Concern over conservation issues on Isla Bastimentos, and other islands in the Bocas del Toro province of Panama

June 12, 2007

To Whom It May Concern:

I am writing to express my concern over conservation issues on Isla Bastimentos, and other islands in the Bocas del Toro province of Panama. As a biologist studying birds on the Bocas del Toro Archipelago, I can vouch for the biological uniqueness of this area and the urgent need for stronger conservation measures.

The birds of the Bocas del Toro Archipelago were not well-studied until the Smithsonian Bocas Expedition (SBE) in the late 1980s and early 1990s began systematically sampling on each island. Below I will highlight some of the notable finds of that expedition, as well as some of the preliminary results of my own more recent research. I will conclude with some more detailed thoughts on conservation issues relevant to the Bocas del Toro Archipelago.

 

mangrove cucko

Mangrove cucko in a mangrove tree

One of the more notable finds of the SBE included 2 Mangrove Cuckoos (Coccyzus minor) on Isla Solarte, an island separated from Bastimentos by a narrow mangrove channel. This species is known to be uncommon on the Pacific side of Panama and has never before been found on the Caribbean coast between northern Costa Rica and Venezuela. Thus, the mangroves of Solarte and Bastimentos are likely an area of critical importance for this rare species. The proposal by Red Frog Beach Club to develop a marina in Bahia Honda, the narrow bay between Solarte and Bastimentos, along with the greatly increased boat traffic a marina such as this would cause, would likely directly affect this species if it regularly occurs here, and especially if it is breeding. More surveys are needed to determine the status of this bird, but its presence highlights the importance of mangrove conservation in this area.

Stub tailed spadebill

Stub-tailed Spadebill (Platyrinchus ancrominus)

Of all the birds discovered by the SBE, the Stub-tailed Spadebill (Platyrinchus ancrominus) was perhaps the most surprising. Prior to the expedition, this species was unknown in Panama. Its closest mainland relatives are on the Pacific slope of northwestern Costa Rica. Though no genetic work has been done on this species, the Bocas del Toro race is likely a unique subspecies. It is an uncommon to locally common resident of the understory of mature and second growth forests of the Bocas del Toro Archipelago, but is entirely absent from the mainland. It is likely sensitive to understory clearing.

 

green honeycreeperAnother surprising discovery made by the SBE was the presence of two subspecies of Green Honeycreeper (Chlorophanes spiza arguta and C. s. subtropicalis). C. s. arguta is found throughout the Panamanian mainland, as well as on the more recently formed islands of San Cristobal and Popa. However, two individuals found on the much older island of Bastimentos have the blue-green plumage of C. s. subtropicalis, its nearest mainland relatives found in the Andes of Colombia and western Venezuela. Proposed development on Isla Bastimentos will likely also affect this bird of forest canopies, which molecular genetics studies will likely show to be a rare subspecies unique to Bastimentos. The discovery of this species highlights the importance of Bocas del Toro as a biological crossroads between North and South America. Further study will increase our understanding of the ecological and climatic forces that allowed some South American species to expand their ranges northward historically, and also the reasons for the subsequent retreat of some species which have left relictual populations on the islands of Bocas del Toro. There are several other North/South American species pairs that currently meet and change over in Bocas del Toro including the Scarlet- and Sulfur-rumped Tanagers (Ramphocelus spp.) and the Golden and White Collared Mankins (Manacus spp.), both on the mainland.

The Golden Collared Manakin (Manacus vitellinus), the subject of my studies, also shows complicated and unusual variation across the islands and mainland of Bocas del Toro. The birds found on Isla Bastimentos are significantly larger than their mainland counterparts (although smaller than those found on Isla Colon and Isla Escudo), and surprisingly give a vocalization different from the Golden Collared Manakin. Thus, they show unique phenotypic differences that make it worthy of conservation as a separate subspecies. Similar, though even larger, manakins found on Isla Escudo, the oldest and most isolated of the Bocas del Toro islands, date the likely origin of this subspecies to greater than 10,000 years ago. It was probably once present on the mainland too, during a time when sea levels were lower (during the last ice age) and all of today’s islands were attached to the mainland by “land bridges”. However, pure Golden Collared Manakins and White Collared Manakins appear to have subsumed its ranger there as the climate changed, leaving it isolated on the islands today. There are also other differences between the Bastimentos manakins and their mainland counterparts: Island birds are more social, the males forming extremely large groups, and building display courts (used in female attraction) that are much larger than their mainland counterparts, and often much closer together. The behavior and genetics of these birds on Bastimentos warrants more study. This species often occupies forest edges, and can be found in mature second growth forest, as well as oldgrowth. It is not tolerant of large-scale clearing, however, and it is particularly sensitive to clearing of the forest understory, a practice often employed by developers in this region.

The avifauna of the Bocas del Toro Archipelago is also notable for what it lacks. Perhaps most notable is the absence of toucans from Isla Colon and Isla Bastimentos. Presumably these species were present when the islands were attached to the mainland, but we have no idea what led these species to go extinct on these islands. Presumably the habitat is suitable. The water distance from Isla Popa to Bastimentos is less than 1 km, and even less if one takes into account the many intervening mangrove islands. It would seem that these large birds could cross the gap if they so desired, but maybe water gaps of this size are indeed insurmountable.

Isolated populations of species no longer found on the adjacent mainland and other islands give us insight into the former ranges of many species and the ecological requirements that might have caused their retreat or continued persistence. It should be noted that these unusual biogeographical patterns are not restricted to birds. Similar patterns can be seen, for example, in pit vipers which are absent from Isla Bastimentos, yet present on Isla Colon and Isla Escudo. A similar pattern can be seen in a squirrel species that is restricted to Isla Colon whose closest mainland relatives occur in northwest Costa Rica and Nicaragua. The patterns are not restricted to fauna either. A Smithsonian sponsored rapid diversity assessment in which I participated in 2003, discovered a species of tree on Isla Bastimentos, that had never before been recorded in Panama, its closest relatives being in Costa Rica.

Dendrobates pumilioDendrobates pumilio, Bocas del Toro

A combination of processes, including hybridization and isolation on islands has also likely allowed for the evolution of novel subspecies not found outside of the islands. This is evident not just in birds like the Golden Collared Manakin, but also in other taxa such as sloths and the multiple unique morphs of the poison dart frog, Dendrobates pumilio, found in Bocas del Toro. Isla Bastimentos alone has four distinct morphs that are found only on that island. All are found only in mature shaded forest with intact understory. Many other taxa, including invertebrates and fish in the freshwater streams of Bastimentos and other islands are entirely unstudied. Due to their isolation, there are likely many unique species and subspecies waiting to be discovered in these habitats. The Bocas del Toro Archipelago has often been called the “Galapagos of Central America”. This title is not far off the mark. These islands are a living laboratory for understanding evolutionary and ecological processes, such as speciation, historical and present day biogeography, and the affects of climate change. It should be noted that the only terrestrial protected areas constitute a disproportionately small section of Isla Bastimentos. None of the other islands have any formal protection. We are only just beginning to document the unique combinations and morphs of flora and fauna on these islands, and the ecological forces behind present day and historical biogeographical distributions in Bocas del Toro. The islands offer us unique opportunities to understand the speciation process in the species-rich lowland tropics.

The lack of terrestrial protection is even more alarming when one considers the impact of forest clearing and subsequent sedimentation on marine ecosystems. Healthy marine ecosystems are essential to the future conservation of this entire area and the survival of local human populations. Bocas del Toro is perhaps best known for its coral reefs which have spawned a booming tourism industry. The Bastimentos marine park protects only a fraction of these reefs and, according to Smithsonian research scientist Hector Guzman, many of the most diverse reefs sit beside terrestrial areas that are unprotected. The region can likely handle more small scale development projects that take into account the conservation of the ecosystems that tourists come to see. It cannot handle large scale development that destroys natural ecosystems rather than protecting or restoring them. Small scale tourism projects should be developed in conjunction with the indigenous communities present on these islands, rather than adding unsustainable development to currently undeveloped areas, and excluding the local people from participation and profit. The indigenous communities present on the islands understand that intact ecosystems are essential to their own survival, and that increased income from sustainable tourism can also decrease their direct dependence on the land. Large scale development projects that exclude the indigenous population destroy or alter large sections of land and sea, and relegate these already poor people to continued poverty and continued dependence on diminishing natural resources.

At the very least, thorough, large-scale taxonomic inventories are need on all of the islands, particularly for non-vertebrate fauna. This should be done before any further large-scale development takes place. Second, the boundaries of Isla Bastimentos Marine Park should be expanded to include land area and mangroves directly abutting the most diverse reefs. Buffer zones should be set aside to allow indigenous communities access to the resources they need using traditional low-impact, sustainable practices, with the idea that as they develop small-scale community tourism, they will eventually rely less on these finite and unique island ecosystems. Large-scale development should be halted in areas adjacent to forest preserves and reefs, and preferably stopped altogether. New protected areas should be established on every island in the Archipelago, especially Isla Escudo. Strict zoning laws are needed to limit the kinds of development and location of development relative to critical biological resources. These measures are needed to ensure the continued function of the Bocas del Toro Archipelago as a natural scientific laboratory, and to ensure that the people of Bocas have a sustainable future.

Thank you for your consideration of these issues.

Sincerely,

Tim Billo
Doctoral Student
Box 351800
Seattle, WA 98195 USA
timbillo@u.washington.edu
Ph. 206-543-0417
Fax: 206-543-3041

Archipiélago de Las Perlas, nueva área de manejo especial

Vía rápida

Archipiélago de las Perlas, zona especial

AMBIENTE. A partir de ahora, todo proyecto turístico, extracción de corales y pesca que se realice en el Archipiélago de las Perlas deberán regirse por la Ley 18 de 31 de mayo de 2007, que declara esta área como zona especial de manejo marino-costera, publicada ayer en Gaceta Oficial.

La Dirección General de Ordenación y Manejo Integral, de la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá, se encargará de establecer un programa de manejo integral de esa zona. Además, deberá crear la unidad de conservación y vigilancia del área especial de manejo.

José González Pinilla

La nueva Ley que trata de proteger el Archipiélago de Las Perlas de la depredación, tiene algunos planteamiento en su texto como los siguientes:

Artículo 1. Se declara Zona Especial de Manejo Marino-Costera al Archipiélago de Las Perlas, ubicado en el distrito de Balboa, provincia de Panamá, que se incorporará al Programa de Manejo Costero Integral según lo establecido en la Ley 44 de 2006, con el propósito de proteger los recursos marino-costeros, aumentar su productividad y mantener la biodiversidad de sus ecosistemas, a fin de mejorar la calidad de vida de las comunidades que dependen de dichos recursos.

Artículo 2. Para el cumplimiento de los objetivos de la presente Ley, las autoridades competentes establecerán las medidas de coordinación necesarias que aseguren un desarrollo social y económico de la Zona, mediante un Plan de Manejo Costero Integral que garantice la sostenibilidad de las actividades extractivas y pesqueras.

Artículo 4. Se establece el Programa de Manejo Costero Integral para el Archipiélago de Las Perlas, cuya función será diseñar el Plan de Manejo Costero Integral, a través de la Dirección General de Ordenación y Manejo Integral de la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá, con el apoyo de los actores y usuarios involucrados en el tema. Este
Programa tendrá la función de ejecutar, fiscalizar, evaluar, monitorear y elaborar el plan de desarrollo y uso sostenible de los recursos marino-costeros, guardando concordancia con los lineamientos y planes de desarrollo turístico sostenible.

Artículo 5. Se establece la Unidad de Conservación y Vigilancia de la Zona Especial de Manejo Marino-Costera del Archipiélago de Las Perlas, cuyas funciones son las de coordinar y ejecutar las acciones de conservación y vigilancia acordadas en el Plan de Manejo Costero Integral, con todos los actores con injerencia en la zona.

Artículo 10. Dentro de la Zona Especial de Manejo Marino-Costera del Archipiélago de Las Perlas, está prohibido lo
siguiente:

1. La tala, el uso y la comercialización de los bosques de manglar, sus productos, partes y derivados. Se exceptúa la tala en proyectos de desarrollo turístico, previa aprobación del estudio de impacto ambiental y el cumplimiento de la legislación vigente.

2. La extracción de corales y peces de arrecifes coralinos.

3. El uso de trasmallos de cualquier tipo o denominación, de chuzos, así como de otras artes y prácticas de pesca prohibidas por la legislación vigente.

4. El uso de palangres horizontales superficiales y a fondo. Se permite el uso de palangre vertical hasta un máximo de quince tanques por embarcación y máximo de cinco anzuelos por tanque.

5. El uso de redes de arrastre y de cerco mecánico industrial en toda la Zona Especial de Manejo Marino-Costera del Archipiélago de Las Perlas.

6. La pesca con tanques para buceo o cualquier otro método que provea al buzo de aire.

7. El uso de arpones, con excepción de los arpones de liga en la pesca a pulmón para fines deportivos no comerciales.

8. La pesca de tiburones y de rayas (Elasmobranquios).

9. La captura y comercialización de carne y huevos de todas las especies de tortugas marinas.

10. La pesca de langosta desde el 1 de diciembre hasta el 15 de abril de cada año.

11. El asedio de las poblaciones de cetáceos que utilizan las aguas de la Zona, en contravención al Reglamento para el Avistamiento de Cetáceos en Aguas Territoriales Panameñas.

12. La extracción de cualquier especie que la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá tenga a bien regular con el objetivo de mantener niveles racionales y sostenibles en la pesca comercial, con la cual podrá establecer sistemas de licencia, vedas y cuotas de extracción basadas en la mejor evidencia científica disponible.

13. Cualquier otra actividad que atente contra los objetivos de la presente Ley.

El polígono de la nueva área insular de manejo especial es el siguiente:

Artículo 8. El polígono que define la Zona Especial de Manejo Marino-Costera del Archipiélago de Las Perlas está situado dentro del Golfo de Panamá en el Océano Pacífico, y consta de un área total aproximada de 168,771 hectáreas que abarca sus dos zonas satélites, divididas en 33,153 hectáreas de área insular, que incluye la zona marino-costera de todas las islas e islotes, y 135,618 hectáreas de área marina parte de la Plataforma Continental, la cual conforma un perímetro de 163 kilómetros.

Archipielago de Las Perlas Panama

Imagen ilustrativa del Archipiélago de Las Perlas, Golfo de Panamá 

Todo el límite de la Zona Especial de Manejo Marino-Costera está en el mar. El polígono imaginario se inicia en el Punto 1, con latitud 8º40’48.29″ Norte y longitud 79º06’05.59″ Oeste. Se sigue una línea imaginaria con rumbo Este 89º una distancia de 3.45 millas náuticas hasta el Punto 2. Desde este punto, con latitud 8º40’49.82″ Norte y longitud 79º02’37.46″ Oeste, se continúa con rumbo Sur 138º Este una distancia de 22.82 millas náuticas hasta el Punto 3. Desde este punto, con latitud 8º23’44.54″ Norte y longitud 78º47’14.04″ Oeste, se prosigue con rumbo Sur 180º una distancia de 6.83 millas náuticas hasta el Punto 4. Desde este punto, con latitud 8º16’53.01″ Norte y longitud 78º47’16.35″ Oeste, se continúa con rumbo Sur 226º Oeste una distancia de 7.97 millas náuticas hasta el Punto 5. Desde este punto, con latitud 8º11’17.79″ Norte y longitud 78º53’00.85″ Oeste, se continúa con rumbo Oeste 271º una distancia de 17.31 millas náuticas hasta llegar al Punto 6. Desde este punto, con latitud 8º11’23.33″ Norte y longitud 79º10’28.32″ Oeste, se continúa con rumbo Norte 9º Este una distancia de 29.66 millas náuticas hasta encontrar nuevamente el Punto 1.

Artículo 9. Se establecen dos zonas satélites de protección, que estarán localizadas fuera del polígono principal de la Zona Especial de Manejo Marino-Costera, pero vinculadas a esta, con las siguientes coordenadas:

1. Zona Satélite Roca Trollope, localizada en coordenada con latitud 08°06’53.95″ Norte y longitud 078°38’51.23″ Oeste, con un área de 4,316 hectáreas, formando un círculo imaginario con distancia de dos millas náuticas alrededor desde la roca.

2. Zona Satélite Isla Galera, localizada en coordenada con latitud 08°11’41.10″ Norte y longitud 078°46’32.71″ Oeste, con un área de 4,288 hectáreas, formando un círculo imaginario con distancia de dos millas náuticas alrededor desde la costa de la isla.

El texto completo de esta ley en el el link aquí en formato pdf.

Denuncian destrucción en Bocas del Toro, Panamá

Sunset point en Bocas del Toro
Foto: Angel González en blog de Carlos Camarena

——————————————————

Denuncias irregularidades ambientales que afectan ecología y etnias del Archipiélago de Bocas del Toro

Los ecologistas Lauren Batista del Grupo Activista Ambiental de la Escuela de Biología de la Universidad de Panamá y el biólogo Ariel Rodríguez de la Alianza para la Conservación y el Desarrollo, han denunciado esta semana la destrucción inminente, progresiva, pero definitiva, del Parque Nacional Marino Isla Batimentos (PNMIB), debido a la construcción desordenada y fuera de planes de uso de suelo y carente de visión ecológica y paisajística con la que se están implementando numerosos proyectos del mal llamado turismo residencial en el área de amortiguamiento del Parque Nacional Marino Isla Bastimentos.

Los ecologistas le recuerdan a la Administradora General de la Autoridad Nacional del Ambiente –ANAM–, Ligia Castro, que el Archipiélago de Bocas del Toro es un joya de biodiversidad del Caribe y área núcleo de la Reserva de la Biósfera de La Amistad, que ha atraído la atención de numerosos organizaciones científicas y conservacionistas a nivel nacional e internacional que han aportado fondos para el desarrollo sostenible de las comunidades que viven en su área de amortiguamiento y que por tanto, mal puede ANAM favorecer proyectos lesivos a la conservación integral de toda esta área como una región de gran fragilidad por ser sistemas ecológicos insulares terrestres y marinos.

Los ambientalistas consideran que los impactos ambientales combinados y sinérgicos de todos estos proyectos “turísticos”, afectarán los procesos evolutivos y los servicios ambientales que ofrece este parque nacional, comprometiendo de manera irreversible tanto la viabilidad ecológica de esta área protegida como la calidad de vida de las poblaciones indígenas y afro descendientes que viven en sus alrededores.

Denunciaron específicamente algunos casos como los daños causados por el Proyecto Inmobiliario Red Frog Beach Resort (Fase 1) y los inminentes impactos si se aprueba la fase 2 de este mismo proyecto. Igualmente denunciaron afectaciones al arrecife y a la playa de Punta Vieja (Old Point) en el área de amortiguamiento del Parque Nacional Marino Isla Bastimentos, y contiguo al límite oriental del parque en el sector de Playa Larga.

Para otro sector de Isla Bastimentos denunciaron extracción de arena en Playa Polo, colindante con el límite occidental del Parque en el sector de Playa Larga y un nuevo proyecto inmobiliario en Playa Primera, o Wizard’s Beach, hasta el área cercana a la población de Bastimentos, afectando así otra playa para la anidación de tortugas en esta Isla.

Igualmente denunciaron que en la primera semana de mayo de 2007, guardias privados de seguridad de la promotora inmobiliaria que construye Red Frog Beach, Fase I, han comenzado a utilizar caballos por los senderos del extremo noroeste del Parque Nacional Marino de Bastimentos, los cuales han dañado dicho sendero en un buen tramo desde Playa Larga a Bahía Honda, especialmente en el área boscosa de dicho sendero.

Finalmente denunciaron el inicio, sin anuncio de aprobación de un EsIA de un proyecto que está talando algunos árboles grandes y está podando radicalmente las palmeras de coco con el fin de ser taladas, para construir una enorme marina en medio del arrecife, la playa y la tierra firme en el extremo oeste de la Isla de Bastimentos, muy cercano al pueblo Old Bank (Bastimentos). Igualmente denunciarion la extracción de sustrato de las playas para hacer senderos, que son evidentes. También han drenado los humedales de este sector.

Ante toda esta serie de amenazas ambientales, ligadas a la especulación inmobiliaria, más que turismo, los ecologistas le recuerdan a la Administradora de ANAM, Ligia Castro, que las playas de la Isla de Bastimentos han sido reconocidas como sitios importantes para la anidación de tortugas del Caribe. “Si seguimos permitiendo la construcción de estos proyectos de –turismo residencial– y la extracción no controlada de arena (Wizard’s Beach, Red Frog Beach y Playa Polo), la única playa que quedara para la anidación de estas especies será Playa Larga, que es la única que se encuentra dentro del límite del área protegida.

Lamentablemente, estas acciones se han dado con el agravante de que han sido reportadas oportunamente a la oficina local de ANAM en Isla Colon y parece ser que existe desidia y negligencia de algunos funcionarios para atender estas denuncias.

Los ecologistas terminaron la denuncia puntualizando las siguientes solicitudes:

1. No aprobar nuevos proyectos inmobiliarios o de los mal llamado turismo residencial en el área de amortiguamiento del Parque Nacional Marino Isla Bastimentos, y detener de manera indefinida los trabajos de construcción de todos aquellos proyectos que ya hayan incurrido en violaciones a las leyes nacionales, hasta que se termine la elaboración de un Plan de Ordenamiento Territorial Ambiental para el Distrito de Bocas del Toro.

2. No aprobar ningún permiso para captura de delfines en aguas de la Reserva de la Biósfera, y áreas de amortiguamiento del Parque Marino de Isla Bastimentos, ni en ningún otro sector del Archipiélago, ya que evidentemente esta fauna de mamíferos marinos son parte de la fauna del Parque y además es fauna compartida con Costa Rica y esto sería deshonesto y no respetuoso con los recursos compartidos con el hermano país.

3. Solicitar financiamiento externo de manera urgente, posiblemente a las mismas organizaciones que han financiado la conservación del Parque Nacional Marino Isla Bastimentos, para la realización de una Evaluación Ambiental Estratégica (EAE) del desarrollo turístico en el área de amortiguamiento del Parque Nacional Marino Isla Bastimentos. Este documento también serviría de insumo técnico para la elaboración del Plan de Ordenamiento, y guiaría las decisiones futuras de la Autoridad Nacional del Ambiente en esta área de tan alta diversidad y sensibilidad ecológica.

————————-

Imágenes de la Isla Bastimentos en Bocas del Toro

Defoliando completamente las palmeras. Aquí iniciaba defoliarla una palmera.

Sustrato de guijarros de la playa para hacer veredas improvisadas.

Costa por donde se pretende hacer otra marina en Isla Bastimentos.

Privado. Cada día más los panameños no podremos ingresar a nuestras islas.

Una pareja de monos nocturnos, Aotus, en Punta Vieja, Isla Bastimentos.

 

Punta Vieja está siendo destruida por un descabellado proyecto residencial denominado Mar Caribe Beach and Resort.

Burica Press, 27 de mayo de 2007

Aspectos Físicos y Biológicos del Parque Nacional Marino Isla de Bastimentos

Aspectos Físicos y Biológicos del Parque Nacional Marino Isla de Bastimentos

A pesar de tener una gran representatividad marina, el parque incluye la parte central de la Isla Bastimentos, manglares y cayos.

De MAPAS

Geología y geomorfología

La costa de Bocas del Toro presenta dos grandes bahías prácticamente encerradas por islas y arrecifes coralinos: la Bahía de Almirante también conocida como Aburemá y la Laguna de Chiriquí también conocida como Caribaró más el archipiélago de Bocas del Toro. Estos elementos en conjunto representan el principal accidente geomorfológico de la costa Atlántica de Panamá. La Bahía de Almirante, localizada hacia el oeste, es la de menor profundidad y donde se encuentran la mayoría de las islas y cayos de mangle. Hacia la Laguna de Chiriquí, las islas son más pequeñas, menos numerosas y debido a su mayor profundidad, no existen cayos de mangle como en la Bahía de Almirante. La Laguna de Chiriquí está bordeada por Isla Popa, Cayo Agua y la Península de Valiente, una extensión continental con dirección noroeste.

La bahía, la laguna y el archipiélago son resultado de la inundación que sufrió la región después de la última glaciación. Las partes más bajas se convirtieron en las bahías y lagunas, mientras que las partes más altas conformaron las islas e islotes que vemos hoy día. Islas como los Cayos Zapatilla, representan las partes más altas, las que han sido colonizadas por arrecifes de coral, de una pequeña serranía, que es la continuación bajo el agua de la península de Valiente.

Las planicies costeras más amplias se encuentran hacia el noroeste de la Bahía de Almirante, estas planicies aluviales, depositadas por los Ríos, Changuinola y Sixaola, se extienden desde los alrededores de Bocas del Drago hasta el Valle del Sixaola en Costa Rica. Hacia el sector de la laguna de Chiriquí, las planicies aluviales son menores, encontrándose estas cerca de la desembocadura del Río Cricamola. Las bahías casi no tienen playas arenosas ni promontorios de roca, tanto la costa del istmo como la de las islas está rodeadas de manglares.

En el área del Archipiélago se encuentran tres formaciones geológicas principales, a saber: formación Lajas, Gatún-Uscarí y Viriguá.

El terremoto del 22 de abril de 1991 produjo una modificación en la topografía del área, por ejemplo la punta sur de Isla Carenero se hundió 0.5 m bajo el nivel del mar.

Las islas son de baja altura (menos de 200 msnm), con lomas de pendiente suave, planicies costeras angostas y pequeños acantilados en las zonas de levantamiento al noroeste de las islas.

Suelos

En cuanto a la capacidad de uso de los suelos en la provincia, se han reportado siete de las ocho clases presentes en el país siendo la clase I la ausente. Dos de estas clases, la VII y la VIII, conforman cerca del 80% de la provincia y casi en su totalidad están ubicadas en la porción continental. Estas clases de suelos son inadecuadas para la producción de cultivos comerciales pero aptas para reservas y conservación de la vida silvestre. La clase III y IV conforman en conjunto 10% de los suelos de la región y las clases V y VI abarcan casi 8% de los suelos. Estos suelos son no arables. Sólo cerca de 3% de los suelos de la provincia son de clase II , que es arable, con algunas limitaciones en la selección de las plantas y requiere conservación moderada.

En el Archipiélago, están presentes los suelos de clases III, IV, VI y VII (ver mapa 2: Valdespino y Santamaría,1997). La clase IV abarca todo Solarte más la mayor parte de las Islas: Colón, San Cristóbal y Popa. La clase III está al noroeste de la Isla Colón, en la mayor parte de Isla Bastimentos, los Cayos Zapatilla, al norte de Isla Popa y todo Cayo Agua. Las pequeñas porciones de la clase VI y VII en el archipiélago están en Isla San Cristóbal y en Isla Loma Partida, respectivamente.

Clima

Aunque en la provincia de Bocas del Toro, no existe una época seca bien definida, existen dos períodos cortos con menor precipitación, uno en marzo (el más corto) y otro que se extiende desde finales de septiembre hasta octubre. Los meses con mayor cantidad de lluvia son julio y diciembre-enero, con precipitaciones torrenciales y pocas horas de sol. Este es el patrón general, no obstante, existen grandes diferencias entre años.

En particular para el Archipiélago existen datos generados en la estación de Hospital Point, en Isla Solarte, para el período 1992-1996. Estos datos indican que, en esos cinco años, los tres meses con menos de 200 mm de precipitación promedio fueron enero (153.0), febrero (131.4) y abril (197.2), mientras que los tres meses con más de 300 mm de precipitación promedio fueron julio (355.0), noviembre (381.4) y diciembre (416.0). La alta precipitación y los pocos días sin lluvias, hacen del clima del Archipiélago de Bocas del Toro, uno de los más húmedos de la región.

Hidrología

La provincia tiene ríos de mediana longitud y caudal abundante; los principales provenientes de la costa, que descargan directamente en la Bahía de Almirante y la Laguna de Chiriquí, son el Auyama, el Róbalo, el Guarumo, el Guariviara y el Cricamola. De estos últimos, el Cricamola, es el de mayor caudal. Los ríos Sixaola y Changuinola, que se originan en la Cordillera de Talamanca, son los ríos más importantes que descargan sus aguas cerca del Archipiélago de Bocas del Toro. El Sixaola y el Changuinola drenan extensas plantaciones de banano y áreas bastante deforestadas en su cuenca baja y media por lo que acarrean grandes cantidades de sedimento, posiblemente con un alto contenido de fertilizantes y pesticidas, utilizados en las plantaciones bananeras y otras actividades agrícolas que se presentan en la región.

Los ríos y quebradas que se originan en las islas son de cauce corto y de poco caudal. Estos se originan especialmente en las montañas centrales de las islas, por lo que la conservación de la cobertura de bosque en las islas es fundamental para garantizar el suministro de agua de buena calidad a las comunidades locales.

Comunidades terrestres

En las zonas por debajo de 800 m de altura hay bosques de tierras bajas, bosques inundables en parte de la costa y las áreas planas de las islas, manglares, vegetación ribereña y el único pantano de turba conocido en las tierras bajas de Panamá. Las tierras bajas reflejan el uso del suelo con la presencia de rastrojos, arbustales, cultivos temporales y permanentes, plantaciones forestales, potreros herbazales.

La vegetación del archipiélago es exclusivamente de tierras bajas, ya sea siempreverde o inundable, puesto que ningún sitio alcanza alturas de 100 msnm. Más de 90% de toda la vegetación del archipiélago es vegetación siempreverde.

De acuerdo con la información obtenida durante la EER terrestre, el bosque siempreverde poco alterado, es el sistema terrestre con mayor número de especies. Durante esa EER, se encontraron 155 especies de plantas, las cuales representan el 31% de la flora registrada para el PNMIB. En segundo lugar se encuentra el bosque anegadizo mixto con 95 especies registradas. En tercer lugar el bosque siempreverde alterado en el que se encontraron 79 especies. Las otras asociaciones identificadas por Valdespino y Santamaría son los rastrojos y arbustales con 24 especies; el arbustal anegadizo, también con 24 especies, la vegetación ribereña con 32 especies, los potreros y herbazales con 32 especies, los cultivos permanentes con 46 especies, los cultivos temporales con 16 especies y los cultivos forestales con 13 especies. Ver Anexo #3.

Las familias de plantas mejor representadas en el área son: Rubiaceae, Araceae, Fabaceae, Melastomataceae, Cyperaceae, Piperaceae, Orchidiaceae y Poaceae (Valdespino y Santamaría, 1997). Este patrón coincide con el observado en otros bosques tropicales lluviosos de tierras bajas como Finca la Selva en Costa Rica y la Isla de Barro Colorado en Panamá.

Del total de especies identificadas durante la EER terrestre, 48 especies tienen rangos prioritarios de conservación. De estas, dos especies, Ferdinandusa panamensis y Ruellia praeclara, están incluidas en las categorías G1N1de TNC. En los rangos G2N1 se encontraron otras dos especies: la orquídea Maxillaria sanguinea y el orey, Camnosperma panamensis. Esta última especie solo se conoce en Costa Rica y Panamá. Otras especies del rango N1 son los helechos Microgramma lycopodioides y Neurodium lanceolatum, además de la palta con flores, Myrsine floridana. Se registraron además 10 especies con rango G2N2 y 31 especies con rango N2. El mayo blanco, calificado G3N2, se conoce, en Panamá, solo en Bocas del Toro y Chiriquí.

Si se consideran las categorías de Convención Internacional sobre el Comercio de Especies de Flora y Fauna Amenazadas (CITES), ocho especies de orquídeas y Zamia skinneri, están en el Apéndice II de esa lista. En las categorías de la Unión Mundial de la Naturaleza (UICN) se encontraron cinco especies consideradas como vulnerables (V): cerillo (Symphonia globulifera), jira (Socratea durissima), orey, Justicia metallica y Zamia skinneri.

Vale la pena resaltar por su carácter único la presencia de una laguna de agua dulce en el límite norte de la isla de Batimentos, dentro de los límites del parque marino. La vegetación asociada a esta laguna es de tipo herbazal inundable y tiene una extensión de alrededor de 20 hectáreas. Abundan las lianas, herbáceas como cortadera y especies arbustales como cerillo y orey. También sobresalen especies de orquídeas, bromelias, helechos, musgos y hepáticas.

Entre la vegetación encontrada en esta laguna se encuentran tortugas de agua dulce y caimanes. También se ha reportado que este es un sitio importante en la época de migración para algunas especies de Anátidos (patos).

Comunidades marinas

Praderas de hierbas marinas

Las praderas de hierbas marinas en el PNMIB están dominadas por la hierba de tortuga, Thalassia testudinum, especialmente en las lagunas y bahías protegidas donde puede crecer hasta los 10 m de profundidad. Otras especies como la hierba de manatí (Syringodium filiforme), Halophila decipiens y Halodule wrighti, cubren una extensión mucho menor. S. filiforme presenta poblaciones dispersas, generalmente mezclada con T. testudinum en profundidades inferiores a 5 m. H. decipiens se encuentra representada por pequeñas poblaciones dispersas en el área. De H. wrightii, una especie más rara en todo el Caribe y en el área en estudio solo se encontraron dos pequeñas poblaciones, una en Cayo Agua y otra en Punta Vieja, Isla Bastimentos. La mayor diversidad de algas en las praderas marinas se encontró en los Cayos Zapatilla, donde el número de especies solo fue superado por las comunidades de algas de las plataformas arrecifales profundas. Los demás grupos analizados durante la EER marina: moluscos, crustáceos, peces, corales duros y suaves, y esponjas, también mostraron una menor diversidad en este hábitat, sin embargo, fue interesante observar abundancia de juveniles de peces, langosta, cangrejos y moluscos, dando esto evidencia del valor que tiene este ecosistema como área de reproducción, crecimiento, refugio y alimentación para muchas especies marinas durante las primeras fases de su ciclo de vida.

Otros grupos estudiados en menor detalle durante la EER marina, como las anémonas, medusas, erizos, estrellas y pepinos de mar también son abundantes en las praderas de hierbas marinas. En términos generales estas praderas se encuentran en buen estado de conservación, excepto en algunos puntos muy localizados: frente a los poblados de Bastimentos, Carenero e Isla Colón, donde la basura y la contaminación orgánica comienzan a ser evidentes. No sucede lo mismo con algunas de las especies asociadas, especialmente de peces como la cojinúa, el patí, la langosta y el caracol, cuyas poblaciones están sumamente reducidas.

Manglares

Los manglares del PNMIB son importantes como hábitats para la reproducción y el desarrollo de muchas especies marino-costeras. Dentro de los límites del área estudiada los manglares son principalmente comunidades de franja y de sobre lavado. Los primeros ubicados a lo largo de la zona costera de las islas mayores y el istmo, los segundos, se encuentran sobre los cayos de origen coralino en el centro de las lagunas. El mangle rojo (Rhizophora mangle) es la especie dominante en todos los ambientes y puede formar poblaciones monoespecíficas en los cayos. Las otras especies, el mangle salado o negro (Avicennia germinans), el mangle blanco, el mangle botón (Laguncularia recemosa y Conocarpus erecta, respectivamente) y el mangle piñuela (Pelliciera rhizophorae), crecen en forma dispersa o forman pequeños parches especialmente detrás de la banda de mangle rojo.

De todas las especies de mangle, el mangle piñuela es una especie muy interesante, pues en el Caribe la especie solamente está representada por poblaciones residuales de una población más extensa que ocupó la mayoría de las costas del Caribe antes de que el Istmo Centroamericano interrumpiera la comunicación entre el Océano Pacífico y el Mar Caribe. Estas poblaciones residuales son interesantes desde el punto de vista biogeográfico y evolutivo, pues han estado aisladas de las del Pacífico desde que se cerró el Canal Centroamericano hace unos 3 millones de años.

En los manglares la mayor diversidad de organismos se encuentra asociada a las raíces, donde la mayor riqueza de especies y cobertura está representada por algas, moluscos, esponjas, algas, anémonas y asidias. Entre las algas, el alga verde Caulerpa verticillata, es la especie con mayor cobertura en las partes sumergidas de las raíces, mientras que en las secciones expuestas durante la marea baja, los géneros característicos de los manglares del mundo: Bostrichia, Caloglossa, Catenella y Murrallela son dominantes.

Entre los moluscos asociados a las raíces hay que destacar: Isagnomon bicolor, Pinctada imbricata y Crassostrea rhizophorae. Estas especies además de tener mayor cobertura, también podrían tener importancia económica. De hecho, hace varios años se hicieron experimentos de cultivo y comercialización, los cuales no continuaron por el bajo precio a que eran compradas esas especies, y porque eran abundantes otras especies más atractivas, como el caracol, la langosta, el pulpo además de varias especies de peces, pero, con la caída de estas últimas especies y con el aumento de precios y la demanda de mariscos en el área, las posibilidades de éxito ahora podrían ser mayores.

Desde el punto de vista de los peces, los manglares son importantes como sitios de reproducción, refugio y alimentación para varias especies. Durante la EER marina, los juveniles de algunas especies como la barracuda y algunos pargos, solamente se encontraron allí.

Los manglares, al igual que las praderas de hierbas marinas, se encuentran en muy buen estado de conservación, con excepción de algunas áreas que han sido taladas para la construcción de viviendas e infraestructura para el turismo, situación que se ha acentuado en los últimos dos años. El único sitio donde se puede observar contaminación orgánica directa es cerca del poblado de Bastimentos, donde los vecinos tienen un pequeño depósito de basura. Actividades como la corta de árboles para leña, construcción y producción de carbón hasta ahora son reducidas, pero podrían incrementarse con el aumento de la población, la reducción de la pesca y el aumento del turismo.

Arrecifes de coral

Los arrecifes de coral son el ecosistema marino más diverso en el Archipiélago de Bocas del Toro. Durante la EER marina se encontraron 121 especies de algas (sin incluir las calcáreas que forman costras), 36 esponjas, 36 octocorales, 160 especies de peces, 82 moluscos (recolectados en esta EER), pero dado que el número de especies conocidas para el área es de 534, el número de especies asociadas a los arrecifes de coral debe ser mucho mayor. Con 39 especies, los crustáceos fueron el grupo menos diverso encontrado durante la EER marina, posiblemente esto está relacionado con el hecho de que la mayoría de las especies son difíciles de observar y recolectar.

Los arrecifes que se encuentran en los hábitats expuestos de las islas (barlovento) tienen menos especies y la cobertura de coral vivo es menor (8%), mientras que los arrecifes en el lado protegido (sotavento) de las islas tienen mayor número de especies y cobertura de coral vivo (32%), esto es una diferencia muy importante, que parece estar relacionada con la intensa sedimentación a que han estado expuestos los arrecifes a barlovento de las islas. Las 57 especies de corales escleractíneos e hidrocorales registradas para el área de Bocas del Toro, representan el 89% de las especies conocidas para el Caribe Panameño; la diversidad de octocorales es 29 especies.

Los arrecifes continentales de la Bahía de Almirante están bien desarrollados y bastante saludables si se les compara con otros arrecifes del país presentando, por ejemplo, una cobertura promedio de 40% de coral vivo en la región de la Ensenada Grande y cobertura de algas inferior al 3%. La Isla Bastimentos presenta la mayor formación de arrecifes a barlovento (expuestos al oleaje y vientos alisios), siendo estas comunidades generalmente de baja densidad y cobertura coralina. Esta formación arrecifal es de tipo franjeante y corre paralela a la costa a lo largo del lado norte desde el poblado de Bastimentos hasta Punta Vieja, con pequeñas interrupciones frente a algunas playas. Hacia el lado nordeste, aproximadamente desde Fish Hole y hasta Punta Vieja, ocurre el mejor desarrollo de la barrera y se forma una amplia laguna entre las playas y la cresta de hasta 150 m de ancho; la mayor parte de esta barrera está fuera de los límites del PNMIB. Dentro del PNMIB es en los Cayos Zapatilla que se concentra la máxima diversidad de corales con 29 especies; esto es 54% de la diversidad total conocida para Bocas del Toro.

A pesar del valor que tienen los arrecifes de coral, tanto por la alta diversidad biológica, como por la importancia que tienen para la subsistencia de los pobladores locales, la mayoría de los arrecifes se están deteriorando muy rápidamente debido a la sobrepesca, la descarga de sedimentos y el incremento del turismo no planificado. La reducción de las poblaciones de peces de importancia comercial, langosta, caracol y pulpo, se suma al problema de la sedimentación, pues al reducirse muchos herbívoros, se incrementan las poblaciones de algas.

Un aspecto que vale la pena destacar es que no obstante la importancia que tiene el PNMIB para la conservación de los corales de la región, dentro de los límites actuales no están representados todos los hábitats, especies y patrones de abundancia del Archipiélago de Bocas del Toro por lo que si se quiere conservar el máximo de diversidad marina del área, deben o modificarse los límites actuales del PNMIB o establecerse otras unidades de conservación complementarias al PNMIB.

Elementos de fauna asociados a las comunidades representadas

A continuación se presenta un resumen de la información sobre algunos grupos de fauna de los que se tiene información. En general se considera la zona como poco estudiada para grupos como equinodermos.

Moluscos

Un análisis de los grupos taxonómicos estudiados durante la Evaluación Ecológica Rápida marina (Soto et al., 1998), indica que los moluscos son el grupo con mayor diversidad de especies. El inventario de Olson & McGynty, 1958, incluye un total de 534 especies y subespecies, clasificadas en 269 géneros y 117 familias, ubicadas en cuatro clases, de la siguiente forma: 383 especies en Gastropoda (71.7%), 138 especies de Pelecypoda (25.8%), 8 especies de Polyplacophora (1.5%), 2 especies de Scaphopoda (0.38%) y 1 de Cephalopoda (0.19%). Del total de especies incluidas en la lista anterior, 33 especies y subespecies y 4 géneros eran nuevos para la ciencia, un claro indicador de la alta diversidad de especies en el área. Durante la EER marina la lista se aumentó en 34 especies, por lo que el total de especies conocidas para el área es de 568.

Otro aspecto importante de destacar es la gran diversidad de pequeños moluscos y micromoluscos. De una pequeña muestra de arena, se obtuvieron 20 especies en 10 géneros, de los cuales 5 eran nuevos para el área. La investigación en este grupo debe ampliarse.

Crustáceos

En cuanto a los crustáceos, un grupo del que durante la EER marina solamente se estudiaron las formas bentónicas, se recolectaron 83 especies pertenecientes a 27 familias. De estas especies, seis pueden ser nuevas para la ciencia. Igual que con los otros grupos, la mayoría de las especies se encontraron en los arrecifes de coral.

Peces

Durante la EER marina se identificaron 123 especies de peces, a las que hay que agregar 29 especies capturadas por pescadores artesanales y deportivos. Del total de especies observadas durante la EER, 41% de las especies se observaron solo en un tipo de ambiente; 18 especies solo se encontraron en los arrecifes de coral expuestos a barlovento, 16 en los arrecifes protegidos a sotavento, en las plataformas carbonatadas profundas, seis entre las raíces de mangle y solamente una estuvo restringido a las praderas de hierbas marinas. Un 20% de las especies observadas se encontraron en arrecifes expuestos, protegidos y las plataformas carbonatadas. El resto de las especies compartieron un número mayor de ambientes.

Anfibios y reptiles

En la EER terrestre del PNMIB y sus áreas de influencia se reportan 13 especies de anfibios y 16 de reptiles resultantes de esta evaluación y de otros estudios (ver Valdespino y Santamaría, 1997). Los anfibios se distribuyen en 5 familias y la familia con mayor número de especies fue Leptodactylidae, con ocho especies. Los reptiles estuvieron distribuidos en 11 familias, de las cuales las familias Polychrotidae y Chelonidae fueron las más ricas, ambas con tres especies. El mayor número de especies de anfibios se encontró en las áreas de bosques siempreverdes alterados y poco alterados. Mientras que la mayor riqueza de reptiles se encontró en el bosque inundable mixto.

Entre los anfibios resulta muy interesante notar la gran variación en la coloración que presentan las poblaciones insulares y de tierra firme de la ranita venenosa, Dendrobates pumilio. Esta variación morfológica es apoyada por estudios genéticos que sugieren que la diferenciación entre las poblaciones ocurrió muy reciente.

Sobre las tortugas marinas, se reportan para la región cuatro especies: tortuga verde, canal, carey y cahuama. La mayoría de estas especies son consumidas a excepción de la tortuga canal . Sus huevos son muy buscados.

De las 29 especies de herpetofauna encontradas en el área, 17 se encuentran amenazadas o en peligro de extinción, por lo que deben considerarse elementos especiales para su protección.

Aves

La avifauna del Archipiélago de Bocas del Toro es muy poco conocida. De acuerdo con los datos obtenidos durante la EER terrestre del archipiélago en el PNMIB y su área de influencia se puede esperar un mínimo de 69 especies de aves. De estas especies, 55 eran residentes locales y 14 eran migratorias. En base a los trabajos realizados por el Smithsonian Institution, entre 1987-1991, se espera que el número de especies de aves aumente.

Con relación a las especies de especial consideración tenemos que de las registradas la paloma coroniblanca (Columba leucocephala) tiene distribución restrigida y se le ubica en el rango N1 del TNC. También hay 14 especies que están incluidas en el Apéndice II de CITES, como son algunos colibríes, gavilanes, loros, semilleros y buhos (Valdespino y Santamaría, 1997). Se reportan además el pájaro campana (Procnias tricarunculata), el cual se encuentra en la categoría de vulnerable de UICN por la deforestación y tres especies de palomas, que están protegidas por la legislación de Panamá (C. leucocephala, C. nigrirostris y C. cayennensis), todas amenazadas por la cacería. Entre las aves migratorias, la reinita, Protonotaria citrea, es una especie que ha mostrados disminución en sus poblaciones en los últimos años.

Uno de los sitios de importancia para las aves en el archipiélago es Swan Cay. En este cayo anida una de las pocas colonias del rabijunco piquirojo (Phaethon aethereus) del Caribe. Además anidan allí el piquero moreno (Sula leucogaster) y el pelícano pardo (Pelecanus occidentalis). Este sitio es muy popular entre los observadores de aves y otros turistas que visitan la región, los que muchas veces se acercan demasiado o descienden al cayo, lo que puede producir un estrés en las aves, especialmente cuando están anidando.

Existe una gran probabilidad de encontrar nuevas taxa de aves en el archipiélago, así como también especies relictuales que no se encuentran en tierra firme. Estos estudios sobre la avifauna del archipiélago y de tierra firme de Bocas del Toro resultarán en nuevos registros de distribución con una importancia biogeográfica y sistemática.

Mamíferos

Los mamíferos comprenden otro de los grupos de animales menos conocidos de la provincia de Bocas del Toro. En el área del archipiélago se han documentado unas 75 especies de mamíferos. Para el PNMIB unas 32 especies han sido observadas. Durante la EER terrestre en el PNMIB se registraron 25 especies; de estas 13 eran murciélagos. En la Isla Bastimentos se reporta el raro murciélago vampiro de alas blancas, Diademus youngii. En los Cayos Zapatilla se registraron únicamente dos especies de murciélagos, Artibeus jamaicensis y Glossophaga soricina, durante la evaluación.

Dentro de los mamíferos pequeños y medianos resultan interesantes el perezoso de dos dedos (Choloepus hoffmanni) y el de tres dedos (Bradypus variegatus), el armadillo (Dasypus novemcinctus), el mono nocturno (Aotus lemurinus), la rata arborea (Tylomys sp.), y las ratas espinosas (Proechimys semispinosus y Haplomys gymnurus), entre otros. Estos mamíferos insulares muestran diferencias morfológicas de las de tierra firme. De acuerdo con Handley (1993), las poblaciones tanto de murciélagos como de mamíferos no voladores del archipiélago se están diferenciando entre las islas y de las poblaciones de tierra firme.

Fuente: ANAM. 2001. Plan de Manejo de Parque Nacional Marino Isla Bastimentos.
Las referencias a las que hace alusión esta información se encuentra en la versión completa del Plan de Manejo de PNMIB, que puede ser consultado en la biblioteca de la ANAM.

Ley para Archipiélago de Las Perlas

LAS PERLAS.

Protección sometida al turismo

Vianey Milagros Castrellón
vcastrellon@prensa.com

Un año y medio después de que el proyecto que crea una zona especial de manejo para el Archipiélago de Las Perlas fuese presentado ante la Asamblea, el documento fue finalmente aprobado ayer en tercer debate.

El 20 de marzo de 2006, el proyecto fue devuelto a segundo debate a solicitud del diputado Pedro Miguel González, alegando que contradecía las normas para promover el desarrollo turístico.

Trece meses después, el proyecto es aprobado limitando la protección de la zona a los «lineamientos del desarrollo turístico sostenible».

En otras palabras, la norma solo protegerá los recursos localizados fuera del dominio de los proyectos hoteleros.

Además, se establecen excepciones para la tala de bosques de manglares, cuando se trata de proyectos turísticos.

«Los únicos que no pueden cortar los manglares son los pobres. Tal parece que las leyes de desarrollo turístico están hechas por y para los grandes desarrolladores», dijo Mir Rodríguez, editor del sitio ambientalista Almanaque Azul.

—————————————–

No era lo mejor de lo que se debía, pero se ha avanzado, con esta ley que controlaría que se de un depredación generalizada de los recursos de este hermoso archipiélago.

 Burica Press

 Ver además: