En pie de guerra conflicto en la Reserva de la Biósfera

Bocas del Toro –BURICA PRESS, 6 de febrero de 2008.

REPORTAJE

EN PIE DE GUERRA CONFLICTO EN LA RESERVA DE LA BIÓSFERA

Organizaciones ambientales denunciaron que los actos de persecución, hostigamiento y violación de las garantías fundamentales de los indígenas de la etnia Ngobe no han cesado desde la semana de navidad del 2007 hasta la fecha, en las áreas afectadas por el inicio de obras del proyecto hidroeléctrico Changuinola 1 (Conocido como Chan 75). Esta represa forma parte de un conjunto de seis represas planteadas en el Bosque Protector de Palo y Reserva de la Biósfera. Tres de estas represas incluyendo la Chan 75 son promovidas por AES Corporation a través de una filial local recién creada denominada AES Changuinola.

Las asociaciones denunciantes, la Asociación para la Conservación de la Biósfera y el Movimiento por la Defensa de los Territorios en el área insular de Bocas del Toro, han denominado como escalada de violencia en territorio indígena de Bocas del Toro y violación a los derechos fundamentales, los hechos que ocurren en el sitio de construcción, operación y actividades de la represa propuesta Chan 75 y que amenaza en desplazarlos a la fuerza a otros sectores del Bosque Protector de Palo Seco. “Le comunicamos a la opinión pública que las órdenes dadas por las autoridades provinciales de Bocas del Toro para permitir el uso de fuerza policial en la comunidad Ngobe de Charco La Pava el día 3 de enero ha creado una escalada de violencia en un conflicto que hasta el momento había sido pacífico”.

Representantes indígenas de las comunidades Ngobe de Charco la Pava, Valle del Rey, Guayabal, Changuinola Arriba, Lazo de Santa Fe y Nance de Riscó en el Bosque Protector de Palo Seco, afectadas por el proyecto hidroeléctrico Chan-75, realizaron a finales del año 2007, un campamento de protesta pacífica, deteniendo el avance de las maquinarias en el punto de sitio de presa de la Chan 75, y la de hacer oír su voz para pedir la atención del gobierno central ante todos estos abusos y despojos. Esta acto provocó que fuerzas policiales antimotines llegaran al área para despejar el área y continuar los trabajos en el área.

Los denunciantes en el comunicado indican que los Ngöbes tienen meses de estar presentando denuncias y peticiones formales al gobierno nacional, incluyendo una carta al Presidente de la República en octubre de 2007, donde informaban que estaban siendo atropellados por las autoridades locales y AES Panamá, y que nunca se les había consultado ni informado apropiadamente sobre este mega-proyecto hidroeléctrico que los obligaba a ser reubicados y perder sus mejores tierras agrícolas y formas de vida.

Indican los demandantes que las comunidades han denunciado de manera permanente y civilizada a través de numerosas cartas y conversaciones con la ANAM, la Empresa AES Changuinola, la Alcaldesa de Changuinola y con la Defensoría del Pueblo todas las irregularidades ocurridas, como reubicaciones ilegales, la falta de indemnización de cultivos destruidos, amenazas, y acuerdos forzados. El caso más destacado ha sido el de la Señora Isabel Becker, una mujer Ngobe viuda y analfabeta, quien por meses fue objeto de acoso tras haber sido obligada a poner su huella digital en un contrato privado en el cual cedía sin saberlo, sus tierras que constituían su patrimonio familiar a la empresa AES Changuinola.

Casas Ngbes destruidas

Charco La Pava en el camino de AES. Foto: Cortesía.

La realidad actual es que el gobierno nacional ha permitido el inicio de la construcción de la represa que reubicará a más de mil trescientas personas, aguas arriba y aguas debajo del sitio presa Chan 75, no sólo sin pedir el consentimiento de la población, sino también sin tener garantizado un nuevo hogar para las personas afectadas, violando así el artículo 127 de la Constitución relativo a las tierras colectivas.

Argumentan que “todo lo anterior sucede debido a la ausencia de un plan de reubicación tal y como lo establecen las normas nacionales e internacionales al respecto, las cuales están orientadas a salvaguardar los derechos humanos, a la preservación de la cultura, modo de vida y tradiciones de estos pueblos indígenas”. Aseveran que la falta de este instrumento ha provocado la violación a los derechos humanos y sus garantías constitucionales hasta el día de hoy (6 de febrero de 2008) que viven sitiados en las comunidades de Nance de Riscó, Lazo y Charco La Pava.

Igualmente denuncian que la policía que está siendo subvencionada por la empresa AES para poder mantenerse en el área para que reprima y le impida a los indígenas ejercer sus libertades ciudadanas como libertad de reunión, de desplazamiento, entre otros. Por ello solicitaron que estos hechos graves deben ser castigados con firmeza a las autoridades estatales quienes resulten responsables de permitir tales abusos.

Ariel Rodríguez, ecologista nacional, indicó a Burica Press que ellos están preocupados porque no se están respetando las garantías constitucionales y legales de las poblaciones indígenas de la Cuenca del Río Changuinola, no sólo de los Ngöbes en la cuenca media del Río Changuinola, sino también de los Nasos en la subcuenca del Teribe. Ante esta situación ellos están listos para denunciar ante el Ministerio Público y a la Defensoría del Pueblo todos estos abusos y que deslinden las responsabilidades sobre la represión policial que se dio en Charco de La Pava, examinando la legalidad de las actuaciones de la Alcaldesa de Changuinola, Virginia Abrego, y del Sub-Comisionado de la Policía Nacional, José Manuel Ríos. La Fiscalia I de Changuinola con las denuncias interpuestas debe realizar pruebas periciales, evaluando los daños físicos y emocionales que se le produjeron a las personas que fueron maltratadas y perseguidas durante aquellos días.

Por su parte la abogada Susana Serracín, que apoya desde Panamá a un consorcio internacional de abogados defensores de derechos humanos interesados en darle seguimiento internacional a este caso, ha exhortado al gobierno nacional que detenga las obras que violentan el ordenamiento jurídico de las áreas protegidas y los legítimos derechos humanos de los indígenas asentados en la región. Indicó que en una democracia ningún proyecto puede justificar la eliminación del Estado de Derecho, valiéndose de artimañas y subterfugios legales que avalan o pretenden legitimar el grave daño ambiental, social y cultural en áreas protegidas y comunidades indígenas que son patrimonio nacional e internacional. Agregó además que es totalmente incongruente y fuera de toda lógica que las autoridades argumenten, que se trata de proyectos de interés público y social, pues es evidente que el móvil de estos negocios antepone la conveniencia individual y particular frente al interés colectivo.

Por su parte Ezequiel Miranda, de la Asociación para la Conservación de la Biosfera, indicó que solicita la salida inmediata de todas las fuerzas policiales que acosan a los indígenas de Charco La Pava y Nance de Riscó, área de la Reserva de la Biosfera La Amistad. “Los policías deben salir de la Reserva y las áreas indígenas”. “Nosotros defenderemos con firmeza la Reserva de la Biosfera de todas estas fuerzas económicas intrusas y egoístas que desean nuestras aguas puras que emanan del PILA con el pretexto de energía que no nos hace falta”, acotó Miranda.

Rechazan proyectos hidroeléctricos en Bocas del Toro

Rechazan proyectos hidroeléctricos en Bocas del Toro

Burica Press| buricapress@gmail.com

Susana Serracín, Directora Legal de la Alianza para la Conservación y el Desarrollo (ACD) desestimó los argumentos esgrimidos por Venancio Caballero, Presidente de la Cámara de Comercio, Agropecuaria e Industrial de Bocas del Toro (CCAIBT), ya que el llamado que él hace a las comunidades indígenas de esta región para que no se dejen confundir por grupos ambientalistas que se oponen a la construcción de los proyectos hidroeléctricos AES Changuinola y Bonyic en el Teribe, es una muestra de la desesperación que tienen estos especuladores energéticos que ahora contratan y usan ventrílocuos locales para avalar crímenes ambientales y violaciones a los derechos humanos. Esta es una triste historia de corrupción organizada a los más altos niveles para lograr innobles propósitos y ante este escenario recurriremos a las instancias legales que tengamos que ir para detener este exabrupto ambiental, recalcó la abogada Serracín.

Félix Sánchez dirigente Naso Teribe, indicó que estas declaraciones desafortunadas responden a intereses creados propios de la organización que representa Venancio Caballero, que nos intentan subestimar “como si nosotros los indígenas no fuéramos capaces de discernir el bien del mal y de vivir en carne propia el abuso del gobierno, que sin nuestro consentimiento ha concesionado nuestras tierras y ríos en el Bosque Protector de Palo Seco y área de la Comarca Naso en el Teribe y áreas ngobes en el Río Changuinola. No estan robando todo y destruyendo nuestras formas tradicionales de vida, que de lejos son mejor que la de un asalariado que vive en las áreas bananeras cuyos niños mendigan en las calles desde que sale el sol.

Reserva de la Biósfera La Amistad Panama Amenazada

Bosque Protector Palo Seco y áreas anexas de la Comarca Ngobe con destrucción ambiental significativa por el inicio de camino de acceso a proyectos hidroeléctricos.

Los grupos ambientales de Bocas del Toro, Chiriquí y más de 40 organizaciones de todo el país, incluyendo grupos internacionales han alertado del crimen ecológico que pretende AES Panama (AES Changuinola) en la Reserva de la Biósfera La Amistad y Bosque Protector de Palo Seco con proyectos hidroeléctricos de interés privado y de alto impacto ambiental, que erradicaría del Parque Internacional La Amistad, gran parte de la biota acuática migratoria aguas arriba y aguas abajo de los varios sitios de represas planteados.

Igualmente se han activado grupos en el extranjero para denunciar la violación al Sitio de Patrimonio Mundial y a la violación flagrante a los derechos humanos de los pueblos indígenas que están siendo desplazados a la fuerza por estas compañías multinacionales y con el beneplácito del gobierno panameño, dirigido por Martín Torrijos, hijo del ex-dictador panameño, Omar Torrijos Herrera.

Según los promotores de las hidroeléctricas con las hidroeléctricas Chan 1, que construye la empresa estadounidense AES Changuinola en la comunidad de Charco La Pava, y Bonyic de la Hidrológica del Teribe S.A, “se generarán más de cuatro mil empleos en Bocas del Toro y se evitarán los racionamientos o apagones en los próximos años”. Al respecto lo refutó el Dr. Osvaldo Jordán, Secretario de Asuntos Internacionales de ACD quien indicó que Panamá tiene un superávit de energía, tanto es así que con estos proyectos todo este excedente se tendría que exportar y esto es un negocio muy sucio cuando con ello asaltan las áreas protegidas y pisotean los derechos y cultura indígena asentadas en esos magníficos lugares , patrimonio natural de todos los panameños. “Es un crimen ambiental y étnico lo que el gobierno promueve en Bocas del Toro y deben ser detenidos” puntualizó el Dr. Jordán.

Félix Sánchez desestimó que José Staff, presidente de AGROSOBO (Agrupación Ambientalista para el Desarrollo Sostenible), sea ambientalista, ni tampoco representa a más de 45 organizaciones ambientalistas de Bocas del Toro, como pretendió hacer ver en la conferencia de prensa patrocinada por la Cámara de Comercio de Bocas del Toro. “Todas esas organizaciones son ficticias” acotó Sánchez.

Pareciera que la “mano negra” de políticos locales financiados por las empresas interesadas del área, están auspiciando a estos grupos minoritarios de personas que se hacen pasar como ambientalistas y comerciantes de Bocas del Toro, para que apoyen semejantes proyectos, comentó Feliciano Santos, otro dirigente ambientalista Ngobe consultado.

Solicitan a ANAM no concesione áreas protegidas para hidroléctricas

Panamá, 21 de enero de 2008

OBJECIÓN A CONCESIÓN DE TIERRAS DEL BOSQUE PROTECTOR DE PALO SECO, RESERVA DE LA BIÓSFERA LA AMISTAD A LA EMPRESA HIDROECOLÓGICA DEL TERIBE PARA PROYECTOS DE CONSTRUCCIÓN, OPERACIÓN Y ADMINISTRACIÓN DE UNA CENTRAL HIDROELÉCTRICA

Dra. Ligia Castro de Doens

Administradora General

Autoridad Nacional del Ambiente

República de Panamá

C/O:

Administrador – ANAM Bocas del Toro

Director – Asesoría Legal de ANAM

Directora – Áreas Protegidas

 

CONSIDERANDO QUE

 

La Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) ha anunciado a través de un edicto el interés de concederle mil doscientas hectáreas (1200 ha) (12,000,000 m2) a la Empresa Hidroecológica del Teribe (HET) afiliada con Empresas Públicas de Medellín (EEPPMM) para el desarrollo de una represa para un complejo de generación eléctrica denominada Bonyic, y ubicada en la quebrada del mismo nombre en la subcuenca del Río Teribe, Cuenca del Río Changuinola dentro del área protegida Bosque Protector de Palo Seco.

Bosque Protector de Palo Seco y Parque Internacional La Amistad

Vista del Bosque Protector de Palo Seco y Parque Internacional La Amistad al fondo. Ambas áreas son patrimonio naturales de la humanidad reconocidos por la UNESCO Foto: Jason Gray y Linda Barrera

 

 

SOLICITAMOS LA DENEGACIÓN DE DICHO SOLICITUD DE CONCESIÓN DEBIDO A LAS CONSIDERACIONES:

 

AREA PROTEGIDA

 

  1. Porque el Bosque Protector de Palo Seco es una Reserva de la Biosfera que es parte integral de gran conjunto ecosistémico denominado Reserva de la Biosfera La Amistad Panamá, que es un área que contiene muestras representativas de biomas importantes, rasgos naturales singulares, pautas armónicas y estables de uso de la tierra. Estatus debidamente reconocido en Panamá con la Resolución JD-09-94 de 28 de julio de 1994 y es un estatus solicitado por Panamá que tiene reconocimiento internacional. Por tanto, una concesión dentro de este contexto, no tiene sentido, máxime cuando no existe justificación ni política energética que haya evaluado y definido esta opción en estas áreas prístinas de Panamá.

  1. El Bosque Protector de Palo Seco, es un área protegida oficial, debidamente constituida desde 1983, que si bien protege el agua de la cuenca media y baja del Río Changuinola y su afluente el Río Teribe, no da cabida legal a la incorporación de infraestructura con fines de generación eléctrica, precisamente en el área que serviría para mantener la calidad y flujo de las aguas para la conservación a largo plazo y que mantiene un flujo biológico desde el nivel de mar (Humedales de San San Pond Sak, Sitio Ramsar de Importancia Internacional) hasta las montañas de Talamanca donde está asentado el Sitio de Patrimonio Mundial de la Humanidad, el Parque Internacional La Amistad (PILA).

  2. Si en un área protegida prístina y rica en biodiversidad con especies claves como lo es el Bosque Protector de Palo Seco se puede construir este tipo de infraestructuras hidroeléctricas, entonces la concepción de área protegida y los objetivos estarían desvirtuados, ya que las represas, por pequeñas que sean, por defecto son una actividad de alto impacto a lo largo del tiempo y por ende son contrarias a los fines de conservación de la biodiversidad y los valores culturales y paisajísticos que contiene.

  3. Debilita el Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SINAP) dentro de la visión del Corredor Biológico Mesoamericano, ya que no garantiza la conectividad de los diferentes ecosistemas en que desarrollaría la actividad producto de la concesión solicitada.

  4. Debilita el papel de esta área protegida fronteriza, ya que la concesión para proyectos hidroeléctricos no fortalecerá las iniciativas para la consolidación del Sistema Centroamericano de Áreas Protegidas (SICAP).

  5. Provocará la disminución en el mediano y largo plazo de materiales genéticos como elementos de comunidades naturales; provocará la pérdida de especies de plantas o animales silvestres y el mantenimiento de la diversidad biológica natural.

  6. Promoverá la desnaturalización y pérdida en su estado natural ejemplos de los diversos ecosistemas terrestres y marinos paisajes naturales y formaciones geológicas esenciales y patrones naturales evolutivos afectando valores generacionales presentes y futuros.

  7. Explotará sin necesidad, ni urgencia las fuentes de aguas dentro de las áreas silvestres protegidas, iniciando con ello un ciclo de disminución de la calidad cantidad, cantidad y flujo óptimo, para conservar la riqueza biológica y el futuro hídrico no enajenado, o concesionado a entes privados lucradores.

  8. Promoverá el irrespeto a los valores de autosostenibilidad o autosuficiencia alimentaria y cultura de los indígenas Nasos, ya que el modelo de uso del recurso hídrico para fines de exportación y especulación energética por parte de una empresa privada, por su razón social lucrativa, es contrario al aprovechamiento racional, justo y equitativo de los recursos naturales renovables existentes en esta área protegida.

  9. Le arranca la soberanía de decisión al pueblo indígena Naso a decidir sin coerción política y gubernamental sobre sus territorios ancestrales que ocupan hace más de 500 años e irrespetando su derecho legítimo a establecerse su propio modelo de planeamiento y desarrollo basado en los recursos que tienen.

 

AFECTACIONES AL PAISAJE

 

  1. La creación de los embalses deteriorará la excepcional belleza del Bosque Protector de Palo Seco y del Parque Internacional La Amistad contiguo.

  2. La construcción de una o más represas en el Bosque Protector de Palo Seco deteriorá la belleza natural de dicha área protegida y sin duda afectará la biodiversidad. La cuenca de la Quebrada Bonyic y el Río Teribe por donde construirían carreteras y puentes con la consiguiente destrucción de bosques y deformación del paisaje. Destruiría la belleza natural que proviene de las características geográficas, hidrológicas y vegetales del Bosque Protector de Palo Seco a menos de un kilómetro del Parque Internacional La Amistad. Según Linda Barrera del Center for Biological Diversity (CBD) en el Bosque Protector de Palo Seco lo mismo que en Parque Internacional La Amistad se pueden apreciar espectaculares vistas que se pueden observar desde las grandes montañas en la cordillera de Talamanca, donde muestran los hermosos bosques y rugientes rápidos de los ríos Teribe, Bonyic y Changuinola. CBD indica que represas en esta zona sin dudas afectarán drásticamente estas vistas, principalmente porque los embalses interrumpirán el flujo de los ríos. La inundación arrasará con bosque muy viejo y rico en biodiversidad.

 

SITIO DE PATRIMONIO MUNDIAL DE LA HUMANIDAD y RESERVA DE LA BIÓSFERA

 

  1. Que de acuerdo a la propia Autoridad Nacional del Ambiente, la riqueza biológica y cultural que albergan las áreas protegidas en Panamá ha sido reconocida a nivel internacional en diversas categorías. Así, en el SINAP se cuenta con dos Reservas de la Biosfera, dos Sitios de Patrimonio Mundial Natural, dos Sitios de Patrimonio Mundial Cultural (fortificaciones de la costa caribeña de Panamá: Portobelo-San Lorenzo) y tres Sitios RAMSAR. El Bosque Protector de Palo Seco es un sitio de patrimonio mundial al ser parte integral de la Reserva de la Biósfera La Amistad.

  2. Sitio de Patrimonio Mundial: El Bosque Protector de Palo Seco es principal zona de amortiguamiento para salvaguardar la integridad del Parque Internacional La Amistad, Sitio de Patrimonio Mundial de la Humanidad con rasgos naturales y culturales de significación internacional, que contiene muestras de los períodos evolutivos de la tierra, procesos geológicos significativos, rasgos o comunidades naturales singulares o en peligro, con gran valor artístico, científico, cultural, social o tecnológico, o de gran antigüedad. Este valor está reconocido oficialmente en Panamá a través de la Ley General del Ambiente y la Resolución JD-09-94 de 28 de julio de 1994.

  3. La concesión proyectada para el proyecto hidroeléctrico Bonyic planteado es contrario a los fines que busca el Programa sobre el Hombre y la Biosfera (MAB), ya que desmejora la relación global de las personas con su medio ambiente, e ignora las dimensiones ecológicas, sociales y económicas de la pérdida de la biodiversidad, así como a la reducción de dicha pérdida y el trauma social que causa.

  4. Ignora el principio que esta es una Reserva de la Biosfera transfronteriza y que el daño que se causa a un área de la Reserva repercute en todo el conjunto binacional Panamá – Costa Rica. Ignorar esto es irrespetar un sano principio de convivencia y manejo binacional justo y transparente de esta región única y los acuerdos binacionales aprobados para su conservación.

  5. Corredor Biológico: El Bosque Protector de Palo Seco es parte integral de gran Corredor Biológico del Atlántico Panameño y del Corredor Altitudinal que va desde las tierras bajas de Bocas del Toro hasta las tierras altas de la Cordillera Central de Panamá. Es un corredor clave este oeste y de altura para conservar biodiversidad a largo plazo. La concesión propuesta para proyectos hidroeléctricos es contraria a todos estos fines de conservación. Este corredor es una zona natural y en recuperación que conectan áreas protegidas con el objetivo de mantener el movimiento de especies de la vida silvestre y así conservar la diversidad biológica. El Bosque Protector de Palo Seco cumple a cabalidad este cometido de conservación debidamente reconocido dicha categoría de conservación por la Resolución JD-09-94 de 28 de julio de 1994.

  6. Es totalmente contrario a la conservación, la obtención de fondos donados y préstamos de organismos multilaterales para consolidar la función de conservación de los corredores biológicos y por otro lado el Estado panameño de manera inconsulta y sin ninguna evaluación ambiental estratégica y las debidas consultas ciudadanas decida de manera unilateral realizar trámites de concesiones en estas sensibles áreas de conservación.

  7. Una concesión para hidroeléctricas en áreas protegidas es contraria al interés nacional, privilegia y salvaguarda los intereses privados con patrimonio nacional inalienable, tanto de aguas como de bosques. Si el Estado panameño avala esta solicitud de concesión de tierras en un área inmediatamente contigua y de amortiguamiento al Sitio de Patrimonio Mundial La Amistad Panamá, estaría promoviendo la afectación del patrimonio cultural y el patrimonio natural que están cada vez más amenazados de destrucción. Con ello estaría faltando a los principios y normas del Convenio de Sitios de Patrimonio Mundial.

  8. Igualmente con la concesión propuesta para un proyecto hidroeléctrico Panamá estaría violando el artículo 6, acápite 3 en lo relativo a que estaría incumpliendo el compromiso de que “cada uno de los Estados Partes en la presente Convención de Patrimonio Mundial Natural donde se obliga a no tomar deliberadamente ninguna medida que pueda causar daño, directa o indirectamente, al patrimonio cultural y natural de que tratan los artículos 1 y 2 situado en el territorio de otros Estados Partes en esta Convención.”. Con la concesión también se estaría violando el derecho del Estado Costarricense y del resto de los estados miembros a dar opinión de un tema que es de competencia binacional, ya que las convenciones, recomendaciones y resoluciones internacionales existentes en favor de los bienes culturales y naturales, demuestran la importancia que tiene para todos los pueblos del mundo, la conservación de esos bienes únicos e irremplazables de cualquiera que sea el país a que pertenezcan. El Parque Internacional La Amistad como sitio de Patrimonio Mundial sería afectado por impactos indirectos y por impactos sinérgicos producto de un proyecto hidroeléctrico de alto impacto, especial su biodiversidad acuática y terrestre y su riqueza paisajística.

  9. Que la concesión solicitada provocará sin lugar a dudas y así lo refleja el Estudio de Impacto Ambiental que se ha realizado, daños ambientales y sociales significativos que provocará por ende el deterioro o la desaparición de un bien del patrimonio cultural y natural lo cual constituye un empobrecimiento nefasto del patrimonio de todos los pueblos del mundo y no sólo de Panamá.

  10. Que la concesión solicitada dentro del Bosque Protector de Palo Seco es un atentado contra los valores de sitio de patrimonio natural mundial, ya que:

  11. Una represa y todo lo implica en cuanto a carreteras, puentes, movilización de equipos, movilización de personas, excavaciones, lagos, casas de máquinas, tendidos eléctricos atentan directamente por su cercanía al Parque Internacional La Amistad, lo cual implica afectación de las formaciones físicas y biológicas o por grupos de esas formaciones que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista estético o científico,

  12. conducirá a la destrucción o afectación de las formaciones geológicas y fisiográficas y las zonas estrictamente delimitadas que constituyan el habitat de especies, animal y vegetal, amenazadas, que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista estético o científico,

  13. Los impactos indirectos y sinérgicos de un proyecto hidroeléctrico afectará los lugares naturales o las zonas naturales estrictamente delimitadas, que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista de la ciencia, de la conservación o de la belleza natural.

 

ENFOQUE ECOSISTÉMICO

 

  1. Que esta concesión solicitada para hidroeléctrica es contrario al principio de conservación basado en el Enfoque Ecosistémico (por ecosistemas) que es una estrategia para la gestión integrada de tierras, extensiones de agua y recursos vivos, mediante la que se promueve la conservación y utilización sostenible de modo equitativo (Convenio de Diversidad Biológica, CDB, 1999), ya que el proyecto a desarrollarse sin dudas provocaría que la unidad funcional ecosistémica sea trastocada de manera significativa.

  2. La concesión solicitada en esta área protegida desestima las dimensiones sociales y ambientales y solo dimensiona el beneficio económico del solicitante. No es cierto que el país tiene ninguna crisis energética, mucho menos cuando existe la posibilidad de consolidar decenas de proyectos energéticos fuera de áreas protegidas e incluyendo decenas de proyectos de energía eólica y solar e incluso proyectos de generación termoeléctrica y autogeneración y las líneas regionales de transmisión eléctrica, a los cuales el Estado Panameño sigue dándoles todas las licencias deseadas para que sean desarrolladas. Esto solo indica que no existe una política energética de Panamá y simplemente estamos supeditados a lo que establece un consejo político de personas, que muchos de ellos tienen conflictos de intereses relacionados a la promoción de proyectos de construcción de hidroeléctricas y otros tipos de infraestructuras civiles.

  3. Esta concesión desestima como parte esencial el hombre en su interacción con la naturaleza y el hombre en su propio desarrollo; de ahí su poco valor, a los efectos ignorar la dimensión social y ambiental, que son elementos claves a considerar en un verdadero modelo de desarrollo sostenible.

  4. Esta concesión también viola absolutamente el principio de manejo ecosistémico desde la perspectiva del recurso hídrico, debido que de manera unilateral el gobierno central de manera irresponsable, sin una política hídrica debidamente escrita, discutida, analizada y evaluada ambientalmente como lo ordena la Ley General de Ambiente, pretende seguir concesionando cuanto recurso hídrico le sea solicitado, al margen de un sano principio precautorio que debe imperar en las políticas públicas que inciden en la dimensión ambiental y social. ¿Cómo es posible que ya se haya concesionado el recurso hídrico al margen de que estaba en un área protegida?

 

ECOSISTEMICO HIDRICO

 

  1. La concesión planteada está al margen de un manejo integral de los recursos hídricos y los ecosistemas acuáticos que sostienen la biodiversidad del área protegida, Bosque Protector Palo Seco y los efectos acarreados al Parque Internacional La Amistad.

  2. La concesión en esta cuenca hidrográfica evidentemente que afectará a la cuenca del Río Teribe y por ende a la cuenca del Rio Changuinola y los Humedales de Importancia Internacional San San Pond Sak, localizados en la desembocadura del Río Changuinola. El proyecto producirá procesos de fragmentación y alteración de caudales. Las represas son consideradas las mayores causantes de la degradación de los humedales y promotoras del avance de la frontera agrícola en áreas selváticas.

  3. Esta concesión para hidroeléctricas empaña la transparencia en la información relativa a la gestión del agua y le quita la representación de los interesados directos que están marginados como son los Nasos y grupos ambientalistas en la gestión de los recursos hídricos.

 

AFECTACIÓN A PUEBLOS INDÍGENAS

 

  1. Esta concesión en el Bosque Protector de Palo Seco, previo a la legalización de las tierras indígenas de los Naso Teribe que son parte del mismo sector oeste de dicha área protegida, el Estado desconoce los derechos históricos de la Nación Naso Teribe. Se desconoce por lo tanto que los Naso constituyen un pueblo que estaba en la misma zona desde antes de la conquista y se ha mantenido en la misma hasta el presente. Sus luchas históricas deben ser consideradas de la misma manera en que el resto de la población panameña hizo demandas para su independencia y recuperar el Canal de Panamá. De hecho tienen más derechos que cualquier otra generación de panameños por la tierra que ocupan. Limitar o pretender que el Estado es el único que puede tomar esa decisión por ellos de dar concesiones es un error histórico como un ejemplo de etnocidio. (Citado de Francisco Herrera, Antropólogo Panameño). Por tanto, bajo el principio de estricto derecho la concesión es una concesión lesiva a los intereses colectivos de los Nasos y de todo el pueblo panameño.

  2. Esta concesión se pretende hacer previo al reconocimiento oficial o creación por ley de la Comarca Naso Tjer Di, que el gobierno actual presidido por Martín Torrijos y el partido mayoritario el Partido Revolucionario Democrático, no ha dejado que este proyecto se concrete y en su defecto ahora le proponen otro modelo de tenencia denominada tierras colectivas, que deslegitima el principio de soberanía indígena y el manejo de sus tierras.

  3. Desmojarará la calidad de vida de los Nasos Teribes, de hecho ya ha provocado en estos dos últimos años un conflicto social y un caos político y aparición de grupos con intereses encontrados que se enfrentan entre si, estimulando el desasosiego social por el temor a la pérdida de sus tierras ancestrales de unos y la oportunidad de empleos de otros, especialmente de los que están muy cerca de perder su identidad cultural.

  4. Esta concesión no elevará las condiciones sociales, económicas y culturales del pueblo Naso y mucho menos para el resto de los panameños, necesarias para un medio ambiente sostenible y con ello se estaría actuando contrario a los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), en particular el Objetivo 7 sobre sostenibilidad del medio ambiente.

  5. De darse esta concesión y ejecutarse este proyecto se estaría avalando todo el proceso inconsulto de hacerlo a la fuerza en áreas protegidas y dentro de un legítimo territorio indígena de inmenso valor, esto lo que implica que ante una decisión tomada no existe la posibilidad de una toma de decisiones participativa directa de las poblaciones afectadas.

  6. Desmejora la cobertura y funcionamiento de la Red Mundial de Reservas
    de Biosfera (RMRB), ya que los fines propuestos en la concesión son contrarios a la conservación y no son necesarios, ni imprescindibles para Panamá. Por tanto es antiético e ilegal de acuerdo a los convenios internacionales de respeto a los pueblos indígenas intentar concesionar un área con pueblos indígena sin su consentimiento libre e informado, sin coerción, ni presiones políticas, como en efecto ha ocurrido hasta el momento.

  7. Debilita significativamente los vínculos entre la diversidad cultural y la diversidad biológica.

  8. Disminuye la conciencia sobre el papel de los sitios sagrados, los paisajes culturales y el patrimonio intangible en la gestión de ecosistemas y el uso sostenible de la biodiversidad.

  9. Promueve, auspicia el conflicto que de hecho ya existe desde que el proyecto fue planteado a los Nasos hace varios años. Ha provocado desestabilización, cambio de autoridades tradicionales, disputas serias y profundas entre bandos que defienden sus tierras y bandos que han sido coercionados y manipulados por las empresas promotoras de semejante proyecto en el área. Este conflicto ha generado que la policía nacional fuertemente armada haya incursionado en varias ocasiones al territorio de los Nasos Tjer Di para imponer el orden y sosiego (Ver publicación El Tigre de la Turbina de Jason Jaques Paiement 1). Incluso han detenido de manera ilegal a varios dirigentes nasos que defienden sus tierras. Las denuncias penales por tales abusos han sido interpuestas sin éxito. Por tanto, se puede decir sin dudas que el proyecto produce mucho daño ambiental y sobre todo ha causado y sigue causando enorme daño socio político a una de las culturas indígenas más antiguas de Panamá en este momento, los Nasos Teribes.

  10. Este proyecto obedece un supremo fin privado, mientras que el área protegida es un supremo bien nacional que salvaguarda valores y recursos naturales tangibles e intangibles incalculables y además salvaguarda patrimonio mundial.

 

LEY GENERAL DE AMBIENTE

 

  1. Esta concesión se estaría realizando al margen de un Plan de Concesión de Servicios y de Administración de áreas protegidas que ordena el artículo 70 de la Ley General de Ambiente.

  2. No cumple con el requisito de contar con el aval de las autoridades indígenas, contemplado en el numeral 5 del Artículo 10 de la Resolución AG-0366-2005, previo al llamado por edicto al resto de la ciudadanía sobre esta concesión.

  3. No se puede proceder a otorgar una concesión administrativa para la construcción de una hidroeléctrica hasta que se haya realizado una evaluación adecuada de los impactos de la represa sobre la fauna acuática del Bosque Protector Palo Seco, el Sitio Ramsar de Importancia Internacional de San San – Pond Sak y el Parque Internacional La Amistad (PILA), ya que se estaría incumpliendo con el Artículo 66 de la Ley General de Ambiente, y con compromisos internacionales que tiene Panamá para la protección de áreas protegidas de valor universal hoy amenazados por una miríada de proyectos hidroeléctricos en áreas protegidas. De hecho en este momento la UNESCO evalúa si las concesiones y permisos para realizar represas en la cuenca del Río Changuinola desvirtúan o afectan la biodiversidad del Sitio de Patrimonio Mundial y por ende su estatus jurídico internacional actualmente reconocido. Una concesión más indicaría que Panamá como país tiene áreas protegidas en papel.

  4. Ninguna de las empresas solicitantes de concesión cumplen el requisito de ser empresas que han manejado y administrado para conservación un área protegida, que es el único tipo de conservación válida en áreas protegidas. En ninguna ley o norma existe la figura de concesión para la construcción de una represa. De allí que no sólo sería ilegal otorgarle concesión a HET sino que también son ilegales las concesiones para construcción de hidroeléctricas dadas a AES Changuinola, subsidiaria de AES Corporation para el desarrollo de tres hidroeléctricas en el cauce principal de Río Changuinola.

Agradecemos la recepción y evaluación de esta misiva que tiene como fin proteger los intereses difusos, especialmente cuando afectan áreas protegidas de Panamá y pueblos indígenas.

 

Atentamente,

 

Prof. Ariel R. Rodríguez Vargas, M. Sc.

Presidente encargado

Alianza para la Conservación y el Desarrollo

Edif. 78, Ofic. No. 2

Final de Vía Argentina, Ciudad de Panamá

Casilla Postal 0843-01448

Panamá, República de Panamá

 

CC: Secretaría Red de Reservas de la Biósfera – UNESCO

CC: UNESCO, Oficina de Sitio de Patrimonio Mundial de la Humanidad

CC: Comité Consultivo sobre Reservas de Biosfera

CC: Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo

CC: Cancillería de Costa Rica

CC: Cancillería de Panamá

CC: Embajada de Costa Rica en Panamá

CC: Presidente de Banco Mundial

CC: Encargado en Panamá del Banco Mundial

CC: Banco Integración Centroamericano

CC: Asuntos Ambientales, Banco Interamericano de Desarrollo

CC: Presidente del Banco Interamericano de Desarrollo

CC: Comité Ramsar de Humedales de Importancia Internacional

CC: Organizaciones Ambientales Nacionales e Internacionales

CC: Medios de comunicación

 

REFERENCIAS:

Arellano, D. 2008. El enfoque ecosistémico para el desarrollo sostenible mediante la promoción de sinergias en la escala nacional. Agencia del Medio Ambiente, Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, Cuba. (En línea).

Asociación Conservación de la Naturaleza Guía de acciones para la conservación Sitio Binacional La Amistad, Costa Rica – Panamá. – 1 ed.— San José, C.R. : Asociación Conservación de la Naturaleza, 2005. 38 p. : 22 X 28 cms. ISBN: 9968-9557-3-6. En internet:

Convenio de Diversidad Biológica ( 2004). Decisión V/6, COP 5. Enfoques por ecosistemas (Documento de Internet, actualizado Febrero 2004). http://biota.wordpress.com/2007/12/30/sitio-de-conservacion-binacional-la-amistad-costa-rica-panama/

Paiement, Jason. 2007. El tigre en la Turbina. Revista Desacatos No. 25. septiembre – diciembre. En línea: URL: http://www.ciesas.edu.mx/Desacatos/Ini.html. 20 enero de 2008

UNESCO, 1996. Reservas de la Biosfera: La Estrategia de Sevilla y el Marco Estatutario de la Red Mundial. UNESCO, Paris.

UNESCO. 2008. (En línea). Lista de Reservas de la Biósfera. (http://www.unesco.org.uy/mab/reser.html). 20 de enero de 2008.

Foro sobre el futuro de la minería en Panamá y sus consecuencias

Foro sobre el futuro de la minería en Panamá y sus consecuencias

BURICA PRESS, PANAMÁ. 25 DE ENERO DE 2008

Con la asistencia de más de un centenar de personas de diversos estratos sociales y representantes de sectores sociales afectados por las minerías e invitados especiales nacionales e internacionales se dió el primer día de foro denominado: “Futuro de Panamá y la Minería”.

El evento que fue organizado por una decena de organizaciones no gubernamentales ambientales y tuvo como expositores a expertos internacionales, académicos, empresarios y representantes de organismos multilaterales como el Banco Mundial. En la lista de participantes también figuró el diputado de la Comisión de Ambiente de la Asamblea Nacional, Milcíades Concepción, que fue blanco político directo de los asistentes al evento, una vez tuvieron oportunidad de intervenir en las foros de discusión.

La Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) fue la gran ausente, ya que la mayor parte de las críticas se enfocaron no tanto en la ausencia de leyes, normas o políticas per se, sino a la pobre gestión ambiental que hace la ANAM para cumplir y hacer cumplir dichos preceptos legales. Las críticas no sólo se circunscribieron al tema de la minería, sino a la falta de autoridad ambiental que se haga respetar en los diversos temas ambientales donde los empresarios o inversionistas parecen burlar las leyes ambientales ante los ojos de todos por la inacción de la ANAM.

El Banco Mundial, la APEDE y otros gremios fueron sumamente parcos y absolutamente imparciales en sus planteamientos, donde ni siquiera mencionaron la palabra minería en sus argumentos, lo que hiciera que ciertos participantes indicaran que era una pérdida de tiempo invitar a personas que nunca definen posición a pesar que la sociedad reclama que todos los agentes sociales, desde sus esferas de acción sean parte de la solución.

El diputado Concepción también fue duramente criticado por los participantes, ya que manejaba un típico discurso político y elusivo de los compromisos que tiene él como diputado y el gobierno nacional en adecentar la gestión ambiental de Panamá.

El principal foco de atención en el primer día de foro, en los diferentes escenarios montados, fue los daños ambientales y sociales graves que supuestamente produce la explotación minera a cielo abierto en Petaquilla en el Caribe de la provincia de Colón y Coclé.

El foro incluyó testimonios de malos manejos ambientales en otras minas que se han explotado en Panamá e incluyó la denuncia de irregularidades en el contrato de concesión que otorgó el gobierno en 1997.

En un escrito que circuló en el foro, se denunció que el tema minero en Panamá se ha vuelto tan especulativo y peligroso que las concesiones asignadas para exploración y explotación en algunos casos corresponden a enormes territorios y que de ejecutarse los daños ambientales serían enormes.

Esta actividad tuvo como anfitriones principales a la Asociación para la Conservación de la Naturaleza y el Centro de Incidencia Ambiental, organizaciones que lideran los esfuerzos para hacer conciencia del daño ambiental grave que está causando la minería en los bosques, aguas y corredores biológicos de Panamá.

La jornada del primer día de foro fue extensa la cual será de dos días y que culminará con la visita del Defensor del Pueblo, Ricardo Vargas, ante tanto clamor ciudadano por el supuersto abuso cometido cometido por las minerías y el silencio cómplice del gobierno de Panamá.

De represas y represión en Bocas del Toro

LOS DERECHOS DEL PUEBLO.

De represas y represión

Betty Brannan Jaén

WASHINGTON, D.C. –De las actuaciones de este presidente y las de su padre, me es fácil concluir que los Torrijos tienen escaso compromiso ambiental y aun menos compromiso con los derechos del indígena. Para establecer el patrón de conducta tenemos a un Omar Torrijos que inundó 35 mil hectáreas de tierras kunas para construir su hidroeléctrica de Bayano; esto arruinó la tierra y las vidas de esa pobre gente que hasta el día de hoy, 35 años después, siguen reclamando que el gobierno cumpla con lo prometido.

Siguiendo ese modelo, tenemos ahora a un Martín Torrijos fríamente empeñado en construir hidroeléctricas que destruirán las tierras y las vidas de indígenas ngöbe y naso, aunque haya que desalojarlos a punta de toletazos, engaño y gases lacrimógenos. Una parte de este patrón de conducta –que ya conocemos bien– es el apuro desmesurado y la represión policial, sin permitir tiempo para el diálogo, la consideración de alternativas o la negociación de una solución aceptable para todos.

El más reciente ejemplo de este patrón ocurrió el pasado 3 de enero en Charco la Pava en Bocas de Toro, donde una comunidad ngöbe se está resistiendo a la construcción de una hidroeléctrica en el río Changuinola que afectará las tierras, cosechas, y residencias tradicionales de unos 3 mil 500 indígenas. Hace meses que los activistas en defensa de los ngöbes habían venido denunciando que la empresa involucrada –AES, basada en Virginia– estaba valiéndose de engaño y coerción para desalojar a los indígenas, mientras solicitaban que la obra se suspendiera hasta solucionar el problema. Los trabajos avanzaban, sin embargo, por lo que el pueblo de Charco la Pava entabló una protesta pacífica a mediados de diciembre que continuó hasta el 3 de enero, cuando llegaron los antimotines.

“Deshicieron el campamento por medio de gases lacrimógenos y fuerza física, sin hacer distinción entre ancianos y niños, hombres o mujeres”, relata Lucía Lasso, directora ejecutiva de la Alianza para la Conservación y el Desarrollo, una organización no gubernamental en Panamá. “Al final del encuentro, la policía había arrestado a 54 personas, de los cuales 13 eran menores de edad, incluyendo un bebé de ocho meses”. Luego, según Lasso, la policía fue de casa en casa en Charco la Pava, preguntando “violentamente” por los supuestos dirigentes de la protesta; estos optaron por esconderse en la montaña pero la policía los persiguió con helicópteros. “En esta zona, defender los derechos de las comunidades se ha convertido en un crimen”, observa Lasso. Desde entonces, alega, la construcción de esta hidroeléctrica “avanza a costa de la fuerza policial”.

Esto ha escandalizado a las ONG internacionales que defienden causas indígenas y ambientales. El Center for Biological Diversity, preocupado por el aspecto ambiental, dice tener una red de 50 ONG que están presionando para que se cancele este proyecto de represa y otros parecidos. Jim Howe, profesor de antropología en el Massachusetts Institute of Technology y autor de un excelente libro sobre los kuna, está circulando una carta que tilda de “crisis” la situación en Changuinola y pide apoyo financiero para una ONG llamada Cultural Survival, que defiende los derechos de los ngöbe.

El viernes entrevisté por teléfono a Ellen Lutz, directora de Cultural Survival; le pregunté cuál es su meta con respecto a este proyecto y me gustó mucho su respuesta: “Queremos que detengan la represa hasta que el gobierno negocie de buena fe con esta gente, para buscarles una solución razonable a sus futuros”, señaló Lutz. Ella subrayó que, en estos casos, los pueblos afectados tienen derecho a ser debidamente informados, consultados e incluidos en el proceso de resolución, y a que se valore y respete el derecho de preservar su estilo de vida tradicional. Lutz asegura que los fallos de la Corte Interamericana de Derechos Humanos protegen todos esos derechos y que las ONG involucradas llevaran el caso al sistema interamericano si la Corte Suprema de Panamá no responde pronto al amparo que le fue presentado en diciembre.

En otras palabras, activistas como Cultural Survival no necesariamente piden la cancelación del proyecto (si las objeciones ambientales resultan tener solución). Lo que piden es que el gobierno panameño sea justo –no abusivo– con los afectados, que proceda con el debido respeto por los derechos ciudadanos, sin atropello policial y sin pisotear a los sectores humildes. Si tuviéramos un presidente genuinamente comprometido con los derechos del pueblo, esto no sería demasiado pedir.

La autora es corresponsal de ‘La Prensa’

———————————————————

En un país serio, democrático y con respeto a la ley, no tenemos por qué invocar el poder de un presidente para detener una masacre social y ambiental. Si se respetara simplemente la ley, hoy AES Changuinola, no debería estar allí, haciendo el daño que están haciendo.

Allí el problema no sólo es de desplazamientos forzados y engañados de indígenas, que es un asunto grave, sino que este es un sitio patrimonio natural de la humanidad, ya que es un Bosque Protector, una Reserva de la Biosfera, un corredor biológico altitudinal, una parte clave del corredor biológico del caribe panameño y es área de amortiguamiento clave del Sitio de Patrimonio Mundial de la Humanidad reconocido por la UNESCO.

Estos proyectos hidroeléctricos no caben allí y punto. Decir que una negociación de buena con fé con el Presidente de la República incluido es jugar a las dos aguas y yo creo que ya estamos grandecitos para eso.

El Estado de Derecho debe respetarse y no debemos estar esperanzados en la buena fé de un persona que está a años luz de comprender con racionalidad cuáles daños graves le causa a la gente con la corrupción que campea el auspicio oficial de hidroeléctricas en áreas protegidas.

El Estado de Derecho no permite que se le haya dado concesiones a AES en este majestuoso patrimonio natural y sitio de asentamientos de indígenas Ngobes, que en 50 de residir en esos lares, no han destruido este majestuoso ecosistema, sin embargo AES en menos de 12 meses ha destruido y destruirá invaluables tesoros naturales, en nombre de la gula energética para exportación que desea. Viva el monopolio de AES en Panamá.

Olvidémonos de las fuentes de energías alternativas reales. Viva la corrupción y el juego vivo, y actuemos de buena fe con un presidente que no comprende ni comprenderá la dimensión ambiental, ni social por escasez de tiempo para asimilarlo.

Burica Press