Minera Petaquilla sigue abusando y destruyendo en Coclesito

Colón.Amenaza con excomulgarlos.

Obispo y campesinos se enfrentan en Coclesito

María Muñoz, de la Coordinadora Campesina por la Vida, señaló que el obispo los trató como basura.El sacerdote encontró a los campesinos haciendo pancartas dentro de la iglesia y les pidió que salieran.

ESPECIAL PARA LA PRENSA/Edilsa González.

DIFERENCIAS. Tres días de vigilia realizaron los campesinos en la iglesia de la comunidad.

Edilsa González R.
José Arcia
COCLESITO, Colón

Huérfanos de justicia, así manifestaron sentirse los representantes de unas 20 comunidades del área de influencia de la mina Petaquilla, luego de que el obispo de la Diócesis de Colón, Audilio Aguilar, amenazara con excomulgarlos si seguían utilizando la iglesia como sitio para sus manifestaciones.

Los indígenas y campesinos realizaban una vigilia, desde el lunes en la tarde, en la iglesia en contra de la mina y aprovechando la visita del presidente Martín Torrijos a la comunidad de Coclesito, en el marco de la conmemoración del XXVI aniversario de la muerte del general Omar Torrijos.

A los problemas de la contaminación, ya denunciados por los lugareños, ahora se suma el “regaño” del cura y la construcción de una garita sobre el río Molejones que restringe el paso a las comunidades, influenciadas por la concesión del Estado a la empresa Petaquilla Mineral LTD.

Con lágrimas María Muñoz, miembro de la Coordinadora Campesina por la Vida, señaló que el Obispo de Colón les había tratado como basura, negándoles el derecho a manifestarse por los problemas que les aquejan.

Nos hemos dado cuenta de que en Panamá no hay libertad de expresión, el obispo nos ha prohibido que estemos con estas pancartas alrededor de la iglesia, la iglesia es de todos y él ha venido a hacer cosas que ni siquiera el gobierno ha hecho, detalló.

Según Muñoz, ayer era el tercer día de vigilia que llevaban los representantes de más de 20 comunidades que se oponen a la destrucción del ambiente y la contaminación de las aguas que está haciendo la Minera Petaquilla y les sorprendió y dolió muchísimo la actitud del obispo.

José del Carmen Yángüez manifestó que le preocupa la actuación del pastor principal de la Diócesis de Colón: “Nos ha tratado de una manera que yo, que solo llegué a segundo año, no haría, se portó muy mal diciéndonos que si quería nos echaba a la Policía y nos sacaba de la iglesia”.

Nos duele verdaderamente el trato del Obispo a su pueblo, el pueblo que año tras año ha seguido las normas de la Iglesia católica, queremos que todos sepan hasta dónde ha llegado la influencia del poder económico, porque eso es lo que está sucediendo aquí, enfatizó.

Alberto Miranda indicó que en su comunidad indígena los niños y la gente están afectados por la contaminación de las aguas, y ahora que luchan por el derecho de sus tierras, no quieren que digan lo que sienten y les afecta.

“Necesitamos salud, educación, carreteras y no una vida de muerte como nos están llevando; eso no es desarrollo, esa es nuestra verdad y por la verdad murió Cristo”, sentenció el dirigente indígena, residente en las orillas del río Petaquilla.

Habla el Obispo

Sobre la situación suscitada, el obispo Audilio Aguilar señaló que desde el año pasado los grupos campesinos están tomando la iglesia para protestar y ese es un lugar de oración.

Agregó que no está en contra de las manifestaciones, lo malo es que tomen el templo para protestar, porque al final se dan otros oficios que no corresponden y eso era lo que quería evitar pues el año pasado no se pudo hacer misa por la presencia de los campesinos.

Dijo que está en contra de la destrucción de la naturaleza y a favor de la vida, pero por atrevidos y agresivos que fueron los campesinos cuando los encontró confeccionando pancartas dentro de la iglesia fue que les dijo que salieran, y les habló de excomunión, pero en realidad esto no da pie a que sean excomulgados.

NO PASE

José Gabriel Carrizo, asesor legal de la empresa, dijo que la garita se construyó por motivo de seguridad. “Sin las restricciones o normas de seguridad aplicables, podrían poner en riesgo a quien utilice la carretera desde Molejón hacia el interior del área de concesión, o transite por ella”, señaló.

Jeremías Pérez, residente de Molejón, por su parte, dijo que esa garita iba a ser construida antes de Molejones y ellos se opusieron.

CERRO PETAQUILLA.

Acceso restringido

LA PRENSA/David Mesa

GARITA. Un guardia resguarda la entrada hacia uno de los campamentos de la minera en Molejones.

José Arcia
jarcia@prensa.com

Para entrar a cerro Petaquilla hay dos condiciones que usted debe cumplir: vivir en las comunidades inmersas en el proyecto o tener un permiso de Petaquilla Mineral LTD.

Según los moradores, la empresa instaló hace cinco meses una garita en la carretera que construye hacia Petaquilla, para restringir la entrada a la altura del río Molejones. Moradores de las comunidades indígenas y campesinas se sienten “encerrados”. El pasado lunes se le restringió el paso a la Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza. José Gabriel Carrizo, asesor legal de la empresa, alega que es por seguridad.

La Prensa, 1 de agosto de 2007.