Bosques urbanos, amenazados por la urbanización

Bosques urbanos, amenazados por la urbanización

De nada ha valido la protección legal original. Todos los gobiernos han variado las normas. LA PRENSA/Archivo

Kemy Loo Pinzón
kloo@prensa.com

Las áreas boscosas de Corozal, Clayton, Albrook, Sherman o Howard forman parte de la riqueza boscosa existente literalmente al lado de las ciudades de Panamá y Colón.

Hoy, esa riqueza natural sucumbe ante el modelo de desarrollo que pone a un lado el tema ambiental.

El biólogo y ambientalista Ariel Rodríguez comenta con pesar que tan pronto esas áreas quedaron en manos panameñas, hubo planes de destruirlas con urbanizaciones que utilizaban el concepto de “ciudad jardín” que no se respetó.

“Muchos de los bosques de Clayton, Corozal y Albrook han sucumbido a este apetito atroz”, asegura.

La reciente tala de 181 árboles en Obarrio -en el centro de la ciudad-, así como la posibilidad de que se utilice el Parque Natural Metropolitano para construir una nueva sede de la Policía Nacional, ha provocado críticas sobre el modelo de desarrollo urbano vigente.

JEFE DE FORESTAL DE LA ANAM RECONOCE QUE HAY QUE LEGISLAR PARA PROTEGERLO

Desaparece bosque urbano

A pesar de los servicios que ofrecen a la ciudad, las leyes ambientales no contemplan su existencia ni formas de protegerlos. Ciudadanía se activa.

amenaza. Los ambientalistas critican la voracidad de las construcciones en la ciudad. La Prensa/Archivo

KEMY LOO PINZÓN
kloo@prensa.com

Los exuberantes bosques que las ciudades de Panamá y Colón heredaron como parte del proceso de reversión del Canal están perdiendo la guerra.

La voracidad del desarrollo urbanístico y económico, la violación a los planes de ordenamiento territorial existentes, y la ausencia de programas de desarrollo sostenible son la causa de esta situación. Así lo sostienen grupos ambientalistas, arquitectos y urbanistas que alzan su voz en momentos que en Estados Unidos o Alemania, por poner solo dos ejemplos, se lucha por gestionar espacios verdes entre las moles de concreto en que se han convertido las ciudades.

Carlos Gómez, jefe de Forestal de la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam), define un bosque urbano como aquel que se localiza en un área urbana y cumple con la función de evitar la erosión y oxigenar las áreas aledañas. Se incluyen en esta categoría los jardines, reductos verdes, parques recreativos y avenidas arboladas.

A pesar de los servicios ambientales que aportan los bosques urbanos, estos no son especialmente protegidos por la Anam. Ni siquiera existe un inventario de ellos.

Las protecciones legales existentes -la ley que creó el Parque Natural Metropolitano o la Ley 21 de 1997 que contiene el plan regional de la región interoceánica- no han impedido su progresiva destrucción. Todos los gobiernos, iniciando en la época del presidente Ernesto Pérez Balladares, han hecho cambios parciales a las normas, dejando sin protección más y más áreas boscosas.

El biólogo y defensor del ambiente Ariel Rodríguez afirma que los bosques urbanos panameños tienen edades que oscilan entre 85 y 150 años, forman parte del corredor biológico Atlántico-Pacífico en el área del Canal y tienen características particulares por su ubicación geográfica: una gran riqueza de fauna y flora, así como lugar de convergencia de aves rapaces migratorias.

CIUDADES AGRESIVAS

Alida Spadafora, directora ejecutiva de la Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza (Ancon), atribuye la pérdida de estos bosques a la voracidad con que se construye en la ciudad, y enumera efectos negativos que esto trae: la ciudad se vuelve agresiva, pierde belleza natural y espacios de recreación.

Por su parte, Raisa Banfield, directora del Centro de Incidencia Ambiental, apunta como causa del problema la falta de una política ambiental de ciudad: “Siempre se piensa en el tema ambiental como un tema rural, de áreas protegidas o de grandes extensiones por reforestar y no como un tema de ciudad”.

Para la ambientalista, “se desconoce el privilegio de ser el único país con bosques tropicales húmedos incrustados en la ciudad (…) no están siendo suficientes las leyes nacionales que los protegen”.

A estas opiniones se suma el presidente del Colegio de Arquitectos, Luis Moreno, quien agrega que no hay planificación, y que se va llenando la ciudad de edificios sin tomar en consideración los pulmones naturales.

Moreno enfatiza en que hace falta una planificación paisajística y da como ejemplo el diseño de la Avenida Ricardo J. Alfaro, construida en la década de 1970, y en la cual solo se pensó en los carros. “Se olvidó al peatón, se obviaron las aceras y la calzada arborizada”, indicó.

PROPUESTA

El jefe de Forestal de la Anam reconoce que no hay un balance entre las infraestructuras que se construyen y las áreas verdes, a pesar de que el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial regula ese tema. Por ello, considera que hay que legislar para corregir las fallas y poder conservar y ampliar estas áreas.

También pone como tarea pendiente definir con el Municipio de Panamá un plan quinquenal de mantenimiento de las áreas verdes, como se hace en España o Colombia, donde existen equipos para ello. También recomienda hacer una lista de los árboles permitidos para plantar en la ciudad, ya que muchos de los que hay son maderables con grandes raíces que ocupan mucho espacio.

Esta propuesta es rechazada tanto por Banfield como por Moreno, quienes consideran que se debe implementar una política de mantenimiento de los árboles existentes en la ciudad.

Para Banfield, estos árboles “son parte de la identidad de la ciudad, de las especies endémicas que quedan de la selva tropical que había fuera del Casco Antiguo y La Exposición (…) se ha vendido la imagen de que los árboles son un estorbo para el modelo de desarrollo actual”.

“Si se quitan todos los higos grandes, frondosos y bonitos que están en la Ave. Perú o la Justo Arosemena, la ciudad no sería la misma”, concluyó Moreno.

Políticos se interesan por ecología de las áreas revertidas

Firman pacto por las áreas revertidas

JOSÉ ARCIA
jarcia@prensa.com

Los residentes de las áreas revertidas no cesan en su lucha por conservar la zona que pertenece al corregimiento de Ancón.

El pasado martes, los residentes firmaron un pacto con tres de los cuatro diputados del circuito (8-7), en el que se comprometen a hacer cumplir los acuerdos municipales y leyes que crearon áreas protegidas dentro de la antigua Zona del Canal, como el cerro Ancón y el Parque Metropolitano.

Así, los diputados panameñistas José Blandón, Adolfo Valderrama y el opositor Crispiano Adames, del Partido Revolucionario Democrático, se comprometieron a trabajar en conjunto con la comunidad por el desarrollo ordenado del corregimiento. A la firma del pacto solo faltó el diputado Sergio Chello Gálvez.

Un documento similar, pero aparte, también fue firmado por los residentes y el representante del corregimiento, Iván Vásquez. El pacto fue calificado como histórico por ambas partes.

Piden conservación de bosques urbanos

NATURALEZA. También que sea valorizada el agua

Piden conservación de bosques urbanos

Grupos ecologistas que el pasado lunes, conmemoraron el Día Nacional de los Bosques Urbanos, exigen respeto a ley del ambiente.

Melquisedec Quintero
PA-DIGITAL

Flora. Importante fomentar la arborización en la ciudad.

La aparición de peces muertos flotando en ríos, proyectos mineros, así como la proliferación de construcciones en la metrópoli, preocupan a sectores de la sociedad civil, en particular los ambientalistas.

Entre estos grupos están la Alianza para la Conservación y el Desarrollo (ACD), el Centro de Incidencia Ambiental (CIAM), en conjunto con el Centro de Estudio de Recursos Bióticos (CEREB), han mancomunado esfuerzos en la lucha por conservar los bosques, paralelo a la valorización del agua como recurso hídrico.

Raiza Banfield, directora del CIAM, solicitó al Gobierno una postura más enérgica en materia de normas que regulen la actividad de los grandes inmobiliarias, las que a su juicio ponen en peligro el ecosistema de las áreas boscosas cercanas a los lugares en construcción.

En este sentido, Susana Serracín, abogada ambientalista cuestionó la labor de la Asociación Nacional del Ambiente (ANAM), debido a que muchos de lo proyectos en el país, no cumplen los requisitos que establece la ley sobre preservación del ambiente.

_________________________

El Centro de Incidencia Ambiental, la Alianza para la Conservación y el Desarrollo y la Universidad de Panamá , Centro de Estudios de Recursos Bióticos, en reciente ceremonia en el Museo Reina Torres de Araúz, otorgaron reconocimiento a un grupo de comunicadores que han apoyado la defensa del agua, de los ríos y de los bosques de Panamá. La periodista Malema De León, de Panamá América, recibió la distinción por sus trabajos periodísticos sobre la protección del agua.

Carmencita Tedman, Cecilia MacIntyre ( en representación de Juan B. Gómez) y Carlos E. Rangel.

Carmencita Tedman, Cecilia MacIntyre ( en representación de Juan B. Gómez) y Carlos E. Rangel.

Malema De León, Raúl Carranza y Raisa Banfield.

Malema De León, Raúl Carranza y Raisa Banfield.

Alejandro Balaguer y Raisa Banfield.

Alejandro Balaguer y Raisa Banfield.

Ariel Rodríguez y Miguel Hidalgo

Ariel Rodríguez y Miguel Hidalgo

Boqueteños solicitan declaración de Día de los Bosques Urbanos

PETICIÓN DE DECLARACIÓN DEL 23 DE MARZO COMO DÍA DE LOS
BOSQUES URBANOS DE BOQUETE

SEÑOR MANOLO RUIZ
ALCALDE DEL DISTRITO DE BOQUETE
E.S.D.

ESTIMADO ALCALDE:

Por este medio, la Asociación para la Conservación de la Biosfera reconocida por sus siglas como (A.C.B.), persona jurídica legalmente constituida bajo las leyes de la República de Panamá, actuando en nuestro nombre y representación, a través de nuestro Presidente y a quien facultamos para este acto, Ezequiel Miranda, varón, panameño, mayor de edad, con cédula de identidad personal No. 4-119-1576; comparecemos ante su digno despacho con la finalidad de pedir a la Alcaldía del distrito de Boquete que se Declare el día 23 de marzo dentro de nuestro distrito como el “Día de los Bosques Urbanos”.

Sustentamos nuestra solicitud de acuerdo a los siguientes hechos:

PRIMERO: El 22 de marzo fue declarado por la UNESCO como el “Día Mundial del Agua”. Pare este año, cobra especial significado ya que el tema central de la celebración es el de las aguas compartidas y la necesidad latente del uso y aprovechamiento adecuado de las mismas.

SEGUNDO: Es bien sabido que lo que sirve de nutrición balanceada a nuestros recursos hídricos, son los espesos bosques y que es de ahí donde nacen los ojos de agua que abastecen el caudal de ríos y quebradas.

TERCERO: El desarrollo económico de nuestro distrito ha traído consigo, el supuesto mejoramiento económico de nuestros vecinos, no obstante, se percibe la seria devastación de la gruesa boscosidad que hasta hace unos cinco años aún teníamos; viéndose afectadas grandes extensiones territoriales, debido a la plantaciones cafetaleras, potreros, construcción de nuevos proyectos de viviendas y comercios, entre otras muchas en donde se han aniquilado especies animales y de flora propias de la región.

CUARTO: Los bosques, por pequeños que resulten ser, los beneficios que estos generan son diversos, entre los cuales podemos mencionar: la continua generación de aire limpio, oxigenando el medio ambiente; la relajación que se produce, ya que el matiz de los diferentes verdores revierte en quienes lo contemplan, la tranquilidad y armonía.

Para los animales, sirve de refugio y forma parte de la cadena alimenticia, pues muchos de los bosques urbanos tienen arboles frutales o también sus hojas, para algunas especies, son de utilidad y parte de su dieta.

QUINTO: Podemos decir que son pulmones naturales que coadyuvan a mantener un equilibrio entre el desarrollo socioeconómico y la vida.

SEXTO: Estudios científicos recientes, han confirmado que los bosques vírgenes protegen hasta 60% mejor el medio ambiente que los que son replantados.

na investigación realizada por la Universidad Nacional de Australia señala que los bosques vírgenes del planeta son los que mejor reciclan el dióxido de carbono que se emite a la atmósfera. El estudio señala que este tipo de reserva natural almacena tres veces más el CO2 de lo estimado y que su captación de gases contaminantes es hasta un 60% más efectiva que los bosques repoblados.

Según informa el diario “El Mundo”, a entender de los científicos responsables de la investigación, nunca se le ha dado la importancia debida a la capacidad recicladora diferencial de los bosques vírgenes, tanto así que ni el Protocolo de Kioto ni el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) hacen distinción entre los bosques repoblados y los vírgenes cuando se refiere a la capacidad de captación del dióxido de carbono.

“Los bosques naturales son más resistentes al cambio climático y a las alteraciones que las plantaciones” dice en un pasaje el informe, divulgado en formato PDF. Este lleva el nombre de “El rol de los bosques naturales en el almacenamiento de dióxido de carbono”. Brendan Mackey, coautor del estudio, asegura que brindando una mayor protección a los bosques naturales se podrá mantener almacenada una mayor cantidad de dióxido de carbono y se detendrá la liberación del gas producido por los bosques que han sido talados.

“Mantener este carbono verde en los bosques naturales es impedir una emisión adicional, que producimos con los combustibles fósiles”, agrega Mackey.

A entender del científico australiano, gran parte del cambio climático que hoy estamos sufriendo se debe al maltrato del que son objeto los bosques.
Mackey denuncia que en la mayoría de los países la protección de los bosques vírgenes es mínima, y que en los mejores casos esta solo alcanza el 10%, lo cual incluye la supervisión de parques nacionales. (esta información fue tomada de la web: http://www.elcomercio.com.pe).

SEPTIMO: Como bien pone de manifiesto en el hecho anterior, no se trata de una petición antojadiza ni mucho menos, se trata de impulsar acciones que nos lleven a un mejor manejo de nuestros recursos naturales.

OCTAVO: Aunado a nuestra petición, dentro de nuestro país existen otras organizaciones sin fines de lucro pero con objetivos iguales a los de la nuestra y que sus esfuerzos van encaminados en la misma dirección, es decir, a pedir ante la Autoridad Nacional del Ambiente (A.N.A.M.) que ésta declare a nivel nacional el 23 de marzo como el Día Nacional de los Bosques Urbanos.

FUNDAMENTO DE DERECHO: Constitución Nacional, Acuerdos y Convenios Internacional y todas aquellas que le sean concordantes.

Del señor Alcalde, con todo respeto,

Ezequiel Miranda
Presidente de A.C.B.
Boquete a la fecha de su presentación.

Hacen declaratoria del día nacional de los bosques urbanos de Panamá

DECLARATORIA

DIA NACIONAL DE LOS BOSQUES URBANOS

Las áreas verdes y los ecosistemas de bosques asociados a espacios urbanos tienen como objetivo sensibilizar, concienciar y promover el cambio de hábitos entre la población que  permita mejorar la relación que ahora existe entre la sociedad y la naturaleza.

La Ciudad de Panamá es una de las áreas metropolitanas de América Latina que ha llegado al siglo XXI con bosques densos en el entorno urbano, siendo esta condición ecológica uno de los principales legados naturales y de ordenamiento territorial heredado a las generaciones actuales y que se hace imperioso conservarlos, al igual que se hace urgente restaurar ecológicamente los bosques perdidos en las principales ciudades del interior del país.

La función de las áreas verdes urbanas no sólo tiene como fines la recreación o el esparcimiento, sino que debemos verlos dentro del marco de los servicios ambientales que ofrecen a nuestras ciudades. Los bosques urbanos que siguen cayendo bajo las palas de los tractores y taladores deben ser vistos más allá de sus valores estéticos y recreativos.  Deben ser siempre visualizados y usufructuados como un patrimonio dinámico que mejora la calidad de vida de los habitantes de una ciudad.

Las áreas verdes públicas representan espacios de integración de la interacción social, con la recreación, el esparcimiento y la cultura ambiental que fomentan el respeto y la unión del ser humano urbano con la madre naturaleza.

Bien es sabido el aporte de los bosques urbanos a mejorar el microclima y la higiene ambiental de los centros urbanos.  Los bosques urbanos son grandes captadores de contaminantes atmosféricos y protegen los recursos hídricos, como ningún otro elemento, que nacen en sus entrañas. Los bosques urbanos ayudan a disminuir la temperatura del calor que producen las aglomeraciones urbanas, fomentan la circulación del aire, filtran y retienen las partículas diversas que el entorno urbano produce, pero sobre todo estos bosques nos dan oxígeno para seguir vivos y su vez nos protege la diversidad biológica que nos hace recordar que el planeta tierra no existe sólo para el hombre, sino para todas las criaturas y formas de vida que merecen nuestro respeto y cuidado.

Los bosques urbanos de las ciudades de Panamá, Colón, Arraiján entre otras son elementos del paisaje urbano indispensables para mantener la fauna y la flora que nos acompañan en el entorno urbano. Son áreas de cobijo, alimentación, refugio, anidamiento de especies nativas y migratorias.

Es innegable e imperioso proteger las áreas verdes y bosques que tienen nuestras ciudades para garantizar una buena calidad de vida y por las funciones ecológicas que desempeñan. La OMS recomienda 12.5 metros cuadrados de áreas verdes por habitante dentro de las ciudades.

Existen demandas en la Corte Suprema presentadas por los residentes de la Ciudad de Panamá que protegen estos bosques y áreas verdes ya que cada día se acrecienta el peligro de perder estas maravillas naturales.

Las ventas de estas tierras y el desarrollo de proyectos de construcción y expansión están acabando con estos bosques urbanos que le dan aspecto de ciudad jardín a nuestra capital. Cientos de hectáreas de bosques urbanos en la ciudad de Colón, Panamá, Arraiján han desaparecido en 15 años de malas decisiones y poco hemos podido hacer. Necesitamos acciones ciudadanas más efectivas para proteger nuestros bosques urbanos y para restaurarlos donde ya han sido eliminados, tanto en el área canalera como en el interior del país.

Por eso es que hoy declaramos este día 23 de marzo como el DIA NACIONAL DE LOS BOSQUES URBANOS para que todos los años evaluemos cuánto hemos avanzado o retrocedido en la conservación y rescate de los bosques urbanos de nuestro país.

Así sea.

Centro de Estudios de Recursos Bióticos de la Universidad de Panamá (CEREB)

Centro  de Incidencia Ambiental (CIAM)

Alianza para la Conservación y el Desarrollo (ACD)


Dado en el Anfiteatro de Museo Antropológico Reina Torres de Araúz, Ciudad de Panamá el día

23 de marzo de 2009

Baje el documento original de la declaratoria aquí: declaratoria-del-dia-nacional-bosques-urbanos1