digital”, añadió Bienvenido Castillo.

Este proyecto se desarrolla en alianza con otras entidades privadas y estatales, por lo que se han seleccionado unas seis escuelas en las áreas rurales que tienen el programa Conéctate al Conocimiento.

Estas escuelas se abren durante los fines de semana para capacitar a los productores, para que al final “por libre albedrío” puedan acceder a las diferentes informaciones, como el clima, la fertilidad del suelo, entre otras.

El presidente del Gremio de Agroexportadores No Tradicionales de Panamá, Florencio Pérez, gremio con el que el Mida ha estado adelantando esta iniciativa, destaca que estas herramientas son buenas, siempre y cuando vayan dirigidas a facilitar la producción y mejorar el rendimiento.

Alexis Soto, economista de la Organización Nacional Agropecuaria, señala que todas estas son buenas herramientas, pero como son asistencia social el Gobierno no ha visto a los sectores productivos de forma macroeconómica, suministrándoles insumos y materia prima como elementos para garantizar la seguridad alimentaria.

Buscan cultivos a prueba del cambio climático

Buscan plantas a prueba de clima

BBC Ciencia

Comenzó una búsqueda global para encontrar cultivos alimenticios que sean capaces de resistir el cambio climático.

Se buscan variedades que resistan sequías, inundaciones y cambios de clima.

Ante la amenaza que enfrenta el planeta y el impacto que está teniendo el calentamiento global en las tierras de cultivo, un equipo de científicos busca variedades de semillas “a prueba de clima”.

El proyecto está siendo coordinado por el Fondo Mundial para la Diversidad de Cultivos que estableció la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Grupo Consultivo para la Investigación Agrícola Internacional (CGIAR).

Los investigadores analizarán variedades de semillas -incluidas de maíz y arroz- en los bancos nacionales de semillas.

Y seleccionarán a aquéllas con una mayor resistencia natural a los eventos extremos, como inundaciones, sequías y cambios bruscos de temperatura.

Seguridad alimentaria

El Fondo espera que estas variedades ayuden a proteger la producción de alimentos y a mantener la seguridad alimentaria del mundo.

“Nuestros cultivos deben ser capaces de producir más alimentos en la misma cantidad de tierra, con menos agua y con energía cada vez más cara” dijo a la BBC Cary Fowler, director ejecutivo del Fondo.

“Y sin una diversidad de cultivos será imposible continuar produciendo los alimentos que requerimos” agrega.

Nuestros cultivos deben ser capaces de producir más alimentos en la misma cantidad de tierra, con menos agua y con energía cada vez más cara”
Nick Fowler, Fondo Mundial para la Diversidad de Cultivos

El programa de US$1,5 millones otorgará subsidios para proyectos de análisis de semillas en las colecciones nacionales de los países en desarrollo.

Para llevar a cabo el proyecto, el Fondo ha reunido a los principales expertos en cada uno de los cultivos principales, como trigo, arroz, lentejas y maíz.

Los equipos tienen la tarea de identificar la mejor estrategia de conservación para cada uno de los cultivos.

“Los expertos nos han ayudado a identificar cuáles son las colecciones de semillas más importantes en términos de diversidad genética” dice el señor Fowler.

“Y esto nos ha dado el fundamento científico de todo lo que intentamos llevar a cabo en la organización”.

El Fondo Mundial para la Diversidad de Cultivos también es responsable de la llamada “Bóveda del Fin del Mundo” en el Ártico, donde se están almacenando muestras de todas las variedades de cultivos conocidos.

Y lo que se intenta encontrar ahora son las características exactas que se necesitan para segurar que los cultivos tendrán las mejores posibilidades de prosperar en el futuro.

Rasgos

Colección de semillas

El proyecto otorgará subsidios para estudiar los bancos de semillas de países en desarrollo.

Un ejemplo, como explica Cary Fowler, es si una planta muestra un grado apropiado de resistencia al calor durante su período de floración.

“En esa época una planta experimenta un aumento de estrés, y sin embargo existe muy poca información sobre este período del ciclo de vida de los organismos”.

En los próximos 12 a 24 meses, los investigadores esperan establecer un perfil completo de los distintos rasgos que hacen que una planta pueda resistir al clima.

Y también esperan descubrir cuáles son los cultivos que poseen estos rasgos.

“Posteriormente llevaremos a cabo programas de reproducción de las variedades que poseen esas valiosas características”, dice Fowler.

Los científicos esperan poner toda la información en una base de datos en internet que estará a disposición de organizaciones públicas y privadas.

Se cree que si el cambio climático continúa con su tendencia actual, para el 2050 el abastecimiento mundial de arroz, maíz y trigo -que suministran la mitad de las calorías alimentarias del planeta- podría reducirse de forma dramática, hasta en un 40%.

Además, el calentamiento global podría reducir gradualmente el valor nutricional de estos cultivos esenciales.

Es por eso que, tal como señala Cary Fowler, la investigación agrícola debe ser una prioridad.

“Porque la civilización depende de sus cultivos y la mejor estrategia ahora es conservar lo que tenemos para el futuro”.

Discuten con celeridad código agrario de Panamá

ASAMBLEA. NUEVO CÓDIGO AGRARIO.

Eliminan artículos polémicos

Ex directores de Reforma Agraria opinan que la reforma no resuelve el problema de la tenencia de la tierra.

El magistrado Alberto Cigarruista se quejó del bombardeo de los medios a la propuesta de la Corte.

José Quintero De León
jquintero@prensa.com

Los artículos 7 y 9, principales escollos en la discusión del proyecto que crea un nuevo Código Agrario, fueron eliminados ayer durante las consultas que realiza la comisión de Asuntos Agropecuarios de la Asamblea Nacional.

Esos artículos, que formaban parte de los principios en que se fundamenta la propuesta, eran vistos por productores y gremios agrícolas como una amenaza a la propiedad privada, ya que dejaban a potestad del Estado decidir el uso o propiedad de las tierras en función de garantizar la seguridad alimentaria. Los artículos, alegaban, no ofrecían seguridad jurídica para quienes ostentan la propiedad de la tierra.

Tras el debate inicial, al que asistieron incluso ex ministros de trabajo y ex directores de reforma agraria, se avanzó hasta el artículo 13, de los 247 que contiene el proyecto.

El magistrado Alberto Cigarruista, vocero de la Corte Suprema de Justicia, se quejó del “injusto bombardeo” que los medios han hecho a los diputados, y aclaró que los derechos posesorios no dan la titularidad de la tierra, ya que el Estado es el dueño y “este principio lo contempla la Constitución”.

CÓDIGO AGRARIO.La ley incluye expropiaciones por seguridad alimentaria.

Gremios piden suspender debate

Mónica Ríos, de Pronat, aseguró que el nuevo código no le quitará sus tierras a quien las hace producir.

J.J. Vallarino III expresó su temor a que ocurran nuevas expropiaciones, como pasó en Bayano con los militares.

LA PRENSA/Víctor Arosemena
CONFLICTOS. La tenencia de tierra ha sido un problema que dista mucho de resolverse en muchos países del mundo. Panamá no escapa de ello.

José Quintero De León
jquintero@prensa.com

La Comisión de Asuntos Agropecuarios de la Asamblea Nacional desestimó ayer la petición de Hermann Gnaegi, delegado de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa, de suspender las consultas sobre el proyecto de Código Agrario hasta no delinear bien sus principios y la seguridad jurídica de los productores.

El magistrado Alberto Cigarruista, vocero de la Corte Suprema de Justicia, proponente del proyecto, sostuvo que de aceptarse, se perdería la oportunidad de lograr una buena ley, “ya que se perdería el entusiasmo y el trabajo que se ha acumulado durante 10 años”.

Este proyecto no es de piedra, dijo, “podemos mejorarlo. Si se aprueba, bien; y si no, entonces seguiremos con la misma ley y los pleitos que duran 15 y 20 años sin resolverse”.

Gnaegi, productor ganadero en Natá, expresó que no reconocer los derechos posesorios en el texto preocupa grandemente a los productores, y sobre todo, a la banca privada y estatal, ya que aquellos mantienen hipotecas que, de expropiarse las tierras, los haría quedar en indefensión.

No obstante, el abogado Santander Tristán, del Programa Nacional de Administración de Tierras, insistió en que debe hacerse un esfuerzo por lograr esta ley en beneficio de los necesitados. Tristán aclaró que en el artículo 7, la palabra “se reserva” se refiere a las tierras del Estado.

Durante la consulta, el abogado Ovidio Díaz Espinosa elevó una propuesta para reemplazar los artículos 7 y 9, en busca de definir mejor el tema de la seguridad jurídica sobre la tenencia de la tierra para garantizar las inversiones, modernizar y mejorar la productividad del agro.

La propuesta señala que el Estado velará por el desarrollo de la actividad agraria y garantizará la seguridad alimentaria de su población. En casos de urgencia, podrá expropiar tierras que estén ociosas, siempre y cuando respete los derechos de sus titulares o de quienes tienen derechos de posesión. A ello, añade el pago de la debida indemnización.

Tanto Cigarruista como Tristán rechazaron esta propuesta alegando que contempla una expropiación extraordinaria, al incluir una indemnización.

Para el magistrado, lo que intenta este proyecto es mejorar la seguridad jurídica de quienes trabajan con derechos posesorios y no afectarlos, ya que el Estado es dueño de las tierras si no están tituladas.

También intervinieron Rolando Mejía y Eric Jiménez, ex directores de Reforma Agraria, quienes advirtieron que el proyecto está muy lejos de ser un buen Código Agrario.

Jiménez afirmó que los constantes conflictos por la tenencia de la tierra siguen sin resolverse en el texto, lo cual es fundamental.

Principios de la ley agraria

.SOCIAL: El Estado distribuirá la tierra en forma “racional”.

.ECONÓMICA: No se permitirá que haya áreas ociosas o improductivas.

.AMBIENTAL: No se permitirá el uso de agroquímicos sintéticos que debiliten el suelo.

Banco Mundial culpa a los biocombustibles del encarecimiento de la comida

Un informe del BM culpa a los biocombustibles del encarecimiento de la comida

Plantas de arroz en Bangkok (Tailandia). Tailandia es el más grande exportador de arroz del mundo y podría aprovechar un proceso desarrollado por científicos chinos para convertir espigas de arroz, el tallo que no se usa y las hojas de la planta, en Biogas. EFE
Londres, 4 jul (EFE).- Los biocombustibles han hecho que los precios de los alimentos se elevasen en un 75 por ciento en todo el mundo, según un informe confidencial del Banco Mundial (BM) filtrado al diario “The Guardian”.Esos datos desmienten las afirmaciones del Gobierno estadounidense en el sentido de que los combustibles de origen vegetal contribuyen a la carestía de los alimentos en menos de un 3 por ciento, señala el periódico.

Según algunas fuentes, el informe, terminado en abril, no se ha publicado hasta ahora para no poner en apuros al presidente de Estados Unidos, George W. Bush, que ha atribuido ese encarecimiento fundamentalmente a la mayor demanda de alimentos en China y la India, y evitar tensiones entre la Casa Blanca y el BM.

El informe del Banco Mundial explica que “el rápido crecimiento de la renta en los países en desarrollo no se ha traducido en un fuerte aumento del consumo de cereales y no ha contribuido de modo importante a la subida de precios”.

Incluso las sequías en Australia han tenido sólo un pequeño impacto en ese fenómeno, señala el informe, que atribuye por el contrario el máximo impacto a la fuerte demanda de biocombustibles por parte de Europa y Estados Unidos.

“Sin el incremento de (la demanda de) biocombustibles, las reservas mundiales de trigo y maíz no habrían caído sensiblemente y los aumentos de precios debidos a otros factores habrían sido moderados”, explica el documento.

El documento confidencial del Banco Mundial llega en un momento crítico para las negociaciones multilaterales sobre la futura política mundial en materia de combustibles.

La carestía de los alimentos será u no de los temas que se tratará en la cumbre de países industrializados (G8) que se celebra la próxima semana en Hokkaido (Japón).

Según Robert Bailey, experto de Oxfam, “los dirigentes políticos parecen empeñados en suprimir e ignorar las claras pruebas de la importante contribución de los combustibles a los recientes aumentos de precios de los alimentos”.

“Los políticos se dedican a contentar a los lobbies industriales, pero la gente en los países pobres no tiene qué comer”, denuncia Bailey.

El incremento del precio de los combustibles ha hundido en la pobreza a otros cien millones de personas en todo el mundo y ha desencadenado desórdenes en numerosos países, desde Bangladesh hasta Egipto.

El precio de la cesta de alimentos examinados en el estudio del Banco Mundial aumentó un 140 por ciento entre el año 2000 y el pasado febrero.

Según el informe, el encarecimiento de la energía y de los fertilizantes sólo contribuyó en un 15 por ciento de ese incremento mientras que un 75 por ciento corresponde a los biocombustibles.

Esto último se debe a tres factores: en primer lugar, buena parte de la producción de cereales se ha dedicado a combustibles en vez de a alimentos.

Así, más de un tercio del maíz estadounidense se utiliza actualmente para producir etanol y más de la mitad de los aceites vegetales en la UE se dedican a producir biodiesel.

En segundo lugar, se ha animado a los agricultores a dedicar una superficie mayor a la producción de biocombustibles y todo ello ha desencadenado además la especulación financiera en torno a los cereales, lo que ha contribuido a elevar aún más los precios.

El informe precisa, sin embargo, que los biocombustibles derivados de la caña de azúcar, una especialidad del Brasil, no han tenido un impacto tan fuerte como los del maíz y otros productos.

“Esta claro que algunos biocombustibles tienen un enorme impacto en el precio de los alimentos, comentó anoche el ex principal asesor científico del Gobierno británico, David King.

“Al apoyar a los biocombustibles subvencionamos los incrementos de precios de los alimentos sin hacer nada a favor del cambio climático”, denunció King.

Alimentos GM: ¿hora de reabrir el debate?

Alimentos GM: ¿hora de reabrir el debate?

María Elena Navas
BBC Ciencia

Las cifras son escalofriantes: se calcula que 850 millones de personas sufren hambre hoy en el mundo, 820 millones de ellas en países en desarrollo. En el último año, el número de personas que necesita asistencia alimentaria ha aumentado en 100 millones.

Sólo en 2008, los altos precios de los alimentos han provocado motines en cerca de 40 países

Se cree que las importaciones en naciones con déficit de alimentos puedan alcanzar los US$169.000 millones, un 40% más que en 2007. Y los expertos creen que la era de los alimentos baratos ya es cosa del pasado.

OPINE: TRANSGÉNICOS ¿PROBLEMA O SOLUCIÓN?
Javier Domínguez, Falcón, Venezuela.

Por eso, en estos momentos, en Roma, se realiza una reunión convocada por la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) a la que asisten 44 jefes de Estado y de gobierno de todo el mundo para buscarle salidas a la crisis.

Al inaugurar la conferencia, el secretario general de Naciones Unidas, Ban ki-Moon, dijo que el mundo debe aumentar al menos en un 50% su producción de alimentos para el 2030.

En medio de esta crisis, una antigua polémica se revive: ¿deben los gobiernos recurrir a los alimentos genéticamente modificados (GM) para paliar el hambre?

Y el debate es más agudo ahora que nunca: para unos, es “la comida Frankenstein”, para otros, es la tecnología que podría solucionar las actuales carencias alimentarias del mundo.

Productividad

En los alimentos genéticamente modificados el ADN de la planta se altera de modo artificial para crear cultivos con propiedades específicas.

Aunque han sido sistemáticamente rechazados en Europa, los alimentos GM se cosechan hoy en muchas otras partes del mundo, principalmente maíz, soya, algodón y colza.

Estados Unidos y Argentina han abrazado con fervor a la nueva biotecnología, y Brasil, China e India la siguen a pasos agigantados.

Protesta contra alimentos transgénicos

En Gran Bretaña el activismo y la opinión pública han impedido la comercialización de los GM.

“Se trata de crear cultivos cuya producción sea más eficiente, más resistente a las plagas, más tolerante al cambio climático, con menor uso de pesticidas y más nutritivos, ” dijo a BBC Ciencia el doctor Gastón Fernández Palma, presidente de la Asociación Argentina de Productores de Siembra Directa, (AAPRESID).

“Indudablemente estas características hacen que los alimentos modificados cumplan una misión sumamente importante”

“Y debemos convencernos de la participación necesaria de la ingeniería genética, porque no quedan otras soluciones a la vista para paliar este gravísimo problema no sólo alimenticio sino energético” agrega.

Para quienes los apoyan el resultado es claro: han pasado doce años y hasta ahora no se conocen problemas medioambientales o de salud causados por los GM.

Los críticos sostienen sin embargo que estos productos pueden tener a largo plazo un impacto negativo en la salud humana y el medio ambiente.

Alergias

Se piensa que la introducción de un nuevo gen a una planta puede crear un alergénico que cause una reacción en individuos susceptibles.

Para evitarlo, es necesario llevar a cabo extensas pruebas para asegurarse de que un producto GM no dañará al consumidor con una alergia.

Un modelo de agricultura que dé alimentos para todos pero que no esté dirigido por multinacionales que son las que controlan este negocio de los transgénicos
David Sánchez, Amigos de la Tierra

También hay temores sobre los riesgos desconocidos hasta ahora de la transferencia genética de alimentos GM a células del organismo o bacterias gastrointestinales, que podrían afectar de forma adversa al ser humano.

Y otro temor es el “cruzamiento lejano”, el desplazamiento de genes de plantas GM a cultivos convencionales o especies silvestres, y la mezcla de cultivos de semillas convencionales con cultivos GM.

Esto, afirman los expertos, podría tener un enorme impacto sobre la inocuidad y la seguridad de los alimentos.

“Los transgénicos no forman parte de la solución de la crisis alimentaria” dijo a BBC Ciencia David Sánchez, encargado de agricultura y alimentación de la organización ecologista Amigos de la Tierra.

“Porque en efecto, llevamos 10 años cultivándolos, pero hasta ahora no se ha podido demostrar que ninguno de los cultivos GM es más productivo, más nutritivo, ninguno tiene mejor calidad para el consumidor”.

“Al contrario -agrega- lo que vemos con estos cuatro principales cultivos, es que son cultivos con fines industriales que se llevan a cabo en países en desarrollo”.

Uso industrial

Según la organización, en el caso de la soya GM la mayoría se exporta desde estos países a Estados Unidos o Europa para alimentación animal y poder mantener el consumo de carne del mundo desarrollado.

La única forma de alimentar a tanta gente es ir ahora a una agricultura sustentable de alta producción que incluya fundamentalmente la participación de la biotecnología
Gastón Fernández, AAPRESID

En el caso del algodón, es un cultivo con fines meramente industriales y en Estados Unidos gran parte de los cultivos de maíz transgénico se dedican casi exclusivamente a los biocombustibles.

“En Argentina, por ejemplo, habría que plantearse para quién ha sido un éxito hasta ahora la producción de transgénicos” dice David Sánchez, de Amigos de la Tierra.

“Seguramente para los grandes terratenientes, porque no creemos que la extensión de los monocultivos haya beneficiado ni a los niveles de pobreza, los problemas de alimentación o la situación de los pequeños agricultores en ese país”.

“Porque se han desplazado los cultivos de alimentación con los cultivos para exportación, que desde luego son más lucrativos”, agrega.

El presidente de AAPRESID afirma sin embargo que esto no es error de la biotecnología sino de “las medidas equivocadas de los gobiernos”.

“La soja ocupa hoy el lugar que los mercados mundiales demandan”, afirma el funcionario.

Ma�z transgénico

25% de la producción de maíz de Estados Unidos es genéticamente modificada.

“Y por el mal manejo de las políticas agropecuarias ha ido reemplazando a los otros cultivos de un plan de agricultura sustentable”, señala.

Lo cierto hoy es que millones de personas sufren hambre y muchas más no tendrán alimento si no se encuentran soluciones rápidas a esta crisis alimentaria.

Y ésta, dicen los expertos, quizás tendrá que incluir alguna forma de biotecnología.

“Creemos que para el año 2050 habrá 9.000 millones de habitantes en el planeta” dice el doctor Gastón Fernández.

“Y la única forma de alimentar a tanta gente es ir ahora a una agricultura sustentable de alta producción que incluya fundamentalmente la participación de la biotecnología y las semillas transgénicas”.

Pero la prioridad en cualquier modelo de agricultura, afirma David Sánchez, de Amigos de la Tierra, tendrá que ser “la soberanía alimentaria de las comunidades”.

“Un modelo de agricultura que dé alimentos para todos pero que no esté dirigido por multinacionales que son las que controlan este negocio de los transgénicos”.

La seguridad alimentaria en Panamá no existe

AGRICULTURA. Autoridades agropecuarias tienen otra opinión

Pérdidas atentan contra la seguridad alimentaria

“Las importaciones y la especulación de los intermediarios nos están acabando y nadie hace nada”, aseguran los agricultores de las tierras altas de la provincia de Chiriquí y de la región de Azuero

Maria De Gracia

PA-DIGITAL

Pérdidas. Un trabajador mira con tristeza los repollos perdidos en una plantación en Cerro Punta, en Chiriquí.

En los campos panameños la falta de apoyo es evidente. Allá, muchos productores han decidido vender sus propiedades al mejor postor, rompiendo así con la tradición familiar de apego a la naturaleza, mientras que otros insisten en seguir haciendo brotar alimentos de la tierra.

Ya sea en la productiva región de la provincia de Chiriquí o en las áridas tierras de Azuero, la situación no es muy distante.

“Las importaciones y la especulación de los intermediarios nos están acabando y nadie hace nada”, dice con palabras mojadas por la impotencia, Tomás Atencio, un otrora próspero productor de las tierras altas chiricanas.

Y es que solo durante la pasada cosecha Atencio perdió más de 10 mil dólares en una siembra de cebolla para la cual no encontró mercado.

El bulbo se perdió en el campo, y a Atencio solo le quedó llorar por el vapor que despedía el fruto de su frustrado trabajo.

Bastante distante de las parcelas de Atencio está Héctor Ortega, un productor del valle de Tonosí, en la provincia de Los Santos, quien, según dice, hace unos años se dejó llevar por los cantos de sirenas que afirmaban que la agroexportación era la panacea del sector.

“Todo fue mentira”, afirma hoy, al tiempo que cierra el puño de su mano derecha.

Recuerda que entre los que impulsaban esta iniciativa estaba el actual ministro de Desarrollo Agropecuario, Guillermo Salazar.

Pero ahora Salazar tiene otra postura. En un reciente foro sobre seguridad alimentaria, sostuvo que el Gobierno tiene el deseo de apoyar el crecimiento de la producción de arroz, maíz, frijol, carne y leche “para que disminuyan los efectos de los productos importados y se pueda apoyar la producción nacional”.

El pronunciamiento que hoy hará el presidente Torrijos en la provincia de Los Santos, reveló, “estará dirigido a incentivar la producción nacional y un apoyo sostenible a los productores del país”.

Datos.
La producción anual de papas en Panamá es de unas 27 mil toneladas.

Las importaciones de papas procesada suman las 10 mil toneladas al año.

La producción local de cebolla oscila entre 45 mil a 50 mil quintales al mes.

La cosecha de cebolla en 2006-2007 alcanzó los 678,808 quintales, los productores aseguran que de no existir incentivos la producción caerá.

Agroexportación.
La agroexportación, que en el 2000 se le vendió a los productores como la mejor alternativa para salir adelante, hoy presenta otra cara, según cifras oficiales

Durante el período enero-marzo del 2008 comparado con su similar del 2007, la exportación de melón registró una baja en su valor de 13,7% y su peso en 18,4%.

Igualmente, la piña redujo su valor exportado en 17,1% y su peso en 14,4%. En cuanto a la sandía, su valor exportado mermó en 0,2%.

Por otro lado, se observaron bajas en la exportación de carne de ganado bovino de 17,7% en su valor y 17% en su peso; igual comportamiento lo reflejó el ganado vacuno en pie, en 97,4% en valor y 90.0% en volumen.

Pesticidas “causan” daños genéticos

Pesticidas “causan” daños genéticos

BBC Ciencia

La exposición a pesticidas podría estar causando daños genéticos en los agricultores, lo que incrementaría las tasas de incidencia del cáncer.

Agricultor indio

Los científicos temen que exista un vínculo entre los pesticidas y las altas tasas de cáncer.

Según una investigación de la Universidad de Patiala, en India, ésta podría ser la causa del aumento de las tasas de cáncer registradas entre los agricultores de la región.

Un portavoz de la industria de cultivos afirma sin embargo que el estudio no establece un vínculo causal entre el uso de pesticidas y el cáncer.

Según el corresponsal de la BBC en la región, David Loyn, durante mucho tiempo se ha temido una posible relación entre los pesticidas agrícolas y el cáncer.

El estudio siguió durante varios meses a un grupo de agricultores en el estado de Punjab.

Alteraciones

Los investigadores -que descartaron otros factores como la edad, el consumo de alcohol y el tabaquismo- encontraron que el ADN de los individuos estudiados mostraba alteraciones que los hacía susceptibles al cáncer.

El estudio concluye que la probable causa de estos cambios fundamentales en los genes de los agricultores es la fumigación con pesticidas.

Encontramos cambios importantes en el ADN y el riesgo de cáncer aumenta de manera importante cuando el daño en el ADN es muy alto
Satbir Kaur, Universidad de Patiala

“Encontramos cambios importantes en el ADN y el riesgo de cáncer aumenta de manera importante cuando el daño en el ADN es muy alto”, afirma el profesor Satbir Kaur, autor del estudio.

Sin embargo Salil Singhal, de la Federación de Cuidados de Cuiltivos de India, afirma que no es posible establecer que la causa del cáncer sean los pesticidas.

“No hay un solo pesticida que se use actualmente y que pueda causar cáncer”, afirma.

Y agrega que los agricultores llevan a cabo pocas fumigaciones cada temporada.

Sin embargo, el corresponsal de la BBC, David Loyn, afirma que encontró a agricultores que debían fumigar más frecuentemente debido a la cantidad de plagas.

“Un agricultor, que dijo había estado fumigando día y noche, tenía cáncer”, explica el corresponsal.

Según Loyn, las comunidades agrícolas en la región han tenido que enfrentar el fracaso de nuevas variedades de cultivos, a la vez que ha diminuido la producción de cosechas.

“Todos estos signos inquietantes de una amenaza potencial a la salud humana -afirma David Loyn- plantean muchas dudas sobre si agricultura intensiva como ésta es sostenible”.